Foro de Cursillos de Cristiandad de España

- Para utilizar este foro es necesario registrarse.

Foro de Cursillos de Cristiandad de España
Un cura que cura
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
jose luis solorzano navarrete
 
Mensajes: 1
Registrado: Enero/2012
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Yo CONOSI UN SANTO 26/Enero/2012 - 02:16

MONSEÑOR FEDERICO ARGUELLO SOLORZANO . El trajo cursillos de cristiandad desde mexico a nicaragua un hombre in cansable megustaria hablarte de el parami un santo de cursilos de cristiandad

 

Manuel Montes Cleries
 
Mensajes: 23
Registrado: Noviembre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Un cura que cura 21/Julio/2011 - 09:51

LA BUENA NOTICIA DE MANUEL MONTES CLERIES

 

                       Málaga 18 de julio de 2011

 

                         m.montescleries@telefonica.net

 

 

UN ÁNGEL FUERTE

 

 

         Tenía en mente escribir hoy de la Reina de los Mares, la Virgen del Carmen, pero una noticia importante, que me ha llegado de forma indirecta, me ha hecho cambiar de opinión cuando me aprestaba a hacerlo. Al final voy a hablar de un ángel.

 

   

 

          Creo que hasta ahora los artistas plásticos no han sabido plasmar la imagen que yo tengo en mi mente de los ángeles. Se que se trata de espíritus puros, pero nos los pintan como tiernos infantes de una ñoñería aberrante, de jóvenes asexuados, cuando no afeminados, o de ángeles adultos caídos con aspecto de cabreados. El diccionario de la RAE recoge la siguiente definición de ángel en su cuarta acepción: “Persona en quien se suponen las cualidades propias de los espíritus angélicos, es decir, bondad, belleza e inocencia”. A ella me acojo.

 

 

Ha fallecido un ángel fuerte, un ángel-hombre que responde a la descripción de la RAE. Esto es lo que era para mí Ángel Rodríguez Vega. Para miles de malagueños ese nombre, tan solo ese nombre, significa el paso por nuestra vida de un cura carismático y kerigmático, valiente y sincero, duro y cariñoso, de Zamora y de Málaga, de la playa y de la capital, de los pobres y de los ricos. Un hombre que había entendido el mensaje de Jesús de Nazaret y lo había puesto en práctica en su vida.

 

 

      Conocí a D. Ángel en la Escuela de Comercio y ya no le perdí la pista. Cuando se pusieron en marcha los Cursillos de Cristiandad en Málaga le nombraron Consiliario y ahí permaneció durante los primeros 200 que se celebraron. En todos y en cada uno. Mientras, rompió con todo lo establecido y se colocó de mozo de carga en el Mercado de Mayoristas de Málaga en un almacén de patatas; después, se hizo cargo de Caritas (donde creó una residencia para trabajadores inmigrantes); más tarde, de la Parroquia del Rincón de la Victoria (parece que lo estoy viendo a bordo de la barca que transporta la Virgen ), fue Vicario, encargado de la Iglesia del Cristo de la Salud y acabó su vida activa como Párroco de Carranque. Ahí también dio la talla: cambió la Parroquia de arriba abajo, conquistó a la gente del barrio y, sobre todo, abrió sus puertas a todos los marginados. Creó una especie de embajada de África en Málaga y empezó a dar asilo a cuantos pasajeros de las pateras aparecían por Málaga; los vestía, los alimentaba, los educaba, los albergaba en su casa y les solucionaba, en lo que podía, sus problemas. Los capitostes malagueños no le veían con muy buena cara, pero a él le daba igual. Aguantaba el tipo y la buena gente le apoyaba y le respondía adecuadamente.

 

 

     D. Ángel en sí era, y es, una buena noticia. Yo, personalmente, cuando me veía un tanto “perjudicado”, me iba a cualquiera de las misas que celebraba de las que volvía con un “chute” de amor en forma de sentido común y con la capacidad renovada de pedir perdón y de perdonar. La última vez que le vi, estaba ya viviendo en la Residencia del Buen Samaritano. Iba a bordo de un carrito de ruedas y provisto de una gorra que le resguardaba del sol mañanero. Le llevé el libro de los cincuenta años de Cursillos de Cristiandad en Málaga, y me repitió una frase que me había dicho cuarenta años antes. Tú, sigue. D. Ángel ya está con el Padre. Tendremos que seguir su estela.

 

 


Usuarios activos
124 usuarios activos: 0 miembros y 124 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
puedes escribir nuevos temas
puedes responder a los temas
puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.