www.notariosyregistradores.com

Las opiniones vertidas en este Foro son de la exclusiva responsabilidad de quienes las formulen.


FORO DE CASOS PRÁCTICOS AYUDA MUTUA
Reactivación de la sociedad disuelta
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
Amanuense-Jguedes
 
Mensajes: 10
Registrado: Febrero/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Reactivación de la sociedad disuelta 19/Octubre/2007 - 21:03

Quizá, Carlota, podrías plantearte la reactivación de la Sociedad y su simultánea transformación en Sociedad de Responsabilidad Limitada.

Ricardo
 
Mensajes: 172
Registrado: Mayo/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: Re: Re: Reactivación de la sociedad disuelta 17/Octubre/2007 - 12:09

Para que pueda operarse la reactivación es necesario cumplir los requisitos de la Resolución de 11-12-1996 que es la que ha regulado esta cuestión:

- El acuerdo de la Junta General adoptado unanimemente por todos los socios o bien con las mayorías del artículo 103 LSA. En este último caso, ha de respetarse el derecho de separación de los socios que no votaron a favor del acuerdo, por lo que se ha de justificar el cumplimiento del artículo 147 LSA.

- La publicación del acuerdo de reactivación en el BORME y en uno de los diarios de mayor circulación en el lugar del domicilio social. En dichos anuncios debe constar el derecho de oposición de acreedores y obligacionistas, para su posible ejercicio dentro del mes siguiente.

- Transcurrido un mes desde los anuncios, el acuerdo se documenta en escritura pública en la que debe constar la manifestación de que ha desaparecido la causa de disolución, que no ha comenzado el pago de la cuota de liquidación, que el patrimonio contable no es inferior al capital social y que ningún acreedor u obligacionista ha ejercitado su derecho de oposición o, en su caso, la identidad de quienes se opusieran, el importe de su crédito y las garantías prestadas por la sociedad. Si no hubiese acreedores u obligacionistas bastará con indicarlo.

- En la escritura se han de recoger también el anuncio (uno) del BORME y del diario (uno), bien por inserción o por incorporación.

- El nombramiento de los administradores y cese de liquidadores, en su caso.

- También habrá de acompañarse los documentos de los que resulte subsanada la causa que motivó la disolución (aumento de capital con adaptación estatutaria, transformación en SL).

carlota Fano
 
Mensajes: 6
Registrado: Octubre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: Re: Reactivación de la sociedad disuelta 17/Octubre/2007 - 10:56

De todos modos, no me queda claro. El 242RRM exige para inscribir que en la escritura se haga constar la fecha de publicación del acuerdo en el BORM o la de la comunicación escrita a cada uno de los socios disidentes. Si el acuerdo de reactivación es adoptado por unanimidad en Junta Universal sigue siendo necesaria la publicación del anuncio? Si es necesaria la publicación, sería en BORM y en un diario como dice el 263 LSA para la disolución? En este caso, entiendo, no hay que esperar el plazo de un mes para escriturar como en una fusión, verdad? mucha gracias. Las resoluciones de 26 agosto 1998 y 11 enero 2000, me generan dudas sobre la necesidad de publicación del anuncio p ara inscribir la reactivación. Muchas gracias y un saludo.
carlota Fano
 
Mensajes: 6
Registrado: Octubre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: Reactivación de la sociedad disuelta 16/Octubre/2007 - 16:56

Muchas gracias Ricardo. Entiendo, pues, que he de publicar el acuerdo de reactivación una vez en el B.O.R.M. y otra en un diario.
Ricardo
 
Mensajes: 172
Registrado: Mayo/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Reactivación de la sociedad disuelta 16/Octubre/2007 - 16:36

Creo que esta Resolución de la DGRN de 11 de diciembre de 1996 te va a hacer desistir de tu objetivo último,  ya que se exige el régimen de publicidad del 263 LSA

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO.- En el presente recurso se debate sobre la inscripción en el Registro Mercantil del acuerdo adoptado por unanimidad de reactivación de determinada sociedad anónima que había sido disuelta de pleno derecho, conforme a la disposición transitoria sexta.2 de la Ley de Sociedades Anónimas. Deniega el Registrador el asiento solicitado, en primer lugar, por falta de tracto toda vez que los asientos relativos a la sociedad están ya cancelados. Este defecto no puede ser estimado. Como ha declarado reiteradamente este centro directivo, la cancelación de los asientos registrales de una sociedad es una mera fórmula de mecánica registral que tiene por objetivo consignar una determinada vicisitud de la sociedad (en el caso debatido, que ésta se haya disuelto de pleno derecho), pero que no implica la efectiva extinción de su personalidad jurídica, la cual no se produce hasta el agotamiento de todas las relaciones jurídicas que la sociedad entablara [cfr. 274.1, 277.2 y 280, a) de la Ley de Sociedades Anónimas, 121 y 123 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y 228 del Código Civil y la disposición transitoria sexta.2 de la Ley de Sociedades Anónimas] y, en consecuencia, tal cancelación no puede invocarse como obstáculo a la práctica de eventuales asientos posteriores que la subsistencia de la personalidad jurídica implique ni, menos aún, en base a una pretendida falta de tracto, pues, en el caso debatido, es el propio folio registral el que evidencia la subsistencia de la sociedad. Piénsese que la disolución, aun cuando sea de pleno derecho y por disposición legal, no excluye la necesaria efectuación del trámite liquidatorio (cfr. artículo 266 de la Ley de Sociedades Anónimas), lo que presupone el nombramiento de Liquidadores (vid. artículos 267 y 268 de la Ley de Sociedades Anónimas), siendo la propia Ley la que ordena se inscriban tales nombramientos en el Registro Mercantil (vid. artículo 22.2 del Código de Comercio).

. (en el caso debatido, que ésta se haya disuelto de pleno derecho), [cfr. 274.1, 277.2 y 280, a) de la Ley de Sociedades Anónimas, 121 y 123 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada y 228 del Código Civil y la disposición transitoria sexta.2 de la Ley de Sociedades Anónimas] , en el caso debatido, es el propio folio registral el que evidencia la subsistencia de la sociedad. Piénsese que la disolución, aun cuando sea de pleno derecho y por disposición legal, no excluye la necesaria efectuación del trámite liquidatorio (cfr. artículo 266 de la Ley de Sociedades Anónimas), lo que presupone el nombramiento de Liquidadores (vid. artículos 267 y 268 de la Ley de Sociedades Anónimas), siendo la propia Ley la que ordena se inscriban tales nombramientos en el Registro Mercantil (vid. artículo 22.2 del Código de Comercio).

SEGUNDO.- No menos falta de fundamento tiene el tercero de los defectos invocados por el Registrador, pues basta confrontar el propio precepto en que éste se basa para advertirlo. En efecto, el artículo 94 del Reglamento del Registro Mercantil  y RCL 1990\29), que por remisión del artículo 22 del Código de Comercio determina el ámbito de los actos inscribibles, en su número 13, engloba el acuerdo cuestionado en cuanto modifica el contenido de los asientos practicados.

y RCL 1990\29), que por remisión del artículo 22 del Código de Comercio determina el ámbito de los actos inscribibles, en su número 13, engloba el acuerdo cuestionado en cuanto modifica el contenido de los asientos practicados.

TERCERO.- Por el segundo de los defectos argumenta el Registrador que al haberse producido la disolución de pleno por mandato legal expreso sólo una disposición legal puede ordenar la reactivación. A este respecto debe tenerse en cuenta: 1.º Que del hecho de que la disolución de la sociedad sobrevenga por ministerio «legis» no se deduce necesariamente que sólo otra disposición legal puede ordenar la reactivación de la sociedad, y menos aún prescindiendo de la voluntad social. 2.º Que, de conformidad con el artículo 4.2 del Código Civil, la interpretación de los preceptos sancionadores, como es la disposición transitoria sexta de la Ley de Sociedades Anónimas, no puede extender su aplicación más allá del ámbito estrictamente contemplado, que en el caso debatido se agota en el mandato disolutorio. 3.º Que la disolución no implica la extinción de la sociedad, sino, exclusivamente, la apertura del proceso liquidatorio. 4.º Que la especificidad de la disolución de pleno derecho frente a los restantes supuestos de disolución radica exclusivamente en que se opera de modo automático sin necesidad de acuerdo social «ad hoc», bien por efecto de una previsión del inicial negocio fundamental (cfr. artículo 261 de la Ley de Sociedades Anónimas), bien, como ocurre en el caso debatido, por propia disposición legal (cfr. disposición transitoria sexta de la Ley de Sociedades Anónimas). 5.º Que, al menos respecto de las sociedades anónimas, el régimen jurídico aplicable a las sociedades disueltas no contempla especialidades por razón del concreto modo de sobrevenir la disolución. 6.º Que, aunque la Ley de Sociedades Anónimas no contempla la hipótesis de reactivación, su posibilidad se infiere de la expresa previsión de una hipótesis sustancialmente idéntica cual es la participación de la sociedad disuelta en un proceso de fusión si no ha comenzado el relato del haber social (artículos 251 de la Ley de Sociedades Anónimas y 4 del Código Civil). 7.º Que, a diferencia de lo previsto en el artículo 106.2 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, no existe norma similar tratándose de las sociedades anónimas.

CUARTO.- En consecuencia, la disposición transitoria sexta de la Ley de Sociedades Anónimas no puede objetar la reactivación de la sociedad si media el correspondiente acuerdo unánimemente adoptado por los socios o, en caso de falta de unanimidad, si votan a favor de la continuidad la mayorías prevenidas en el artículo 103 de la Ley de Sociedades Anónimas, y, en ambos casos, se da al acuerdo la misma publicidad prevenida en el artículo 263 de la Ley de Sociedades Anónimas para la disolución (cfr. artículo 4.1 del Código Civil) y se respeta el derecho de separación de los socios que no hayan votado a favor del acuerdo, pues como ya declarara este centro directivo en su Resolución de 8 noviembre 1995, la reactivación implica una sustitución del objeto social hasta ese momento vigente (la efectuación de la liquidación).

, (la efectuación de la liquidación).
carlota Fano
 
Mensajes: 6
Registrado: Octubre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Reactivación de la sociedad disuelta 16/Octubre/2007 - 16:09

Hola, buenas tardes. Tengo varias cuestiones:

- Puede reactivarse la sociedad anónima disuelta por aplicación de la DTr.6ª de la LSA 1989 ?

- En caso afirmativo a lo anterior, no tengo claro si es necesaria la publicación del acuerdo de reactivación en el B.O.R.M. He visto alguna resolución que dice que ello es responsabilidad de los administradores pero en ningún caso motivo para denegar la inscripción (su falta).

- En caso de respuesta afirmativa a lo anterior, cuántos anuncios se publican en el B.O.R.M.E.? Uno como en disolución o tres como en fusión.

Luego pretendo transformar en SRL y disolver. Entiendo que de este modo evito la publicación que exige el 263 de LSA. Muchas gracias a todos.


Usuarios activos
57 usuarios activos: 0 miembros y 57 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
no puedes escribir nuevos temas
no puedes responder a los temas
no puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.

www.notariosyregistradores.com

Las opiniones vertidas en este Foro son de la exclusiva responsabilidad de quienes las formulen.