EL MENSAJERO HUASTECO DE COMUNIDAD CIBERDOLAR: HUASTECAS UNIDAS DE MÉXICO... AMIGO HUASTECO DE CUALQUIER ZONA... ESCRIBE TU MENSAJE. PUEDES UTILIZAR ESTE LUGAR DEL INTERNET PARA LOCALIZAR A ALGUIEN O SIMPLEMENTE PARA COMUNICARTE, SINO SABES COMO HACERLO PIDE AYUDA AL ENCARGADO DE UN CIBERCAFE, O A UN CONOCIDO QUE ESTUDIE COMPUTACIÓN.


HUASTECOS CIBERDOLAR
LOS PUEBLOS TEENEK DE LA HUASTECA POTOSINA.
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
ciberdolar
 
Mensajes: 81
Registrado: Marzo/2006
Estado: Off-line
Grupo: Administrador del foro
 
 
  LOS PUEBLOS TEENEK DE LA HUASTECA POTOSINA. 18/Noviembre/2007 - 02:58

RESUMEN

PERFIL DE LOS PUEBLOS TEENEK DE LA HUASTECA POTOSINA

Presentación

Este trabajo se propone ofrecer información de los teenek residentes en la región Huasteca de San Luis Potosí, útil para el análisis y la reflexión de todos los actores involucrados en la apertura de nuevos caminos que contribuyan al desarrollo indígena en el marco de una convivencia pluricultural.

Se pone énfasis en los aspectos que resultan claves en la dinámica del cambio y que, a su vez, han sido subvalorados y poco reconocidos por las publicaciones y estudios realizados sobre la región. Por ejemplo, las formas de gobierno indígena, el proceso organizativo en sus distintos niveles (locales, municipales y regionales) y la dimensión cultural, construida a partir de una concepción del mundo, valores, normas y actitudes entre los indígenas que difieren de los imperantes entre la población mestiza. Al respecto, se recupera el conocimiento y manejo del ambiente, su aprovechamiento y toma de decisiones regido por un calendario agrícola-ceremonial.

El desarrollo de este trabajo enfrentó algunas dificultades, derivadas de dos cuestiones:

  • Las delimitaciones de la región Huasteca en San Luis Potosí son diversas en sus criterios municipales; por tanto, las referencias estadísticas y unidades de análisis no siempre resultan comparables.
  • Los diagnósticos, los datos estadísticos y las investigaciones se refieren ciertamente a los indios, pero en la mayoría de los casos sin distinguir entre un grupo lingüístico-cultural y otro, es decir, sin establecer la referencia específica entre nahuas, teenek o pames. Hecho comprensible, dado que la Huasteca potosina es una región multiétnica, donde en rigor no siempre se puede distinguir con toda claridad y precisión en la fuentes disponibles entre un grupo y otro.

Ubicación en el territorio nacional

Los teenek se encuentran en los estados de San Luis Potosí y de Veracruz. Entre ellos existe una separación no sólo política, sino espacial, geográfica, histórica y administrativa, y ello responde en mucho a su pertenencia a dos entidades distintas, a procesos de aculturación diferenciados y a la presencia de variables lingüísticas que, según informe de los especialistas, dificultan una comunicación fluida entre ambos. De ahí que este perfil se refiera únicamente a los teenek de San Luis Potosí.

La Huasteca y la región indígena de San Luis Potosí se caracterizan por su composición pluriétnica, donde en un mismo municipio se hablan distintas lenguas indígenas y, además, el español. No obstante, pueden distinguirse los municipios por la presencia dominante de una lengua indígena. A este respecto, los teenek representan la primera lengua indígena en 11 municipios situados al norte de la Huasteca, donde se concentra el 90 por ciento que registra el censo de 1990 y el conteo de 1995. En cambio, los nahuas son mayoría en 7 y los pames en un 1, de un total de 19 municipios en el estado. A partir de esta clasificación se configura una primera regionalización étnica de la Huasteca potosina, la que puede observarse en el mapa siguiente.
 
 

Estado de San Luis Potosí: distribución espacial de los grupos indígenas
teenek, nahuas y pames en la Huasteca potosina
 

 
Un aspecto relevante entre los teenek es el patrón de asentamiento, disperso y semidispero en relación con los otros grupos indígenas que viven en la misma región. Es decir, sus viviendas agrupadas, con alrededor de 100 personas, se encuentran alejadas unas de otras, situación que dificulta la introducción de servicios básicos. Sin embargo, se observa la tendencia a una mayor concentración al borde de las carreteras, con el propósito de acceder a las escuelas, a la energía eléctrica y al agua potable.
 

Identidad

La identidad de los teenek encuentra su eje articulador en la lengua, como elemento de comunicación que se comparte y que permite la autoidentificación. En lo esencial, se puede caracterizar a la identidad teenek en su matriz básica, como una "identidad de tipo residencial", es decir, con la pertenencia a una comunidad específica, donde los lazos de parentesco son claros y se corresponden con un antepasado común. Es por ello que una de las definiciones más comunes sobre el significado del término teenek sea "El que comparte la sangre, y el que comparte la idea". Los elementos de identidad, entonces, se pueden distinguir en torno a los aspectos compartidos siguientes:

"Los hablantes de huasteco no se denominan a sí mismos por su lengua como huasteco, sino como teenek". El significado se asocia a una antigua deidad o antepasado fundador, "Teenek Bichou", cuyo nombre desviaron los misioneros agustinos. Uno de los sentidos del término, común en varios municipios es que "Teenek quiere decir: los que viven en el campo con su idioma y sangre, y comparten la idea" (Eva Grosser Lerner, Los teenek de San Luis, p. 18).

La religiosidad en la zona teenek y en la Huasteca potosina tiene expresiones diversas, que se asocian al tipo de vínculo que a lo largo de la historia han establecido las iglesias y los feligreses. Entre los elementos comunes pueden señalarse una religiosidad propia con alto grado de autonomía en relación con los funcionarios de la Iglesia católica, con quienes se mantiene una callada disputa por el cuidado y los usos de las iglesias. Este fenómeno se reedita cíclicamente cuando los sacerdotes han tratado de prohibir la realización de danzas indígenas dentro de la iglesia, o han tratado de limitar el papel de los rezanderos propios de cada comunidad, quienes por lo general son los depositarios de la historia oral.

Otro elemento que forma parte de la identidad indígena es el sistema político, que se rige por principios como: el consenso y el interés común, y por el cumplimiento de obligaciones colectivas, con la familia y la comunidad. A él corresponde un sistema de cargos, el cual comprende toda una gama de funcionarios que, sin sueldo de por medio, cumplen tareas asignadas por consenso, y que en conjunto representan un verdadero ejército comunitario.

La vigencia de la organización comunitaria, como fuente de prácticas sociales que regulan y permiten la convivencia, resultan funcionales para las comunidades y para las autoridades municipales y estatales. De lo contrario, el gobierno requeriría de un ejército de funcionarios y su consecuente carga administrativa para regular la vida comunitaria

Algo semejante ocurre con el derecho consuetudinario, que representa un ámbito de jurisdicción del gobierno indígena, donde las faltas administrativas o delitos menores son atendidos por la propia autoridad indígena, mientras que los delitos mayores o conflictos entre un indígena y un mestizo, por ejemplo, son turnados a la autoridad judicial correspondiente.

El punto de partida de los procesos socioculturales y económicos de los ejidos y comunidades se encuentra en la familia nuclear. La norma general del matrimonio es la residencia patrilocal, con inclusión de las mujeres en el núcleo del esposo. Los derechos agrarios y obligaciones comunales recaen en general en los hombres. Las mujeres adquieren estos derechos por viudez u orfandad. La pertenencia a la comunidad está dividida entre los que tienen derechos agrarios y avecindados que no los tienen.
 

Demografía

En el cuadro se presentan los 6 municipios de los 11 donde la población teenek es predominante y su interrelación con los indígena nahuas, que si bien hablan lenguas distintas, manifiestan patrones culturales similares. Esta relación, tan estrecha entre los dos grupos, ha influido para que los diversos censos no los distingan claramente, así como los programas de desarrollo que se implementan en la región. Sin embargo, existen diferencias que deben ser tomadas en cuenta, como es la lengua y lógicas distintas en la formas organizativas.
 
San Luis Potosí: Municipios principalmente teenek **
Nombre del municipio*    
Número de hablantes de las tres lenguas principales
 
Núm. de localidades
Pob. total
Núm. hab. en hogar indígena
% de la PIE en relacción con el total
HLI
***
Nahuas
**
Teenek
**
Pames
**
Aquismón
59
36 904
24 892
67.40
20 567
1 141
23 751
 
Huehuetlán
32
12 500
8 269 
66.15
7 040
561
7 708
 
San Antonio
25
8 541
7 230
84.65
6 045
 
7 230
 
Tampamolón Corona
185
13 308
7 882
59.22
6 760
3 283
4 599
 
Tancanhuitz de Santos
127
19 566
13 095
66.92
11 202
5 514
7 543
 
Tanlajás
48
16 641
12 697
76.29
10 655
41
10 354
 
Total zona predominate teenek
476
107 460
74 065
68.92
62 269
9 461
51 712
 
Total Huasteca potosina  
599 260
227 482
37.96
197 482
144 397
81 345
1 663
 * Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), Censo general de Población 1990.
** Corresponde al número de habitantes por vivienda donde el padre o la madre son hablantes de una lengua indígena.
Fuente: Estudios y Análisis A.C., Reconstruyendo la comunidad huasteca, 1998.
*** Fuente: Embriz, Indicadores socioeconómicos de los pueblos indígenas.

La tasa de crecimiento promedio para el estado de San Luis Potosí en el período intercensal 1950-1995 fue de 2.09 por ciento, mientras que en la Huasteca posotina fue de 2.43 por ciento. Es decir, de estos datos se puede inferir que en los seis municipios de mayoría teenek que viven en el estado, la tasa de crecimiento también fue alta, hecho vinculado con la presión demográfica sobre la tierra en el territorio indígena.
 
 

Porcentaje de población en los 11 municipios
donde viven los teenek
 
Municipios
%
 
San Antonio 

Tanlajás 

Aquismón 

Huehuetlán 

Tancanhuitz 

Tampomolón 

San Vicente Tancuayalab 

Tanquián 

Tamuín 

Ciudad Valles 

Ciudad Ebano

90
 
82
 
64
 
62
 
39
 
38
 
 
21
 
14
 
6
 
7
 
5
 

Migración

La migración se ha convertido en un fenómeno general y común para los indígenas de la región, fenómeno que también han experimentado los teenek. Ello esta íntimamente ligado a dos hechos:
      1. La grave crisis de la economía campesina indígena, producto de un sistema agrario agotado por la mayoría de campesinos en la región.

      2. Una creciente presión demográfica sobre la tierra, que da lugar a una fragmentación de la misma, y poca participación de las nuevas generaciones. Este fenómeno, de gran complejidad y poco estudiado, ha sido acentuado por el Programa de Regularización y Certificación de Derechos Ejidales (PROCEDE), como resultado de la modificación del artículo 27 de la Constitución, mediante el cual se ha acelerado e incentivado la venta y parcelación de las tierras ejidales y comunales.

En comparación con otros grupos indígenas de la Huasteca, los teenek tienden más a emigrar en forma temporal a las zonas de agricultura capitalista y a las ciudades cercanas de sus comunidades, es decir, fundamentalmente dentro de la Huasteca. Los emigrantes definitivos son pocos, y sobre todo en el marco de la relocalización y distribución de tierras en la zona de Pujal’ Coy y en los municipios de Tamuín, Ebano y San Vicente Tancualayab.
 

Economía

La base económica de la población teenek es la agricultura: la población económicamente activa (PEA) empleada en el sector primario representa 64 por ciento en los 6 municipios (Aquismón, Huehuetlán, San Antonio, Tampamolón, Tancanhuitz y Tanlajás). La actividad principal de los que viven en la sierra baja y la planicie (hasta 500 msnm) era, hasta hace pocos años, el cultivo de la caña de azúcar para la fabricación de piloncillo (azúcar mascabado en panes cónicos), vendido a acaparadores locales, y el cultivo del maíz para el autoconsumo. También, en la sierra alta del municipio de Aquismón (arriba de los 500 msnm) se cultivaba cafeto en pequeña escala, que fue desapareciendo de esta zona como consecuencia de varias heladas. Sin embargo, el sistema agrario se define aún por un patrón de cultivos que se reduce casi exclusivamente a la producción de café y maíz para toda la región teenek.

En la zona teenek el promedio general de héctareas es de 5.32, y en el municipio de Tancanhuitz, donde existe menor superficie por persona, es de 3.18 hectáreas. En los municipios de la zona Huasteca con presencia indígena significativa la superficie es de 6.22 hectáreas en promedio

El proceso productivo agrícola sufre periódicamente las consecuencias de los ciclones, las heladas, sequías e inundaciones en la planicie; de ahí que esta región tenga en común la caracterización de zona de altos siniestros para la agricultura.

La presión demográfica, el control de sus recursos naturales por los programas y proyectos externos han provocado que los ejidos y las comunidades hayan perdido paulatinamente el dominio sobre su territorio, hecho que dificulta la toma de decisiones por parte de los teenek para impulsar acciones propias que mejoren sus condiciones de vida.

Es importante destacar que el calendario agrícola y ceremonial aún es el principal instrumento que tienen para ejercer el control en la planeación comunitaria, porque les permite registrar y organizar todas las actividades de acuerdo con el tiempo necesario para cada una de ellas. La organización de la vida cotidiana y las obligaciones con la comunidad se planean para cinco días de la semana. Un día se dedica al trabajo comunal, que son las faenas. Cuatro días para el trabajo en la milpa, la huerta de naranjos, el cafeto o en la plantación de caña, o bien para trabajar como peones (jornaleros), dependiendo de las temporadas. El sexto día se dedican a vender productos en el mercado municipal (tianguis) y a resolver asuntos administrativos pendientes, y el séptimo día para descansar y, si es posible, asistir a los servicios religiosos. En algunos municipios el día de mercado, el de los servicios religiosos y el de los asuntos administrativos, es el mismo.

El crédito constituye un rubro medular en la comprensión de la problemática de los productores indígenas de la subregión. De su acceso y modalidades de financiamiento va a depender cada ciclo productivo, el ahorro, la capitalización y los ingresos de la familia indígena, es decir, la rentabilidad.

En general, los productores de las tres subzonas establecidas en la Huasteca potosina se caracterizan por encontrarse descapitalizados, no tener acceso a las fuentes regulares de financiamiento y crédito particular y público.

La descapitalización acumulada durante los últimos años, como la caída de los precios, siniestros naturales, ausencia de financiamiento apropiado a las necesidades de las unidades de producción familiar, se han vuelto estructurales e implican que los productores sean capturados con mayor frecuencia por una vasta red de especuladores. Esta descapitalización también ha impedido que se generen los excedentes necesarios para la reinversión productiva, la reposición de herramientas y equipo, y la innovación tecnológica. De ahí la tendencia creciente a la conversión de los productores en recolectores y jornaleros.
 

Desarrollo social

En relación con los servicios, los municipios teenek están por debajo de los promedios estatales en los rubros de agua entubada, saneamiento y energía eléctrica. El municipio de San Antonio es el más marginado, sólo un 4.8 por ciento de viviendas cuenta con servicio de agua entubada, 3.3 con saneamiento, y 29 por ciento con energía eléctrica.

Durante los últimos diez años se ha presentado un fenómeno nuevo: la irrupción general y exitosa de las mujeres indígenas en todos los asuntos, en particular los vinculados a la toma de decisiones en las comunidades y en los procesos y proyectos productivos. Ello se explica, en parte, porque los períodos de los emigrantes hombres son más largos, de manera que las mujeres quedan en casa como únicas responsables. Sin embargo, el fenómeno también se explica porque en su participación en un proyecto productivo o social aplican las lecciones comunitarias, y su experiencia en el manejo del gasto familiar, que se relaciona con el cuidado de la huerta familiar, con orden y disciplina.

En la zona teenek hay educación informal y escolarizada. La informal es aquélla que se imparte en el seno del hogar: es la madre la que transmite los valores y conocimientos de su cultura, y las personas mayores refuerzan los valores y deberes con la comunidad. La formal es la impartida por el sistema educativo, que si bien en los últimos años se ha incrementado el servicio en las zonas indígenas, existen aún deficiencias en la calidad educativa e infraestructura necesarias para cubrir la demanda.

La salud y la enfermedad para los teenek se encuentran relacionadas con los conceptos de armonía, de ser feliz, de la protección contra las agresiones de origen externo, del respeto y del buen comportamiento. Es decir, no se vinculan directamente con la higiene, las infecciones o la desnutrición. Su identificación y prevención se asocian con los sueños y con las señales de la naturaleza, la manera de ver la luna, el vuelo de cierto tipo de aves, etcétera.

Por ello, se recurre a los médicos tradicionales, quienes diagnostican y posteriormente se valen para curar de: las "limpias", las purificaciones mediante la visita a los lugares donde se adquirió el mal o a los sitios sagrados, como las cuevas que tienen ciertos poderes.

Las enfermedades más frecuentes en las comunidades teenek son: diarrea, parásitos, gastritis, bronquitis, disentería, paludismo, dengue, "espanto" (causado por un susto, que se manifiesta por mareo, vómito, dolor de cabeza, pérdida de apetito).

Según la gravedad del problema, se encuentran tres niveles de atención: medicina casera, médicos tradicionales, y la medicina institucional. La medicina casera está a cargo por lo general de las mujeres, quienes utilizan una serie de plantas existentes en la región.
 

Movimientos políticos y organizaciones indígenas

Hay distintos niveles de organización en la región y entre los teenek: comunitario, municipal, regional y estatal. El perfil del grupo trata con detalle estos aspectos de gran importancia. Sin embargo, cabe mencionar que en los últimos años han surgido una serie de figuras asociativas de los productores rurales impulsadas por las dependencias de gobierno, que generalmente no toman en cuenta las formas de gobierno propias, lo que ha provocado la duplicación de acciones en todos los ámbitos del desarrollo para los indígenas. En el plano regional existen diversos tipos de organizaciones, políticas, productivas y de defensa de la cultura; su proceso de formación es joven y enfrentan problema tales como: la comercialización, el abasto y la falta de infraestructura agroindustrial.

Las relaciones Estado-pueblos indios en la entidad han pasado por varias etapas, de las cuales habría que distinguir principalmente dos momentos, el primero marcado por una relación paternalista, integracionista y clientelar, que se expresó a lo largo de este siglo hasta entrada la década de 1990. Con la modificación del artículo 4º constitucional se han iniciado una serie de reformas que tienden a reconocer los derechos culturales de los pueblos indígenas, lo que se explica en forma detallada en el perfil del grupo.


Usuarios activos
30 usuarios activos: 0 miembros y 30 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
puedes escribir nuevos temas
puedes responder a los temas
puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.

PULSA AQUI PARA VOLVER A COMUNIDAD CIBERDOLAR

 

 

GRACIAS POR TU PARTICIPACION...REGRESA PRONTO