ESTE ES NUESTRO PUNTO DE REUNION DESPUES DE UNA JORNADA LARGA Y DURA DE TRABAJO

NOSOTR@S L@S GEROS
MEDIDAS PREVENTIVAS DE LA TEMPORADA DEL FRIO
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
rosamary
 
Mensajes: 51
Registrado: Abril/2006
Estado: Off-line
Grupo: Administrador del foro
 
 
  LA ALIMENTACON AYUDA CONTRA EL FRIO 01/Diciembre/2008 - 21:24

El frío también se combate con una alimentación adecuada rica en hidratos

Ante el anuncio de la llegada de una ola de frío, las precauciones que hay que tomar deben extremarse, sobre todo, en los ancianos, niños y enfermos crónicos con afecciones respiratorias y personas desnutridas. Para evitar riesgos derivados de las bajas temperaturas, a estos grupos hay que recomendarles, además de las medidas oportunas cuando salgan a la calle, una serie de pautas nutricionales, como ingerir alimentos que proporcionen calor y energía al cuerpo, entre ellos, las legumbres, sopas calientes y alimentos ricos en hidratos de carbono.
28/01/2008
No hay que olvidarse de la ingesta de líquidos, algo que suele ocurrir en invierno. Así, hay que mantener el cuerpo hidratado y beber agua aunque no se tenga sed. Y algo muy importante: hay que desaconsejar el consumo de alcohol, puesto que, lejos de aumentar la temperatura corporal, provoca pérdida de calor en el organismo.

Estos son algunos consejos que están ofreciendo los participantes en una campaña puesta en marcha por Cruz Roja, con el apoyo de Bancaja, Caja Mediterráneo y la Consejería de Sanidad de Valencia, a través de una línea telefónica (902 22 22 95), a la que podrá llamar cualquier persona que lo necesite. Además, quien lo solicite (fundamentalmente mayores que viven solos) podrá recibir un seguimiento semanal. Así, una o dos veces por semana desde Cruz Roja se les hace una llamada telefónica para comprobar que se encuentran bien e insistirles en que tomen las precauciones oportunas.

Mª Luz Cantó, una de las responsables de la campaña, comenta a CF que a aquéllos que se incluyen en los grupos de riesgo hay que informarles de los riesgos de salir a la calle cuando hay una ola de frío. "Las personas de edad avanzada y enfermos del corazón no es conveniente que salgan, ya que el frío ejerce sobre el corazón una tensión extra y existe riesgo de sufrir un ataque cardiaco".

Cubrir nariz y boca

"Y si no se puede evitar -continúa- se debe insistir en que lo hagan con gorro y bufanda para cubrir la cabeza y el rostro, sobre todo la nariz y la boca para evitar la entrada de aire frío en los pulmones". Cruz Roja también recuerda la importancia de llevar una vestimenta adecuada, que es aquélla que no impide una correcta circulación sanguínea y que proteja del viento y sea resistente al agua. "Hay que evitar las prendas ajustadas para que el aire circule entre la piel y la ropa".

Hiportermia

Para Cantó estas recomendaciones también pueden y deben darse en las oficinas de farmacia: "Aprovechando la dispensación de un medicamento y el tipo de paciente que lo solicite se le puede asesorar sobre diversos aspectos, por ejemplo, cómo reconocer una hipotermia y cómo actuar".

La hipotermia se define como una situación que se caracteriza por la caída de la temperatura corporal central por debajo de 35 grados. En estos casos es importante saber que en condiciones de humedad o en el agua el enfriamiento es veinte veces más rápido que en el aire.

Así, la hipotermia puede presentarse por una inmersión, en un ahogamiento, en una exposición al viento frío, en la nieve o en el hielo. Los pacientes en coma, desnutridos, aquéllos que han sufrido una intoxicación, ya sea por alcohol o medicamentos, pueden sufrir una hipotermia, puesto que en todos hay riesgo de que disminuya la producción de calor por el organismo.

Los síntomas más comunes de la hipotermia leve son el entumecimiento de manos y pies, coloración de la piel, mareos y temblores incontrolables.

"En estos casos al afectado habría que aplicarle paños calientes en la frente, cubrirle con mantas, hacer que mantenga las piernas en alto y que tome algo caliente y, por supuesto, que acuda a urgencias o al centro médico".

Es importante desaconsejar el consumo de alcohol porque, lejos de aumentar la temperatura corporal como cree la población, la disminuye

Cuando prevenir es mejor que curar
Recomendaciones para evitar los riesgos de las bajas temperaturas.

En casa

- Correcta ventilación: ventilar la casa dos veces al día durante quince minutos cada vez.

- Precaución con las calefacciones: apagar las estufas eléctricas y de gas durante la noche. Mientras que estén funcionando, procurar que estén alejadas de visillos y cortinas. No usar braseros de carbón.

- Puertas, ventanas y tuberías: revisar los tejados, bajadas de agua y los cierres de ventanas y puertas en contacto con el exterior. Para evitar la rotura de tuberías por congelación se puede mantener un grifo ligeramente abierto.

- Lo imprescindible: es bueno tener velas, linternas con pilas de repuesto, estufa y cocina de camping.

- Medicación: No automedicarse, ya que existen medicamentos que potencian la actividad negativa del frío sobre el cuerpo.


Antes de hacer un viaje


- Evitar el coche: siempre que se pueda evitar el viaje en coche.

- Revisión previa del vehículo: revisar el coche antes de salir de viaje (neumáticos, frenos, luces, bujías, etc.). Llevar siempre cadenas homologadas.

- Informarse bien: procurar conocer los lugares de refugio antes de emprender el camino e informarse de las condiciones meteorológicas y del estado de las carreteras.

- El botiquín: llevar un botiquín de primeros auxilios en el coche o revisarlo si ya se lleva para desechar medicamentos caducados.

VITTI
 
Mensajes: 251
Registrado: Septiembre/2008
Estado: Off-line
Grupo: moderador
 
 
  INVIERNO A PRUEBA DE ANCIANOS 02/Noviembre/2008 - 23:45

Invierno a prueba de ancianos Imprimir E-mail

socio3_2Interesante artículo sobre  cómo evitar los accidentes y las enfermedades en esta temporada de invierno.

 

 

Si la abuela se queja en estos días de sentir mucho frío, no la tome por loca. Más bien, póngale cuidado. A su edad, la resistencia al frío no es la misma que en una persona joven. Más aún, la Sociedad Americana de Geriatría asegura que en época de invierno las personas de edad avanzada tienen mayor riesgo de contagiarse de influenza, desarrollar neumonía, padecer dolores intensos en las articulaciones y sufrir accidentes.
"El organismo de un anciano produce menos calor porque por la edad su metabolismo es lento", explica la doctora Sharon Brang-man, especializada en geriatría y miembro de la mencionada sociedad. "Y los problemas de salud se presentan porque el sistema inmunológico de muchos de ellos está bajo o porque padecen de enfermedades crónicas que se complican o agudizan cuando bajan las temperaturas".
La buena noticia es que estos problemas se pueden evitar si los ancianos, o las personas que los cuidan, tienen en cuenta las recomendaciones que la especialista ofrece.
Para prevenir la gripe infecciosa, Brangman aconseja que se vacunen contra la influenza (flu).
"En los ancianos esta vacuna es vital", dice. "Particularmente, en aquellos que sufren problemas cardíacos, presión alta, asma, enfisema, diabetes u otras enfermedades crónicas".
Para evitar el contagio, la experta exhorta a las personas que tienen gripe a no visitar a los parientes mayores, sobre todo, si viven en hospicios u hogares para ancianos activos.
Advierte que el control médico es importante para los ancianos que contraen la influenza, "ya que en cualquier momento ésta se puede transformar en una neumonía".
Brangman dice que los ancianos no deben salir de la casa durante los días fríos para prevenir los resfriados y las complicaciones de salud. Pero, si lo hacen, tienen que abrigarse bien, vistiendo camiseta, camisa y un suéter o abrigo gruesa; así como bufanda, guantes y gorro de invierno.
"El gorro es indispensable en la edad madura", resalta, "porque el frío que penetra por la cabeza desequilibra la temperatura de todo el cuerpo".
Si las personas mayores viven o están de vacaciones en las zonas montañosas de California donde cae nieve durante el invierno, la experta recomienda que la ropa y el calzado sean los especialmente diseñados para ese clima y así evitar la hipotermia y las fracturas de hueso por caídas.
Debido a que el cuerpo de los ancianos se enfría con facilidad, no deben permanecer mucho tiempo fuera de casa bajo la exposición de la brisa y el frío.
El uso de un pasamontañas o de una bufanda que cubra la boca y la nariz es también importante en los días de frío y nieve, agrega, ya que previene el paso del aire frío directamente a los pulmones.
Si el anciano usa bastón para caminar, debe cambiar en cada invierno la pieza plástica del extremo inferior para prevenir las resbaladas y caídas.
Para no sentir frío dentro de la casa, se recomienda tener el calefactor a una temperatura mínima de 68 grados Fahrenheit durante el día y la noche.
"Si el hogar tiene un sistema de calefacción central es preferible operar éste en vez de los calefactores eléctricos, que pueden causar incendios cuando se dejan cerca de cortinas u otros objetos inflamables", denota la experta.
Aquellos que sufren de alergias y enfermedades bronquiales no deben salir tampoco de casa durante los días de fuerte viento. "El polen que el viento esparce por todo el ambiente agrava las alergias".
Brangman explica que la brisa fuerte tampoco es buena para las personas mayores que sufren de alguna enfermedad al pulmón o corazón. "Sabemos que estas personas tienen problemas para respirar en estos días".
Con el frío, los ancianos que padecen de artritis y artrosis presentan dolores muchos más fuertes en las articulaciones. Según la experta, la aplicación de ungüentos (que generan calor al flotarlos sobre la piel) ayuda a bajar la intensidad del dolor, al igual que las rodilleras o coderas de algodón o lana.
Las tinas de agua caliente también son efectivas para controlar el dolor de las articulaciones. "Son mucho mejor que los apliques de paños de agua caliente que muchas veces queman o irritan la piel", dice Brangman.
La doctora Brangman explica que el organismo de las personas mayores se mantiene mucho más caliente durante el invierno cuando llevan una dieta balanceada e ingieren en el día alimentos calientes, como sopas y tés.
"Los alimentos también tienen que incluir la porción de proteína recomendada para su edad", denota la geriatra, y agrega: "La proteína debe provenir de productos vegetales como la soya o de carnes blancas, como el pollo o pescado, para evitar las complicaciones en los casos de padecimiento de alta presión y colesterol".

 

Editado por: Victor (02/Noviembre/2008 - 23:45)
VITTI
 
Mensajes: 251
Registrado: Septiembre/2008
Estado: Off-line
Grupo: moderador
 
 
  TERMORREGULACIÓN EN LOS ANCIANOS 02/Noviembre/2008 - 23:33

Mantener la temperatura corporal dentro de los límites normales es una necesidad para el organismo. Este debe conservar una temperatura más o menos constante. La oscilación normal se sitúa en el adulto sano entre 36,1 y 38 ºC para mantenerse en buen estado, considerandose como valor normal los 37ºC y en el anciano alrededor de los 35ºC.

La temperatura corporal normal es el equilibrio entre la producción y la pérdida de calor a través del organismo. El funcionamiento de este equilibrio está asegurado gracias al funcionamiento de centros termoreguladores situados en el hipotálamo.

El calor y el frío captados o percibidos por receptores cutáneos transmiten los impulsos al hipotálamo, que actúa regularizando la temperatura corporal.

Cuando ésta se eleva los centros anteriores del hipotálamo inhiben la producción de calor y aumentan la pérdida de calor provocando una vasodilatación de los vasos cutáneos, una relajación muscular, una estimulación de las glándulas sudoriparas (sudoración) y aumento de la respiración.

Cuando la temperatura corporal desciende los centros posteriores del hipotálamo aumentan la producción de calor y conservan el calor del cuerpo provocando una vasoconstricción de los vasos cutáneos, contracciones musculares (escalofríos) y una inhibición de las glándulas sudoríparas.

Este sistema regulador de la temperatura corporal durante el proceso de envejecimiento se vuelve menos eficaz, lo que causa un descenso de la temperatura en condiciones normales. La sensación o percepción del calor o frío en el anciano es distinta que en el adulto que sumado a la lentitud en la transmisión de impulsos al hipotálamo, menor ingestión de calorías en las comidas y la disminución de la actividad física hace que al anciano le resulte difícil mantener el equilibrio de la homeostasia corporal.

Por tanto el mantenimiento de la constancia térmica es función de dos mecanismos opuestos:

Termogénesis: Producción de calor.

Temólisis: Eliminación de calor

La perdida de calor corporal se realiza por diferentes procedimientos físicos como:

Evaporación

Radiación

Conducción

Convección

3. MANIFESTACIONES DE INDEPENDENCIA

Podemos considerar que el anciano satisface esta necesidad adecuadamente cuando:

Mantiene una temperatura corporal entre 35 y 36 ºC.

Su piel y mucosas son de color rosado y mantiene un mínimo de transpiración.

Utiliza ropas adecuadas para cada estación del año, para así aislar su cuerpo del frío y resguardarlo del calor excesivo.

Reacciona equilibradamente frente a las distintas temperaturas ambientales, adaptando su organismo a los cambios.

3.1 Factores que influyen en la independencia

3.1.1 Del estado físico:

La ingestión de alimentos ricos en proteínas estimula el metabolismo corporal generando calor.

El ejercicio físico regular estimula la producción de calor corporal.

El exceso de calor se combate con la reducción del ejercicio.

El cambio de temperatura según la hora del día influye en el anciano, la temperatura más alta se suele dar a última hora de la tarde y la más baja entre las 3 y las 5 horas ya que el sueño hace disminuir el metabolismo. Estas variaciones van desde 1,1 a 1,6 ºC.

3.1.2 Del estado psíquico:

Los estados depresivos o la apatía pueden provocar un descenso de la temperatura, mientras que las emociones y la ansiedad la pueden aumentar.

3.1.3 Situación social:

El medio ambiental, la humedad, el clima y los cambios bruscos de temperatura pueden ser causa de dificultad del mantenimiento de la temperatura para el anciano.

Las características de la vivienda como ajuste de ventanas y puertas, aislamiento térmico, calefacción y agua caliente son elementos que contribuyen a un ambiente confortable y ayudan al anciano a mantener la temperatura corporal.

Las costumbres, cultura y situación económica del anciano influyen en el tipo de ropas que usa, lo que hará que sean mas o menos apropiadas.

4. MANIFESTACIONES DE DEPENDENCIA

Cuando esta necesidad no está satisfecha, dos problemas de dependencia pueden aparecer: Hipertermia e Hipotermia.

4.1 Hipertermia

Elevación de la temperatura corporal por encima de los límites normales. La fiebre es causada por un desequilibrio de la termoregulación que proviene de una alteración del hipotálamo. Las anomalías cerebrales, las sustancias tóxicas pirógenas (bacterias, drogas) y una temperatura ambiente elevada son la causa de esta alteración.

Frente a la invasión microbiana, la fiebre es un mecanismo de defensa, ya que hace aumentar la producción de anticuerpos por un aumento del metabolismo.

En el anciano también puede ser debido a un hiperfuncionamiento hormonal, excesivo calor ambiental, utilización de vestidos inadecuados, ingestión o hidratación excesiva y exposición prolongada al calor.

4.2 Hipotermia

Disminución de la temperatura corporal por debajo de los límites normales.

El descenso de la temperatura es causado por un desequilibrio de la termoregulación y parece ser menos nociva para el organismo que la fiebre. Puede ser causada por una modificación de los mecanismos termoreguladores, por una exposición prolongada a temperaturas frías, por una disminución del funcionamiento del tiroides o por el abuso de sedantes y de alcohol. Las personas mayores están sujetas a estos descensos de temperatura corporal, ya que el mecanismo termoregulador se ha modificado de forma progresiva con la edad debido a un enlentecimiento del sistema nervioso autónomo. También puede ser bebido a problemas circulatorios, tumoraciones, insuficiente calor ambiental, cambios bruscos de temperatura, ingestión e hidratación insuficientes o depresiones.

5. VALORACIÓN DE ENFERMERÍA

La valoración de enfermería se centra en la identificación de la temperatura corporal basal de cada persona, de los factores de riesgo para la alteración de la termoregulación y de los síntomas precoces de hipotermia o de hipertermia. Para ello se recopilará información acerca del paciente y su entorno y se medirá la temperatura corporal.

5.1 Historia y Entrevista

Preguntas importantes para elaborar la historia clínica del paciente:

Reacción ante el clima frío o caluroso.

Temperatura en su domicilio.

Condiciones del entorno y modo de vida.

Grado de actividad física.

Formas de protegerse del frío y del calor.

Si tiene prescrito algún tratamiento médico para la exposición al frío o al calor.

Antecedentes de enfermedad.

5.2 Factores de riesgo

Debemos considerar que toda persona mayor de 75 años presenta riesgo de padecer una alteración de la termoregulación.

Otros factores de riesgo son:

Deshidratación.

Temperaturas ambientales extremas.

Enfermedades sistémicas.

Inactividad e inmovilidad.

Medicamentos.

Consumo de alcohol.

Desequilibrios electrolíticos.

5.3 Exploración física

Realizaremos una revisión completa de los sistemas corporales, para evaluar la situación del paciente que incluirá la toma de la temperatura corporal basal.

Durante la exploración debemos prestar atención a los signos y síntomas potenciales de aumento o disminución de la temperatura corporal. Es necesario evaluar aquellos ancianos que presenten fatiga progresiva, debilidad, confusión, apatía, alteraciones en el habla, ataxia o movimientos involuntarios en busca de posibles disminuciones de la temperatura corporal e hipotermia, ya que muchas veces no se diagnostica la hipotermia hasta que se desarrollan complicaciones graves.

En cuanto a los signos y síntomas del aumento de la temperatura corporal o de hipertermia se encuentran la debilidad, el mareo, cefalea, falta de aire, confusión, anorexia y sensación de calor. Si el anciano no recibe tratamiento, la enfermedad por calor progresa hasta un golpe de calor con complicaciones mas graves.

5.4 Pruebas complementarias

Se pueden hacer varios tipos de pruebas complementarias como análisis de sangre, radiografías y tomografías para descartar otras causas posibles, o enfermedades relacionadas con alteraciones en la regulación de la temperatura corporal.

6. DIAGNOSTICOS DE ENFERMERÍA

Los principales diagnósticos de enfermería son:

Termoregulación ineficaz

Relacionado con una elevación o disminución de la temperatura corporal por encima o por debajo de los límites normales.

Déficit de conocimientos

Relacionado con hipertermia o hipotermia.

Riesgo de lesión

Relacionado con deficiencias en la regulación de la temperatura.

7. INTERVENCIONES DE ENFERMERIA

El tratamiento de las personas que presentan una hipotermia leve consiste en el recalentamiento externo y en proporcionarles los medios necesarios para caldear el ambiente en que viven, para ello resulta adecuado el recalentamiento pasivo mediante material aislante y situar al paciente en un ambiente cálido. Existen técnicas de recalentamiento activo mediante mantas eléctricas, colchones calientes, botellas de agua caliente o baños de agua caliente; estos métodos aunque actúan con mayor rapidez, deben de usarse con precaución ya que la sangre fría se desplaza con mayor rapidez hasta los territorios centrales, por lo que la temperatura central desciende aún más y puede producirse un choque hipovolémico. Si el caso es muy grave, se puede recurrir al recalentamiento interno mediante irrigación intragástrica o colónica, recalentamiento por inhalación, por circulación extracorporea y la diálisis peritoneal.

En cuanto a los problemas relacionados con la elevación de la temperatura corporal, estos necesitan una asistencia de enfermería intensiva ya que resultan afectados todos los sistemas del organismo; por tanto hay que hacer un enfriamiento corporal rápido, una reposición hidroelectrolitica, y una vigilancia de todos los sistemas del organismo para prevenir la insuficiencia renal y hepática y el daño cerebral.

8. PROMOCIÓN DE LA SALUD

8.1 Acciones encaminadas a aumentar y mantener la temperatura:

Promover la educación sobre la hipotermia entre los adultos de edad avanzada.

Hacer que las personas con tendencia a la hipotermia se tomen la temperatura una vez al día en épocas de clima frío.

Enseñar a tomar comidas nutritivas y a evitar el alcohol.

Estimular las relaciones sociales para que los demás puedan darse cuenta de las situaciones potencialmente peligrosas durante las épocas de clima frío.

Recomendar una temperatura ambiente en el domicilio por encima de 20ºC.

Asegurarse que dispone de ropa de abrigo adecuada.

8.2 Acciones encaminadas a controlar la elevación de la temperatura:

Recomendar no realizar una actividad física excesiva en épocas de calor.

Enseñar a llevar ropa de colores claros y holgada para facilitar la sudoración.

Estimular el consumo de una dieta rica en hidratos de carbono y baja en proteínas.

Añadir líquidos a la dieta.

Enseñar a usar aire acondicionado o ventiladores.

Asegurarse que su vivienda esté bien ventilada.

Durante olas de calor prolongadas enviar a los ancianos más vulnerables a centros de la comunidad para que estén mas controlados.

9. EDUCACIÓN SANITARIA

Es muy importante educar tanto a los adultos de edad avanzada como a sus familiares, y especialmente aquellos que viven en un ambiente inapropiado o tienen una educación insuficiente.

Esta educación debe centrarse en hacer que las personas sean conscientes de los riesgos para la salud que comportan las alteraciones en la regulación de la temperatura.

Los adultos de edad avanzada que presentan un mayor riesgo deben recibir una educación especial acerca de lo susceptibles que son a la hipotermia y a la hipertermia, y sobre los síntomas que indican la presencia de problemas en la regulación de la temperatura. Los ancianos de edad avanzada con mayor riesgo también deben someterse a vigilancia diaria durante las épocas con temperaturas extremas de frío o calor.

La actitud ideal es la prevención de los problemas, y depende en gran medida de la educación de la sociedad, tanto de los jóvenes como de los mayores.

VITTI
 
Mensajes: 251
Registrado: Septiembre/2008
Estado: Off-line
Grupo: moderador
 
 
  EL PELIGRO DEL FRIO EN ANCIANOS 02/Noviembre/2008 - 23:31

El peligro de las bajas temperaturas para niños y ancianos

Foto
UN GRUPO DE ANCIANOS CHARLA EN UNAS GALERÍAS DE UNA CALLE.

Las patologías crónicas también pueden verse afectadas por el frío

L


La climatología, y en concreto el parámetro temperatura, tiene una influencia clara sobre el estado de salud de las personas, sobre todo de aquellas más sensibles por el padecimiento añadido de alguna clase de dolencia crónica o por su dificultad para regular con eficacia la temperatura corporal, tal como sucede en los niños y ancianos. La entrada del otoño y el invierno trae consigo un descenso importante de la temperatura, que conlleva repercusiones sobre el organismo.

La disminución de las temperaturas puede, en determinadas ocasiones, afectar al funcionamiento orgánico, originando alteraciones de la fisiología y determinando la aparición de ciertos riesgos sobre la salud que han de ser tenidos en cuenta. La exposición al frío provoca un enfriamiento general del cuerpo. La gran mayoría de las lesiones y alteraciones derivadas del frío no se producen en la alta montaña o en campo abierto, sino que tienen lugar en el medio urbano y afectan esencialmente a personas que carecen de hogar o cuyos hábitos alcohólicos les hacen estar más expuestos a las inclemencias del tiempo.

SUS EFECTOS

El frío es un agente físico que interacciona con el cuerpo, provocando básicamente dos tipos de efectos: generales o sistémicos en forma de hipotermia, y localizados o congelaciones en sus diferentes grados. El frío intenso, por lo general, es capaz de desencadenar decaimiento psíquico y alteraciones de ánimo. Cuando nos exponemos de forma brusca a las bajas temperaturas se producen regulaciones automáticas de nuestra fisiología y, en concreto, de la termogénesis y de la conducción y redistribución del calor corporal a los planos internos, sobre todo a los esenciales para la vida: el corazón y el cerebro. El frío obliga a un proceso adaptativo por parte de nuestro metabolismo. La forma más llamativa de esta reacción frente a un ambiente de bajas temperaturas es la palidez que se produce como consecuencia de una vasoconstricción subcutánea, ya que el organismo redistribuye la sangre a lo largo de todos los numerosos vasos de conducción para lograr así un ahorro térmico y mantener la temperatura corporal en los 36,5° constantes que el ser humano, como animal homeotermo, precisa para sobrevivir.

Si este procedimiento se ve desbordado, el organismo recurre al escalofrío y al temblor muscular con el fin de lograr el calor suficiente que recupere la temperatura perdida; estos movimientos musculares tienen como fin generar calor, trasladando a nuestro interior una parte de la masa sanguínea. Alrededor de un 5% puede ser redistribuido hacia territorios orgánicos profundos; sin embargo, a pesar de la efectividad de estos mecanismos, si el frío es muy intenso o existen factores que amplifican su efecto, tras el agotamiento aparecen los síntomas derivados del efecto del frío. La relación vida-temperatura es tan íntima que el hombre es incapaz de conservar la vida cuando la temperatura en su piel, que no lógicamente la ambiental, es inferior a los 22°.

VIENTO Y HUMEDAD

La sensación de frío se ve influenciada por factores diversos como son el viento o la humedad e incluso la sensibilidad personal. El viento provoca enfriamientos mucho más rápidos. Una temperatura de -6° con un viento de 50 km/h es igual al efecto enfriante de -29° sin viento. Asimismo, el agua o la humedad aumentan la transmisión de la sensación de frío y, además, facilitan la dispersión de la temperatura. Por ello es muy difícil sobrevivir en aguas muy heladas más de 15-20 minutos.

Los grupos de riesgo más expuestos a la acción del frío como agente patógeno son las personas de edad avanzada y los niños, ya que sus mecanismos de regulación térmica o bien son inmaduros, como en el caso de los niños, o han perdido capacidad de adaptación en razón de sus variaciones metabólicas o su estado corporal general, como ocurre en las personas mayores.

También pueden ser incluidos en los grupos de riesgo frente al frío los alcohólicos y quienes padecen enfermedades crónicas, como la diabetes. Las bajas temperaturas pueden provocar un incremento del estrés en algunas personas.


rosamary
 
Mensajes: 51
Registrado: Abril/2006
Estado: Off-line
Grupo: Administrador del foro
 
 
  MEDIDAS PREVENTIVAS DE LA TEMPORADA DEL FRIO 01/Noviembre/2008 - 10:45

¿Qué hacer antes de la Temporada Invernal?

 
  • Proteger los medidores y tuberías de agua
  • Colocar anticongelante a los vehículos de motor
  • Vaciar los tanques estacionarios de agua

¿Qué hacer durante la Temporada Invernal?

 

Fotografía de un niño¡De preferencia evite salir!

Si tiene necesidad de salir.

  • Abríguese bien.
  • Si permanece por un tiempo en un lugar caliente, debe taparse la boca antes de salir, para evitar aspirar aire frío y contraer alguna enfermedad pulmonar o respiratoria.
  • Si va a salir a la carretera o permanecer por tiempo prolongado fuera, debe tomar las medidas de seguridad necesarias.

Fotografía de una estufaAntes de acostarse

  • Apague hornillas de la estufa.
  • Apague hornillas de la estufa.
  • Apague calentadores de gas.
  • Apague braserón con carbón o leña.
  • Si utiliza braseros o calentadores de petróleo o gas, deberá tener ventilación adecuada, pero recuerde apagarlo durante la noche.
  • Evite que niños pequeños tengan acceso a calentadores o aparatos y contactos eléctricos.
  • Desconecte las luces de los árboles de Navidad y otros adornos navideños.
  • No ponga exceso de cobijas a los niños pequeños, para evitar que se asfixien.
  • Evite dormir a niños muy pequeños (bebés) entre dos personas, pues podrían sufrir asfixia.
  • Proteja muy bien a niños y ancianos ¡son los primeros en enfermar!
  • Proteja las plantas y vegetales cubriéndolos.
  • Salga a la calle sólo en caso de extrema urgencia.
  • Evite dejar objetos inflamables sobre áreas expuestas al calor.
  • Procure tener una ventilación adecuada (no directa), sobre todo en donde pueda haber fugas de gas o emanaciones de monóxido de carbono.

Los artefactos que despiden monóxido de carbono son aquellos que se utilizan para calentar o cocinar, mismos que funcionan quemando combustible como calefactores, hornos, estufas, cocinas y chimeneas.

¿Cuáles son los efectos principales del monóxido de carbono sobre la salud?

La inhalación de monóxido de carbono puede causar fatiga, jaqueca, mareos, debilidad, náuseas, vómitos, aumento del dolor en el pecho en personas con problemas cardíacos, confusión, desorientación, y en altas cantidades, la muerte.

¿Qué hacer durante las heladas?

  Maneje con precaución, recuerde que en algunas avenidas, puentes o pasos a desnivel se forman capas de hielo que pueden provocar la pérdida del control del vehículo.

Usuarios activos
18 usuarios activos: 0 miembros y 18 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
no puedes escribir nuevos temas
no puedes responder a los temas
no puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.

CUANDO TENGAIS ALGO QUE CONTAR....YA LO SABEIS....AQUI ESTAMOS PARA AYUDARNOS