Foro Saint Seiya Reload
Los Caballeros del Zodiaco en: LA BATALLA DEL OLIMPO
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

1 2 >>
Autor Mensaje
bruno madhu
 
Mensajes: 1
Registrado: Agosto/2010
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: Los Caballeros del Zodiaco en: LA BATALLA DEL OLIMPO 04/Agosto/2010 - 08:25

me latio el capitulo 23

 

liz
 
Mensajes: 8
Registrado: Marzo/2010
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Los Caballeros del Zodiaco en: LA BATALLA DEL OLIMPO 08/Marzo/2010 - 21:56

me en canto tu historia es facinante  los personajes , el argumento 

sige asi te felicito.

dagoberto
 
Mensajes: 2
Registrado: Enero/2008
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  pregtunta 17/Enero/2008 - 18:57

sipuedes enviame las cabas  delos capitulos que faltan del 12 en adelante grasias
Kena
 
Mensajes: 3
Registrado: Septiembre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: CAPÍTULO 12 16/Septiembre/2007 - 06:50

hola kegago soy kevino solo quiero mandarte esto (brother)
Kena
 
Mensajes: 3
Registrado: Septiembre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  caballeros de hades 16/Septiembre/2007 - 06:46

te envio esto
Kena
 
Mensajes: 3
Registrado: Septiembre/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Re: CAPÍTULO 12 16/Septiembre/2007 - 05:51

Mi hermano me recomendo esta pagina ya que a el le gusto mucho y yo que ya la termine de leer me encanto por eso tengo dos preguntas ¿puede esta historia ser la historia oficial? y ¿quien escribio esta historia?

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPITULO 23 04/Julio/2007 - 01:55

CAPÍTULO 23: VIAJE AL CENTRO DEL UNIVERSO -3ra y ultima parte-

 

Zeus vuelve a gritar de nueva cuenta “PUÑO DE ZEEEEUUUUS” el poderoso impacto arremete con la enorme muñeca de la madre explotando en incontables cantidades de líquido entre verdoso y rojo vino. Sin embargo la herída había sido mas profunda ya que, había cuarteado la poderosa armadura de piedra de la madre y antes de llegar a dichas enmendaduras el padre generó dos enormes rayos de energía oscura azulada que clavo en las aberturas de la semi-destruida protección explotando incandescentemente. Zeus salió huyendo y durante su trayecto siguió enviando enormes y poderosos rayos que se impactaban una y otra vez en el cuerpo de la madre.

 

Gea desgarró su garganta al sentir el profundo dolor en su cuerpo y al alzar por instinto su poderoso báculo generó una energía multicolor que la cubrió por completo, protegiendola de nuevos ataques. Cuando los siguientes rayos impactaron sobre la cubierta estos rebotaron y se impactaron en el corpulento cuerpo del padre que lo hicieron caer de rodillas.

 

Gaia, se agarraba fuertemente en la herida que le había provocado el soberano celeste y con una rabia infinita predijo el destino final del padre.

 

“Yo te quise Zeus, cuidé de ti y te escondi de tu arrogante padre mientras eras un infante. Sin embargo, veo con desagrado, que te pareces mucho a el. No, eres aun peor. Le tienes mucha consideración a los hijos de los humanos y eso no voy a permitirtelo, esperaba que reaccionaras, pero veo que te encuentras empecinado en seguir con lo mismo, por eso te quito el poder, por eso el dia de hoy MORIRÁS.”

 

El padre que aun se dolía de los incontables rayos que habían azotado su cuerpo, observó como el cuerpo de la madre se iluminaba por completo y al alzar nuevamente su brazo derecho, sostuvo fuertemente su báculo que despidió una cantidad impresionante de energía, que se elevó a una gran altura. Zeus comprendió lo que venía a continuación y trató de moverse para esquivar el letal ken, sin embargo los rayos que lo golpearon habían absorbido parte de la energía que cubría a la madre alentando sus movimientos. El padre alzó sus brazos arriba de su cabeza y curvó su espalda al tiempo que tensaba sus músculos generando un cosmo protector. La super energía cayó inclemente, después de viajar miles de kilómetros hacia arriba. El choque fue tal que el lugar se iluminó por completo y el padre fue arrastrado miles de kilómetros hacia abajo, estrellandose con una cantidad inimaginable de pedazos de planetas. La madre comenzó a reir satisfecha y, con un gesto de su mano, ambos seres desaparecieron del lugar.

 

AFUERA DE LO QUE QUEDABA DE LA ESFERA METÁLICA

 

El padre olimpico, viajando a una velocidad impensable, reapareció mediante un portal dimensional, a la tierra desértica e inhóspita donde se encontraban sus hijos combatiendo contra los Celestiales. El impacto que se sucedió segundos después fue cataclismito, levantando una enorme cantidad de polvo y tierra. Los mismos Celestiales se desconcertaron al contemplar a la madre Gea apareciendo de la nada.

 

“POR LAS BARBAS DEL LEGITIMO, LA MADRE GEA EN PERSONA” Cael, Tisifone y Devar movieron su atención donde Tiamat, para comprobar sus palabras.

 

El celestial acuífero soltó a la princesa Athena que estaba muy cerca de morir, elevando su cosmo al tener de frente a la mayor amenaza de todas.

 

“CELESTIALES, si matamos a la madre será nuestro fin, hay que dormirla para hacernos del control del planeta y asi revivir al legítimo.”

 

Gaia agudizó la mirada de ver a los guardianes mas poderosos del ser mas mortal y fiero que ha pisado sus entrañas.

 

“IMBECILES, ¿Cómo osan retarme y hacer planes al respecto? No solo tuve el honor de enviar al Hades a mi nieto, sino también podré encargarme de los parásitos de ese viejo malagradecido. Fui muy debil al escuchar a Zeus y dejarlos atrapados en las prisiones de cuarzo, pero eso SE ACABÓ.”

 

Gaia disparó un potente rayo multicolor al cuerpo de Tiamat, este al recibirlo cayó de inmediato fulminado.

 

“NO PUEDE SER, Tiamat a sido…” Tisifone no pudo terminar la oración cuando de repente.

 

“Tu eres la siguiente” Gaia volvió a disparar un potente rayo, pero este fue desviado rápidamente por un pequeño objeto que, al contacto con el aire se transformó en una pequeña esfera que, comenzó a girar rápidamente, tomando un color azulado.

 

“¿Qué clase de artificio es este?” exclamó la madre sin comprender porque había fallado. Tisifone estaba completamente anonadada, pero, de repente.

 

“TOMA LA ESFERA” La furia volteó donde la voz, era Tiamat que, estaba levantandose lentamente sosteniendo cuatro pequeños objetos en su mano derecha.

 

“NO … NO ME DIGAS QUE ESO ES….”

 

“Asi es mi señora, estos son los ANILLOS DEL LEGITIMO REY DEL MUNDO …. URANO. Y gracias a la energia que descargaste en mi, los has traido de nueva cuenta a la vida.”

 

“¡NOOOO!” Gea, sin pensar las consecuencias de sus actos comenzó a disparar en todas direcciones rayos multicolores de su báculo, sin embargo, todos eran repelidos por los 5 anillos. Tiamat lanzó un anillo a Cael y otro a Devar, que junto al de Tisifone y dos que sostenía el, fue mas que suficiente para encarcelar a la madre en una prisión de Cuarzo.

 

“¡Esperen … ESPEREEEEN!” gritaba la madre, suplicando por su vida.

 

“Jajajajajajaja, ahora sentirás la peor experiencia de todas querida y todopoderosa madre, quedar atrapada sin posibilidades de salir nunca, con la impotencia de contemplar todo lo que es y existe sin manera de hacer algo para evitarlo.” Los cuatro Celestiales transmitieron su energía a los 5 anillos que chocaron contra la madre nuevamente, transmitiéndole un dolor terrible.

 

“Muy pronto, tus queridos olimpicos te acompañarán en tu prisión, serán participes de la nueva era del legitimo.”

 

Sin embargo, antes de que la madre Gea sea totalmente convertida en una enorme columna de cuarzo, un poderosísimo rayo pegó en el pecho de Tiamat desbalanceando las energias.

 

“¡PADRE!” Athena gritó al observar al todopoderoso, con la mano extendida y una enorme cantidad de vapor que aun salia de su lastimado y sangrado cuerpo. Acto seguido, el rey de los dioses cayó sin remedio al suelo, inconciente y muy cerca de perder la vida.

 

Los olimpianos se llenaron de fuerzas al ver la impotencia de su poderoso padre, prácticamente el destino de todo se jugaba en ese preciso instante, y quien tuviera mayor determinación y coraje, sería el ganador de esta cruel y feroz batalla.

 

“Hermes … el báculo” el mensajero de los dioses se lanzó como bólido donde la madre, que había tirado su posesión mas preciada y poderosa, el báculo sagrado, el cual se decía, que quien lo tuviera en sus manos, tendría la potestad completa de la Tierra. Hermes tomó la posesión mas valiosa de Gaia y en una millonésima de segundo la deposito en las manos de Athena.

 

“ARTEMISA, APOLO, disparen sus ataques con todo lo que tengan.”

 

Los Celestiales centraron su atención en los olimpicos, olvidandose por completo de la Madre que, aun no se encontraba envuelta completamente en el pilar de cuarzo. Gea disparó con sus ojos un rayo multicolor que menguó las fuerzas de los tres celestiales restantes, tambaleandolos, inmediatamente Athena comandó la orden.

 

“AHORA” Los iris de Artemisa se ennegrecieron completamente y al extender sus brazos a los lados destapó su más grande y letal técnica. “ECLIPSE LUNAAAR” Una enorme sombra se proyecto en los pies de los Celestiales para luego surgir una burbuja oscura que los rodeó completamente y, sin que pudieran notarlo, la burbuja se contrajo hasta casi desaparecer, pero, con ella, la energía vital de los Celestiales, para luego explotar infinitamente usando sus propias fuerzas vitales (absorbidas por la burbuja), cuando la explosión se produjo un enorme halo en forma de eclipse se proyectó debilitando a todos los presentes exceptuando Devar, que, era el ser mas poderoso de los 4 Celestiales, con sus enormes diez metros de altura y una imponente imagen cilindrica, se abalanzó de inmediato donde Artemisa.

 

Athena, en acto reflejo, disparó a Nike y el báculo sagrado de Gea debilitándolo por completo. Apolo iluminó entonces su cuerpo casi tan alto como el mismo sol y remató con su técnica más poderosa. “SUPERNOVA” Miles de pequeños soles se abalanzaron sobre el enorme ser, al pegarse a su enorme cuerpo cilindrico, comenzaron a iluminarse por completo. Apolo entonces, tomó de la base a Devar y con toda la fuerza que pudo lo elevó al cielo, este, salió disparado junto al terrible ser, y en lo mas alto del cielo una explosión nuclear se dejó sentir inundando la mayoría del lugar. Hermes, corrió veloz donde e padre y al sostenerlo, regresó de inmediato donde su hermana. Athena, al ver a Hermes con su padre tuvo que usar a Nike y el baculo de Gea para cubrir a sus hermanos y a la madre y con ello, defenderse del ataque tan devastador del potente sol que erosionó y destruyó todo a su paso.

 

Al término del mismo, el enorme cilindro cayó, aparentemente sin vida, Tisifone y Cael quisieron contraatacar, pero, fueron vencidos por las ondas solares de la Supernova de Apolo.

 

“Apolo, ayuda a nuestro padre” el dios sol, escuchando las súplicas de Atenea, se acercó hasta donde Zeus, y utilizando sus artes místicas trajo de vuelta a la vida a su ilustrísima. El padre de los dioses tardó en reaccionar, sin embargo, cuando lo hubo hecho contempló algo sin precedentes. Los imbatibles Celestiales habían sido derrotados por un ataque conjunto, orquestrado por su inteligente hija.

 

“Athena, estoy orgulloso de esta gran proeza, siempre he depositado mi confianza en ti, y veo con agrado, que no me has defraudado.” Acto seguido, el padre tomó entre sus manos el poderoso báculo de Gea.

 

“En cuanto a ti, anciana…” Athena se interpuso entre ellos.

 

“Padre, espera, nuestra madre nos ayudó a derrotar a los Celestiales, te pido que la perdones.”

 

Gea enarcó la ceja y agudizó su mirada. “No seas arrogante pequeñuela, no quieras mostrar piedad, el dia de mañana, encontraré la manera de salir de este lugar, y cuando lo haga, te arrepentirás para siempre.”

 

“¡SUFICIENTE!” Zeus, con gran voz de mando se acercó donde el enorme pilar.

 

“Athena, en un momento regreso.” Tanto Zeus como Gea, desaparecieron por completo.

 

“¿A dónde se fueron?” gritó impaciente Hermes.

 

“No se preocupen, estoy seguro que nuestro padre no le hará daño.” Apolo y Artemisa veían a Athena muy confiada por sus palabras.

 

“Solo espero que este mal sueño acabe y, la paz y tranquilidad reinen nuevamente en el Olimpo, nos lo merecemos.”

 

“¡Apolo!” Artemisa se quedó sorprendida y encantada de las palabras de su hermano, y lo abrazó intensamente. Este le correspondió el mismo dandole un tierno beso en la frente.

 

“Todo volverá a la normalidad, estoy seguro que seremos felices.” Athena sonrió de las palabras del joven y gallardo Sol, su sensibilidad había aumentado en esta nueva batalla, nadie imaginaba que, el tiempo se encargaría de borrarles las sonrisas de su rostro. Asi como el amor y cariño que sentían sobre cada uno de ellos dentro de sus corazones.

 

-FINAL DE TODO LO QUE ES Y EXISTE-

 

“¿Por qué no me sorprende que hayamos regresado a este lugar?” Gaia habló con cierto sarcasmo en su voz.

 

“Nos ayudaste contra los enemigos mas mortiferos que hemos tenido, y gracias a mi hija, te consederé una oportunidad. No para que salgas de tu pisión, ya que, me gustaría que reflexionaras todo el mal que nos has hecho sin que sientas dolor. Velo como un gesto noble de mi parte, por todos los cuidados que siempre me tuviste.”

 

“¡ARROGANTE! Eres igual a tu padre, ¿Crees que esto es el final querido nieto? Ya que eres tan amable conmigo, yo lo seré contigo. He visto tu final y es inevitable”

 

“¿Qué tonterías dices anciana?”

 

“Jajajajaja, tu final y el de todos los olimpicos vendra el dia en que el Pegaso vuele al lado de tu querida Athena. Gracias a su influencia, ella misma será la que lleve la pelea, hasta el corazón del Olimpo, donde todo lo que amas DESAPARECERÁ PARA SIEMPRE.”

 

“¿El pegaso? Muy bien, yo me encargaré de que ese molesto animal no se acerque a Athena, eso te lo puedo asegurar.”

 

“Mis planes ya están en marcha querido nieto, y ni tu, ni nadie puede cambiarlos.”

 

Zeus se cruzó de brazos y cerró los ojos. Después de unos segundos los volvió a abrir.

 

“No hay manera de que Athena se vuelva en mi contra, ella siempre estará a mi lado, y, gracias a tu aviso, será imposible que tu predicción se vuelva en mi contra. Ademas, no veo como es que puedas salir de este lugar, sin tu poderoso báculo, ya no eres nada querida abuela.”

 

“Disfruta tu momento querido nieto, disfrutalo mucho, porque yo esperaré y aguardaré en las sombras para ver tu caida, ahí estaré enfrente de ti el dia de mañana para verte caer.”

 

 

 

ATALAYA DE ZEUS EN EL OLIMPO –TIEMPO ACTUAL-

 

“Y asi fue como la madre Gea quedó atrapada en los confines mas lejanos e inhóspitos del universo. Sin manera de regresar a la tierra, cuando regresé al Olimpo con Athena y los demás, combiné el báculo de Nike y el de Gaia para formar uno solo. El poderoso báculo sagrado, que tendría la facultad de llevar a Athena siempre a la victoria, no importando la circunstancia, o el oponente. Y también, la potestad misma de la tierra, porque finalmente, ella era la más apta para regirla en mi nombre. Nadie podría hacerlo sin obtener ese báculo, ni Hades o Poseidón.”

 

Por temor a la profecía de mi abuela, rapté al Pegaso, sin que Athena lo supiera, y en su último dia de vida, lo convertí en constelación. Athena pensaba darle la ambrosía, para que alcanzara la divinidad, pero afortunadamente no lo logró. Incluso, fui a tal extremo en que tuve que juntar a todos mis hijos humanos y formar un grupo super poderoso que siempre ayudara a Athena en sus misiones.”

 

“¿Los Campeones de Grecia?” Exaltó una voz

 

“Asi es, los famosos Campeones, los cuales, vivieron felices a la altura de divinidades. Yo sabía que ninguno de ellos podría desafiarme teniendolos en el Olimpo. Y, con Athena comandando la tierra en mi nombre, se me hizo facil alejarme un tiempo. Ya que, la terrible batalla contra mi abuela menguó terriblemente mis fuerzas y la única manera de restablecerlas era iéndome al principio mismo de la creación, donde Gea nos formó a todos.”

 

“Sin embargo, nunca sospechó su ilustrísima que el pegaso rondaría dos veces al lado de su hija.”

 

“Asi es, por un momento pensé que el humano Kryon sería el que me destronaría, mi incredulidad a la maldición que me había puesto mi abuela fue ganando terreno al ver a Pegaso derrotar a Ares y Hades. Sin embargo, tal parece que el hubiera sido el señuelo para mi verdadero problema: Seiya. El humano que fue bendecido para lograr cualquier tipo de milagro.”

 

“Asi es mi señor, y con todos los datos que le he dado, por fin sabemos como es que Seiya y sus hermanos son tan poderosos como los mismos dioses. La madre Gea jugó muy bien sus cartas sin que nadie sospecharamos al respecto.”

 

El padre se quedó pensativo, viendo a su fiel sirviente, el cual se encontraba completamente cubierto por una capa blanca y con una pierna flexionada y la otra con la rodilla viendo al piso.

 

“Si, no se como lo hizo mi abuela, pero todo lo calculó perfectamente bien, ahora se porque ellos son tan increíblemente poderosos. Ellos, en realidad son …” El padre es interrumpido por su segundo guardian.

 

“Mi señor, disculpe la interrupción” Haciendo una caravana y continua. “Ares está peleando contra los santos dorados.” El padre de los dioses volteó donde la enorme pantalla cristalina y lo que miró, lo dejó helado.

 

“¡POR CRONOS! Atlas destruirá el Olimpo con esa terrible técnica, ¿EN QUE DIANTRES ESTABA PENSANDO ARES?”

 

“Mi señor, eso no es todo” El súbdito cambia la imagen por la de Athena, siendo consumida por Hestia.

 

“¡NO! ¡ATHENA!” Zeus apretó fuertemente los puños y agachó su cabeza, la impotencia se había apoderado del padre.

 

“¡POR REA! Solo puedo hacer una cosa a la vez, salvar al Olimpo o a mi querida hija. Necesito los anillos de mi abuelo, es la única forma.”  El padre forma un portal dimensional y mete su brazo completamente, al sacarlo, 3 anillos de Urano se posan en su palma. Ilumina su cuerpo desapareciendo y reapareciendo en la punta de la Atalaya, el lugar mas alto del Olimpo. El cielo se encontraba completamente negro, y miles de rayos explotaban furiosos a la distancia. El padre agudizó la vista lo más que pudo.

 

“Es … increíble, esos santos dorados son casi tan poderosos como Pegaso y sus amigos. Espero que puedan lograrlo, ¡ANIMO!” La mirada de Zeus vuelve con Athena. “Hija mia, iba a cometer la mayor estupidez de mi vida, sino puedes salir por ti misma de esta difícil calamidad, no podras compartir conmigo el hermoso futuro que nos aguarda si llego a sobrevivir mi cruel destino. Espero que no me guardes rencor.”

 

“Pa .. ¡PADRE!” El cosmo de Athena le había respondido a su ilustrísima y las fuerzas de Athena comenzaron a recuperarse.

 

-DENTRO DE LA ATALAYA-

 

“Hermana, ¿Quiénes son realmente Seiya y sus amigos?”

 

“Todo a su debido tiempo hermano.”

“Hermana, nunca le había visto al padre esos artilugios que sacó de aquella extraña dimensión. ¿Cómo los obtuvo?”

 

“Al derrotar a los Celestiales en una complicada batalla contra la madre Gea, nuestro Padre decidió quedarse con los anillos que tuviera en su poder uno de ellos, el cual, era conocido como Tiamat. Ellos pretendían regresar a la vida a Urano, pero no lo lograron y fueron sellados para siempre en el eje del universo, hogar de la Madre Gea.”

 

“Esos objetos de poder son muy peligrosos, incluso para nuestro padre.”

 

“Asi es hermano, los anillos no deben tomarse a la ligera, ya que, cualquiera que tenga los cinco, será prácticamente invencible.”

 

-LAS PROFUNDIDADES DEL TÁRTARO, HOGAR DE LOS TITANES-

 

“¿Pudiste escuchar eso Helios?” Al no encontrar respuesta, el dios del vino volteó molesto donde su acompañante. “¡HELIOS!” Para el momento que lo hace contempla una enorme figura, su armadura era púrpura, asi como la espada de ébano que se encontraba cerca de cortarle la cabeza.

 

“¡HYPERIÓN!” Del miedo, Dionisios resbaló hacia atrás y cayó estrepitosamente al suelo pudiendo salvar milagrosamente su cabeza de ser arrancada limpiamente por la enorme espada.

 

“¿Cómo es que una sabandija como tu a entrado a este lugar?” De las sombras salieron 5 nuevas figuras.

 

Japeto, Temis, Rea, Crio, Ceo.” El que estaba sujetando a Helios con enorme fuerza era: Océano.

 

“Asi es inmundicia olímpica, esta es una oportunidad que no desaprovecharemos, los titanes REINAREMOS UNA VEZ MAS y liberaremos de su prisión al auténtico rey de todos los dioses: ¡CRONOS!.

 

“Espera Hyperión, he venido en son de paz, soy un enviado de la madre Gea.”

 

“¿Cómo? ¿La madre verdadera?”

 

“Asi es mi señor Japeto” Respondió Dionisios incorporándose y haciendo una caravana donde los Titanes. “He venido con Prometeo y Helios por ustedes, para sacarlos de este fango y restituirlos como señores del Olimpo.”

 

“¿El Olimpo? Jajajajaja, ese lugar será destruido una vez que hayamos vencido a ese blasfemo que se autoproclama “Padre de los dioses”. Respondió Japeto.

“Amigos, no tienen porque ponerse tan hostiles, todos tenemos un enemigo comun, los olimpianos. ¿No creen que deberían de confiar en nosotros? Entiendo que la oscuridad de este lugar pueda volver loco inclusive a un dios. Pero me parece que estan exagerando.”

 

“¡SILENCIO! Tu eres un perro faldero de los olímpicos, le juraste fidelidad a Zeus, y no creas que por tener la incandescencia del sol en tu icor, podras escapar a nuestra ira.”

 

Acto seguido Rea se interpuso entre Hyperion y Helios, que seguía fuertemente aprisionado por el poder acuático de Océano. “Esperen, mientras seguimos discutiendo, el portal dimensional que trajo a estos dos comienza a fragmentarse.

 

“¡POR CRONOS!” Exaltó Japeto al ver que el camino luminicente perdía brillo. Y corriendo se dirigió hasta el mismo. Pero, fue interrumpido por Crio.

 

“Espera, ¿Cómo podemos saber si esto es real? ¿Cómo sabemos que Gea misma mandó a esta escoria por nosotros?” Dionisios sacó la hoz adamantina detrás de su espalda.

 

“¿Es esto prueba suficiente?” Los Titanes quedaron perplejos y admirados al contemplar la Souma de su desaparecido lider.

 

“EL MEGAS-DEPRANON, ¿Cómo lo obtuviste basura olimpica?” Ceo tomó del cuello a Dionisios y lo levantó completamente.

 

Helios se adelantó. “La gran madre fue quien nos lo proporcionó, y, si seguimos charlando infinitamente, quedaremos atrapados en este lugar. Van a tener que confiar en nosotros o quedar encerrados en este lugar para siempre.”

 

Rea tomó la iniciativa al entrar al tubo incandescente.

 

“Mi señora, ¡ESPERE!” Sin embargo, los gritos de Hyperion fueron huecos cuando la esposa de Cronos subió por el mismo.

 

“Es verdad, ellos han dicho la verdad.” Y, como ovejas despavoridas, corrieron rumbo al tubo luminoso que los condujo exactamente a la entrada misma del Tártaro. Cuando todos hubieron pisado el suelo, Prometeo, que estaba temblando por el esfuerzo y sudando en todo su cuerpo, exclamó: “¡A UN LADO!”

 

Los titanes, Helios y Dionisios se quitaron de en medio y después de hacerlo Prometeo explotó su cosmo, cruzó sus brazos y al descruzarlos, una poderosa onda energética con forma de equis, destrozó la entrada por completo, la explosión formó la hermosa entrada de agua, cubriendo por completo la eterna oscuridad del Tártaro, el dador del fuego cayó por fin al suelo.

 

“¡PROMETEO!” Japeto corrió donde su hijo.

“Estoy bien, nada grave” El titan fue levantandose lentamente hasta incorporarse con los demás.

 

-BORDE DE LA HIPERDIMENSIÓN DEL INFRAMUNDO-

 

¡Por los dioses! ¿Qué fue esa explosión? ¿Acaso les habrá sucedido algo a Giges y Coto? Será mejor cerciorarme.” Hermes corrió con todas sus fuerzas donde la entrada del Tártaro, cuando hubo llegado, contempló una escena inenarrable. “ EN NOMBRE DE ZEUS …los … los … Ti … ¡TITANES!” Sin embargo, eso no fue nada cuando contempló a Dionisios dentro del grupo. “No, esto es imposible .. ¡DIONISIOS!”

 

Hyperion fue el primero en captar su presencia. “¡Mirad! Mas basura olimpica.” Tetis, Ceo y Crio dispararon al mismo tiempo diversos haces luminosos. Hermes pudo evadirlos con mucha facilidad.

 

“Tenemos que eliminarlo, sino, le avisará a Zeus de nuestro escape, y eso, no podemos permitirlo.” Océano y Japeto escucharon a Rea alarmada y de inmediato se lanzaron contra Hermes.

 

“Nunca podrán alcanzarlo, Hermes es capaz de viajar a velocidades superluminicas*”

 

“¿Cómo? ¡Es Imposible!” Giró la vista Helios consternado donde Dionisios.

 

“Sin embargo, existe una manera de vencer esa super velocidad.” El dios del Vino corrió donde Prometeo, el cual estaba bastante debilitado.

 

“Titan, prestame el anillo con el cual venciste a Giges y Coto.” Prometeo negó en varias ocasiones, sabía de la peligrosidad que representaba ese anillo en manos equivocadas.

 

“Sino me lo entregas Hermes le revelará al Padre que liberamos a los Titanes.” Prometeo dudó por unos segundos, sin embargo, al no tener muchas energias para continuar, no tuvo remedio más que entregarle su invaluable pertenencia al olimpiano. Al sentir aquel pequeño objeto, Dionisios elevó su cosmo y con el, el pequeño artilugio se transformó en una esfera, la cual comenzó a girar sobre si interminablemente y despedir rayos electromagnéticos.

 

“¡A UN LADO!” Los titanes, al contemplar la decisión de Dionisios evadieron el mega rayo que salió disparado. Hermes se movió como una saeta, pero, fue alcanzado de inmediato por aquella energía que seguía los rastros de velocidad del olimpiano sujetandolo fuertemente. Hermes, comenzó a vibrar su cuerpo pero, la energía del anillo lo estaba consumiendo, su ritmo se hacía cada vez mas lento mientras más se resistia.

 

“¿Qué vamos a hacer con el? No podemos mantenerlo prisionero”

Dionisios giró molesto donde Helios.

 

“Es una broma ¿cierto?” El antiguo dios solar no pudo comprender las palabras del olimpiano. Sin embargo, estas tomaron fuerza cuando Dionisios acercó el cuerpo debilitado de Hermes hacia donde estaba.

 

“Pequeña sabandija, no sabes como te he detestado siempre, nunca pierdes la oportunidad de decirle al padre todos mis movimientos. Por tu culpa, he perdido credibilidad y poder dentro de la mesa de los doce, pero eso ya se acabó, tu serás el primero.” Hermes abrió los ojos y al voltear detrás de si, contempló como la entrada cristalina del Tártaro comenzaba a transformarse en un enorme hoyo negro que lo absorbía todo.

 

“NO, DIONISIOS, ESPERA, POR FAVOR”

 

“Jajajajaja, muy pronto, tu padre estará acompañandote pequeño.”

 

“NO LO HAGAS, estarás condenandote para siempre”

 

“Error, yo venceré al final, ¿me escuchaste? ¡SUFRE LAS INCLEMENCIAS DEL TÁRTARO!” Al término de la frase, Dionisios liberó una cantidad impresionante de energía que envolvió a Hermes hasta llevarlo a las profundidades del Tártaro.

 

“Jajajajajajaja pero que tonto” Helios quedó mudo de la escena. “¿No te estas divirtiendo.” Declaró Dionisios al antiguo sol.

 

“En algo concuerdo con Zeus, eres un peligro para todos.” Dionisios se acercó amenazadoramente donde Helios.

 

“Será mejor que te tranquilices dios del sol, sería una verdadera pena que vivieras tus últimos dias encerrado en las profundidades del Tartaro con los olimpianos.”

 

“Me gusta tu sentido del humor dios del vino, veamos que puedes hacer llegado el momento.” Dionisios enarcó la ceja y sonrió sarcásticamente. Alzó su brazo derecho y al hacerlo, una poderosa luz azulada cubrió a todos por completo, desapareciendo en el acto.

 

-EJE DEL MUNDO-

 

“Parece que la madre ha cambiado sus gustos, recuerdo cuando solo una pequeña porción de tierra era su jardin particular. Y lo demás, una tierra árida y seca sosteniendo a las fuerzas primigenias del pasado.” Vociferó en voz alta Japeto.

 

“Sin embargo todo cambia” Todos voltearon donde la lúgubre voz.

“Asi que, la gran madre sigue con vida.”

 

Gea, un tanto molesta por el comentario irrespetuoso de Temis contestó.

 

“Estan aquí, libres, gracias a mi, y de igual manera seguirán reinando si hacen exactamente lo que yo les pido.”

 

“¿Qué es lo que quieres de nosotros?” Se adelantó Rea dando un paso donde la energía multicolor.

 

“Como podrán notarlo, aun no tengo la fuerza suficiente para crear mi cuerpo físico, ya no falta mucho, pero, necesito mi báculo sagrado para tener completa mi fuerza. Con el, podré ayudarles a derrocar a ese miserable que reina en la silla de Cronos.”

 

“Madre, disculpe la interrupcion, pero, ¿Dónde se encuentra el poderoso Cronos? Lo necesitamos.” El haz multicolor quedó en silencio durante varios segundos, y ante la insistente mirada de Océano, la madre respondió.

 

“Zeus lo ha sellado en lo alto de su Atalaya, dentro de la misma existe un enorme espejo, ahí, el ingrato de mi nieto observa todo lo que hace su padre, sin que este pueda darse cuenta de nada. Ha estado viviendo una ilusión durante todos estos años.”

 

“¡MALDITO ZEUS!” Rea tocó el brazo de Hyperion para tranquilizarlo y ella misma tomó la palabra.

 

“Como sabrás mi señora y madre, nosotros enfrentamos en el pasado a los caballeros de Athena y fuimos derrotados por simples humanos. Esto es debido en parte al extenso encierro en el Tártaro, nuestros poderes disminuyeron dramáticamente y al dia de hoy, no somos rivales para los dioses olímpicos.”

 

Un gran silencio se apoderó del lugar, las palabras de Rea sonaron fuerte e hicieron eco en la mente de los titanes restantes. De repente la madre comenzó a iluminarse, emitiendo un fulgor incandescente.

 

“Gran madre, ¿QUE HACE?” Las palabras de Rea no tuvieron respuesta, ya que, Gea seguía emitiendo una energía sin igual que quemó por unos segundos los cuerpos y armaduras de los Titanes. Helios tomó de las manos a Dionisios salieron huyendo, a miles de kilómetros a la redonda. De repente, el titán y el olimpiano, contemplaron como una enorme explosión energética invadió la escena, las incontables ondas iban destruyendo todo a su paso. Hasta que, de un momento a otro, la explosión desapareció milagrosamente.

 

“¿Qué sucedió? ¿Será que la madre mató a los Titanes?”

 

“No ¡OBSERVA!” Dionisios volteó a donde le señalara Helios, delante de si, contemplaron a los Titanes con armaduras platinadas.”

 

“Es increíble, la oscuridad que rodeaba a sus armaduras a desaparecido y adquirido un color platinado” Exaltó el dador del Vino.

 

“Asi es, nuestras armaduras han sido reemplazadas por las poderosas ADAMAS, las armaduras mas poderosas de todas.” Dijo Temis, emocionada por el brillo incandescente de las mismas.

 

Hyperion tocó la llema del pulgar con el índice y de la misma, surgió una terrible explosión energética. Dionisios y Helios estaban boquiabiertos del poderio que había resurgido de las entrañas de los titanes. Al final, Rea enunció el juicio final que tendrían sus enemigos.

 

“¡OLIMPIANOS, SU HORA A LLEGADO!

 

 

CONTINUARA …………………………………………

 

 

*VELOCIDADES SUPERLUMINICAS: La propiedad súper lumínica establece que la partícula involucrada viaja a una velocidad superior a c (velocidad de la luz).

Se dice además que un taquión viaja con velocidad superlumínica.

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPITULO 22 23/Junio/2007 - 20:26

CAPÍTULO 22: ARES, EL HOLOCAUSTO FINAL

 

“En … en nombre de todos los dioses, ¿Qué es ese monstruo?” Gritó Afrodita de la terrible visión que los había asaltado, los 7 santos quedaron sorprendidos de lo que veían delante de si.

 

Detrás del cuello de la enorme bestia salió un hombre, con una armadura carmesí, envuelto por una capa negra.

 

“Han pasado mil años desde nuestro último encuentro, la hora de mi venganza llegó, PREPARENSE A MORIR.” Ares sujetó del cabello a la enorme mole de músculos y esta se abalanzó de inmediato donde el grupo dorado.

 

“¡CUIDADO!” los 7 caballeros dorados, saltaron hacia los lados, impidiendo que la enorme bestia los abrumara con su enorme peso. Ares energizó su puño e hizo un movimiento circular-horizontal de izquierda a derecha, sin embargo, Shaka lo detuvo en el acto, poniendo una poderosa barrera luminosa que impidió el paso del oleaje energético que iba destruyendo todo a su paso. Shion se comunicó mentalmente con todos sus compañeros y a una orden del antiguo patriarca, alzaron en alto las poderosas armas de libra y se lanzaron todos en un ataque frenético no solo en los puntos vitales de la bestia, sino también en Ares, que se encontraba semi-escondido en el cuello del titán.

 

El choque no se dejó escuchar, y un fuerte tronido resuena, al encontronazo del choque de metal contra metal. Las estrellas vuelan, y los brillos de las armas despiden un fulgor multicolor. Los santos logran traspasar a sus adversarios, y al caer los 7 al suelo se escucha una explosión que cimbra el lugar por completo. Cuando el humo se hubo dispersado, la visión de Shion de Aries es de una enorme sorpresa, al ver, que el dios Ares SE ENCONTRABA TRANQUILO y sereno, en su enorme montura.

 

“¿QUÉ?” Replicó angustiado Kamus al observar impasible al dios de la guerra.

 

“Las armas de Libra…” volteando Saga a verla.

 

“Las poderosas armas de Libra no son nada, CUANDO SE TIENE EL PODER ABSOLUTO.” Rió el brotoloigos.

 

“No puede ser, las armas de Libra son las mas poderosas de todas las órdenes, nada puede detener su destrucción, a menos que.”

 

“¿A menos que que?” Pregunto Shion alterado a su entrañable amigo.

 

“Ares se encuentre utilizando algún artilugio mucho mas poderoso que impide que las armas provoquen el efecto deseado.” Respondió finalmente el maestro de Libra.

 

“OBSERVEN” Interrumpió Shaka de Virgo, al sentir una poderosa vibración que hizo que las columnas vertebrales de todos los presentes sintieran escalosfrios.

 

De la mano de Ares sobre sale un objeto circular que, al contacto con el aire flota y despide una centrífuga, generando una esfera que gira a una velocidad impensable. Ares toma el anillo de Urano y, al cerrar su puño una poderosa energía azulada explota sobre su cosmo. El cielo se oscurece e incontables truenos salen escupidos por el mismo, cayendo sobre la divinidad del dios de la guerra. Al término de cada rayo, una transformación se sucede en el cuerpo de Ares. De su boca sobresalen unos colmillos, el iris de sus ojos se adelgazan hasta tomar la tonalidad de un felino. Sus enormes músculos se hinchan terriblemente hasta hacer salir un gruñido espantoso. La energía estática generada es tal, que hace bramar al Titán que le servía de montura, del dolor que le produce una energía tan poderosa. Ares finalmente salta hasta caer a tierra, provocando un fuerte temblor, así como un enorme cráter, que produce del impacto.

 

“ATLAS, ¡DESTRUYELOS A TODOS! ¡NO TENGAS COMPASIÓN!”

 

“¿ATLAS?” Máscara de Muerte tiembla al pensar en el nombre de la terrible bestia que antes fuera uno de los titanes de Cronos.

 

“¿Cómo es posible que Atlas se encuentre delante de nosotros? Pensé que se encontraba cargando el mundo.” Dijo exaltado Kamus de Acuario.

 

“Atlas fue relevado de ese cargo hace algún tiempo.” Exclamó Ares, elevándose ligeramente en el cielo. “El padre ha sido benevolente con algunos titanes, sin embargo, yo le pedí a su ilustrísima me diera a este, ya que, el será la herramienta para destruirlos a todos ustedes.”

 

Atlas se levanta completamente y baja sus manos frenéticamente al suelo, destruyéndolo y provocando una onda de choque que descontrola al grupo dorado. El titán comenzó a gritar y de las enormes ondas de cosmo un viento terrible comenzó a manifestarse. Ares siguió flotando hasta colocarse varios metros arriba de la espalda de Atlas.

 

CERCA DEL TEMPLO DE ATHENA

 

Fénix sintió una mano en su hombro que lo hizo temblar “¿AJAX?” y este cayó de inmediato. Fénix logró sujetarlo en el aire.

 

“Fénix .. son … increíbles … ustedes pueden lograr lo que nosotros no … hemos estado … tanto tiempo … a la sombra de los dioses … que .. teníamos que ocultar nuestras intenciones.”

 

“¿Cómo? DE QUE ESTAS HABLANDO AJAX” No solo Fénix, también los demás se encontraban sorprendidos de aquella declaración.

 

“Los campeones de Grecia, fuimos en nuestra época los mas grandes héroes de la humanidad.” En la mente de Ajax se dibuja la vastedad y orgullo de la antigua Grecia. Siempre fuerte, siempre grande. “Zeus temía nuestro poder, el sabía que si nosotros hubieramos unido nuestras fuerzas, los dioses olimpicos habrían pagado las consecuencias. Asi que, con su gran inteligencia, nos dio un pedazo de este sueño, tan vasto y tan grande, que nos embriagó de inmediato.”

 

Hyoga se acercó donde Ajax e interrumpió. “Les dio el lugar que ustedes se merecían, al lado de los dioses. Eso a la larga corrompe el espíritu y te aleja de cualquier tipo de propósito.”

 

Ajax asentó con la cabeza. “Exactamente, es por eso, que nuestro heroísmo se convirtió en arrogancia, y nuestra humildad en soberbia. Ya no nos importaba la Tierra, solo la gloria y el reconocimiento.” Ajax derramó lágrimas de dolor, el cual sentía desde lo más profundo. “Entonces sucedió.”

 

“¿Qué?” Interrumpió Shun. “¿A que te refieres?”

 

Ajax volteó a verlo por unos segundos, y luego colocó su vista en otra dirección perdiendose en la misma. “Sentí mucho coraje y rabia cuando derrotaron a Perseo, Aquiles, Jason y Teseo. Pero, yo sabía internamente que esa rabia se encontraba justificada, comprendi que, en realidad esa derrota era necesaria. Porque los campeones nos habíamos convertido en los titeres de los dioses, y que el verdadero valor y esperanza lo habían heredado nuevos hijos de la madre tierra, capaz de lograr cualquier objetivo, cualquier proeza, no importando lo difícil que esta fuera.”

 

Shiryu no podía creer lo que escuchaba, sus creencias y enfrentamientos pasados con estos antiguos guerreros lo habían conmovido sobremanera.

 

“Ahí fue donde entendí que nuestro tiempo había pasado, y que estabamos viviendo en un mar de ilusiones, que no eran verdaderas. Nuestros caminos cambiaron y, aunque no me arrepiento de haber servido con honor a los dioses. Si me duele haberlos escogidos a ellos sobre mis hermanos y la tierra. Sin embargo, las parcas son sabias y ellas siempre encuentran la forma de regresar al origen de sus planes.” Ajax vomitó mucha sangre, respirando por última vez. “Caballeros, logren lo imposible … haciendose dueños de su propio destino y el de la tierra.”

 

Los ojos de Ajax perdieron su brillo y Fénix tomó fuertemente la mano del Campeón. “Te prometo que no te fallaremos, y haremos nuestro el legado de hombres con el poder de un dios.”

 

DE REGRESO A LAS AFUERAS DE LA FORTALEZA DE ARES.

 

Atlas alzó las manos y 3 enormes tornados aparecieron de repente rumbo a donde se encontraban los caballeros dorados. Sin embargo un grito poderoso se escuchó a la distancia “OOOMMM” y de la nada una poderosa barrera energética se cruzó en el camino de las imponentes fuerzas de la naturaleza. Los torbellinos comenzaron a girar mucho mas fuerte provocando que una cantidad inimaginable de estatica surgiera del choque de ambas fuerzas.

 

“Tenemos que hacer algo o nos despedazará.” Shion escuchó las súplicas de Kamus de Acuario y con una rapidez extraordinaria se concentró en los demás santos de oro, fabricando un plan de ataque. Al término del mismo Shion le gritó a Shaka. “AHORA”.

 

El santo de Virgo quitó la poderosa barrera dejando pasar los tres furiosos tornados que carcomian y erosionaban el suelo terriblemente. Shion energizó su cosmo, al instante, lo siguieron Saga de Géminis y Dohko de Libra.

 

“STARDUST REVOLUTION”

“ROZAN HYAKU RYUHA”

“GALAXIAN EXPLOSION”

 

Kamus de Acuario, Máscara Mortal y Afrodita, prepararon nuevamente sus armas y al escuchar el grito de guerra de sus compañeros, se lanzaron nuevamente donde el enorme coloso golpeando cientos de veces el vigoroso cuerpo de Atlas.

 

Finalmente Shaka gritó “KAAAAAAAAAAAAAAAAN” y los enormes tornados que aun se encontraban ahí, se movieron sin piedad donde Atlas y Ares, fusionandose con todos los ataques provocando una explosión blancusca que cegó por unos segundos a todos los presentes.

 

Kamus, Mascara y Afrodita tocaron tierra en el momento exacto para evitar la gigantesca explosión. Después de varios minutos de silencio, y una enorme estela de humo.

 

“Lo logramos, hemos vencido” Shaka giró levemente al escuchar el comentario de Afrodita de Piscis, y varias gotas de sudor recorrieron su frente. “No le hemos hecho ningún daño”. Shion se crispó al oir las palabras de Shaka y al mirar de frente, comprobó con horror aquellas  palabras.

 

“Es ¡IMPOSIBLE! Ni los Titanes a los que enfrentamos hace tiempo hubieran podido contrarrestar un ataque tan poderoso como este.” Afirmó Saga bastante sorprendido.

 

De aquella humareda un destello azul se dibujó a lo lejos, la luz incandescente era la mano derecha de Ares, el cual se encontraba bastante satisfecho. “¿ESE ES TODO EL PODER DE LOS CABALLEROS DORADOS? JAJAJAJAJA, creo que los he sobreestimado, sin embargo, el verdadero poder infinito de un dios de mi nivel es DE ESTA MANERA.”

 

El excesivo poder del anillo provocó un aire intenso, asi como el alebrestamiento de innumerables truenos que surcaron el cielo, era como si el olimpo mismo estuviera recibiendo sobre si, el castigo divino. Atlas estalló su puño en la tierra y los volcanes que se encontraban a la lejanía escupieron furiosamente, cubriendo por segundos el cielo de una lluvia de fuego. Los santos dorados volvieron a juntarse y de las mismas armaduras surgió una poderosa energía dorada que los cubría de las inclemencias del tiempo.

 

El viento comenzó a erosionar lentamente la tierra donde estaban parados y del puño de Ares comenzó a manifestarse un acontecimiento imposible. La realidad misma empezó a agrietarse, cubriendose de una energía que lo consumía todo.

 

“Jajajajajajajaja SIENTAN EL FINAAAAL” al sentir las poderosas vibraciones cósmicas Saga cerró los puños y al elevar su cosmo disparó la “ANOTHER DIMENSION”. La poderosa dimensión del geminiano contrarrestó el poder del anillo succionando toda esa infinita vitalidad. Atlas al darse cuenta de esto elevó su cosmo hasta el límite y brillando con una incandescencia rojiza se impulsó y al elevarse miles de kilómetros por los cielos ejecuto una de sus más devastadoras técnicas.

 

“PLANETA DE ATLAS” Un enorme planeta comenzó a surgir de la espalda de Atlas y al estar del tamaño similar a la luna, el titán sostuvo por unos segundos la enorme mole de roca y energía lanzándola con todas sus fuerzas. Al ir bajando a super velocidad, la enorme mole se deshizo en miles de enormes pedazos de varios kilómetros de largo. Arriba de una de estas enormes rocas Atlas iba bajando, controlandolas con su cosmo y tirandolas sin piedad donde los santos dorados.

 

El cielo se oscureció por completo y solo dejó entrever pequeñas aberturas de una debil luz, que se vislumbraba de las enormes rocas que iban bajando debido al ken de Atlas. Shion sintió un enorme nudo en el estómago, aquel espectáculo solo era reservado para un combate entre dioses. Los demás quedaron estupefactos ante ese majestuoso despliegue de poder.

 

“DISPAREN SUS KENS JUSTO DONDE ATLAS ESTÁ” Shion que había comandado la orden energizó su cosmo dorado que, enalteció sobremanera los reflejos que se veían de su poderosa kamei dorada y gritó con todas sus fuerzas.

 

“STARDUST REVOLUTIOOOON”

 

A lo que le siguieron Kamus, Máscara y Afrodita.

 

“DIAMOND DUUUUST”

“SEKISHIKI MEIKAIHAAAA”

“PIRANHIAN ROOOOSE”

 

Shaka estando levitando gritó con todas sus fuerzas.

 

“OOOOOOOOOOOM”

Miles de rocas eran destruidas al instante, otras congeladas, y unas mas detenidas por el efecto del om de Shaka. El maestro Dohko sacó la espada de Libra y comenzó a ejecutar cortes transversales y diagonales causando un efecto parecido a la excalibur de Shura. En otras, saltó y lanzó su poderoso escudo, chocando con miles mas, destruyendolas de inmediato. Sin embargo Atlas evadía los poderes saltando de una roca a otra y guardando los pedazos más grandes detrás de los más pequeños, muy cerca de colisionar con la tierra.

 

Ares se enfureció de inmediato. “¡MALDICIÓN! No escaparán, de eso me encargo yo.” El dios de la guerra energizó su poderoso cosmo y extendiendo los brazos a los lados gritó.

 

“ARMADA DE AAAREEEEES” El poderosisimo ken se convirtió en miles de soldados salidos de un infierno de pesadilla, de un color rojizo y emitiendo fuego de sus cuerpos, se lanzaron sin piedad donde los santos dorados, listos para ganar el tiempo suficiente a que Atlas arrase sin piedad.

 

Sin embargo, Saga de Géminis que se había quedado observando los eventos, no pudo más que vislumbrar con horror el futuro que les deparaba si no eran detenidos. Los cientos de millones de seres, con una expresión de odio y furia, se abalanzaron sobre el grupo dorado. Con enorme decisión, la enorme capa blanca que cubria la espalda del Geminiano, revoloteo al momento de que este saltara con todas sus fuerzas donde los cientos de millones de seres y en un acto suicida, atrayendo la mirada y atención del terrible ken, Saga se iluminó por completo con un fulgor mucho mas grande de lo que había presentado en toda la batalla del Olimpo. Sus ojos despidieron un brillo intenso y, cerca del iris se dibujaron miles de planetas disparados a la velocidad de la luz.

 

“GALAXIAN EXPLOSIOOOON”

 

El choque de kens produjo un brillo tan grande, que deslumbró por completo a los santos dorados. Por instinto y con los ojos cerrados, Shion corrió a supervelocidad tocando a la mayoría de sus hermanos teletransportándolos lo mas lejos que pudo al sentir la colisión del ken de Atlas, la cual fue inevitable, y una furia resonó por todo el cielo haciendo temblar los mismos cimientos del Olimpo.

 

Sin embargo, dos metros antes de que el espantoso ken tocara el suelo, Shaka de Virgo se había interpuesto entre su agresor y el final mismo de los dorados. Ambas manos se encontraban muy cerca de su pecho tocandose la llema de los dedos. La derecha con el dedo pulgar tocando ligeramente al índice, y el izquierdo, el pulgar rozando al dedo corazón. Atlas gruñó terriblemente arrastrando lentamente al regente de Virgo con el poder de la explosión que se magnificaba mas y mas iluminandose el lugar por completo. Hasta que este gritó con todas sus fuerzas: “KAAAAAAAAAN” una increíble cantidad de energía se dirigió donde el Titan, sin embargo, este, con su increíble manejo del cosmos detuvo el ataque y haciendo estallar su cosmo, vence la barrera del Kahn dejandolo caer totalmente en Shaka.

 

“SHAKAAAAAAA” Gritó Dohko al presenciar la poderosisima explosión que engulle al santo de Virgo.

 

***

 

“¡INCONCEBIBLE!” Ares quedó estupefacto, al contemplar como toda su poderosa armada energética se desintegraba al instante por los millones de planetas que habían explotado sin compasión. Saga que, estaba a dos metros de encontrarse con el brotoloigos* observó que una pared energética había sido interpuesta entre su agresor y el. Sin embargo y confiando en sus propias habilidades energizó su puño derecho estrellandolo en aquella pared  DESTRUYENDOLA DE INMEDIATO y chocando su puño derecho furiosamente en el rostro del musculoso ser.

 

Ares berreó como bestia y como si de un animal se tratase disparó su puño derecho donde el Geminiano y este hizo lo mismo generando una contra, chocando en diversas ocasiones los nudillos de ambos, generando una poderosisima energía que sacaba chispas y electrificaba el aire. Saga estaba peleando AL TU POR TU contra el dios de la guerra y eso, solo provocaba mucho mayor irritación en el Andreiphontes*.

 

Ares volvió a provocar el mismo efecto al querer tragar consigo la realidad misma gracias al poder del anillo que, se activara a una orden suya, sin embargo, casi al mismo tiempo Saga disparo enfrente de si su “ANOOOOTHER DIMENSION” los dos kens chocaron brutalmente generando una luz cegadora que distorsionaba la realidad misma.

 

“¿Cómo es posible, que una basura como tu, tenga tanto poder?”

“Porque los caballeros tenemos el corazón de un humano, Y EL PODER DE UN DIOS y eso nos hace INVENCIBLES”.

 

Ares abrió completamente los ojos cuando vió como Saga comenzó a cerrar con sus manos la dimensión destructora del dios hasta que, incontables números de planetas se formaron en el cosmo de Saga explotando furiosamente.

 

“GALAXIAN EXPLOSION” El rostro de Ares dibujó una mueca de terror nunca antes experimentado por un dios, al sentir las explosiones que se dibujaban diversamente en todo su cuerpo y cosmo haciendolo caer como un fardo.

 

Saga que estaba exhalando/inhalando rápidamente por su boca, se dio cuenta de la existencia de incontables esferas blanquinegras alrededor de el. “PERO QUE…este ken es de …” Saga no pudo decir mas, cuando una de las esferas tocó levemente a otra y de inmediato se pegaron al cuerpo del Geminiano produciendo una violenta explosión que sacudió por completo al santo de oro cayendo pesadamente al suelo.

 

***

 

Atlas giró su mirada donde el resto de los santos que se encontraban vacilantes, este salta y al caer con un feroz gruñido termina la operación chocando sus manos en el piso generando diversas columnas de energía y ondas de choque. Kamus que tenía la barra doble la choca violentamente con una de las columnas, sin embargo al contacto con la misma, es sacudido por una energía cósmica que pulsaba dentro de la misma siendo engullidos todos por la violencia generada. Atlas gruñó nuevamente y sacó diversas esferas de energía que disparó sin piedad donde el grupo de caballeros, los cuales sintieron en carne propia y al terminar, Atlas se quedó con una, la cual chocó contra el piso, generando ondas mucho mas poderosas y barras que parecían enormes columnas. Mascara de Muerte y Afrodita se levantaron rápidamente y dispararon sus técnicas sin pensarlo.

 

“PIRANHIAN ROOOSE”

“SEKISHIKI MEIKAIHAAA”

 

Shion comprobó que el cosmo generado de Mascara y Afrodita se había esfumado una vez llegadas a las enormes columnas sintiendose perdido. Detrás de los tres santos dorados, una capa revoloteo en el cielo. “DOHKO” exclamó Shion al ver como su amigo preparaba la espada de Libra en el aire. El santo dorado al tocar tierra disparó un corte horizontal con todas sus fuerzas. Traspasando las poderosas columnas y dejando un espacio considerable. Shion no espero y gritó con todas sus fuerzas.

 

“STARDUST REVOLUTIOOOOOON”

 

Casi al mismo tiempo Kamus se recuperó y junto al maestro de Aries invocó la poderosa técnica del “AUROOORA EXECUUUTION” escupiendo un poderoso aire gélido que se combinó con los miles de destellos luminosos. Atlas trató de detener la descolgada de los dos santos de oro, pero, fue inútil. El titán sintió el choque de cosmos que lo hizo retroceder varios metros detrás de si. Antes de que este pudiera reaccionar, una mano extendida le tocó la espalda generando vibraciones poderosas como si fueran alfileres que se clavaran en un punto determinado. Las ondas se generaron poderosamente y de esa persona se dejó escuchar: Tenkū Ha Ja Chimimōryō (Supremacía Maligna de Duendes y Demonios) incontable número de demonios salieron de la tierra y aprisionaron al titán como si de unas enormes cadenas se tratasen inmovilizandolo por completo, y del otro lado cientos de miles de millones de demonios salieron del suelo, se proyectaron en el cielo y bajaron estrepitosamente hasta donde Atlas, chocando violentamente con su cuerpo. Shaka inmediatamente movió su mano derecha hacia arriba, extendiendola completamente y una poderosisima presión en forma de serpiente salió desde debajo de la tierra elevando a Atlas por el cielo, varios trozos de armadura cayeron del cuerpo del titán sin remedio. Shion al contemplarlos sintió gozo en su corazón, sin embargo al observar al cielo, no pudo creer lo que vió.

 

Atlas, que aun tenía partes de su armadura en su cuerpo, estaba sangrando  pero, con una voluntad inquebrantable alzo sus manos al cielo al ritmo que sacaba su poderosisima técnica en segunda ocasión.

 

“PLANETA DE ATLAS”

 

El titán había formado un enorme planeta en su espalda, como si lo estuviera cargando, similar en tamaño a la luna, solo que, en esta ocasión, diversas lunas se crearon al instante, estas se encendieron por completo y a una orden del titán fueron cayendo furiosas donde la enorme explanada. Miles re truenos y rayos surcaron el cielo, los volcanes explotaron furiosos y la lava se unió a la de las enormes lunas generando a parte una lluvia de lava, acompañada de una tormenta eléctrica.

 

***

 

Ares recobró el conocimiento, y al contemplar la majestuosidad del terrible ken de Atlas que vió a lo lejos sintió que el mundo se le venía, literalmente encima. Un miedo terrible se sintió en su corazón y exasperado gritó: “ATLAS, VAS A DESTRUIR EL OLIMPO” Sin embargo, oidos sordos eran los que se gestaban en el espíritu combativo del titán, que se encontraba acelerado en una forma cuasi bestial por el exceso de ira transmitido por el anillo de Urano.

 

Ares observó a Saga que se estaba levantando lentamente. “Bastardo, voy a hacerte pedazos ANTES DE QUE ATLAS CAIGA AL PISO JAJAJAJAJAJAJA”. El anillo de Urano se posesionó por completo del brotoloigos “Ya nada me importa, mas que la muerte de todos ustedes JAJAJAJAJAJAJAJA” y del mismo surgió un estado puro de ira. La misma cosmoenergía que Ares proyectaba alteraba la realidad misma engullendola por completo. Saga volvió a disparar con fuerza su “ANOTHER DIMENSION”. Con voz cavernosa y gutural el brotoloigos sentenció: “Ahora que soy invencible NADA PUEDES HACER, voy a hacerte sufrir por lo que me hiciste pasar en el santuario de tu diosa, cometí el grave error de posesionarme de tu cuerpo, cuando en verdad lo único que tu querías era mi gran poder, ahora sentirás en carne propia MI IRA SAGA.

 

El geminiano sintió como lentamente su ken era engullido asi como su propia persona. Los pies de Saga frenaron momentáneamente su final, sin embargo, la tierra estaba siendo erosionada y sus botas resbalaron sobre ella. “NO PUEDO MORIR, TENGO … QUE SALVAR A LA TIERRA” Saga iluminó poderosamente su cuerpo y gritando al máximo disparó un rayo similar al que usara en las doce casas cuando era un espectro. El rayo energético pegó dentro de la otra dimensión que antes creara, formando una especie de hoyo negro que comenzó a succionar todo lo que se encontrara cerca. Ares gritó de la desesperación al sentirse perdido, hasta meterse casi por completo donde el agujero, sin embargo, logra sujetarse de una de las botas de Saga, arrastrándolo sin piedad. El geminiano no podía invocar su cosmo al estar siendo succionado por lo que, alcanzó a ver por segundos a la persona que se encontraba mas cerca.

 

“SHAKAAAAAAAA” El santo de Virgo corrió rapidisimo donde su compañero de armas sujetandolo de la mano. Y con un gesto de la otra invirtió la polaridad del agujero. Cerrandolo por completo con Ares dentro. Shaka y Saga estaban tensos por lo ocurrido.

 

“Pensé que no lo lograría.” Sonrió Shaka, Saga que lo estaba viendo carcajeó un poco, sin embargo, los dos se dieron cuenta de la gravedad del asunto por el ken que había empleado Atlas y corrieron donde sus amigos. Sin embargo, antes de seguir, dos enormes manazas sujetaron sus pies siendo engullidos por un agujero negro que se había formado instantáneamente, desapareciendo del lugar. La risa de Ares no se dejó esperar.

 

Kamus al ver la terrible situación de sus dos compañeros, le informó mentalmente a Shion.

 

“Maldición, tenemos que hacer algo, o sino MORIREMOS” Exclamó Mascara Mortal echo un manojo de nervios.

 

“Kamus, Mascara y Afrodita VAYANSE DE AQUÍ”

 

“¿CÓMO?” Enunciaron los tres bastante extrañados.

 

“OBEDEZCAN, no podemos salir de este lugar, si lo hacemos moriremos antes de llegar al portal. Solo uno puede detener esta masacre hasta que los otros hayan salido de aquí.”

 

“PATRIARCA” exaltó Kamus.

 

“No se preocupen por mi, tu también Dohko” El maestro de Libra enarcó la ceja extrañado. De inmediato y a regañadientes los santos de Acuario, Cancer y Piscis partieron rápidamente donde el portal, que se encontraba detrás de la fortaleza de Ares.

 

“¿Qué demonios haces aquí Thong Hu?”

 

“¿Crees que tu solo tendras la gloria? De ninguna manera, ademas, necesitas ayuda extra.” Sonriendo. Shion le regresa la sonrisa.

 

“Me alegra mucho que te hayas quedado mi amigo, hagamoslo por última vez.” Los dos chocaron las palmas de las manos, energizando por completo su cosmo, y haciendolo explotar como nunca antes. Los dos amigos gritaron con todas sus fuerzas, flexionaron sus piernas y saltaron con el tremendo impulso saltaron donde los enormes planetas, listos a enfrentar la mayor pelea de sus vidas.

 

CONTINUARA ……………………………….

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPITULO 21 15/Junio/2007 - 17:00

CAPÍTULO 21: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -8va parte-

 

Hace dos semanas:

 

Santuario de Athena, Grecia.

 

Los extensos jardines tenían formas exóticas, algunos formaban una serie de palabras, otros, solo se perdían en la lejanía, pero, cada uno de ellos erguía sus hojas orgulloso tratando de absorber el cosmos poderoso del padre que lo cubría todo. Cerca de ahí, unas enormes cascadas invadían el lugar, el templo de la gente que servía a su ilustrísima era de los mas exóticos por estar rodeado completamente por una ligera capa de agua que cubría las losas finamente talladas, en su mayoría lisas.

 

El agua se encontró con la planta de un tosco pie, las ondas generadas fueron leves, hasta la llegada de un segundo, muy parecido al primero lo que desbordó el equilibrio que, dejandola intranquila por unos segundos. Cuando el agua hubo calmado sus movimientos solo un rostro quedó viendo la escena en silencio. Sus ojos eran platinados, con ciertos destellos marinos, asi como su larga cabellera que despedía un fulgor similar, emitiendo destellos en todas direcciones.

 

“¿Qué sucede hermano?” La calma del muchacho fue interrumpida intempestivamente, la jóven que había entrado a escena sigilosamente, compartía rasgos muy similares a las del muchacho, solo que su plateado cabello era mucho mas oscuro.

 

El joven sin contestar se acuesta totalmente dejando que el agua y el se fusionen ligeramente. “¿Qué es lo que hablaste con el padre? Últimamente has estado muy extraña. Cuando nos vemos las pláticas son cortas, veo con desagrado que las cosas han cambiado desde que los dioses, mejor dicho, el Padre nos dio su bendición al servirle directamente a el.”

 

“No lo comprenderías, me gustaría contártelo todo pero, no puedo” El joven quedó en silencio, se incorporó lentamente y contempló el pequeño pero hermoso templo que estaba justo en medio de un enorme rio. Las aguas que surcaban eran muy tranquilas, imperceptibles, pero, de repente las vibraciones de algo o alguien comenzaron a perturbarlas.

 

“¡Hermano!” La jóven corrió en dirección del muchacho, sin embargo, este al sentir la mano tibia de su hermana tiró hacia un lado esquivando el cariño. “No quiero escuchar mas, es evidente que no soy digno de confianza y eso me entristece, no sabes de que manera.”

 

“¡HERMANO ENTIENDEME!” El muchacho se alejó sin antes voltear a ver a aquella joven, tan parecida en sus rasgos, no pudo evitar desprender una lágrima al sentir la hostilidad de sus palabras. Los recuerdos fueron esfumándonse lentamente hasta llegar a un lugar donde no existía tiempo y espacio, dentro de la hiperdimensión flotaba una enorme roca, encima de la misma un pequeño templo, viejo y cerca de derrumbarse. Dentro, un joven que esperaba ansioso contempló un portal dimensional que se abría generando un cosmo tremendo. Las luces estroboscópicas lo cegaron momentáneamente, al término de las mismas pudo ver con claridad varios guardias, todos vestidos de blanco con grifos dorados tatuados en su cuerpo.

 

“L.. LOS CONSAGRADOS” Detrás de aquella abultada fila de guerreros, un personaje dorado con el cosmo ligeramente parecido al del señor del Olimpo colocó sus pupilas fosforescentes donde aquel joven indefenso.

 

“DONDE ESTÁ MI PADRE” El muchacho contempló con sorpresa al dios sol. “Mi señor, no tengo idea de donde pueda estar su ilustrísima.” El sol del Olimpo elevó gigantescamente su cosmo, irritado por las palabras del mozo.

 

“Tu servías a mi padre, justo después de que el desapareciera, los consagrados observaron como tu hermana salía corriendo de la atalaya del Señor. Movida por una fuerza superior, mis hombres la detuvieron, pero fue insuficiente, hasta que la encontramos contigo y la muy estupida saltó al vacío terminando con su vida miserable. ¿Qué ES LO QUE TRAMABAN? ¿Matar a su santidad? No lo lograron, el cosmo de mi padre es tan grande que aun puedo percibirlo, sin embargo –moviéndose ligeramente del lugar, hasta contemplar la hiperdimensión- no logro descifrar en donde está.”

 

“Mi señor, le juro que no sé.” Apolo contempló como el muchacho rompía en llanto y el único gesto que dibujó su rostro fue una ceja arqueandose en señal de disgusto. Acto seguido un enorme portal se abrió engullendo al sol del olimpo. Los soldados comenzaron a entrar dentro del mismo.

 

“Tengo .. que saber, necesito saber.” Antes de que el último guardia fuera engullido por el portal, El joven lleno de iniciativa corrió unos metros para luego saltar donde el consagrado y meterse dentro del portal.

 

“TOUMA .. ¡CUIDADO!” El ángel de Artemisa despertó de su letargo al ver unas enormes flamas muy cerca de incinerarlo. Sin embargo, la santo de plata de Águila lo tomó entre sus brazos impulsada anteriormente por la fuerza del salto hasta rodar en el suelo.

 

“Touma ¿estas bien? Últimamente has andado muy pensativo” El ángel de Icaro se encontraba sorprendido. “No se que me pasa, desde que llegamos al Santuario, una serie de imágenes han asaltado a mi cabeza, sin embargo, no tengo idea de …” Su plática fue interrumpida por unas enormes alas azules que los cubría perfectamente del abrazador infierno del ángel de Apolo.

 

“Jajajajajaja, muy pronto las llamas del sol penetrarán sus cuerpos, esas débiles armaduras no podrán resistirlo.”

 

Kanon saltó a la acción y sin pensarlo hizo explotar su cosmo al máximo “GALAXIAN EXPLOSION” los enormes planetas cubrieron el escenario. “Este ken, es bellísimo, puedo sentir la  armonía dentro de cada uno de ellos, Así como la furia que se encuentra dormida.” Al término de la frase, Deuterión contempló la destrucción de cada uno de ellos, envolviéndolo en una tremenda explosión que destruyó parte del hermoso templo blanco. Kanon no pudo evitar soltar una sonrisa burlona sin embargo, rápidamente contempló como el ángel de Apolo había envuelto con sus flamas el Ken del santo de Géminis, haciendo una especie de torbellino que redirigía el ataque hacia arriba, esparciéndolo en millones de haces luminosos.

 

Los 6 santos quedaron boquiabiertos ante aquella proeza, y sin chistar, el Ángel saltó donde Kanon. El santo de Géminis se da cuenta de su error y vuelve a disparar su técnica “Galaxian Explo …” pero, antes de terminarla Deuterión lo traspasa con una velocidad endiablada, de repente, es envuelto en un torbellino de fuego que lo lanza al techo agrietándolo, para volver a caer en el piso muy dolido. Aioros se acerca donde Kanon y de repente el también siente la furia del torbellino y no solo el, Marin, Touma y Sorrento agrietando todos ellos el techo para luego caer pesadamente al suelo. Kryon de Pegaso movió su mano derecha a una velocidad sorprendente en incontables direcciones.

 

De repente, Deuterión aparece detrás de Kryon y sudando de la frente no puede creer lo que ve.

 

“¿Co .. como lo hizo? Y ni siquiera movió su cuerpo, la velocidad de su brazo contempló mis ataques un segundo antes de que yo lo realizara.” Kryon baja lentamente su brazo, y sus ojos se encontraban totalmente cerrados, quedando de pie, sereno, a la espera de lo impredecible.

 

“¿Quién es ESTE HOMBRE?” Gritó mentalmente el ángel de Adrastea, de inmediato unas enormes lanzas doradas pasaron cerca de Kryon hasta llegar a su destino. Deuterión, desconcertado reacciona tarde apenas evitando la que iba a su cabeza, pero tres lanzas alcanzaron a rasgar sus piernas y costado izquierdo, haciéndolo caer.

 

Touma corrió donde su enemigo y antes de que lanzara su técnica Aioros lo detuvo interceptando su puño. “¿Qué HACES?” El santo de Sagitario al verlo negó con la cabeza, dejando mas dudas en la cabeza del ángel de Artemisa. “Es inútil que nos quedemos todos a pelear con este ángel, tenemos que llegar lo antes posible donde la diosa. No sabemos si ella se encuentra aun con vida, por lo que, es imperativo rescatarla.”

 

“Muy bien, yo me quedaré” Asintió Touma de Ícaro.

 

“¡NO!” Todos voltearon donde Sorrento. “Yo me encargaré de el, ustedes sigan el camino, los alcanzaré de inmediato.”

 

“Pero Sorrento ..”

 

“¡VAYANSE!” Touma, que había intercedido para quedarse no encuentra nuevos argumentos asi que, corre con todas sus fuerzas al final del hermoso templo. Aioros y Marin lo siguen.

 

“Te estaré esperando”

 

“Ka .. ¡KANON!” Sorrento se extrañó de las cálidas palabras del alguna vez General del Atlántico Norte. Kryon que se había quedado escuchó estas palabras y abrió los ojos sorprendido. Su corazón se retorció de dolor, celos y enojo, un enojo muy profundo. Haciendo caso omiso del sentimiento, corrió inmediatamente, detrás del legendario Pegaso, Kanon, lo siguió hasta el final del templo, perdiéndose en la luminosidad del día.

 

“Cuanta frustración siento en ese caballero legendario, no entiendo como es que está entre nosotros alguien que, se le ve que, no tiene ninguna intención de ayudar. Es como si fuera un observador ¿Por qué?” Los pensamientos del General de Sirena son interrumpidos al sentir un hilo de fuego recorrer su cuerpo.

 

“¡OH NO!”

 

“Demasiado tarde sabandija” la delgada línea de fuego se enrolló completamente en la armadura de Sorrento haciéndolo explotar con una furia tremenda. Al caer, su casco también lo hizo, rodando un par de metros, hasta que es detenido intempestivamente por un pie. El general del Océano Atlántico Sur se sorprende cuando del pie surge un calor tan intenso, que derrite las poderosas escamas del casco hasta romperlo.

 

“Sus armaduras son débiles, no hay manera de resistir el poder mismo del Sol.” E inmediatamente corre, sujeta a Sorrento del cuello, lo alza y lo estrella en una pared. De la mano del ángel comienza a emanar un calor intenso. Sorrento trata de liberarse, pero los vapores del calor le nublan la vista, hasta dejarlo inconciente.

 

“Sorrento, quiero que vengas por favor” El general de Marina asienta y sigue a Lord Poseidón hasta la cámara del trono. Acto seguido, el regente del mar se sienta y observa a su guardián. “De todos los generales, tu eres la persona en la que mas confío”. Sorrento, que se había inclinado por completo, sube la cabeza y en su cara se dibuja una faz sorpresiva. “Mi señor, me parece que todos los Generales somos valiosos, porque lo protegemos.” Julián Solo asienta y hace una breve pausa. “Así es, entiendo lo que me quieres decir, sin embargo, tu tienes algo que ellos no.” Sorrento arrugó el ceño interrogante. “Tú tienes una gran nobleza mi amigo” El señor del mar se levantó del trono y caminó hasta su guardián. “Pero, debes tener cuidado.” El general de Sirena levantó levemente su rostro donde su dios. “No se a que se refiere gran señor.” Julián miró el cielo azul y de entre esa enorme cantidad de agua, pequeños haces de luz penetraban el sagrado templo marino. “Tu nobleza es tu peor defecto en el combate.” Sorrento no pudo mas que mirar el suelo, acongojado de que su dios se haya dado cuenta del sentimiento que había tratado de esconder con anterioridad. De repente, un calor tenue invadió el hombro izquierdo del General de Sirena. Al voltear a esa dirección, contempló a Julián con una sonrisa. “Por eso te estimo tanto amigo mío, porque eres una persona honesta. No te sientas mal, aprende de esto y crece, CRECE INDEFINIDAMENTE.”

 

Sorrento regresó en si al sentirse morir por el agarre tan fuerte de su enemigo, las flamas que salían de la palma de Deuterión comenzaron a hacer mella en la protección del cuello. Sorrento miró fijamente al ángel y este se sorprendió del poder combativo que presentaba esa mirada. Al instante, un cosmo azulado invadió el lugar, y la mano del General de Sirena tomó aquella que lo sujetaba fuertemente. Deuterión gimió de dolor, hasta que Sorrento produjo un grito, quitándose de encima a su agresor.

 

El ángel de Adrastea giró su cuerpo en el aire cayendo de pie. “¿Cómo es que aun tienes fuerzas? Para evitarte el sufrimiento debiste abandonarte al Hades.” Sorrento siguió fijo en su mirada. “Ángel, soy un general de Marina, sirviente del dios mas poderoso de todos después de Zeus. Mis antepasados datan de hace cientos de años en el pasado, desde la primer guerra santa contra Athena. ¿Crees poder derrotar la fuerza de mi linaje?”

 

El ángel quedó mudo, y, sin decir nada comenzó a magnificar su cosmo solar. Las llamas incandescentes se hicieron visibles en todo su cosmo. “Entonces, probaré la fuerza de tu linaje con este ataque: “TEMPESTAD DE FUEGO”.

 

El aire se llenó de llamas y se propagó donde el General de Sirena. Sorrento alzó las manos tratando de frenar la embestida, pero las flamas comenzaron a ahogarlo por completo. “Te tengo” pensó el Ángel, que, sin miramientos, salió disparado buscando en todo momento el pecho del vigía del Océano Atlántico Sur.

 

Centímetros antes de embestirlo, una pared cristalina apareció de la nada, interfiriendo su objetivo. El choque de su puño contra aquella maravilla, le hizo temblar todo su cuerpo, cayendo dolorosamente al suelo. “PERO, ¿Qué?” Deuterión observó a Sorrento con la flauta en alto y cerca de el, un óvalo cristalino, una especie de escudo defensivo.

 

“Así que era eso, muy bien, el gusto no te durará por mucho tiempo, tu escudo es ineficiente contra mi técnica.”  Sorrento, haciendo caso omiso de la amenaza del ángel, acerca su flauta a sus labios, y con una tranquilidad comienza a emitir una melodía. Deuterión viaja a toda velocidad y en el camino grita con todas sus fuerzas: “TEMPESTAD DE FUEGOOO”.

 

El fuego, sin embargo, gira sobre si, como un tornillo al incrustarse en la pared, eso mismo ocurre cuando las flamas tocan el maravilloso escudo cristalino, la fuerza es tal, que destruye por completo la defensa de Sorrento. El general de Marina, abre los ojos muy sorprendido y observa el puño de Deuterión muy cerca de impactarlo en el rostro. Instintivamente, Sorrento brinca hacia atrás, colocando sus manos en el piso, y el pie derecho, que había abandonado el piso un segundo antes,  produjo una trayectoria vertical, ligeramente circular hacia arriba, que logra conectar el empeine del general en el mentón del Ángel de Adrastea.

 

Deuterión sale volando, pero logra frenar la descolgada con la suela de sus botas, y antes de que Sorrento lograra incorporarse totalmente, dispara cientos de golpes a la velocidad de la luz. El general de Sirena contempla el fuego en diversas trayectorias chocando con su armadura y su rostro. Al caer, Sorrento siente que sus cachetes le pulsan y un ligero picor lo hace gritar del dolor. Reconoce el olor a quemado y su espalda produce una energía eléctrica, síntoma de la adrenalina y el calosfrío, seguramente por el temor y el impacto que le produjo la fuerza de voluntad de este aferrado ángel.

 

“Jajajajaja, la fuerza de tus antepasados es débil, no mereces llevar el nombre de “General” de Marina”. Sorrento, aferrado a sus ideas, se incorpora lentamente, y el ambiente se torna azul agua, generado por el cosmo del vigía del Atlántico Sur.

 

“Hmm .. ¿vas a contra-atacar? Muy bien, fundiré tu armadura.” Sorrento generando un poderoso cosmo, acercó su flauta a sus labios, sin embargo, Deuterión salió disparado llevando consigo un mar de fuego, que inundó el ambiente. El sonido de la tonada detuvo de inmediato la cólera del fuego, todas las fibras del ángel se detuvieron al instante.

 

“¿Qué, que sucede?” Sorrento alejó por unos segundos sus labios. “Esta, es la SINFONÍA DE MUERTE, la cual te llevará a tu tumba.” Acto seguido, el sonido de la flauta continuó. Deuterión trató de moverse, pero era inútil, a cada momento que pasaba, una pequeña expulsión de cosmo se hacía presente chocando con su armadura. El suceso, volvió a repetirse, solo que mucho mas fuerte. Los ojos del ángel parecían salirse de sus órbitas por la fuerza que estaba imprimiendo a su cosmo, por liberarse a cualquier precio. La presión aumentaba y sabía que su armadura, no tardaría en pagar el precio. Las hadas que volaban en su dirección era un claro indicativo de que su fin era inminente.

 

“Es inútil, nadie puede liberarse de mi tonada, una vez que he comenzado, solo queda esperar la muerte.”

 

“NO, JAMÁS, nunca voy a rendirme … ¡NUNCA!” Deuterión comenzó a explotar su cosmo, pero, era inútil, algo había en el aire que impedían se moviera, de repente, en un acto desesperado inundó el ambiente de fuego, hasta hacerlo salir debajo de el. La estridencia y fuerza fue tal, que el ángel salió disparado hacia el cielo. Sorrento, contempló con asombro la acción. “¡IMPOSIBLE!”

 

El ángel cayó fuertemente dentro del templo, destruyendo el techo y agujereando el suelo. Sorrento fue acercándose lentamente a el, solo podía verse unas sombras, de inmediato, sus ojos brillaron e hizo su cuerpo hacia atrás. Una enorme flama había salido del hoyo, desintegrando todo a su paso. De las mismas, Deuterión hizo su aparición, sangrando por todo el cuerpo y jadeante, por el terrible esfuerzo en liberarse.

 

“No importa lo que has hecho, si toco nuevamente mi flauta, morirás sin remedio.” Las llamas de Deuterión se hicieron blancas por completo, deslumbrando a Sorrento. Acto seguido una lluvia de golpes inundaron su cuerpo hasta hacerlo caer y rodar en el suelo. La flauta salió volando, chocando con el piso y alejándose varios metros. “¡OH NO!” Sorrento que, aun no recuperaba su vista, sintió como un pie se incrustaba en su estómago, volando varios metros, estrellándose en uno de los pilares del templo.

 

“Estas acabado General de Marina” el ángel acercó su pie con velocidad, al rostro de Sorrento, este sin embargo, aun estando en el piso, reaccionó velozmente, evitando el embate y estiró su pie derecho hasta incrustarlo en el estómago de su oponente. Sorrento estiró su brazo y expulsó un aire que destanteo por segundos al ángel de Adrastea. El General de Sirena, corrió hasta su flauta, pero, el aire se inundó de fuego hasta envolverlo por completo. Deuterión comenzó a reír maliciosamente y estirando sus brazos, manipuló su ken hasta hacer estampar a Sorrento, que se encontraba suspendido en el aire a incontables pilares. Sin embargo, el fuego aun seguía apretujando a Sorrento.

 

“Te ha llegado tu fin pescado, ¡MUEREEE! EXPLOSIÓN SOLAAAAAR” El fuego de Deuterión comenzó a inundar el ambiente, como una explosión cósmica dejada por una estrella al morir. Sorrento, que estaba inmóvil por la llama, trata desesperadamente de liberarse, las llamas que tenía delante de si, prácticamente lo fundirían junto con el resto del templo. Haciendo acto de gran voluntad el General de Sirena estalla su cosmo con todas sus fuerzas liberándose y moviéndose a su izquierda, cayendo hasta rodar donde la flauta.

 

Las enormes paredes del templo del Ángel habían quedado calcinadas al instante, Sorrento estiró la mano donde su flauta, pero una línea de fuego se cruzó en su camino. “No te dejaré tomarla” incrementando el fuego a su alrededor, derritiéndola. Sorrento sin pensarlo dos veces metió la mano en el fuego incandescente donde se estaba derritiendo su flauta, el dolor que sintió fue terrible haciéndolo gritar. Al tomarla, se le cayó en acto reflejo por la temperatura a la que se encontraba. Deuterión volvió a lanzarse con todas sus fuerzas y Sorrento volvió a esquivar el embate, pero por muy poco desgarrándole parte de su piel, de brazos y piernas. El dolor era intenso, y el lugar comenzaba a sentirse como un verdadero infierno. La armadura de Sirena comenzó emitir un vapor y el cuerpo de Sorrento comenzó a resentirlo cada vez más.

 

“Si no hago algo y rápido, moriré calcinado” Sorrento corrió a la nueva dirección de la flauta de manera frenética hasta ser interrumpido por el hombro del Ángel, Sorrento se incrustó en la pared y recibió una lluvia de fuego quedando inundada en ella. El general de Marina estaba gritando con todas sus fuerzas a pesar de que su cosmo lo estaba protegiendo en todo momento, sin embargo, el fulgor azuloso se empequeñecía rápidamente. Sorrento estaba con la frente sudorosa y la desesperación se apoderó de el. Deuterión que, parecía un pequeño sol clavó su puño derecho en el vientre de Sorrento destrozando esa parte de la armadura y haciéndolo sangrar. El general de Marina había detenido el ataque milagrosamente con su mano izquierda en el último minuto, Sorrento expulsó lo poco que le quedaba de cosmoenergía haciendo retroceder al ángel por muy poco. Sorrento saltó donde la flauta y al tenerla, sus labios instantáneamente tocaron la melodía: “SINFONÍA DE MUERTE FINAAAAL”. Las ondas energéticas azulosas se hicieron cada vez más grande, así como incontables ninfas guiaron a Deuterion hacia su propia muerte.

 

“Nnn…no … me ….VENCERÁS” El ángel de Adrastea expulsó su fuego incandescentemente DESTRUYENDO las ondas de Ken de la flauta. Sorrento siguió tocando la flauta con mayor emoción, haciendo brillar sus ojos causándole incontables hemorragias al Ángel por todo su cuerpo, la poderosa armadura solar también fue cuarteándose. Deuterión iba avanzando lentamente, y por mas que las ondas energéticas lo consumían el seguía avanzando creciendo mas y mas su fuego que cortaba al sonido antes de llegar a su cerebro. La presión del fuego y el ken de la sinfonía eran tan tremendos que la flauta salió disparada de las manos de su dueño, “¡INCONCEBIBLE!” pensó Sorrento al mirar su flauta alejarse de sus manos. Una fracción de segundo después, volteó donde Deuterión que dirigió su puño incontenible de fuego hasta arrasar con el General de Sirena, y la cara de Sorrento se llenó de sangre. El momento se detuvo por un instante.

 

“Por eso te estimo tanto amigo mío, porque eres una persona honesta. No te sientas mal, aprende de esto y crece, CRECE INDEFINIDAMENTE.”

 

Las palabras de Poseidón cruzaron su mente una y otra vez, de repente, el cosmo de Deuterión se va apagando rápidamente y la sangre le sigue brotando de su pecho. Un enorme tridente rojo carmesí, con incrustaciones doradas cerca de sus dientes, se habían enterrado completamente en el pecho del Ángel. Sorrento había sacado de su espalda el poderoso tridente en el último segundo. De repente una energía poderosísima salió del mismo, haciendo estallar al instante el cuerpo del ángel. Sorrento, que aun seguía de pie, seguía exhalando aire una y otra vez, tratando de tranquilizarse, ya que, la muerte se había encontrado muy cerca de llevarle. Jamás había enfrentado un oponente tan feroz como aquel, el general de Sirena se sentó por un momento.

 

“Tengo que ser mas agresivo, no puedo seguir dudando, tengo que hacerlo por ..” su mente volvió a trasladarse a aquel recuerdo que tuviera con anterioridad, las palabras de Poseidón calaron hondo en su ser. “Mi señor, regresaré con usted, lo juro.” Sorrento miró unos segundos el azulado cielo y en seguida se giró para seguir a sus compañeros.

 

***

 

Aioros se había detenido, y contempló algo que lo dejó helado, Touma y Marin llegaron casi al instante y varios segundos después Kanon y Kryon. Los cinco quedaron estupefactos al contemplar no muy lejos de ahí, la enorme columna de ébano, la cual se erguía con profunda tristeza, las vibraciones de los caballeros dorados era un llanto de desesperanza y angustia. Aioros no pudo evitar que las lágrimas salieran de sus ojos y, lentamente se acercó hasta la enorme columna.

Y apretando fuertemente sus puños, gritó con todas sus fuerzas “HEEEEERMAAAAAANOOOOOOOOOOS” la siguiente reacción de aquella colosal pieza, fueron lágrimas de sangre, la estructura, se había llenado completamente de ella. Ahí, enmudecida, la estatua miró con sorpresa e incredulidad al que hubiera rescatado a Athena hacía 15 años. Kanon se acercó, tocando el hombro de su compañero de armas. Y al ir observando cada una de las caras de la estatua, el santo de géminis reconoció inmediatamente una, que estaba casi en la cima.  “¡SAGA!”

 

Touma estaba mudo, ya que, el había escuchado acerca de esta enorme efigie de ébano, pero, nunca imaginó el dolor y sufrimiento que padecerían sus integrantes. Marin se encontraba llorando desconsoladamente, Touma no pudo evitar tomarla entre sus brazos. Y Kryon, estaba totalmente sorprendido, se acercó lentamente donde la estatua, por primera vez en mucho tiempo, su corazón se había ablandado, una enorme tristeza invadió su corazón así como una impotencia y rabia absoluta por destruir a los dioses. Ese mismo sentimiento que sintiera al caer al abismo del Tártaro.

 

“VAMONOS, no podemos quedarnos aquí, tenemos que salvar a nuestros amigos, debemos hacerlo A COMO DE LUGAR.” El silencio continuó después de las palabras de aliento de Aioros, una aflicción muy grande, creció en el corazón de todos, no estaban dispuestos a seguir viendo sufrir a sus amigos.

 

“¡Vamos!” Aioros corrió de nueva cuenta por las escaleras, seguido de sus compañeros, solo Marin quedó por unos segundos, viendo el rostro de Aioria. “Te salvaré querido Leo, te juro que te salvaré” Se quitó su máscara, limpió sus lágrimas y continuó el ascenso junto a sus amigos.

 

Una figura desconocida penetró el que fuera el orgulloso templo de Deuterión, miró el lugar, quemado hasta sus cimientos. “Llegué muy tarde” Las manos del extraño personaje se apretaron tan fuerte que sangró sus palmas, las cuales se incendiaron al instante. “Te juro que los mataré, destruiré sus cuerpos así como lo hicieron con el tuyo, ¡LO JURO!”

 

EL OLIMPO –TIEMPO ACTUAL-

 

“KAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN”

UN INCREIBLE COSMO LUMINOSO SE DEJÓ SENTIR EN EL AMBIENTE y como si de una ola energética se tratase, ésta sucumbió a todos los seres vivos que se encontraban en el lugar matando instantáneamente a las Macas e hisminas. Alala, apenas si pudo evitar el poderoso embate cósmico, sus reflejos la habían salvado de una muerte segura tele portándose a la fortaleza de Ares, oyéndose su espantoso grito a la distancia.

La energía luminosa llegó hasta la enorme fortaleza, donde Ares, al percibir el tremendo ataque, salió al balcón de inmediato. Sus ojos contemplaron un brillo dorado majestuoso, mucho más poderoso de lo que había visto jamás en un santo dorado.

 

“No … Así no debía de ser, NO DE ESTA MANERA” la ira salía despedida de su agitada respiración, asi como de sus ojos, que, de tan hinchados, parecían salirse de sus órbitas. Rápidamente saltó hasta el techo del mismo, y al ver la llegada de Alala, cayendo estrepitosamente al suelo del templo, estiró su brazo derecho abriendo completamente la palma de su mano derecha. La onda chocó violentamente, provocando fuertes vientos, la enorme y blanca capa de Ares, revoloteó sin cesar.

 

Ares magnificó su cosmo hasta envolver la fortaleza, la cual estaba recibiendo daños considerables. La poderosa energía tardó unos segundos en pasar hasta terminar en el horizonte, donde desembocó finalmente estallando con un rúgido impresionante. Alala quedó cautivada de la proeza de su ilustrísima, Ares a pesar del poderío del enemigo, se veía muy confiado aunque un tanto perturbado por la llegada de este nuevo combatiente. Su poderoso cosmo rojo carmesí volvió a encenderse indefinidamente.

 

Ares subió su brazo derecho y lo descargó en forma diagonal hacia abajo, describiendo una onda energética, muy parecida a la del Santo de Virgo.

 

***

 

Los caballeros comenzaron a incorporarse levemente y los seis quedaron estupefactos al reconocer al hombre que se encontraba en frente de ellos.

“NNN…NO PUEDE SER, NO PUEDES SER TU” gritó Máscara alterado.

“EL CABALLERO QUE CONOCEMOS HABÍA DESAPARECIDO POR COMPLETO” prosiguió Saga de Géminis

“¿Cómo LO HAS HECHO? ¿Cómo ES QUE ESTAS AQUÍ?” Interrogó Kamus de Acuario.

“TU ……… SHAKA DE VIRGO” De repente, Shaka levanta la cabeza y voltea rápidamente en dirección de Ares, la onda expansiva rojiza se encontraba muy cerca de colisionarlos. Shaka salta en el aire hasta cruzarse de piernas y quedar levitando, enciende su altísimo cosmo protegiendo a todos sus amigos del tremendo ken energético. El tremendo ken destruyó todo a su paso sin oponer resistencia, solo el escudo de Shaka que mantenía con vida a sus compañeros permaneció intacto. Los santos dorados veían asombrados el nuevo cosmo que salía del cuerpo del santo de Virgo, tenía un olor a pétalo de rosa y la armonía que se sentía al estar cerca de el, rozaba con estar unido al todo, a la voluntad misma del cosmos.

 

Ares al observar la hazaña del santo de Virgo quedó petrificado. Su mirada seguía fija en el santo de la constelación de la virgen. “Esto, cambia completamente mis planes. No puedo permitir que este individuo los acompañe, es demasiado peligroso.”

 

El señor de la guerra baja suavemente al balcón. Alala, que estaba sanando los raspones que tenía por la onda energética de Shaka. Se acercó angustiada donde su señor, el cual se había quedado mudo.

 

“Su ilustrísima, permítame llevar a los Berserkers al frente de batalla, los destruiremos. Esta vez las cosas serán diferentes.” Ares arqueó la ceja y una voz gruesa sonó por el recinto. “Efectivamente, sino hago algo las cosas serán diferentes para nosotros.” Alala contempló como la ira y la furia se apoderaba de su dios, el cual comenzó a emitir poderosas ondas de energía. Al apretar sus enormes manazas incontables chispas luminosas inundaron la antesala del balcón. De inmediato Ares volteó donde la mujer, que representaba su grito de guerra.

 

“No dejes a nadie vivo, si alguno logra pasarme destrúyelo sin piedad con la ayuda de todos los berserkers.”

 

“Pero … MI SEÑOR” Ares miró a la mujer con los ojos inyectados de sangre, a punto de estallar en cólera. Y Alala agachó la mirada y sin decir más, salió de la enorme estancia. Ares entonces, expulsó fuertemente su poderoso cosmo, haciendo revolotear su capa.

 

LA HORA HA LLEGADO, SAL DE TU PRISIÓN”

 

Unos gruñidos inhumanos se dejaron escuchar desde las profundidades de la enorme fortaleza. Al instante el cosmo de Ares envolvió la antesala hasta hacer estallar la misma.

 

“Miren, una parte de la fortaleza de Ares se ha colapsado” Mencionó Mascara de Muerte, señalando el lugar del humo. De repente un fuerte temblor comenzó a sentirse en todo el lugar, las vibraciones eran cada vez más fuertes.

 

“¿Qué sucede?” declara Afrodita rompiendo la formación.

 

“No se separen caballeros, manténganse unidos” puntualizó Shaka, con una tranquilidad inusual para el momento. De repente las nubes se juntaron en un punto determinado y ennegreciéndose totalmente explotaron sin piedad, soltando miles de rayos los cuales caen en un punto determinado de la enorme fortaleza. Llegaban incansables e imparables, hasta que unos gruñidos pavorosos se escucharon en todo el lugar. Segundos después, todo volvió a la normalidad. Los santos dorados estaban confundidos, volteaban en todas direcciones, las vibraciones había cesado, así como las nubes las cuales se habían disipado momentáneamente.

 

Shion sujetó con mucha fuerza la espada dorada y se concentró en todo lo que veía a su alrededor. El aire se encontraba enrarecido, un extraño olor a quemado podía percibirse, sus ojos quedaron pegados a un punto en particular y, como si de un rayo de energía se tratase, este traspasa su cerebro y voltea hacia arriba.

 

“CABALLEROS” Los demás voltean donde Shion y del cielo cae un enorme ser, que, al chocar sus pies con la tierra la cimbra de inmediato provocando un ligero temblor. Sus músculos eran grandes, toscos y deformes, su altura tal vez alcanzaba los diez metros de altura, su cabello era negro azabache así como sus ojos. La armadura que traía era completamente negra. De la parte del cuello y la muñeca de las manos, sobresalían unas enormes cadenas, las cuales terminaban con eslabones rotos, seguramente por salir de su prisión.

 

“En … en nombre de todos los dioses, ¿Qué es ese monstruo?” Gritó Afrodita de la terrible visión que los había asaltado, los 7 santos quedaron sorprendidos de lo que veían delante de si.

 

Detrás del cuello de la enorme bestia salió un hombre, con una armadura carmesí, envuelto por una capa negra.

 

“Han pasado mil años desde nuestro último encuentro, la hora de mi venganza llegó, PREPARENSE A MORIR.” Ares sujetó del cabello a la enorme mole de músculos y esta se abalanzó de inmediato donde el grupo dorado.

 

 

ESTA HISTORIA CONTINUARA …………………………………….

 

No se pierdan el próximo capítulo, la hora de la verdad ha llegado para los santos dorados.

 

PD: Nos vemos en 15 dias ;)

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPITULO 20 05/Junio/2007 - 19:54

CAPÍTULO 20: VIAJE AL CENTRO DEL UNIVERSO -2nda parte-

El padre de todos los dioses acercó la diestra a su pecho, tocando cada una de las cicatrices que le quedara en aquella terrible batalla donde casi pierde la vida.

“Después de que usted regresó nos preocupamos mucho debido a su condición, inclusive se dijo en su momento que Apolo sería el nuevo rey del Olimpo.” Zeus volteó ligeramente la cabeza a mirar de reojo al portador de aquellas palabras. Cada vez que la llema de sus dedos tocaba la superficie claramente agrietada que su cuerpo nunca pudo sanar no podía evitar sentir escalosfrios.

“Mi señor, debió haber sido muy duro para usted enfrentar a la gran madre.” En esta ocasión, Zeus quedó pensativo y mirando al cielo, sin embargo, no eran las estrellas lo que veían sus ojos, sino uno de los peores escenarios que pudiera presenciar jamás.

EJE DEL MUNDO 20,000 años A.C.

INTERIOR DE LA ENORME ESFERA METÁLICA


Zeus sintió como el poder del báculo golpeó fuertemente su pecho, Gea levantó su bastón violentamente hacia arriba y el padre se retorció de dolor una y otra vez hasta que su pecho comenzó a desgarrarse y emanar una cantidad incontrolable de líquido rojo. Dentro del pecho de Zeus, salió una enorme esfera de cristal con un cosmo incandescente tremendamente poderoso.

“Yo seré quien elija al nuevo soberano YA NO ME SIRVES” El cosmo de Gea explotó tremendamente hasta desaparecer en un destello blanquecino destruyendo la esfera que los contenía.

Al despedazarse esta, Zeus pudo contemplar como se encontraban volando sin rumbo fijo dentro de una enorme Hiperdimensión que lo cubría todo. Incontable número de rocas vagaban por el espacio infinito y el cosmos mismo pulsaba en ocasiones a blanco, convirtiendo todo objeto en negro y en otras a negro, convirtiendo todo objeto a blanco. Lentamente, el padre de los dioses fue sosteniéndose en pie, muy adolorido, con graves hemorragias que salían de su pecho.

“Co .. conozco este lugar, así que, los relatos de mi querido padre eran ciertos. Si existe el final de todo.”

“Jajajajajajaja, pequeño Zeus, he escogido el final mismo de los tiempos para sepultar esa enorme arrogancia que caracteriza a los olímpicos. ¡Observa!” El padre fija su mirada a una enorme grieta que lentamente devora todo lo que existe, en un tiempo billones de años en el futuro, donde la nada existe: ¡LA ENTROPÍA!

“No sé como lo has hecho anciana, pero tendrás que hacer algo mejor que esto para derrotarme.” Con una enorme fuerza de voluntad Zeus maximiza su cosmo al tope regenerando su pecho completamente.

Gea maximizó su cosmo y creció al instante diez metros. “Cuando acabe contigo, me aseguraré de arrojarte directamente al ojo donde ni siquiera un dios puede sobrevivir.” Señalando brevemente la enorme abertura incandescente.

“No me subestimes anciana, lo mismo le pasó a tu último hijo y ahora se encuentra encerrado por toda la eternidad.”

“Voy a hacerte pagar muy caro lo que hiciste con Tifón” Gea levantó su enorme báculo y lo disparo incontables ocasiones, cada ráfaga despedía una luz multicolor como la del mismo arcoiris. Sin embargo, Zeus lograba esquivar algunas saltando de un piedra flotante a otra y las subsecuentes las detenía destruyéndolas con sus poderosos rayos.

“No importa que es lo que hagas querido nieto, la esfera celeste que te hace omnipotente ya no está en tu poder, mi obsequio lo has perdido.” Y con el poder de su energía lanza la enorme esfera metálica dentro de la enorme herida que consumía todo sin piedad. Zeus enarcó la ceja sorprendido.

“¿En verdad creías que el rey del olimpo dependía tan celosamente de tu regalo abuela? En verdad veo consternado que no me conoces tanto como yo a ti.”

“¿QUÉ?” La madre sigue elevando su imponente cosmo que aleja de inmediato cualquier objeto rocoso a la deriva. “INSOLENTE, este juego me ha irritado enormemente, ¡MUERE para siempre! ULTIMA-OMEGA” De la tremenda cosmoenergía generada un poderoso rayo intermitente sale disparado del báculo de la madre tierra destruyendo todo objeto en un radio de millones de kilómetros. Dentro de la enorme energía, el padre se encontraba bañado de una poderosa energía azul-negra y al llegar al interior incontables burbujas blancas se manifestaban una y otra vez. Zeus estiró sus brazos con gran fuerza de voluntad provocando que la ultra poderosa energía del ULTIMA-OMEGA se desviara hacia los lados.

“¡ARROGANTE!” de los ojos de la madre brillaron sus ojos con un fulgor nunca antes visto, provocando que la potencia del ultima subiera su potencia a niveles insospechados generando un calor abrazador. Al mismo tiempo y a sabiendas de que si final estaba cerca Zeus gritó con todo su poder “LA EXTINCIÓN DEL UNIVERSO” unas enormes columnas de energía azul negra salieron disparadas en incontables ocasiones chocando múltiples veces en contra del abrazador calor infernal que lo consumía todo en un destello blancusco. Sin embargo, el padre de los dioses y moviéndose a una velocidad endemoniada, llegó saltando por las enormes piedras cerca del cuerpo de Gea. La madre bajó rápidamente su báculo para aplastar a su nieto como un insecto. Zeus vuelve a gritar de nueva cuenta “PUÑO DE ZEEEEUUUUS” el poderoso impacto arremete con la enorme muñeca de la madre explotando en incontables cantidades de líquido entre verdoso y rojo vino. Sin embargo la herída había sido mas profunda ya que, había cuarteado la poderosa armadura de piedra de la madre y antes de llegar a dichas enmendaduras el padre generó dos enormes rayos de energía oscura azulada que clavo en las aberturas de la armadura explotando incandescentemente. Zeus salió disparado y durante su trayecto siguió enviando enormes y poderosos rayos que se impactaban una y otra vez en el cuerpo de la madre.

-EXTERIOR DE LA ESFERA METÁLICA-

Hermes miró hacia la enorme esfera metálica. “Vamos padre, ¿porqué tardas tanto?”

De repente de los enormes cuarzos que se veían a la distancia, estos comenzaron a cuartearse.

“¿De donde provienen esos sonidos?” Al escuchar las palabras de Apolo. Athena vió a la distancia como los cuarzos se destruían por completo.

“¡OH NO!” Exclamó Apolo

“¿Qué sucede hermano?” El dios sol estrechó fuertemente a su gemela, y sin que pudiera evitarlo, las manos de Apolo temblaron. Artemisa contempló sorprendida aquella visión.

“¡HERMANO!” La diosa de la caza tomó de las mejillas a su gemelo y lo miró con fuerza a los ojos. Este volvió a dirigir su mirada tratando de soltarse de su querida hermana y con voz entrecortada dijo:

“DÁIMONS”

“¿Qué has dicho?” Volteó Hermes donde el dios sol, y de nueva cuenta donde aquel espectáculo. Seres horrendos y grotescos surgían de los cuarzos generando un cosmo ULTRA PODEROSO.

“No puede ser, los daimones son elementos, seres benévolos para llevar al hombre por el buen camino.”

“Estas equivocada Athena” La diosa de la guerra justa afiló su mirada, como queriendo entrever lo que tanto causaba pánico en el hijo mas poderoso de Zeus.

Los dáimones son divinos intermediarios entre los dioses superiores y los semidivinos. No conocemos el origen de todos ellos, sin embargo, se dice que en las épocas del tirano Urano, existieron algunos capaces de igualar en poder y fuerza a los mismos titanes.”

“Jajajajajajajajajaja, nos conoces bien muchacho” Los cuatro dioses voltearon de inmediato donde aquella voz cavernosa, la visión fue demasiado para ellos.

“Nn.. no …. No es posible, USTEDES NO DEBERÍAN DE EXISTIR” Apolo sudaba cada vez mas por la frente.

“¿QUIÉN ERES?” apuntó Athena con su enorme lanza donde el mas grande.

“Somos … LOS CELESTIALES”

“Oh no … estamos … en … problemas, GRAVES PROBLEMAS” meditó nervioso Apolo, impotente ante las circunstancias en las que se encontraban. De aquellas sombras apareció una cara plateada, aparentemente sin vida, el fulgor que transmitía era por completo tétrico, al avanzar un poco mas hacia la luz, sobresalía un pectoral metálico que cubría casi por completo el pecho y parte de los hombros. De entre el pecho surgía una túnica blanca que, finalizaba en falda que cubría hasta las rodillas, sin embargo, no parecía que aquel extraño ser tuviera piernas, o extremidades de los brazos ya que al menos no aparecían. Tenía la apariencia de un espectro con una mirada tan oscura como el Tártaro mismo.

Aquel fantasma produjo una voz inhumana, metálica, sus palabras vibraron por aquel oscuro recinto. “Nos servirán de alimento olimpianos, nuestro segundo nacimiento solo significa la llegada del legítimo.”

“¿De que estas hablando grotesca forma de vida?”

“Jajajajajaja, siempre tan acertada señora Athena, disfrutaré ver tu sangre derramada en el cuerpo de nuestro señor.” De repente unas enormes alas metálicas salieron de aquella visión fantasmagórica y una energía cósmica se apoderó del mismo iluminando sus ojos saliendo disparada, dejando un poderoso rastro en el suelo. Antes de que Athena pudiera utilizar su lanza, Apolo desvió con su mano la misma, cayendo en algún punto de la enorme prisión rugiendo explosivamente.

“POR LOS DIOSES” Exclamó Artemisa al ver el poderío de aquella leve expulsión de energía. Lo mismo podía dibujarse en los rostros de Hermes y Athena, que nunca habían estado acostumbrados a enfrentar seres tan grotescamente poderosos.

“Esto … supera por mucho a Tifón. Si tan solo nuestro padre estuviera entre nosotros.”

“Athena, no te engañes, si Zeus estuviera entre ustedes, estaría igual o mas preocupado que tu.” La diosa de las guerras justas contempla como de entre la espesura de la oscuridad, una nueva figura aparece al lado de la primera. Su cuerpo era sólido, pero, con un toque acuoso, su armadura estaba llena de corales, y rocas sólidas del mar, las partes puntiagudas de la armadura terminaban en unos enormes cuarzos que sobresalían desafiantes.

“Si no me equivoco tu eres Tiamat” Señalando Apolo al ser acuífero.

“Asi es pequeño, es posible que no hayas reconocido a Cael (el misterioso espectro) ya que, siempre se encuentra en las sombras.” De las mismas un poderoso látigo apareció en dirección de Artemisa, la cual, con perfectos reflejos lo toma desafiante. El brazo vuelve a moverse soltando bruscamente el de la gemela regente de la Luna.. Esta instintivamente reaccionó disparando incontables flechas donde la negra vacuidad y cada una de ellas fue repelida al instante por el prodigioso látigo energético.

“IM … IMPOSIBLE, nunca antes he fallado” Una risa sarcástica sale de las penumbras, de la cual, una enigmática mujer con enormes garras en las manos, túnica de cuero roja de un lado y negro del otro y presentando unas grotescas alas negras parecidas a las de un murciélago se hizo presente.

“Yo soy Tisifone”

“¿Una … de las tres furias?” Apolo volteó donde Hermes y con sorpresa agregó “Tisiphone es la mas cruel de las tres hermanas, le llamaban la vengadora, fue una de las vigilantes del Tártaro, antes de que nuestro padre pusiera a los hecatonquiros. Reemplazada por el sadismo y la violencia con que trataba a los habitantes del inframundo, no me extraña que se le haya encerrado acá. El tártaro era demasiado pequeño y hermoso para un ente como este.”

Los ojos de Tisifone brillaron en ámbar “Gozaré al matarte pequeño sol”

“Basta” ordenó Tiamat “Ustedes los olimpianos son seres racionales, y les ofrezco dos salidas a este dilema”.

“¿Dos salidas?” vociferó interrogante Hermes.

“Ustedes van a morir, es inevitable, nuestro señor, el legítimo gobernante del mundo requiere sangre divina para poder regresar. Será una gloria que contribuyan a esta noble causa. Rindanse y la muerte que se les otorgue será piadosa.”

“Supongo que la segunda …” Antes de que Athena subiera su báculo, Tiamat expresó con una esfera de agua.

“MUERAN ENTONCES” Disparándola sin piedad donde los olimpanos. Los cuatro dioses desaparecieron del lugar sin dejar rastro alguno destruyéndose el lugar por el terrible efecto del agua energizada.

Hermes corre velozmente donde Cael “Será imposible que evada el ken del mismismio Zeus .. TRUENO DE ZEUS” Los rayos caen de lleno donde el guerrero celeste, la poderosa electricidad se apodera del cuerpo aparentemente inanimado y vibra despidiendo un fulgor ambarino. Los ojos de oscuridad se tornan rojos y obedeciendo a una orden desconocida, los rayos eléctricos se destruyen al instante.

“IN … ¡INCREIBLE!” Hermes duda unos segundos, los cuales le cuestan caro al sentir una luz cósmica que lo rodea y aleja inmediatamente a miles de kilómetros de distancia, chocando con una cantidad impresionante de rocas, y cuarzos. Sin embargo, antes de que Cael pudiera seguir su marcha, un zumbido se escucha en la lejanía, el cual al llegar proyecta un puño energizado que se detiene cuando el espectro extiende su mano izquierda sin voltear. Hermes enciende su cosmo divino bloqueando la defensa del guardián celeste y traspasa las barreras energéticas, al momento de golpear la cabeza contempla con horror que una extraña dimensión se ha abierto impidiendo que su ken llegara al objetivo.

“¿Qué sucede? ¿No puedes tocarme?” la voz cadavérica le eriza los pelos de sus brazos y una carcajada se deja escuchar cuando Cael alza su brazo y la extaña dimensión engulle al mensajero, al cerrarse por completo la dimensión produce una pequeña luz. De repente, a 5 metros de distancia del enigmático ser fantasmal, reaparece Hermes con su armadura semidestrozada y su cuerpo lleno de heridas. Un vapor hiper caliente salía de su cuerpo evocando la tremenda explosión que se gestara en esa extraña y bizarra dimensión.

Artemisa seguía corriendo velozmente disparando incansable sus poderosas flechas plateadas, que iluminaban el tétrico lugar de ultratumba. Sin embargo, las mismas nunca alcanzaban su objetivo, siempre evadidas por el poderoso látigo de energía negra de la cruel Tisifone, la cual infundaba su rostro con una mueca sádica y asesina.

“Dejemos este juego estúpido” La furia se lanzó sobre su presa, y cual vil cazador adivinando la trayectoria y movimientos de la diosa lunar. Cortó con sus afiladas garras que semejaban enormes navajas su delgada piel. Con enorme esfuerzo Artemisa apenas y pudo quedar en pie, el icor que salía de sus venas la hicieron temblar por unos segundos.

“Jajajajaja ¿Qué sucede pequeña? ¿Nunca antes te había sucedido algo asi?, no te preocupes, tu tormento ya casi termina” La furia relamió el icor que aun destilaban sus enormes y afiladas garras y en un arranque de coraje, emprendió su estocada final. Artemisa, dotada de las artes guerreras logró capturar las manos de Tisifone las cuales se encontraban muy cerca de traspasar la piel de su pecho. Haciendo acopio de su tremenda fuerza, logró poner su espalda en el pecho de la furia y al sujetarla imprimió una gran fuerza en su cadera estrellándola en uno de los enormes cuarzos. El puño de Artemisa voló veloz rumbo al rostro de la furia la cual con extraordinarios reflejos logró detenerlo con sus afiladas garras, produciéndole un tremendo dolor al nudillo de la diosa. Tisifone cacheteó de manera invertida el rostro de Artemisa y energizando su oscuro cosmo lanzó una y otra vez su látigo de energía negra, rasgando la delicada piel de la diosa, así como su armadura que se fracturó tremendamente.

Athena seguía moviendo la punta de su fiel báculo rumbo al cuerpo de Tiamat, que, esquivaba perfectamente los movimientos. En uno de los embates el guerrero celeste logró detener con su energía acuífera la estocada de la diosa de las guerras justas. La cual, intentó por todos los medios retraer su arma.

“Athena, me provocas una gran fascinación, sin embargo ¿tienes una idea de nuestros niveles? Me deshonras con esos movimientos tuyos, parece como si estuvieras enfrentando a Encélado o Palas, no oses compararme con esos brutos. Si quieres ganar esta pelea debes hacerlo DE ESTA MANERA” Los ojos embravecidos del dios primigenio se iluminaron por completo envolviendo a la diosa en millones de explosiones de cosmo blanco y negro. La cual, cayó abatida tirando su siempre poderoso báculo sagrado.

“¿Y esta criatura es lo mejor que tuvo Zeus al enfrentar a los gigantes y el gran Tifón? ¡IMPENSABLE!” Atenea, comenzó a emanar un poderoso cosmo dorado, al levantarse gran parte de su armadura divina cayó al suelo hecha pedazos.

“¡Excelente! No podía esperar mas de su ilustrísima, ahora la pregunta que ahoga mi mente es la siguiente.” Tiamat agacha la cabeza y parte de su cuerpo aludiendo a un saludo real “¿De que manera quiere su alteza morir?” Las risas invadieron el lugar y la diosa de los ojos grises explotó intensamente su cosmo al grado de levantar su enorme cabello púrpura por encima de su cabeza.

“¡SUBLIME! Este dia será recordado definitivamente”

“Te equivocas, el dia de hoy se recordará no por la muerte de los dioses olímpicos, sino por la derrota de los grandes y poderosos GUERREROS CELESTIALESque nunca pudieron doblegar el orgullo olímpico.” Athena explota su cosmo junto a su báculo sacando un poderoso haz de luz energético que invade miles de kilómetros a la redonda, destrozando, roca y cuarzo en el trayecto.

Al término de la poderosa energía, Tiamat que se encontraba tirado, seriamente adolorido escupe un líquido verdoso de su boca, su piel acuífera presentaba serias heridas en su cuerpo y sólida armadura.

“No cabe duda, que eres grande mi diosa. Por algo Zeus … siempre te tiene a su lado.” Tiamat alzó el brazo y de repente Athena se quedó totalmente inmovilizada.

“¿Qué … sucede? Siento .. que mi cosmo … se extingue”

Tiamat se recupera levantándose y se acerca lentamente saboreando el momento. “Athena, el juego se ha terminado, nuestro señor no puede esperar mas tiempo a que esta tontería continúe indefinidamente, así que, he decidido terminar con tu vida ahora.” La diosa veía inclemente como sus energías iban desapareciendo rápidamente.

“Esta … ES LA EXTINCIÓN DE LA VIDA” Alzando su brazo y saliendo un cosmo super poderoso que traspasa el cuerpo de Athena. “Dicha técnica hará que tus células se colapsen, mi señora, pues como dador de vida, también puedo quitarla… será tu débil llama la que alimente a nuestro gran dios divino, el legítimo dueño de este mundo.

Apolo incendió altísimo su cosmo para liberar a sus hermanos olimpianos de las garras enemigas hasta que, una enorme sombra se proyectó enfrente de el, y lentamente comenzó a voltear, lo que vio, lo dejó mudo.

“No …. ¡TU NO! … ¡DEVAR!” La sombra de oscuridad dio paso a un objeto cilíndrico de mas de 10 metros de altura, imponente y enorme, la figura celestial tenía portales dimensionales en la mayoría de su estructura de la cual, sobresalían unas manos grotescas e inhumanas, el objeto geométrico giraba constantemente y asomaba una enorme estela de nubes negras, en la parte superior caían incontables rayos eléctricos los cuales tronaban furiosos donde el gemelo solar.

“De todas las monstruosidades que ha creado nuestra madre, eres tu, sin duda, el mas peligroso de todos. ¿Será posible que mi poder sea suficiente? ¿SERÁ POSIBLE QUE LA LUZ DEL SOL PUEDA DESTRUIRTE? ¡DESAPARECE PARA SIEMPRE!” Apolo brilló intensamente, pareciera que el mismo sol hacía acto de presencia en la inenarrable escena, un poderoso sol trataba intensamente de sofocar la energía oscura de aquella aberración celeste. Sin embargo, el cosmo que ostentaba el armatoste ERA TREMENDO. Era como dos energías super poderosas chocando una detrás de la otra. Mil explosiones inundaron el lugar y Apolo incendiaba su cosmo mas y mas, con la firme esperanza de apagar las llamas oscuras del engendro celeste.

Como presintiendo su cruel final, el dios celeste posó sus innumerables manos delante de si y disparó sin piedad una energía oscura. Apolo resistió valientemente el embate y gritando con todas sus fuerzas disparó mil bombas solares que estallaron furiosas en el gigantesco cuerpo celeste. Las llamas quemaban y laceraban la blindada armadura de Devar, pero los truenos y las nubes negras no dejaban de estallar y confundirse con el cosmo magnífico del mas grande y poderoso de los hijos de Zeus.

“MUERE … BESTIA HORRENDA” Apolo desató el poder de sus llamas al máximo, Devar, al contemplar el choque de cosmos retrajo sus grotescas manos y los muros dimensionales se abrieron engullendo toda la energía cósmica. Apolo quedó boquiabierto.

“¿SERÁ POSIBLE QUE LAS PARCAS … HAYAN DECIDIDO ESTE CRUEL DESTINO?” La bestia exhaló aquel terrible cosmo justo donde Apolo.

“PAAAADREEEEEEE” y la energía embistió al poderoso sol sofocándolo rápidamente, destruyendo su poderosa armadura divina.

EL TÁRTARO –TIEMPO ACTUAL-

“Hemos llegado, esta es la imponente entrada que conduce al infinito castigo de su ilustrísima.”

Helios y Dionisios contemplaron con asombro la enorme entrada que yacía a la distancia. Era brillante y acuosa, la puerta era totalmente circular y de por lo menos unos 5 metros de diámetro. A las faldas de la misma dos enormes hecatonquiros la resguardaban celosos. Siempre alertas de cualquier contingencia.

“¿Este es el Tártaro? No me parece tan horrendo.” Prometeo giró su cabeza en dirección del dios del vino, con una mirada fría y penetrante.

“Esa es la entrada al castigo infinito, pero, no significa que todo sea como aparenta ser. Cuando bajemos, lo sabrás.” Prometeo se adelantó dejando solos a Dionisios y Helios.

“Este titán nunca me inspiró confianza, aun cuando el mismo Zeus le perdonara el castigo, desapareció sin dejar rastro alguno, y lo que sea que esté controlando nuestros destinos lo está controlando a el.”

Helios lo contempla meditabundo y después de una larga pausa, continua “Podemos deshacernos de el” El dios del vino lo mira con malicia y furia en sus ojos “Aun no, debemos esperar el momento adecuado.”

Antes de que los dos continuaran su camino, un ser ataviado en una larga túnica color blanca corre desesperadamente dejando relámpagos y un zumbido intermitente que suena en todas direcciones debido a la velocidad inaudita que llevaba.

“POR LOS DIOSES, ES HERMES” Helios y Prometeo voltearon donde Dionisos. El dador del fuego corrió donde sus compañeros, saltó velozmente y haciendo brillar su mano una sombra los cubrió por completo. El mensajero de los dioses llegó algo alterado donde el primer Hecatonquiro.

“SEÑOR HERMES” Al instante, los dos guardianes inclinaron su cabeza y este algo molesto habló.

“Sentí una presencia casi al llegar, ¿no han sentido nada? O sus años encerrados les ha nublado los sentidos.”
Los dos colosos se miraron algo extrañados. “De ninguna manera gran señor, nadie ha osado penetrar nuestra poderosa defensa. Es imposible que un dios pueda entrar al Tártaro.” Hermes frunció el ceño en señal de reto. “¿IMPOSIBLE HAS DICHO?”

“Asi es, nadie mas que Zeus puede entrar por aquí” Hermes volteó en dirección de la hiperdimensión, causada por la devastación del Hades. Incontables estrellas y planetas vagaban sin rumbo fijo. Después de algunos segundos y mordiéndose el labio Hermes finalizó.

“El padre me ha pedido que sea altamente precavido, no sabemos lo que esté sucediendo ya que, tiene el presentimiento que una catástrofe está por venir. Deben estar MUY ALERTAS de cualquier intromisión ¿ESTA CLARO?” Los hecatonquiros respondieron parándose por completo dejando ver sus enormes extremidades y su inmenso cuerpo. Y sin que ellos pudieran captarlo, Hermes desapareció sin dejar rastro alguno.

Después de algunos minutos, la sombra que rodeaba a Prometeo y sus compañeros desapareció al instante. “Efectivo camuflaje, sin embargo, no podemos fiarnos de la intromisión de ese chiquillo pedante. Lo conozco muy bien y suele ser obsesivo en su encomienda.”

Prometeo escucha las palabras de Dionisios y sin mas agrega: “Tenemos que arriesgarnos, para traer de vuelta a nuestra señora es necesario usar el poder de los Titanes.”

“Se .. ¿señora? …….. ¡GEA!” La frente del dios del vino comenzó a sudar tremendamente. “No, esa anciana no, mis planes podrían frustrarse si ella toma el mando, deberé ser cauteloso. GEA NO PUEDE REVIVIR.”

“Dionisios, el ataque debe ser muy rápido, los hecatonquiros son bastante duros de vencer si no lo hacemos en un solo acto. Utiliza el Megas, Helios y yo haremos el resto.” El dios del vino asintió, de repente una energía color vino comenzó a inundar el ambiente y la hoja de metal brilló incandescente. Prometeo se lanzó velozmente donde estos grotescos gigantes mitológicos al aparecer enfrente de ellos despidió una luz excesivamente brillante. Los gigantes comenzaron a moverse, ciegos por la tremenda potencia de la luz y a golpear en todas direcciones con los cientos de manos que poseían.

“AHORA” Dionisios ejecutó al instante de la órden un movimiento circular horizontal dejando salir una poderosa onda invisible de la hoz de Cronos, la cual desgarra las dimensiones mismas de la hiperdimensión y de paso los vigorosos cuerpos de los enormes guardianes. Los Hecatonquiros se revuelcan del dolor, recordando en sus mentes las palabras del mensajero de los dioses.

“HELIOS explota tus llamas” El titán enciende su cuerpo y del interior del mismo un calor infernal se siente en todo el ambiente. Prometeo retrocede para no quedar atrapado dentro de las enormes lenguas de fuego. Los Hecatonquiros desgarraron sus gargantas del dolor insoportable. Acto seguido Prometeo encendió poderosamente su cosmo y del mismo salieron incontables haces de luz transparente que al chocar producían un repujado dentro de la tierra misma donde se encontraban parados y los hacía caer movidos por una enorme fuerza de gravedad. Prometeo insistió nuevamente y los haces destruyeron todo a su paso.

Dionisios quedó sorprendido de la magnitud y poder de este noble Titán, desnconfiando cada vez mas de la intención de este por revivir a la madre de todos los dioses. Inmediatamente Prometeo se queda quieto mirando la pared acuosa del Tártaro, una hermosa e incandescente luz provenía desde el fondo.

Dionisios se acercó molesto. “Hay que entrar lo antes posible, antes de que mas dioses noten nuestra presencia”. Antes de que el dios del vino entrara dentro de la acuosidad, Prometeo lo tomó fuertemente del brazo. “Quita tus manos de mi divinidad”. El dador del fuego le negó con la cabeza. “TE DIJE QUE ..” Helios también lo sujetó. “Observa”. Dionisios contempló como Prometeo con un movimiento circular y horizontal de su mano izquierda alejaba los restos de los poderosos hecatonquiros hasta expulsarlos dentro de la enorme y hermosa puerta del Tártaro.

De repente, al sentir los pedazos orgánicos una enorme oscuridad se abrió paso y de la misma una poderosa energía los absorbió de inmediato donde aparecía un hoyo enorme de una profundidad desconocida.

“¡POR ZEUS! Esto quiere decir que …”

“Que la luz que se proyecta es una trampa para todo aquel ingénuo que piense que ha logrado vencer al Tártaro mismo.” Dionisios sudó notablemente de la frente.

“¿Entonces como es que expulsaremos a los Titanes de su prisión? Es una tarea IMPOSIBLE”

“¡Observa!” Los ojos de Prometeo se llenaron de una luz celestial, y de su mano derecha apareció una esfera que se transformó en un enorme anillo que comenzó a girar a una velocidad insuperable, el sonido semejaba a una centrífuga. Y de las enormes vibraciones el agua divina que adornaba la entrada comenzó a abrirse lentamente. Prometeo gritó con todas sus fuerzas y una especie de gusano lumínico se abrió paso hasta bajar por el enorme hoyo negro.

“¡POR TODOS LOS DIOSES! …. Lo que este individuo tiene en su poder es … uno de los anillos de ¡URANO!” Los ojos del dador del vino se llenaron de codicia y envidia. “Los anillos de Urano, si yo los tuviera todos y teniendo el Megas, podría dominar el universo entero.” En su mente comenzó a hurgarse un sin fin de posibilidades hasta terminar en una carcajada tétrica que descontroló momentáneamente al dador del fuego.
“Que esperan .. no se cuanto tiempo podré aguantar este dolor” Dionisios instó con un gesto a Helios para meterse al enorme hoyo tubular donde la oscuridad comenzaba a ser mas profunda y espesa a pesar de la luminicidad del gusano.

Dionisios y Helios se transformaron en estrellas luminosas que recorrieron velozmente los escabrosos y negros recovecos de ese olvidado lugar donde no existía ninguna luz. Al llegar al fondo, ambos dioses salieron del gusano luminoso y después de algunos pasos escucharon gruñidos en la lejanía.

“¿Qué fue eso?

“SHHHH” Instó Dionisios, ambos dioses estaban bañados en un tremendo sudor, las manos le temblaban al dador del vino y sujetaba con mucha fuerza el Megas. Los dos volteaban en todas direcciones, pero solo una oscuridad fría y tenebrosa se cernía, sin manera o posibilidad de saber con certeza en donde se encontraban los terribles Titanes. De la oscuridad, enormes sombras comenzaron a acercarse sigilosamente. De repente, una especie de grito sordo se escuchó muy cerca de ahí.

“¿Pudiste escuchar eso Helios?” Al no encontrar respuesta, el dios del vino volteó molesto donde su acompañante. “¡HELIOS!” Para el momento que lo hace contempla una enorme figura, su armadura era púrpura, asi como la espada de ébano que se encontraba cerca de cortarle la cabeza.

“¡HYPERIÓN!” Del miedo, Dionisios resbaló hacia atrás y cayó estrepitosamente al suelo pudiendo salvar milagrosamente su cabeza de ser arrancada limpiamente por la enorme espada.

“¿Cómo es que una sabandija como tu a entrado a este lugar?” De las sombras salieron 5 nuevas figuras.

“Japeto, Temis, Rea, Crio, Ceo.” El que estaba sujetando a Helios con enorme fuerza era: Océano.

“Asi es inmundicia olímpica, esta es una oportunidad que no desaprovecharemos, los titanes REINAREMOS UNA VEZ MAS y liberaremos de su prisión al auténtico rey de todos los dioses: ¡CRONOS!.


CONTINUARA ............................45.gif


Pasemos a los términos empleados en este capítulo para una mejor comprensión del mismo.

*DAIMON.- El término designa en tercer lugar a seres divinos y semidivinos, intermediarios entre los dioses superiores y los hombres y mensajeros de los primeros

Los cuatro CELESTIALES, en realidad no existen en la mitología, me basé mas que nada en la descripción del daimon y de los nombres empecemos con cada uno.

*Deva: Un dios o ser celestial. Sin embargo al final le agregué una "ene" (n) para que no se escuchara tan simple.

*Caelus: fue el nombre latino que usaron los romanos en su mitología para el dios griego del cielo Urano. En el fic en vez de ponerle asi me decanté por Cael. Pero este es su nombre original.

*Tiamat: Representa el mar primordial. La descripción del personaje es de mi propia invención, sin embargo las técnicas y la idea del mismo provienen del fanfic de POLLUX DIOSCUROS en su CRÓNICA ZODIACAL DE GÉMINIS: REVOLUCIÓN les recomiendo ampliamente que la lean. No se arrepentirán.

*Tisifone: Esta es una de las furias como se dice en el fic, se dice que estas tres seres femenino fueron creadas de la sangre de Urano al ser castrado. Y también se piensa que fueron hijas de Gea y la oscuridad. En realidad son tres las furias: TISIFONE (la venganza), MEGARA (los celos) Y ALECTO (la que nunca descansa) estuvieron en el inframundo de Hades haciéndoles pagar a las víctimas estos sentimientos que afloraban en ellas.
Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Capítulo 19 10/Mayo/2007 - 21:05

CAPÍTULO 19: ARES, DESTRUCCIÓN Y MUERTE.

El cielo se encontrabaperturbado, la energía eléctrica que se encontraba dormida en ellascomenzó a resonar por el lugar. Y sin embargo, nada escapaba a suvista, efectivamente no era omnisciente como su padre o al menos esodecía, pero su energía cubría el valle por completo.

Seencontraba muy tranquilo, pero, su guardia personal no dejaba deatemorizarse cuando escuchaban su respiración, parecida a la de unaenorme bestia a punto de atrapar a su presa. Sus enormes ojos purpúreosirradiaban un odio tremendo, seguramente por la estrepitosa caida en laantigua guerra santa. Los dioses se habían burlado grandemente su granerror: EL EGO. Sin embargo, en esta ocasión había calculado el poder delos caballeros, desde la guerra con Hades hasta la llegada de todosellos al Olimpo.

“Han sido afortunados” se decía, los rasgosde noveno sentido que habían tenido los caidos habían sido solo eso. Yahora, el plan que tenía en juego era perfecto, y su edificación habíatomado varios milenios para reunir los elementos necesarios paraderrotar a los caballeros. “No puede haber fallas, NO LAS PUEDE HABER”su cosmo se dejó sentir en el cuarto, y el suelo comenzó a retumbar,las paredes se cuartearon ligeramente, e instintivamente soltó ungruñido aterrador al tiempo que disparaba un enorme rayo color carmesíel cual chocó violentamente con el cielo nublado.

“Mi señor, notiene porque preocuparse, hemos repasado este plan incontablesocasiones, y en todas obtenemos la victoria, si, con bajas peromínimas. No somos los mismos guerreros que ellos derrotaron hace milaños.”

Ares posó su mirada del lado izquierdo y su mueca setornó molesta, levantó su brazo izquierdo hasta dejarlo sentir con suslabios al tiempo que soltaba un bufido.

“Le ruego me disculpe susantidad, no quise interrumpir su meditación, este berserker soloquiere darle alientos por el maravilloso plan que ha edificado, esimposible que ellos ganen, pero le pido me mate para lavar mi culpa”

Elguerrero se inclina completamente hasta poner su frente en el piso,Ares no se inmuta y al cabo de unos segundos dice: “Levántate, necesitode tu presencia para exterminar a esa pestilencia, obtendrás tu honoren el momento en que los mates sin contemplaciones.”

El fornidoguerrero de armadura carmesí, con el pelo completamente negro, que lellegaba a la cintura y que tenía sujetada en forma de coleta se levantómuy despacio hasta erguirse por completo, acto seguido inclinó suespalda pegando su barba con el pecho y teniendo los ojos perfectamentecerrados finalizó.

“Todopoderoso, sus palabras me inspiran, harélo que me pide” y desapareció sin dejar rastro alguno. La guardiapersonal del dios de la guerra quedó estupefacta del tremendo cosmo yvelocidad de uno de los legendarios berserkers. Ares sin dejar de mirarel horizonte habló enérgicamente.

“Trae a Alala” El guardia queestaba mas cerca de Ares asintió con la cabeza, sin embargo antes desalir una hermosa mujer de 1.75 de estatura, con una hermosa túnica deterciopelo de color rojo sangre, pelo y ojos rosados se acercólentamente.

“Su santidad ¿ha mandado llamarme?” El dios de laguerra sin dejar de contemplar el cielo enarcó una sonrisa desatisfacción aunque un tanto burlona.

“Eres muy puntual, como siempre.” La espléndida mujer se acercó muy cerca de la divinidad hasta hincarse de un pie.

“Miseñor, yo siempre estoy a sus órdenes.” Ares volteó donde la dama y consu enorme manaza la sujetó de la cintura hasta posarla en lo alto de unbalcón, el mas alto de esa enorme fortaleza.

“Dá la órden, quelas Macas y las Hisminas salgan primero a combatir la basura.” Laradiante fémina comenzó a entonar una canción la cual iba en crescendo.

TEMPLO DE ATHENA

“FÉNIX SIENTE LA FURIA DE LOS CAMPEONES …. ESCUDO DE AREEES”

“EL QUE VA A CAER SERÁS TU AJAX …… LAS ALAS DEL FÉNIX SUBEN AL CIELO.”

Losdos caballeros chocan hasta golpearse intensamente por sus respectivoskens, Ikki choca con varios pilares del templo y Ajax logra dar variasmarometas en el aire hasta caer de pie.

“Fénix, creo que te he subestimado” el campeón se acerca lentamente donde Ikki, el cual se encontraba malherido.

“HERMANOOOOOO”Ajax siente de su lado derecho una poderosa presión la cual evadefácilmente y con su mano izquierda toma el brazo de Andrómeda.

“No te interpongas en mi camino niño.”

“DEJALOOODRAGÓN ASCENDENTEEEE” Ajax, siente el puño del dragón rozar levementesu barbilla. Sus extraordinarios reflejos le han salvado la vida de unamuerte segura.

“NO TE INTERPONGAS” Ajax gira donde Dragón y metesu rodilla derecha en el estómago de Shiryu doblandolo de dolor.“PATETICOS” El campeón estira su brazo derecho y una leve expulsión deenergía sale disparada haciendo chocar a Shiryu y Shun en el campoenergético que evitaba su fuga.

“Muy bien ¿Dónde me habíaquedado? Ahh si Jajajajajaja” Ajax toma al Fénix del cuello haciendocrujir su cuello. “Vas a morir Fénix, pondré a prueba tu inmortalidadjajajajaja” Inmediatamente una mano se posa en aquella donde teníasujetado a Ikki y con una increíble velocidad, miles de golpes sacudensu cuerpo hasta hacerlo retroceder.

Después de aquella lluviaAjax que tenía sus brazos cubriendo la mayoría de su torax y cara pudoentrever a su enemigo. “PEGASO, pensé que estabas muerto”

Seiyase encontraba respirando rápidamente, con varias gotas de sudorrecorriendo su frente. “¿Porque? Me siento sumamente extenuado, como si…las fuerzas … me abandonaran.” Seiya cae estrepitosamente al suelo.

“SEIYA” gritan Shiryu y Shun al unísono.

“¿Estoes todo lo que pueden hacer? No comprendo como pudieron ganarle aPerseo, Jasón y los otros, es ABSURDO.” Ajax estiró su mano izquierdaenvolviendo al santo de pegaso en una burbuja energética.

“Jajajajajaja,empezaré primero contigo PEGASO, pondré fin a tu leyenda.” Seiyacomenzó a sentir como una fuerza psíquica lo apretujaba poderosamente,intentaba encender su cosmo pero ERA INUTIL.

“Voy … a morir …debo … hacer algo” los huesos del caballero empezaron a sonar,enunciando la tragedia que iba a suceder. Pero, de repente, un aura defuego envolvió al campeón.

“¿Cómo? ¡ES IMPOSIBLE!” un fortísimogolpe se impactó en su pecho derribando varias paredes de mármol en eltranscurso. Ajax, pudo estabilizarse en el aire, hasta rasgar con lapunta de sus pies el suelo. “Miserable VAS A MORIR”

De repenteHyoga apareció de la nada cayendo malherido al suelo. “HYOGA” Ajaxvoltea donde la escena y ve a dos compañeros de armas.

“¡PELEO! … ¡HECTOR!”

“Athena.. has violado el pacto que hiciste con el todopoderoso, vengo acastigarte por el desacato, a ti y a tus caballeros. La sentencia es:LA MUERTE.

“No nos rendiremos Hestia, no me importa si la ordenla a dado mi padre, voy a derrotarte para salvar a mis caballeros Y ALA TIERRA.” El cosmo de Saori se incendió de inmediato, asi mismoHestia comenzó a vibrar su cuerpo hasta magnificarlo con el poder delos cristales.

“Muy bien Athena, estoy ansiosa por derrotarte.”Saori extiende su báculo y una poderosa esfera de energía saledisparada rumbo a su oponente. Sin embargo, 3 metros antes de queimpacte la misma donde Hestia, la bola pierde potencia conviertiéndoseen polvo de estrellas.

“Oh, que hermosa es la brisa cósmica, escomo una lluvia que acaricia mi cuerpo constantemente.” Hestia menea sucuerpo como si estuviera danzando rítmicamente, cada extrella deenergía genera un sonido que la hace estremecer de placer, dicha yarmonía. Athena aprieta su báculo y vuelve a intentarlo pero, con losmismos resultados.

“No puede ser, no puedo creer lo que veo …mis ataques defensivos no sirven contra ella. ¿Porqué?” Athena sube enalto su báculo y al bajarlo violentamente donde el suelo, unapoderosisima rágafa de energía dorada explota como un NAPALM en línearecta donde encuentra su clímax en la diosa del hogar la cual esenvuelta por completo.

Cuando el humo ha sido disipado, Hestia seguía danzando envuelta en la energía dorada.

“Athena,tienes un cosmo maravilloso, puedo sentir todo tu amor y tu calidezhacia los humanos, puedo decir sin lugar a dudas, que me he embriagadocon tu esencia, hacía miles de años que no probaba las deliciasantiguas, es una pena que Zeus nos haya negado estos placeres. Sinembargo, será gracias a tu desacato que los dioses una vez mas reinemospara siempre.”

Los ojos de la diosa del hogar se incendiaron ytodas las estrellas que surcaban a su alrededor se juntaron en la palmade su mano derecha, la cual cierra violentamente y de la misma surgenunas descargas de color violeta que impactan inconcientemente dondeAthena, la cual es envuelta dentro de la misma.

“Nooo NOOOOOOOOOOOOO AAAAAAAGH”

“¿Quése siente Athena? ¿Qué se siente que el odio y la desesperación sea loúnico que sientas por esta atrapado en este espantoso lugar, donde nohay inspiración de nuevas ideas, nuevas energías, es cierto, somosinmortales, pero ¿de que sirve? ¿DE QUE SIRVEN NUESTROS PODERES SISOMOS UNOS ETERNOS ESCLAVOS?”

Athena seguía recibiendo elcastigo divino, los truenos violetas no dejaban de sentirse en todo sucuerpo, de repente, el báculo sagrado cayo a su lado y con sus dosmanos trató de repeler la energía sin éxito alguno. Hestia cierra losojos y la violencia desaparece al instante. Saori abre los ojos ycontempla como la diosa del hogar está inspeccionandola con la mirada,se encentran a escasos centímetros de distancia.

“No comprendoque es lo que los dioses y los humanos ven en ti que causas tantofrenesí en sus corazones, ya sea odio o amor, no importa cual sea lasensación aun asi la causas. Y, sin embargo, teniendote tan cerca y ami merced no puedo explicarme porque actuas asi siendo tan patética ydébil. Los años te han hecho asi Athena, no eres la grandiosa guerreraque conocí en antaño, ahora estas embriagada de tus queridos humanos ysu guerra contra nosotros. ¿En verdad quieres dejar al planeta que sigasu curso con los humanos tomando el control? O …” Hestia voltea alcielo y al verlo una macabra idea ilumina su mente, Saori, que seencontraba sumamente espantada no puede mover ni un dedo, el poderosocosmo avasallante de la diosa lo está ahogando hasta sus últimasconsecuencias.

“O será que, realmente la que quiere gobernar elmundo seas tu, querida Athena, tan pequeña, tan siniestra y tanenigmática. Nuestro padre ha estado ciego por muchos años, creyendo quesalvas a todos y a todo de Poseidón y Hades, pero, ¿y si estuvierascontaminada? ¿Cómo sabes que lo que hacen los dioses no es lo correcto?¿Cómo podrías saber que las cosas deben de ser de esta manera y no comotu las has encaminado?

Saori voltea de lado sin mirar a Hestia“Yo …” las manos comenzaron a temblarle y los ojos de la diosa delhogar le miraron lo mas íntimo de su ser. Saori repudió el acecho deHestia, pero ¿Por qué? Las palabras de la diosa taladraban su cerebroconstantemente.

“Athena, tu realmente quieres quitarnos todo,matarnos y quedarte con el poder, eso es lo que todos los dioses hemosaspirado alguna vez en la vida, sin embargo, son pocos los que se handecidido en verdad. Eres un insulto y una desgracia, y eso no te lo voya permitir.”

Athena agachó la mirada sin decir una palabra,Hestia enmudeció de aquella actitud y por vez primera sintió un corajeque no experimentaba desde la época del mito. Cerró los ojos y unaslágrimas salieron de los mismos.

“No puedo creerlo” susurró envoz baja y al levantar su mano, incontables rayos de energía violetasurgieron de la misma castigando sin piedad a la princesa que seencontraba en uno de los dilemas mas grandes de su vida.

LAS AFUERAS DEL TEMPLO DE ARES

Los caballeros dorados que iban corriendo a toda velocidad fueron detenidos de repente a una órden de Shion.

“ALTO”

“¿Qué sucede mi amigo?” Dohko voltea donde el antiguo patriarca y este le señala al cielo.

“QUE … PODEROSO COSMO SIENTO EN ESA … ENERGÍA” susurra Saga admirado.

Elpoderoso ken explota en el cielo y la electricidad sacude las nubes quese habían agolpado oscureciendo el lugar, de repente una fuerteexplosión resuena en todo el lugar oscureciendo mas el cielo. Loscaballeros dorados voltean en todas direcciones.

Lasdiferentes montañas que los rodeaban terminaban en cimas, de las mismasse rompieron hasta formar un pequeño boquete del cual, un baño de lavasurgía de cada una de ellas. Hasta que el cielo mismo comenzó a brotaruna furiosa lluvia de fuego.

Sin embargo, actuando porinstinto, los santos expulsaron su cosmo dorado, que se veía mucho masincandescente que antes, la violencia desbordada en las gotas de lavapudo hacer poco al rebotar en el poder divino que residia en elinterior de los caballeros, los cuales siguieron su camino lentamentecaminando a paso firme y dejando huellas en el suelo el cual se habíacubierto de un ligero baño de lava.

Los truenos seguíandesbordandose en el cielo, iracundos y furiosos por no poder detener ladescolgada dorada, porque muy interiormente sabía, que la voluntad delos caballeros dorados no cedería ante los designios egocéntricos delos dioses, que solo soñaban con someter una vez mas a la humanidad.

“Nonos dejaremos vencer por el fuego, el trueno o lo que sea que losdioses quieran intimidarnos, NO LOGRARÁN VENCERNOS” Los caballerosdorados alzaron sus armas al escuchar las palabras de Saga. Las capasde los santos revoloteaban por doquier pero su paso era decidido y susexpresiones intimidantes. No había poder humano o divino que detuvierasu paso.

De repente una hermosa voz comenzó a sonar por todo ellugar, los gritos eran una mezcla de miedo y belleza, enunciando lamuerte. Aquella voz era intoxicante, los sentidos se agolpaban yestremecian en una hermosa sinfonía, pero aquella embriaguez fuecortada por una enorme columna de hombres que marchaban decididos desdelas puertas negras de la fortaleza de Ares, varias trompetas se dejaronescuchar, asi como gritos de guerra y de los diferentes comandantes quealistaban a su ejército. Las pisadas se sentían de trueno, el suelomismo vibraba inclemente.

Kamus se agachó a tocar el suelo y puso su oreja muy cerca del mismo, contempló como su mano vibraba por si sola.

“Deben ser … MILES” Volteó donde sus compañeros algo agitado y nervioso.

“Nopierdan la calma, no importa cuantos sean, recuerden que somos loscaballeros mas poderosos de Athena.” Máscara de Muerte y Afrodita sevoltearon a ver angustiados al término de las palabras de Shion.

“Maestro, ¿nos dividiremos en grupos?” Exclamó Saga muy sereno.

“No,lo mejor que podemos hacer es quedarnos juntos, pero, si la situaciónlo llegara a ameritar juntense en grupos de tres. En este caso,seríamos Saga, Kamus y tu Máscara, y por el otro Shion, Afrodita y yo.”

Todoslos caballeros asintieron y observaron como las huestes de Ares seacercaban incansables hasta donde la mirada alcanzaba, millones desoldados listos para morir por su dios.

“Ninguno de los diosesosó jamás usar a sus ejércitos para combatir contra nosotros, noentiendo porqué en este templo las cosas fueron diferentes” AseveróMascara Mortal.

“¿No es evidente?” Los demás caballeros voltearon interrogantes, menos Saga que, con voz enérgica respondió.

“Nosquieren muertos a como de lugar.” El silencio se apoderó de sus cuerposuna vez que los incontables millares de Macas e Hisminas hicieron suaparición. Varios comandantes gritaron para detenerse y uno de ellos seacercó a unos 10 metros de los caballeros y se quedó de pie viéndolos,Dohko se movió, sin embargo Shion le cortó el paso y le negó con lacabeza. Dohko cerró los ojos y sonrió.

“Afrodita, ven conmigo”el santo de Piscis caminó junto a Shion donde el comandante de uno delos ejércitos de Ares, aquella monstruosidad era una verdadera bestia,envuelta en su armadura rojo carmesi, investida con un enorme mazo sinembargo sus ojos y piel eran grisaceas y enormes colmillos sobresalíande su boca.

“El dios Ares les concederá una muerte digna sibajan sus armas y se rinden en este momento.” Shion y Afrodita volteana verse, desconcertados.

“Rindanse caballeros, no nos podránganar nunca, es cierto, son los mas poderosos de su órden, pero tansolo 6. Nosotros somos millones de millones, es imposible que puedanvencernos. No podrán llegar ni siquiera a la entrada principal de lafortaleza, mucho menos donde se encuentra el todopoderoso.”

Shionagachó la mirada y puso su mano sobre se barbilla, contempló el piso,luego los volcanes, que seguían vomitando ya en menor cantidad la lava,luego al templo que parecía mas lejano que antes y finalmente donde suquerido amigo. Dohko le regresó la mirada de manera firme y sintrastabillar.

“Maestro…” Shion detuvo al santo de Piscis hasta hacerlo callar, su mirada se posó en la de aquel grotesco guerrero.

“Entonces¿Qué has decidido caballero? ¿Morir? JAJAJAJAJAJAJAJAJA” El grotescocomandante volteó donde sus compañeros riendo y todos comenzaron aseguirlo al unísono. Shion agudizó la mirada y de repente un corterápido había zesgado el aire. Los gritos de risa ensordecieron en elinstante en que la cabeza del comandante de una de los miles deejércitos de las Macas rodó por el suelo.

“MUEEEEERTEEEEEEEEE”los miles de gritos hicieron tronar nuevamente la tierra, la cual seestremeció al sentir miles de pisadas por el suelo. Shion se alejótomando levitando junto al santo de Piscis y de inmediato Dohko gritócon todas sus fuerzas “POR ATHENAAA, POR LA TIERRAAA”

Elencontronazo no se dejó esperar y miles de soldados rodearon a loscaballeros dorados que cortaban y destruían a miles en segundos, conlas poderosas armas de libra, los cortes de la espada, los golpes de latongfa, y las barras doble y triple destruian tierra, carne y sangre ensegundos. Luego dos poderosos escudos surcaban el cielo sacundiendo aotros miles.

Sin embargo, las Macas e Hisminas parecían nodisminuir, ya que su ejército se contaba en miles de millones y aquelloparecía un verdadero pandemonio.

“No dejen de avanzar, NO SEDEJEN INTIMIDAR” exaltó Dohko al sentir la marejada de soldados queiban y venían por doquier. Los dos grupos de tres se juntaroninmediatamente golpeando todos los flancos posibles, no dejando ni unmilímetro para penetrar la defensa.

TEMPLO DE ATHENA

“¡PELEO!… “

Unhombre que se encontraba a la diestra de Ajax ataviado de túnicasblancas 1.70 de estatura y armadura color violeta deja ver su rostro ala luz.

“Yo soy Peleo de Augías” –centelleando electricidad por todo su cuerpo-

“… ¡HECTOR!”

Elcampeón que estaba a la izquierda de Peleo sale a su vez a la luz,mostrando una armadura muy brillante color azul celeste de 1.78 deestatura.

“Yo soy Héctor de Troya” –Poniendo su mano derecha cerca de una imponente espada y en su mano izquierda un enorme escudo.

“Jajajajjajaa,están muertos caballeros, no podrán nunca contra nosotros, y sin susarmaduras son tan inservibles como los humanos que sufren ahora mismolas inclemencias del padre.” Aseguró Peleo confiado.

“Es verdad,no me había dado cuenta que en esta batalla dejamos que los caballerosdorados tomaran la iniciativa, dejando de lado la reparación denuestras armaduras que se encuentran destrozadas en la tierra.” MeditóShiryu en silencio con un varias gotas de sudor recorriendo su rostro.“Y sin ellas, es … imposible que ganemos”

“CABALLEROS …contemplen la primera víctima de Ajax” Los 4 caballeros contemplaroncon horror como el campeón sostenía de una mano al Ave Fénix,imposibilitado por el terrible ken que había sentido anteriormente.

“Fénix,es una lástima que no tengas armadura, aunque, no te ilusiones, elresultado hubiera sido el mismo.” Ajax proyecta un impacto psíquico enel pecho de Ikki haciéndolo volar por los aires. “MUUUEEEERE FÉEEENIX”

“HERMANOOOO, IKKIIII” gritaron al unísono los 4 caballeros de bronce.

Derepente un poderosísimo impacto se dejó sentir en el ambiente, y unterrible cosmo se sintió en el instante en que Ajax hundió su puño enel pecho de Ikki. De repente, LO INCREIBEL SUCEDE.

“No no, estono puede estar pasando, ES IMPOSIBLE” Ajax tenía el brazo estirado sinembargo su puño estaba a escasos centímetros del pecho de Ikki.

“¿Cómoes posible que no haya podido golpearte? ¡PORQUE FÉNIX!” Ikki abre susojos y de entre los mismos una energía rojiza aparece incendiando todoel lugar.

“Nosotros no somos caballeros ordinarios Ajax, esoya deberias de saberlo, SOMOS LOS CABALLEROS DE LA ESPERANZA y nuncanos rendiremos.”

“¿Qué tonterías estas diciendo? Voy a acabarcon tus estupidas esperanzas, patético caballerete” Ajax vuelve aimpulsar su puño, pero en esta ocasión Fénix eleva su cosmo hasta elinfinito cubriéndolo una energía muchisimo mas poderosa que antes.Golpeando fuertemente a Ajax, este logra detener su impulso en el aire,se repone y vuelve a proyectarse.

El campeón griego tiraincontables puñetazos a la velocidad de la luz y el santo del Fénix vádeteniendo algunos y evadiendo otros. Al final Ajax se acerca a labarbilla del caballero, pero este logra esquivarlo por escasoscentímetros. Fénix mete casi de inmediato su puño al pecho de Ajax y seimpulsa hacia arriba alcanzando el mentón haciéndolo recorrer variospilares de mármol.

“AJAX” Peleo y Héctor, trataron de interponerse en la pelea del Fénix, pero Shiryu, Hyoga y Shun entraron a escena.

“SON BASURA, nunca nos vencerán.”

“No estoy tan seguro de ello” declaró muy tranquilo Hyoga.

“Sinnuestras armaduras, tenemos que elevar nuestro cosmo mas allá de los 8sentidos, llevarlos hasta el límite como la batalla contra los ángelesde Artemisa, no, de hecho MAS ALLÁ.”

“Shi .. ¡SHIRYU!!” finalizó Shun asombrado.

“¡MUERAN!¡MURALLA SAGRADA!” Varios bloques de energía salieron de los flancostratando de aplastarlos, Hyoga y Shun lograron salir rápidamente de el,sin embargo Shiryu detuvo con sus manos el ken opresor de su oponente.

“Jajajajaja,morirás, nunca nadie ha podido detener la presión de mi muralla,morirás aplastado para que eso sirva de lección a tus amigos”.

“Los… caballeros … JAMAS SE RINDEN aaaaaAAAAAAAAAAAAAAA” Shiryu incendió sucosmo e inspirado por las palabras de Ikki extendió sus manos empujandofuertemente.

“No …. No puedo … creerlo …. ES IMPOSIBLE” Elcuerpo de Peleo tembló fuertemente al contemplar la majestuosidad delpoderoso dragón que luchaba por salir de su prisión.

NO .. NOOOO… NO LO PERMITIRÉEE ….te hundirás para siempre con mi técnica final“MURALLA DE FUEGO” como si la energía opresora de la muralla no fuerasuficiente, un incontable baño de fuego cubrió por completo alcaballero Shiryu, ahogando el poder de su cosmo.

“SHIIIIIIRYUUUUUUU” Shun trató de auxiliarlo, pero fue Hyoga quien lo sujetó del brazo impidiendo cualquier movimiento.

“Váa morir si no lo ayudo” Shun logró soltarse de la prisión de su amigopero, sintió en su rostro el poderoso escudo de Troya.

“Jajajaja,su amigo está muerto y ustedes también lo estarán, no importa lo quehagan sin sus armaduras NO SON NADA.” Hyoga enfureció y con unavelocidad sorprendente logró penetrar la muralla de hierro quepresentaba el campeón e incrustar su puño profundamente al ritmo quegritaba “POOOOOOOLVO DE DIAMANTEEEEEEEEEEEE” Héctor salió volandovertiginosamente por los cielos siendo cubierto por una delgada capa definisimo hielo.

Sin embargo, antes de caer, su cosmo eléctricodestruyó la prisión en que se encontraba. La electricidad se ibaconsumiendo dentro de la poderosa espada que al absorber toda laenergía se transformo en luz.

“AHORA SENTIRÁS LA FURIA DE MI KEN …. ¡MANCHA DE LUZ!” Hyoga comenzó a desaparecer en la blancura de la luz.

“HYOGAAAA”
“Oh no ¿Qué SUCEDE?”

“Jajajajaja,tu cosmo será el primero en irse al igual que tu caballero, en elinstante en que desaparezcas HABRÁS MUERTO y convertido en cenizas porel poder de mi luz.”

“HYOOOOGAAAA, QUE VENGA MI TORMENTA ….TORMENTA NEBULAAAAAR” Hector logró detener la tormenta reflejandola ensu escudo, acercándose rápidamente hasta clavar su espada en la piernaderecha de Shun. El santo de Andrómeda gritó de dolor al mismo tiempoque intentó sacar la hoja que le producía gran dolor.

Fénixque contemplaba las escenas trató de auxiliar a su hermano, cuando derepente, una fuerte energía psíquica la sintió vibrar en todo sucuerpo, a cada momento que intentaba moverse sentía que su mismo cuerpoestallaría en cualquier instante. Ajax que veía la escena y quecontrolaba su ken a distancia, se levantó con dificultad y con el sudorconfundido con sangre en parte de su rostro sonrió maliciosamente.

“Tetengo malnacido, y no habrá poder humano que te salve esta vez” Ikkiobservó como Ajax se acercaba rápidamente. “CONTEMPLA EL BRILLO DE MIKEN CABALLERO, SERÉ RECONOCIDO POR HABER MATADO AL AVE INMORTAL”

Fénixvió la inminente llegada del poderosisimo ken de Ajax: “ESCUUDOOOOO DEAREEEEEEEEEES” Fénix sintió el poderosisimo ken traspasar todo sucuerpo asi como incontables venas estallaban al unísono.

“aaaaaaaaAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”Ajax quedó boquiabierto al contemplar como mortalmente herido Fénixmovía sus brazos con una voluntad inquebrantable y milagrosamentedetenía el ken explosivo de su oponente. De su mismo cuerpo surgió uninfierno viviente que se transformó en una enorme efigie del Fénix queestalló por fin elevando infinitamente el cosmo de Ikki.

“No puede ser ….. ES INCREIBLE LO QUE ESTOY SINTIENDO ……”

Ajaxcontempló como Fénix saltaba hacia el al tiempo que gritaba con todassus fuerzas. “LAAAAS AAAALAS DEL FÉNIX SUBEN AL CIELOOOOOOOO” Un enormevórtice de energía de fuego consumió la sagrada armadura de grecia,inmediatamente Fénix asestaba el golpe final atravesando el pecho deAjax salpicando al Fénix de un tremendo baño de sangre.

“Jajajajaadios Dragón, ya no queda nada de ti” Peleo cerró con sus manos elpoder de la Muralla la cual estalló furiósamente destrozando variascolumnas y rocas a la redonda. Sin embargo, justo después de aquelpandemonium Shiryu se encontraba ileso con el pelo totalmente haciaarriba y una mirada letal, el poderoso cosmo que emanaba el dragónrayaba en lo divino.

“NO PUEDE SER ….. NUNCA NADIE HASOBREVIVIDO A MI KEN …. NO LO PERMITIRÉEEEE MURALLA SAGRADA DEFUEGOOOO” El poderoso Ken impactó a Shiryu en todas direccioneshundiéndolo al instante, sin embargo de aquel terrible ataque seescuchó con furía un grito de trueno.

“DRAGONASCENDENTEEEEEEEEEE” El dragón colérico traspasó la devastaciónenergética hasta llegar a Peleo que no pudo esquivar la frenéticaembestida del ken. En el último instante Shiryu se veía atravesando lapoderosa defensa de la muralla asi como la prodigiosa armadura griegaque tronó de inmediato cayendo Peleo mortalmente herido.

Deentre la blancura de la mancha de luz un hielo extremo se dejó sentiren el ambiente, Héctor quitó bruscamente su filosa espada y al voltearsus ojos imposibles contemplaron como de aquella extraña dimensión unpoderosisimo cosmo destruía la mancha hasta expulsar el vigoroso ken dehielo que se dejó sentir en la zona, destrozando el poder de la manchade luz.

Héctor bajó por un momento la guardia asi como sudefensa, sus manos temblaron de la increíble proeza la cual muchoshabían perecido en el intento por abrirla, pero no el santo que teníaenfrente de si, el cual su actitud era tan fria como el hielo mismo.

“CISNE,NO TE DEJARÉ VIVIR, MORIRÁS ASI TENGA QUE SACRIFICAR MI VIDA, EXPLOSIÓNVITAAAAAAAAAAAL” Héctor incendió su cosmo hasta sus últimasconsecuencias, emblanqueciendo toda la zona como advirtiendo que seengulliría con el todo a su paso. Hyoga tomó con las dos manos elpoderoso ken que lo fue arrastrando rápidamente y con grandes gotas desudor en su frente gritó con todas sus fuerzas dejando escapar unpoderoso cosmo en forma de Cisne que agitaba sus alas con una fuerzacentrífuga.

El poderoso cosmo comenzó a achicar la terribledimensión y con gran desesperación Héctor enunció sus palabras finales“CORTE FINAL DE LUZ” La explosión fue tremenda y enérgica pero Hyogadecidió jugarsela incendiando su cosmo hasta el final elevando susmanos hacia el cielo y al ponerlos al frente una mujer sosteniendo uncántaro hizo estallar el fabuloso ken de “EJECUCIÓN DEAURORAAAAAAAAAAAAA.”

La tremenda cosmoenergía se fue apagandoviolentamente al ritmo que Héctor que trató de protegerse con suescudo, le fue imposible detener el enorme bombazo de ken que congelóvarios kilómetros a la lejanía. Inmediatamente la figura de hielo sedestruyó al instante.

“HYO …. HYOGA” Shun corrió donde suamigo que había caido de rodillas, completamente exhausto de suincreíble proeza. Sin embargo volteó a los demás lugares para buscar asu hermano, tarde fue su reacción cuando un sujeto bañado en sangrequemada le puso la mano sobre el hombro.

“HER …. HERMANOOO” Abrazandolo de inmediato.

Hyoga volteó donde el sujeto que le había extendido la mano. “SHIRYU” la tomó sin pensarlo. De repente, Fénix sintió una mano en su hombro que lo hizo temblar “¿AJAX?” y este cayó de inmediato. Fénix logró sujetarlo en el aire.

“Fénix .. son … increíbles … ustedes pueden lograr lo que nosotros no … hemos estado … tanto tiempo … a la sombra de los dioses … que .. teníamos que ocultar nuestras intenciones.”

“¿Cómo? DE QUE ESTAS HABLANDO AJAX” No solo Fénix, también los demás se encontraban sorprendidos de aquella declaración.

TEMPLO DE ARES

“POLVO DE DIAMANTEEEES” miles de Macas fueron congelados al instante por el efecto devastador del hielo congelante. Kamus empuñó la barra triple y la pasó rápidamente por todos sus adversarios, destruyendo al instante a sus oponentes. Al instante se lanzaron varios combatientes, y Kamus los fue repelando girando su cuerpo al ritmo que pasaba la barra triple por cada uno de ellos, su danza recordaba a los peleadores de Kung Fu que paseaban las armas con destreza, pegandoles a unos repeliendo el ataque de otros. Al final terminó con los que le quedaban de un certero golpe quedando erguido y con la lanza al hombro y sus ojos cerrados.

“CUIDADO MÁSCARA” Saga empujó al santo dorado de Cáncer de una muerte segura, luego entonces hizo girar su lanza agachándose rápidamente pegándoles en la cabeza a todos los soldados. Giró su cuerpo y al pisar tierra movió el bastón de derecha a izquierda de manera horizontal pegándole a diez soldados, volvió a girar el cuerpo en el aire y al caer el movimiento lo realizó ahora de izquierda a derecha llevándose consigo veinte enemigos. Saltó y al caer, clavó fuertemente el bastón en el piso saliendo disparado un poderoso rayo de energía que inutilizó a una nueva veintena. Luego entonces giró su cuerpo en el aire, quedando sus pies mirando al cielo y su cabeza al piso y con su mano derecha giro circularmente el bastón llevándose a treinta mas. “WOW! Es increíble la habilidad que tiene Saga” Exclamó Máscar bastante sorprendido.

Afrodita lanzaba sin piedad el poder de sus rosas negras, y a los que sobrevivian los pasaba con la tong-fa. En un ataque inmisericorde, Afrodita cruzó cientos de kilómetros a la velocidad de la luz cortando el torax de todo el que se cruzara en su camino terminando con una terrible explosión de rosas negras, lo cual hacía brillar mucho mas su hermoso rostro.

Shion tiró con fuerza su poderoso escudo llevándose a cincuenta en el camino, luego Shion saltó con furia y al caer hizo un corte vertical hacia el suelo matando a cientos de soldados en el proceso. “Ahora Shion” los dos caballeros se pusieron de frente al ver una nueva ola de Macas e Hisminas y dispararon sin piedad su poderoso ken.

“LOS 100 DRAGONES DE ROZAN
POLVO DE LA LUZ ESTELAAAR”

E incontables números de guerreros caian muertos por el terrible ken que azotaba sus cuerpos. Sin embargo una nueva oleada caia incansable. Haciendo dudar al maestro de Jamir.

“Maldición, son muchos Thong Hu tenemos que hacer algo, no podemos seguir malgastando nuestras energías.” El maestro de las cinco viejas montañas asintió con la cabeza y alzando su mano ordenó la reubicación de los seis en un solo punto.

“Caballeros, deberemos de concentrar el poder de nuestro ki en un solo punto y solo asi, destruiremos a esta increíble marejada de enemigos que parecen infinitos.”

EN LA CIMA DE LA FORTALEZA DE ARES

“Esos bastardos van a lanzar un ataque en conjunto, DESTRUIRÁN AL EJÉRCITO DE MACAS E HISMINAS. Muy bien, tendré que ensuciarme las manos.”

De repente una agraciada mujer de finas facciones de 1.75 de estatura, con una hermosa túnica de terciopelo de color rojo sangre, pelo y ojos rosados se acercó sigilosa.

“Mi dios, le imploro que se detenga” Ares volteó levemente donde aquella hermosa mujer y sin decir nada, la misma prosiguió.

“Déjeme encargarme de esos caballeros, usted no puede mancharse las manos de aquella sucia sangre, le juro que detendré a esos caballeros AHORA.” Ares dudó por un momento, sin embargo al cabo de unos segundos asintió con la cabeza. Esta al voltear y ver la reacción del dios de la guerra sonrió maléficamente y desapareció en el acto.

DE REGRESO CON LOS CABALLEROS

“¡AHORA!” Shion, Dohko, Máscara de Muerte, Afrodita, Kamus y Saga energizaron su cosmo hasta incendiarlo dramática y frenéticamente haciéndo retroceder a las incontables masas de ejércitos. Un destello dorado apareció a la lejanía desde la fortaleza de Ares y este por un momento sintió lo peor al contemplar el maravilloso brillo dorado de los santos kamei.

“EJECUCIÓN DE AURORA, LOS 100 DRAGONES DE ROZAN, EXPLOSIÓN DE GALAXIAS, ONDAS INFERNALES, ROSAS NEGRAS, POLVO DE LA LUZ ESTELAAAR”

Sin embargo, una fracción de segundo antes de que estos hicieran estallar su ken una radiante mujer apareció levitando arriba de sus cabezas y expulsó un grito devastador que los hizo tambalearse durante unos segundos hasta que cayeron por fin.

“Jajajajaja, no son tan grandiosos como se esperaba, este lugar SERÁ SU TUMBA” Alala gritó una vez mas aturdiendo a los 6 caballeros dorados, los cuales se retorcían en el suelo sintiendo sus cuerpos a punto de estallar. A una orden de la princesa el incontable número de Macas e Hisminas se abalanzaron sin piedad sobre los caballeros, que a duras penas y podían empuñar su arma sagrada, por mas que tiraban su arma era inútil, ya que el grito de Alala los había dejado muy aturdidos y prontamente fueron sucumbidos por la enorme marejada.

“NO …. NO PODEMOS PERDER …. ESTE NO PUEDE SER EL FIN” Enunció Dohko viendo como su vista se nublaba y la poca luz que pasaba por el borde de los cascos de las Hisminas se achicaba cada vez mas. SIN EMBARGO …..

“KAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN”

UN INCREIBLE COSMO LUMINOSO SE DEJÓ SENTIR EN EL AMBIENTE y como si de una ola energética se tratase, esta sucumbió a todos los seres vivos que se encontraban en el lugar matando instantáneamente a las Macas e hisminas. Alala, apenas si pudo evitar el poderoso embate cósmico, sus reflejos la habían salvado de una muerte segura teleportándose a la fortaleza de Ares, oyendose su espantoso grito a la distancia.

Los caballeros comenzaron a incorporarse levemente y los seis quedaron estupefactos al reconocer al hombre que se encontraba en frente de ellos.

“NNN…NO PUEDE SER, NO PUEDES SER TU” gritó Máscara alterado.

“EL CABALLERO QUE CONOCEMOS HABÍA DESAPARECIDO POR COMPLETO” prosiguió Saga de Géminis

“¿Cómo LO HAS HECHO? ¿Cómo ES QUE ESTAS AQUÍ?” Interrogó Kamus de Acuario.

“TU ……… SHAKA DE VIRGO”

CONTINUARA ………………….

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Capítulo 18 24/Abril/2007 - 05:06

CAPÍTULO 18: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -7ma parte-

 

Hace dos semanas:

 

Santuario de Athena, Grecia.

 

El viento encontraba su cara fuertemente, los consagrados le habían advertido del desacato, sin embargo dentro de su corazón albergaba la esperanza de que el suceso fuera incierto y el sería el primero en constatarlo. Pasara lo que pasara el la ayudaría no importando las consecuencias. Su corazón se partió al verla parada en la cima, parecía distante pero algo dentro de ella manaba una seguridad tremenda, y el no parecía saber el porque.

“HERMANA”

La joven de cabellos platinados con una hermosa túnica de seda blanca y decorados de rubíes en su tiara volteó sorprendida donde su querido hermano.

“NO LO HAGAS, si caes nunca regresarás al Olimpo, ¿Es esto lo que quieres? ¿No te importa que nuestro señor nos haya confiado la seguridad misma del recinto sagrado?”

La dulce joven destiló unos zafiros que mancharon su hermosa faz, negándose a si misma la oportunidad de explicar sus propios actos que la han hecho una enemiga de los dioses.

“Hermano, si confías en mi vete y no me sigas.”

El gallardo joven sintió como todo su cuerpo quedaba entumecido por aquella confesión. Por un momento un leve mareo lo hizo desequilibrar, y sobreponiéndose a las circunstancias simplemente observó en silencio y con un nudo en la garganta, como la joven se tiraba al vacío. Sus ojos imposibles quedaron muy abiertos, sorprendidos de la respuesta tan abrupta de su ser mas querido.

“¿Dónde ESTÁ AQUELLA TRAIDORA?”

La voz de Apolo sonó como el trueno al aparecer, el joven muchacho constató que la ira de los dioses no sería nada fácil de evadir y menos si se mantenía en tan precaria situación.

“Hey, niño, responde a la voz del Señor Apolo que no tiene todo tu tiempo”

El muchacho no pudo contestar, su mente no comprendía porque su hermana había elegido el exilio ¿Por qué? Era lo que se preguntaba una y otra vez, al contemplar el vació desde aquella montaña la cual pertenecía a la morada de los dioses no pudo evitar sentir curiosidad por saber como era el mundo de abajo. “¿Qué es lo que mi hermana vio? ¿QUÉ?”

Su vista se perdió en la inmensidad de aquel hermoso lugar.
De repente un intenso dolor lo hizo gritar fuertemente un dolor como nunca antes en su vida.

“TOUMA, TOUMA”

El joven ángel de Artemisa vio un rostro conocido que lo hizo volver a la realidad.

“HER … ¡HERMANA!” Touma de Ícaro exhalaba e inhalaba lentamente, todo su cuerpo estaba desgarrado y sangrando por todos los poros. Sentía que su misma existencia desaparecería con aquel dolor.

“No te mueras por favor” La amazona de plata gritó mortificada y de su cuello justo detrás de su mascara podían verse un mar de lágrimas caer. El ángel no pudo evitar recordar lo que había estado soñando, si, era un sueño ¿o no? Aquella mujer que vislumbró tenía un cierto parecido a su querida hermana ¿Por qué? ¿Qué significaba todo eso?

“Ma … Marin, ¿en donde estamos? ¿Qué me pasó?”

“Te encontrabas capturado en una de las prisiones del Santuario, yo logré penetrar las defensas y sacarte de ahí, IBAN A EJECUTARTE.”

“Y … ¿Y los caballeros? ¿y Athena? ¿Dónde está Athena y Se .. Seiya?”

Marin no pudo contenerse y el sollozo continuó indefinidamente. Touma no pudo dejar de sorprenderse. Los poderosos caballeros que habían protegido a la diosa desde tiempos inmemoriales habían sido derrotados para siempre en aquel juego cósmico donde el santo de Pegaso se había jugado el todo por el todo con tal de salvar al mundo con Athena en medio.

“No puede ser cierto, ¡NO PUEDE!” Con una tremenda dificultad, Touma comenzó a incorporarse lentamente, hasta quedar completamente de pie. Sus rodillas estaban vibrando, y varios huesos sonaron lastimosamente.

“¡Seiya! Tenemos que ayudarlos Marin, ¡TENEMOS QUE HACERLO!”

La joven amazona volteó donde su hermano y sin decir mas esquivó su mirada por completo. “Nunca podremos lograrlo Touma, no bajo estas condiciones, todos los caballeros han sido derrotados, nosotros hemos sobrevivido al castigo divino gracias a un milagro.”

El ángel sintió como una descarga atravesó su cerebro y contempló rápidamente las imágenes de la diosa Artemisa poniéndolos en una esfera de energía y alejándolos profundamente en la inmensidad del Santuario. Después de aquella revelación Touma quedó consternado.

“N..¡NO ES POSIBLE!” El guardián de Artemisa quedó sumiso en confusos y variados pensamientos y su puño derecho se cerró fuertemente. “Aunque esta batalla sea imposible VOY A SALVAR A ATHENA. Seiya me demostró que los actos imposibles pueden materializarse si estos se desean, por fin he descubierto porqué era tan poderoso, el amor por su diosa y el deseo de evitar la tragedia lo han hecho sumamente peligroso para todos los dioses. Y no voy a descansar HASTA VERLO DE NUEVO.”

La mirada de Touma se fijó fuertemente en su hermana, la cual quedó admirada de ver el mismo brillo que desprendía su discípulo cuando se aferraba a una idea. Touma estiró su mano derecha donde Marin y esta correspondió el gesto levantándose.

Justo en ese momento un silbido se dejó escuchar, y en menos de 10 segundos se vieron rodeados por un enorme batallón olímpico.

“Por fin los hemos encontrado, esa mujerzuela nos ha hecho pasar por mil penalidades, PERO LA VAS A PAGAR MUJER. Ya no hay nadie que pueda detener a nuestro señor Apolo.” Los dos hermanos se sujetaron uno del otro sudando por la frente, ya que, su condición no les permitiría aguantar el desafío por mucho tiempo.

“YO NO ESTARÍA TAN SEGURO”.

El batallón entero junto a los dos hermanos posaron su mirada al peñasco que se asomaba, y una reluciente armadura platinada brotó centelleando poderosamente. En su espalda unas enormes alas metálicas se extendieron ampliamente en señal de reto.

“NO PUEDE SER LO QUE VEN MIS OJOS … NO ES POSIBLE” Marin se había quitado intempestivamente la defensa de su hermano, y sus ojos no parecían creer lo que estaba viendo. Una imagen que solo se llegó a escuchar como leyenda hacía 15 años.

“AIOROS” Su pelo era inconfundible así como su rostro, Marin no podía estar equivocada de ver las facciones tan parecidas de las del Santo de Leo, el hombre al que amó en silencio y ahora su poderoso hermano se encontraba ahí, imperturbable y poderoso como siempre lo demostrara en las doce casas.

El sagrado patriarca contempló a los dos hermanos y pudo escuchar el grito de sorpresa que había causado su llegada. Una enorme satisfacción recorría todo su cuerpo así como la poderosa energía que vibraba en todo su ser, acumulándose para estos momentos durante 15 largos años.

“¿Quién eres?” gritó uno de los consagrados.

“SOY UN CABALLERO DE ATHENA, QUE VIENE A SALVAR A SU DIOSA.”

“Un … caballero ..” mencionó un soldado.

“..De Athena..” terminó temeroso otro.

“Nnn..no es posible, los caballeros …. Los caballeros de Athena …. Están ..”

“¿EXTINTOS? No me hagas reír, ni un millón como ustedes podría superar nuestro poder”. Aseguró Kanon

Los consagrados se lanzaron al ruedo sin pensarlo, el geminiano cargó su poder sin pensárselo dos veces. “SERÁN DESTRUIDOS CON EL KEN QUE PUEDE DESTRUIR INCLUSO HERMOSOS PLANETAS …. ¡EXPLOSIÓN DE GALAXIAAAAAAS!”

Mas de la mitad de los consagrados fueron masacrados por ese terrible ken que hizo retumbar la tierra fuertemente. Sorrento, saltó rumbo a los caballeros restantes y clavó con fuerza el majestuoso tridente marino el cual hizo retumbar la tierra misma, elevando los cuerpos enemigos. Aioros sacó el escudo de Libra saltó por los aires y lo tiró sin piedad donde Sorrento había provocado el temblor. El disco prohibido desgarró el aire dejando tras de si un hermoso camino fosforescente desbaratando al grupo de consagrados al instante.

Algunos olímpicos que se estaban dando a la fuga corroboraron que su salida había sido interrumpida por un ser enigmático de enormes alas azules. Con una túnica roja que colgaba entre su armadura, tenía los brazos entrecruzados y los ojos fijos en sus movimientos.

“¿A dónde van? Se supone que la batalla aun no termina” –al término de la oración, Kryon cerró los ojos no prestando atención a sus agresores-

Los soldados temerosos se lanzaron al no ver ningún arma en las manos de este caballero. Y lanzaron sus bastones al mismo tiempo pero, ALGO INCREIBLE SUCEDIÓ los olímpicos le pegaron a lo que parecía un fantasma, ya que, el sujeto no se había movido ni un milímetro y estaban confundidos por no haber tocado nada sólido a lo que parecía una imagen.

Kryon abrió los ojos sin descruzar sus brazos y el primer consagrado que pasó su ataque sobre su cuerpo al no ver reacción del caballero, se lanzó nuevamente sin pensarlo, pero, antes de tocarlo, explotó de inmediato siendo fulminado por una inimaginable cantidad de meteoros. Los otros guardias se asustaron tremendamente sin saber lo que ocurría y al querer retirarse miles de meteoros destrozaron sus armaduras matándolos al instante.

Touma que había visto las acciones no pudo evitar observar a aquel extraño sujeto de cosmo frío e irritable, sin embargo, algo había detrás de esa furia, algo cálido y no entendía el porque.

“¿Quién es ese sujeto?” sus pensamientos fueron interrumpidos por los de su hermana.

“AIOROS .. ¿EN VERDAD ERES TU?”

“Gracias por saludarnos Marin” Kanon que estaba con un ojo cerrado y otro abierto y su dedo apoyándolo muy cerca de la entreboca, no pudo evitar ser sarcástico en su comentario.

“¿SA .. SAGA … pero ¿CÓMO?” El geminiano no pudo evitar soltar una carcajada.

“Tranquila Marin, el es Kanon, y hemos venido para salvar a Athena.”

DENTRO DEL SANTUARIO

“S..Su ilustrísima, su santidad” el consagrado olímpico corría velozmente para dar la fatal noticia sobre la caída de sus compañeros. Sin embargo, antes de poder continuar una mano se afianzó de su cuello y un ser desconocido acercó sus labios hasta su oído.

“Shhh, el señor Apolo odia ser interrumpido cuando está admirando el bello paisaje.” El guerrero olimpiano sintió un fuerte frío que recorrió todo su cuerpo, paralizándolo de inmediato.

“Pero, es que …” trató de completar la frase el consagrado, pero, el extraño sujeto lo afianzó mas fuerte de la boca y con una tranquilidad tremenda continuó.

“Ya sabemos de la existencia de esos caballeros, sabemos que están aquí, el Señor Apolo lo supo desde antes que llegaran.” El guerrero se quedó sorprendido de la fuerte declaración.

“No hay nada que escape a la vista del mas poderoso de todos los dioses, aquel que nos llevará a una nueva gloria, a un nuevo mundo lleno de luz.” La frente del consagrado se agolpó de sudor al sentir la presión del misterioso ser, de repente un grito quiso ser expulsado de su garganta, cuando de repente el silenció reinó desapareciendo todo rastro del guerrero olímpico.

“Deuterión, ¿Por qué has hecho eso?” el enigmático ser, que resultó ser uno de los 5 ángeles de Apolo, el cual, al salir de las sombras relució una armadura plateada combinada con obsidiana y ónice. Su pelo era largo y negro azabache. Sus ojos amarillos contrastaban con su curiosa armadura oscura. Y una hermosa tiara con una flama negra engalanaba su hermoso rostro

“Mi .. mi señor, le ruego disculpe mi desacato, ordenó el mayor de los silencios y, no quería interrumpir su meditación.” Agachó la cabeza con un terrible sudor que le recorría el cuerpo, así como una visible nerviosidad que le calaba hondo.

Apolo se incorporó lentamente y sin decir nada quedó con una mirada fija y fría donde aquel enorme monumento que se apreciaba a la distancia. La efigie de ébano donde estaban fusionados los caballeros dorados.

“Quiero que los pongas enfrente de ellos”

“¿Cómo mi señor? No le entiendo” tratando visiblemente de poder entender las palabras de su dios.

“Dile a los otros ángeles que en cuanto terminen con esa molestia la pongan enfrente de sus amigos, para que su sufrimiento sea aun mayor.” Apolo no pudo evitar dibujar una sonrisa sarcástica. Deuterión pudo fijarse en el sadismo que reflejaba aquel rostro aparentemente calmado, que se consumía por dentro de agresividad y odio repulsivo hacia la humanidad misma. Sin embargo, los ojos inquisidores de su dios voltearon donde el ángel y este agachó rápidamente la cabeza para no ser descubierto. Apolo enarcó la ceja al tiempo que su rostro volvía a ser el mismo de siempre, tranquilo y calmado, antes de retirarse enunció su mandato final.

“No toleraré falla alguna, sino, ustedes serán los que vean a los santos de Athena … para siempre.” Los ojos de Deuterión se abrieron grandemente y un fuerte nudo se apoderó de su garganta, las palabras apenas si fueron entendibles.

“S..Si altisimo” Antes de retirarse, el ángel observaba con sentimientos encontrados, a su poderoso dios, que volvía a sentarse y tranquilamente seguía contemplando el panorama, le complacía fijar su mirada arriba del templo del patriarca, lo que alguna vez fuera el orgulloso palacio de Atenea. Podía pasar horas en esa postura, contemplando y regocijándose de su victoria por tiempo indefinido. Deuterión se incorporó y al salir hizo una reverencia desapareciendo en un estallido de fuego.

FALDAS DEL SANTUARIO DE ATHENA EN GRECIA

“¡AIOROS!” Marin abrazó fuertemente al Sagrado patriarca, incontenibles gotas de agua salían de aquellos hermosos fanales que no se apreciaban gracias a la máscara de amazona que portaba Marin desde hacía mucho tiempo. Touma observaba sorprendido la reacción de su hermana, ya que, ella solía tener el carácter muy fuerte, sin embargo, la situación en la que se encontraba el Santuario era el peor de los escenarios y cualquiera se quebraría ante un camino aparentemente sombrío.

“Tranquila Marin, pronto recuperaremos a Athena y a mi hermano, te lo prometo.” Los ojos de esta se clavaron en los del sagrado Patriarca, y sin decir mas, se retiró de su calor volteándole la espalda.

“Debemos de lograrlo, tenemos que hacer lo imposible” Apretó Marin fuertemente sus puños tratando de recordar el rostro de Aioria. “Pronto quedarás libre, te lo prometo” exclamó la amazona en silencio.

“Marin, ¿Quién es aquel que te acompaña?” parloteó Kanon.

“Soy Touma el hermano de Marin.”

“¿Su hermano? Me has tomado por sorpresa” Aioros algo confuso acercó su mano donde el ángel hasta estrecharlo fuertemente.

“Este no es el mejor momento para ponerse sentimentales, TENEMOS UNA MISIÓN QUE CUMPLIR.” Todos los caballeros voltearon donde Kryon, sosteniéndole una mirada rasposa y amarga.

“Si siguen con esta tontería jamás podremos salvar a Athena, cada segundo cuenta, y la diosa puede estarse perdiendo de esta realidad con cada minuto que desperdiciamos.”

“Tiene razón, debemos darnos prisa” sugirió Aioros claramente alterado.

“Puedo darme cuenta que el Santuario mismo ha cambiado al antojo de su nuevo propietario.” El sagrado patriarca revisó el lugar y después de unos segundos, dirigió su mirada donde la amazona.

“Marin, necesitamos llegar con Athena, ¿sabes en donde se encuentra?” La amazona asintió con la cabeza.

“Nuestra diosa está colocada en el punto máximo, detrás de donde solía ser su morada. Ahí, el señor Apolo construyó un templo magnifico y grande, tengo entendido por lo que he escuchado que Athena se encuentra dentro del mismo. Pero, no tengo la certeza de que esté ahí, es un lugar inexpugnable lleno de guardias y algo mas.”

“¿Qué?” clamó el sagrado patriarca interrogante.

“Hay un misterioso caballero que vigila constantemente la zona, tiene un cosmo tremendamente poderoso como nunca en mi vida había experimentado. Solo comparable con el de Thanatos. No, tal vez mucho mayor que el de el.”

Aioros sintió un frío que le recorrió el cuerpo, unas gotas de sudor se asomaron de su frente, definitivamente la tarea no iba a ser tan sencilla como suponían y en determinada forma, si pasaran el poder de ese extraordinario ser, tendrían que enfrentar la ira de Apolo, el dios mas poderoso de todos luego del gran Zeus.

“Tenemos que hacerlo, Seiya nos ha demostrado en el pasado que cualquier milagro es posible si uno se lo propone.” Kryon escuchó atentamente las palabras de Aioros, y un halo de amargura y coraje se engendró en su corazón. Touma volteó ligeramente donde el legendario Pegaso percibiendo su desagrado.

“Muy bien, entonces que así sea” opinó Sorrento plenamente confiado. Todos los caballeros comenzaron su recorrido.

“Esperen” exclamó el sagrado Patriarca

“Aioros, hay que darnos prisa”

“Lo sé Kanon, sin embargo, no podemos arriesgarnos a que Touma y Marin nos acompañen”.
“¿Qué? Aioros, no puedo creer lo que dices.”

“No bajo esas condiciones Marin” De su cinturón Aioros sacó un pequeño frasco. Lo abrió y lanzó varias gotas de ese viscoso líquido donde la amazona y el ángel.

“Pero .. ¿Que es esto?” Mirándose incrédulo a su ropaje sagrado.

“Esta es sangre de dioses, dispuesta por nuestra diosa para apoyarnos en momentos difíciles.” Tanto Marin como Touma sintieron una luz estruendosa que los envolvió por completo, al salir de las mismas tanto la amazona como el ángel, tenían sus armaduras completamente restauradas y mucho mas poderosas que antes.

“Esta … es la sangre de Athena” Veía Touma admirado por el poder generado, que ni la misma sangre de Artemisa le había conferido.

“Ahora si, PARTAMOS YA CABALLEROS, por la salvación de nuestra diosa.” Los 6 caballeros corrieron lateralmente hasta llegar a la base cerca de donde se encontraba el coliseo. Ahí pudieron admirar decenas de guerreros olímpicos. Estos al verlos, se lanzaron sin contemplaciones directo a una muerte segura.

Aioros fue el primero en reaccionar sacando el poderoso escudo prohibido de Libra que se estiró agresivamente hasta el terreno enemigo, siendo eliminados agresivamente por las filosas hendiduras del escudo que semejaban rodajas cortando y desbaratando todo a su paso.

Los consagrados, asustados por el temible poder enemigo, comenzaron a retroceder, hasta que nuevos gritos de batalla se dejaron escuchar por todo el santuario. Los consagrados se veían por miles, difícil tarea inclusive para un caballero de Athena.

“Esto es absurdo, no voy a desperdiciar mi energía en basura olímpica, ¡CABALLEROS! ¡DETRÁS DE MI!.”

“Kanon ¿Qué PIENSAS HACER?”

“No se preocupe Patriarca, voy a facilitar las cosas.” Kanon sacó la enorme hoz que llevaba a cuestas.

“EL MEGAS-DEPRANÓN” exclamó Marin sorprendida de ver la Souma de Kronos que fuera arrebatada por el león dorado. Los guerreros olímpicos corrieron con fuerza sin imaginarse de las terribles consecuencias. Kanon hizo arder su cosmo al máximo, y al llegar a la cúspide gritó con fuerza haciendo girar la poderosa hoz de manera horizontal, lo que siguiera después era inenarrable, una poderosa onda invisible desgarró el aire cortando salvaje y cruelmente todo a su paso. El sonido de la onda expansiva semejaba a la de un tornado de intensidad F6**.

Después de aquella destrucción, los pocos guerreros que habían quedado, corrieron asustados dentro del santuario.

“No tenía idea, del poder destructivo de esta arma, no imagino esta Souma en manos del mismo Kronos, definitivamente un peligro para el mundo.” Pensó intranquilo Aioros.

“El Megas es un arma terrible, Kanon, deberás tener mucho cuidado de no perderla, en manos enemigas podría causar el peor de los males.” Manifestó nervioso Sorrento.

“Descuida amigo, eso nunca pasará, primero muerto antes de que alguien me la arrebate.” Finalizó muy confiado el geminiano.

Los 6 caballeros cruzaron velozmente el coliseo para dirigirse a lo que fueran las 12 casas del zodiaco. Los 12 templos que ahora no eran mas que templos machacados y destruidos, en su lugar 5 templos erigidos en nombre de los ángeles de Apolo.

“Por todos los dioses, las 12 casas, YA NO EXISTEN” gritó Marin llena de tristeza.

“CONTRÓLENSE CABALLEROS, debemos ser fuertes si queremos lograr nuestro objetivo.” Comentó Aioros corriendo hacia la primera casa.

“Las casas de los 5 ángeles de Apolo han sido extraídas desde el mismo Olimpo.” Los 6 caballeros voltearon en todas direcciones tratando de encontrar a su enemigo.

Del enorme templo, salió un individuo de 1.75 de altura una armadura plateada combinada con obsidiana y ónice. Su pelo era largo color negro azabache. Sus ojos amarillos contrastaban con su curiosa armadura oscura. Y una hermosa tiara con una flama negra engalanaba su hermoso rostro.

“¿Quién ERES?” manifestó el Sagrado Patriarca

“Yo soy DEUTERIÓN DE ADRASTEA y no les permitiré pasar NI DE LA PRIMERA CASA.”

EL OLIMPO –TIEMPO ACTUAL-

Seiya corría incansablemente donde la puerta dimensional que conectaba con el primer templo del Olimpo. Las imágenes de la muerte de Aioria se repetían incansables en su pensamiento. Un tremendo sentido de culpabilidad lo envolvía.

“Yo debí acompañarlo, debí estar a su lado, para vencer cualquier obstáculo, tengo la culpa de todo. Espérame Aioria, VOY POR TI.”

De repente antes de que Seiya continuara su descolgada sintió como una barrera de energía electromagnética frenaba su paso. El golpe fue tan brutal que rebotó de inmediato de aquella pared invisible. El santo de Pegaso comenzó a incorporarse lentamente, las fuerzas comenzaban a abandonarlo rápidamente.

“No, tengo que levantarme, tengo que hacerlo, debo ir con Aioria, TENGO QUE AYUDARLO.” El cosmo de Seiya se incendió rápidamente y gracias a este su cuerpo pudo reanimarse, con férrea voluntad Pegaso volvió al ataque y de nueva cuenta incrustar su cuerpo con aquella energía que impedía su paso.

“Maldición … tengo que lograrlo, debo hacerlo, por mis compañeros dorados … POR AIORIA AAAAAAAAAAAAAAAAAAA” El cosmo de Seiya comenzó a crecer tremendamente sin embargo la pared magnética no cedía a pesar del tremendo esfuerzo del caballero.

La fuerza magnética repelió el ataque, pero Seiya fue deteniendo con la punta de sus pies la embestida y colocando todo su poder en su puño derecho no dudó en hacer estallar su propia mano con tal de lograr su objetivo. Pero, algo sucede, antes de que Seiya lograra meter su puño, el tiempo se detiene.

“¿Qué es esto? ¿Qué pasa?” Seiya contemplaba todos sus movimientos lentamente, y justo arriba de el una enigmática y sombría figura se cernía delante de el, la cual emitía vapores en todo su bizarro cuerpo.

“Pegaso, ha llegado el momento de que cumplas la misión que te encomendé a ti y a tus amigos. Habló aquella voz con sonidos deformes y gruesos, algo inusual y aterrador que le congeló la sangre al caballero.

“¿Misión? ¿De que misión hablas? Yo solo le sirvo A LA DIOSA ATHENA.”

“JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ¿ATHENA? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, eso es lo que tu crees, el estar con Athena solo fue el principio de tu trabajo, recuerda que serás el que abra las puertas que me tienen encerrado.

“Yo no abriré nada para nadie, voy a proteger a Athena y a la tierra, y ningún dios olímpico va a frenar mi cometido.” De repente una enorme manaza que emitía vapores lo cogió violentamente del cuello, y poco a poco lo fue sofocando.

“En realidad no hay elección, tu destino ya está trazado jajajajajajajaja JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA El día de mi nuevo nacimiento está cerca, así como el final de todo.”

Inmediatamente Seiya salió de aquel trance y observó con horror que su puño se había desviado cayendo completamente de frente y sintiéndose morir, una energía lo detuvo de inmediato.

“¿Quién eres?”

La energía provenía de una mujer de 1.80 de estatura, con un vestido de cristales de cuarzo. Y una tiara de oro que cubría parte de su cabeza. Sus facciones eran finas y delineadas, su cabello era rizado castaño, sus ojos amielados desprendían hermosos destellos de amabilidad, un ambiente totalmente divino que lo cubría todo.

“Es .. bellísimo, su cosmo es tremendamente armónico, muy parecido al de Athena.” De repente Shiryu, Hyoga y Shun llegaron donde su compañero.

“¡SEIYA! ¡OH!” Frenando Shun en seco su trayecto, acto seguido fue donde Pegaso a tratar de levantarlo, sin embargo este se encontraba aturdido por el trance en que su mente había vagado.

“¿Quién eres?” vociferó Hyoga

“¿Cómo TE ATREVES A HABLARLE ASI A LA DIOSA HESTIA?” contestó molesto una sombra de un hombre que fue iluminando su armadura color zafiro bermellón, con una altura de 1.77 metros, ojos verdes y pelo amarillo canario.

“Te conozco, tu fuiste quién mató cruelmente a uno de los campeones, AJAX EL GRANDE” afirmó Shun asustado.

“Asi es niños, el día de hoy me cobraré el ridículo que me hicieron pasar frente al señor Hermes.” Cerrando fuertemente los puños.

De repente una sombra voló por el cielo y al voltear Ajax sintió una tremenda patada que explotó violentamente en su rostro arrastrándolo.

“¿Quién fue?” Energizando su cosmos.

“EL AVE FÉNIX” Señalando a Ajax con el dedo índice.

“Jajajajajajaja muy bien Fénix, he esperado demasiado para nuestro combate, el día de hoy morirás.” En ese momento Athena llegó corriendo casi detrás de Ikki.

“Oh, pero si es … HESTIA” La diosa la observó pasiva y vacilante.

“Athena, has violado el pacto que hiciste con el todopoderoso, vengo a castigarte por el desacato, a ti y a tus caballeros. La sentencia es: LA MUERTE.

“¿QUÉ?” Gritaron sorprendidos los caballeros incluida Saori.

“No nos rendiremos Hestia, no me importa si la orden la a dado mi padre, voy a derrotarte para salvar a mis caballeros Y A LA TIERRA.” El cosmo de Saori se incendió de inmediato, asi mismo Hestia comenzó a vibrar su cuerpo hasta magnificarlo con el poder de los cristales.

“Muy bien Athena, estoy ansiosa por derrotarte.”
“FÉNIX SIENTE LA FURIA DE LOS CAMPEONES …. ESCUDO DE AREEES”

“EL QUE VA A CAER SERÁS TU AJAX …… LAS ALAS DEL FÉNIX SUBEN AL CIELO.”

CONTINUARA ………………….

¿Qué pasará con la pelea entre Hestia y Athena? Por fin veremos el poder de las diosas chocar, así como la conclusión de la disputa entre los campeones de Grecia y los caballeros. No se pierdan el próximo capítulo ya que, comienza la batalla final entre los caballeros de oro y ARES.

**F6: 550-610 km/h (319-379 mph) Daño inconcebible. Nunca se ha registrado un tornado de estas magnitudes, exceptuando en simuladores.

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Capítulo 17 04/Abril/2007 - 23:59

CAPÍTULO 17: VIAJE AL CENTRO DEL UNIVERSO

El padre de todos los dioses se encontraba contemplando en lo alto de la Atalaya las hermosas praderas y los verdes campos de Ticia, Mecenas y Tracia que se extendían en todo lo amplio y ancho de la hermosa tierra que brillaba como nunca antes debido a los rayos del sol.

“Es curioso, cuando una vela se encuentra en los últimos momentos de su existencia, se ilumina como nunca antes. La tierra esta generando los últimos brillos de su existencia.”

Zeus seguía muy de cerca todos los movimientos de las grandes ciudades, paralizados totalmente por los desastres naturales que empezaron a azotar el mundo. La gente se encontraba asustada porque no tenía idea de lo que acontecía. El creador se encontraba algo impaciente esperando la llegada de alguno de los caballeros dorados. Muy en su interior quería que su hija le demostrara todo lo que aprendió en los años que le dejo la tierra a su cuidado. Para decidir de una vez por todas el destino final de la tierra.

Por otro lado no podía evitar sentir enojo de que Athena se sublevara en contra de los dioses y hacer más dolorosa la transición siguiente de la tierra. El padre continuó contemplando el brillo espectacular que generaba la atomósfera, cuando de repente, sintió una presencia.

El guardián bajó la cabeza y se inclinó delante del padre y con voz muy suave enunció el mensaje.

“Señor mio, le he traido toda la información que he podido recolectar de los caballeros de bronce.”

El guardián que se encontraba totalmente ataviado por una enorme capa blanca impidiendo ver su rostro y cuerpo, entregó unas celdas energéticas que el padre metió inmediatamente en una pantalla luminiscente. Al verlas, sus ojos se abrieron completamente, definitivamente la información lo había conmocionado.

“¿ESTAS SEGURO DE ESTO?”

“Si mi señor, completamente, no existen errores, lo estuve verificando no solo en los archivos arcanos sino también comparándolos con mi experiencia que tuve con todos ellos.”

“Es cierto, olvidaba que te había enviado no solo para informarme de los acontecimientos de Athena sino también de ese caballero Pegaso.”

“Asi es mi señor”

Zeus volteó de nueva cuenta y contempló las cinco fichas de Seiya, Shiryu, Shun, Hyoga e Ikki y las mismas llegaban al mismo resultado. Durante unos segundos el padre de los dioses se había quedado inmóvil y con su mano derecha comenzó a tocarse la barba hasta frotarsela por completo en un sinnúmero de veces. Se retiró de la enorme pantalla hasta fijar su mirada al techo de la enorme atalaya, las hermosas estrellas viajaban libres en los confines del universo.

De repente, una luz pasó por su cabeza hasta quedarse totalmente inmóvil.

“Entonces …. Entonces esa vieja necia lo hizo ELLA REALMENTE LO HIZO.”

“Señor que …” El guardián fue interrumpido intempestivamente con la mano del padre que le indicaba silencio absoluto.

“Si, no hay duda, no puedo equivocarme” Volteando a ver la pantalla. De repente los pensamientos de Zeus recorrieron millones de años en el pasado hasta llegar al final de los tiempos del mito.

MONTE OLIMPO 20,000 A.C.

Los dioses olímpicos estaban exhaustos del último asalto que habían tenido con el terrible Tifón. Muchas divinidades perecieron y otras combatieron gallardamente al lado del padre de todos los dioses.

“Padre LO HEMOS LOGRADO, hemos vencido al poderoso Tifón.”

“Asi es Athena, este dia NO HABRÁ CUARTO SOBERANO CELESTE y los que no hayan acudido en mi auxilio y traicionado mi confianza SENTIRÁN MI FURIA. Pero primero, debo hacerle una visita a esa anciana y hacerle saber QUIEN MANDA AQUÍ.”

“Padre, llévanos contigo.” Zeus volteó y contempló a Hermes, Apolo y Artemis.

“Muy bien, los demás dioses se quedarán en el monte.”

“Padre” Aseveró Apolo “¿No crees que sería bueno mejorar las defensas de este lugar?

Zeus quedó meditativo y al cabo de unos segundos “No, después de esta visita dejaremos para siempre esta hermosa montaña que ha sido nuestro hogar desde tiempos inmemoriales, llegó la hora de irnos a otra dimensión donde nuestra presencia no pueda ser advertida por ningun ojo mortal o divino.” Después de terminar la frase Zeus alzó la mano en alto “VAMONOS”.

Los cinco dioses desaparecieron hasta aparecer en la entrada del templo de Delfos.

“Se dice que en este lugar se puede predecir incluso el destino mismo de la tierra” confesó Apolo.

“Eso es precisamente lo que he venido a pelear” finalizó furioso Zeus.

Al entrar dentro de la enorme caverna pudieron comprobar que esta iba extendiéndose cada vez más.

“Padre, no puedo teletransportarme ¿Por qué?”

Zeus miró de reojo a Artemis “El poder de esta anciana sobrepasa el nuestro aunque este lugar parezca una enorme caverna, se encuentra protegida desde el principío de los tiempos, eso por ello que ni los mismos dioses pueden llegar al centro sino es caminando.

“Es una buena idea, es como una protección, sería prudente ponerlo en algún santuario en la tierra ¿no lo crees padre?”

Zeus no hizo mucho caso de las palabras de su hija Athena, se encontraba muy concentrado en cualquier movimiento que pudiera hacer la madre de todos los dioses durante el recorrido.

“Este es, este debe ser el portal, sujetense fuerte” Zeus estiró el brazo derecho y de sus dedos comenzaron a chisporrotear una poderosa energía que se transformó en un impresionante y enorme rayo que tronó en aquellas paredes haciendo posible la entrada a una puerta dimensional.

“Estén preparados, no sabemos que nos aguarde al otro lado” Y Hermes, Athena, Apolo, Zeus y Artemis desaparecieron en la vastedad del infinito.

EN UN LUGAR DONDE NO HAY TIEMPO NI ESPACIO –TIEMPO ACTUAL-

“¿En … en donde estoy? ¿Qué sucede? Me … siento muy extraño, como si … no estuviera completo ¡OH!”

Aquel extraño ser contempló como toda su divinidad se encontraba totalmente esparcida. Miles de luces vagaban sin cesar, en un lugar sin forma, y aparentemente sin vida.

“¿Porqué estoy asi? ¿QUIEN ME HIZO ESTO? … ¿QUIEN?”

El extraño ser trató de moverse, pero era inútil aquel vacío lo apretujaba cada vez que intentaba moverse, sus fuerzas iban mermándose hasta quedar en un silencio total.

“AYUDENMEEEEEEEEEEE, PIEDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAD”

De repente una poderosisima luz se hizo visible cegando la obtusa visión que aquel bizarro personaje poseía.

“A..APAGALA … TU LUZ … ME ESTÁ QUEMANDO” El destello se contrajo hasta ser apenas visible.

“¿QUIEN ERES? ¿Por qué ESTOY AQUÍ?”

De la débil luz comenzó a manifestarse una carcajada que fue subiendo de intensidad hasta tornarse macabra. Aquel ser que se encontraba totalmente esparcido sintió un escalosfrio muy intenso, el miedo se apoderó de sus sentidos, arrebatándole la poca dignidad que le quedaba. Se encontraba impotente, a merced de lo desconocido. Nunca en su vida se había sentido tan humillado como hoy, un nuevo sentimiento que jamás olvidará.

“¿Porque me haces esto? … ¿PORQUE?”

La risa macabra cesó y dio paso a unas luces fluorescentes que palpitaban sin cesar, de las cuales una gruesa voz totalmente inhumana habló de entre aquella fiesta multicolor.

“Esa es la pregunta que me hice durante miles de años sin que ustedes se apiadaran de mi existencia”

Un nudo se apoderó de los frágiles sonidos de aquel extraño ser que vagaba sin cesar, y con una mirada extraña definitivamente no humana miró con sorpresa y angustia aquel arcoiris, que, pretendía ser alguna presencia.

“No lo entiendo … definitivamente no te conozco, ¿Por qué habríamos los dioses de juzgar tan duramente a condenar a un ser en este pervertido lugar? Es … IMPOSIBLE.”

Pasaron varios segundos de silencio para que aquella visión multicolor volviera a manifestarse.

“Nunca perdonaré a los dioses por lo que me han hecho, y voy a destruirlos lentamente. Cuando acabe con todos ustedes, vivirán eternamente vagando en esta terrible pesadilla JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.”

El olimpiano trató de encender su débil cosmo, con terribles consecuencias. Cada vez que lo prendía, el haz multicolor absorbía todas sus fuerzas repartiendo lo poco que quedaba de su esencia, haciendo inestable su pensar.

“No …. ESPERA …DETENTEEEE” La frágil existencia del olimpiano comenzaba a cuartearse amenazadoramente incluso tal vez para siempre y sin manera de restaurar la poca conciencia que le quedaba.

“¿Qué se siente olimpiano? ¿Qué SE SIENTE NO PODER HACER NADA AL RESPECTO AUN SIENDO UN DIOS? Este es tu verdadero límite y aquí YO TENGO EL PODER ABSOLUTO JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”

El haz multicolor comenzó a desvanecerse hasta quedar una penumbra con ligeros destellos energéticos en la lejanía.

“NO .. ESPERA … NO TE VAYAS … ESPERAAAAAA”

La débil luz comenzó a aparecer lentamente.

“¿Vas a rogar por tu miserable existencia? ENTONCES HAZLO, esto es lo que he esperado durante miles de años antes de la caida inevitable DE TODOS LOS DIOSES.”

“A…ayudame …. Y juro serte fiel”

El haz multicolor quedó en silencio durante un largo tiempo.

“¿Y porque me servirías? Está claro que tu desesperación proviene de este lugar. No me eres de utilidad, y menos de un ser que lo único que quiere es el poder.”

“S..seré tu esclavo, tu sirviente, no me importa, todo menos quedar encerrado en este lugar. POR FAVOOOOOOR” La esencia del olimpiano se fragmentaba cada vez mas, estaba claro que su esencia se desvanecería en cuestión de segundos, su tiempo verdaderamente estaba contado.

“Eee…entonces … que me dices … ¿me aceptas?”

El haz multicolor observó con malicia como la esencia de lo que quedaba del olimpiano se desvanecía por completo.

“NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOoooooooooooooooooooooo—“

EJE DEL MUNDO 20,000 años A.C.

Los olimpianos sentían como su carne divina se iba desgarrando al entrar en las profundidades del cosmos interno, donde se originó la vida de todos los dioses.

“Pa…PAAADREEE”

Zeus contempló con horror como Hermes se iba deshaciendo con su propia velocidad. Lo mismo podía decirse de Artemio, Apolo y su querida Athena.

“Tengo que hacer algo y RÁPIDO.” El padre de todos los dioses abrió sus manos de entre las cuales surgían chispantes incontables rayos de electricidad, sus ojos se tornaron blancos y al contraerse un GIGANTESCO cosmo se manifestó cubriendo no solo su esencia sino también la de sus hijos. Inmediatamente Zeus arquea la espalda y grita con con todas sus fuerzas produciendo un estallido luminico que devora a la enorme tormenta primigenia que venía devastando sus cosmos y cuerpos. Un segundo después el 3er soberano celeste estiró con violencia su brazo derecho disparando un potentísimo rayo que acabo con la penumbra y destrozó millones de kilómetros a la distancia todo lo que estuviera enfrente de el.

El estallido es tan dramático que todo el panorama se blanquea y asi queda durante varios segundos. Al terminar, solo quedan algunas luces estroboscópicas que se apagan rápidamente, hasta quedar de nuevo en aquella tétrica oscuridad.

“El … el padre es … INCREIBLE, no solo derribó las esencias que contaban con consumirnos, sino los innumerables cosmos enemigos que estaban azotando nuestros mismos espíritus han sido desvanecidos en un segundo” medita Hermes al ver la espalda musculosa de su portentoso padre, acto seguido voltea donde su hermano, el dios del Sol. “Cosa que ni el mismo Apolo pudo hacer”.

El padre de los dioses voltea donde sus hijos “¿Se encuentran todos bien?”

Los jóvenes dioses asienten con cierto temor en sus miradas. Zeus lo aprecia y piensa que tal vez ha sido una tontería traerlos.

“Este lugar es muy peligroso, inclusive para los dioses, la fuerza primitiva que existe aquí podría acabarnos si no tenemos cuidado.” De repente Zeus centellea sus ojos y toda la oscuridad que reinaba anteriormente se desvanece.”

“¡POR … POR TODOS LOS DIOSES!” exclamó Apolo sorprendido al contemplar innumerables pilares de cuarzo flotando en el aire, y dentro del mismo una enorme burbuja metálica que producía electricidad. Debajo del mismo había un enorme jardin hermoso, lleno de vegetación exótica y animales de toda clase. Pero, varios kilómetros a la redonda se podían ver estanques mohosos.

“Padre, ¿Qué es aquello que se vé en la lejanía?” preguntó nerviosa Ártemis señalando un número considerable de pilares con incrustaciones de cuarzo.

“Todos esos son los fracasos que mi abuela tuvo antes de formar a los dioses.”

“¿Entonces están vivos?” preguntó Athena

“Asi es, todos los seres cuando terminan su mandato celestial son mandados a ese lugar, donde son atrapados para siempre.”

Los jóvenes dioses observan aterrados el cruel destino asi como varias manos queriendo salir de su prisión y siendo engullidos por los cristales que absorbían su eterno poder.

“Padre, has sido muy generoso con los Titanes, y yo que había pensado que el Tártaro era un cruel destino, al lado de este lugar, la prisión de mi tío es un paraíso.”

“Asi es Hermes, yo jamás permití estos acontecimientos, porque me sentí igual de horrorizado que todos ustedes. Y, después de que mi abuela falló miserablemente en quitarme el poder enviándo a Tifón, he venido a ajustarle las cuentas de una vez y PARA SIEMPRE.”

EN UN LUGAR DONDE NO HAY TIEMPO NI ESPACIO –TIEMPO ACTUAL-

De repente una luz estroposcópica inundó el lugar hasta romper aquella dimensión que se cuarteó en pedazos hasta quedar todo en una oscuridad profunda. De repente, un hermoso valle de agua apareció de repente y de entre la multitud azul una cara conocida salió de la misma.

“¿Donde estoy? ¿Qué … que fue lo que pasó?” El olimpiano observaba sus manos y su cuerpo, incluso se arriesgó a ver su reflejo en aquella enturbiada agua, que ondeaba sin cesar.”

“Estoy … VIVO, pensé que …. Había muerto …..esto significa que aquel extraño ser me ha otorgado UNA NUEVA OPORTUNIDAD.” Después de aquella frase, un cosmos comenzó a emanar en la lejanía. El olimpiano se incorporó y no se dio cuenta que aquel hermoso valle de agua estaba oscuro en su mayoría, pero una luz intermedia partía aquella negrura. Un efecto muy singular y poco común. El restaurado dios comprendió que debía dirigirse en aquella dirección, donde brillaba en lo alto una luz incandescente.

Al acercarse a la luz, esta se abria sus dimensiones cada vez mas, hasta que, al sentir el calor del olimpiano lo atrajo súbitamente en una explosión de cosmos.

“¿Qué fue lo que pasó? ¡AH! Pero, ¿QUE ES ESTO?” El olimpiano se incorporó y todo a su alrededor estaba totalmente blanco, innumerables piedras y rocas cruzaban y vagaban sin rumbo fijo y ante si, un enorme palacio de la grecia clásica, tres veces mas grande que el imponente fanes del consejo olimpiano.

Sin decir ni una palabra, el olimpiano observó que la luz seguía titilando desde sus adentros y este no dudó en entrar al imponente palacio. Ya dentro, una la realidad comenzó a transformarse hasta aparecer un enorme trono donde la luz blanca se transformó en aquella conocida multicolor.

“Ven, acércate, no tengas miedo” El olimpiano se acercó lentamente, siempre con la guardia alta y midiendo sus pasos con cuidado.

“Jajajajajajajaja, precisamente por eso me convenciste de traerte a la vida DIONISIOS dios creador del vino.”

“¿Quién eres? ¿Cómo es que me conoces si mi esencia se encontraba fragmentada en aquella irrealidad de pesadilla?”

“Lo único que puedo decirte en este momento, es que yo soy tu nuevo amo, y necesito que hagas un trabajo para mi.”

“De que se trata mi señor”

“Necesito que vayas al Tártaro y me traigas a los Titanes.”

EJE DEL MUNDO 20,000 años A.C.

Zeus al acercarse al hermoso jardin, comprobó que una poderosa barrera detenía su paso. “Muy bien, si asi lo quieres” acto seguido, el padre de todos los dioses metió la mano derecha de forma brusca y comenzó a atravezar aquella irrealidad. Una energía luminica detenía el paso del mas grande de todos los dioses, pero el, con una voluntad de acero seguía erguido, indetenible.

“TUS TRUCOS NO ME AFECTAN” inmediatamente Zeus enciende su cosmo gigantesco y toda la defensa del lugar truena de inmediato.

“No lo había notado, pero, con aquella cruenta pelea contra Tifón, nuestro padre se ha hecho MAS FUERTE QUE ANTES.” Exclamó Athena sorprendida.

“¡GEA! MUESTRATE, O HARÉ PEDAZOS ESTE LUGAR.” De repente, una luz aurica envolvió al padre. Este voltea donde sus hijos. “Enseguida regreso”

“PERO PADRE” Athena corrió, sin embargo, Hermes la detuvo en el acto.

“No se preocupen por mi, estaré bien” y desaparece al instante.

“¡SUELTAME!”

“Disculpa que te haya detenido Athena, pero, se dice que nadie puede entrar a ese jardin tan hermoso, ni siquiera nosotros los dioses.”

“¿QUE HAS DICHO? Eso es imposible, las barreras que nos detenían las a destruido nuestro padre.”

“Efectivamente Apolo, pero el cosmos que emana de ese lugar fue el mismo que nos laceraba al entrar a este lugar ¿recuerdas?”

“Tonterías” Artemisa corrió donde el jardin y al dar el segundo paso, su cuerpo comenzó a desmoronarse como si estuviera hecha de polvo.

“¡HERMANA!” Apolo corrió donde Artemio y al sentir la presión cósmica sintió como su cuerpo se tambaleaba. “No … NO VOY A PERMITIRLO” el dios sol encedió las potentes flamas que estaban guardadas dentro de su poderoso cuerpo, contrarrestando las poderosas energías del lugar. Tomó suave y gentilmente a Artemisa y salió rápidamente del lugar. Después de hacerlo los tres comprobaron que la diosa virgen de la caza se había acurrucado al lado de Apolo.

“Artemis, ¿Qué tienes?” Hermes al tocarla sintió un frio innatural en el cuerpo divino de la diosa. “POR ZEUS, está completamente helada”.

Apolo la tomó de las manos y comenzó a transmitirle el poder de su cosmo, hasta recuperar el vigor y la brillantez característica de los dioses.

“¿Te encuentras bien?”

La diosa afirmó con la cabeza

“No vuelvas a hacer eso, tienes que ser mas clara en tus pensamientos.”

“Si, lo siento hermano, gracias por ayudarme, si hubiera estado unos segundos mas, probablemente mi cuerpo se hubiera deshecho.”

“¿Qué sentiste Artemis?”

La diosa virgen volteó donde su contraparte, la otra virgen, pero diosa de la guerra, Athena.

“Frio, un frio oscuro, triste y al mismo tiempo melancólico, como si alguien me estuviera llamando y yo no pudiera resistirme.”

Hermes miró hacia la enorme esfera metálica “Vamos padre, ¿Por qué tardas tanto?”

De repente de los enormes cuarzos que se veían a la distancia, comenzaron a cuartearse.

“¿De donde provienen esos sonidos?” Al escuchar las palabras de Apolo, Athena vió a la distancia como los cuarsos se destruían por completo.

“¡OH NO!”

EN UN LUGAR DONDE NO HAY TIEMPO NI ESPACIO –TIEMPO ACTUAL-

“¿L…L…LOS …. TITANES ? Pero, ESO ES IMPOSIBLE mi señor, no solo tendría que abrir las puertas de ese escabroso lugar, sino que tendría que enfrentarme contra toda la furia reprimida por siglos.”

El haz multicolor quedó meditativo por unos segundos

“Tienes razón, ni siquiera un dios como tu podría contra todos ellos, pensé que había acertado contigo, pero veo que me equivoqué.” Los colores se transformaron en una burbuja incandescente.

“¡ESPERE!” La energía se tranquilizó muy levemente “Por supuesto que puedo lograrlo, si tan solo pudiera tener algo que me diera la ventaja, yo podría contra todos ellos. Después de todo SON LOS TITANES. Se que mi poder no es suficiente, pero, cuando uno tiene la ventaja, no importa que tan grande o poderoso sea el adversario PUEDO GANAR SIN DUDA ALGUNA.” Los ojos del dios del vino brillaron con un fuego ámbar, sin duda alguna poseía la certeza del triunfo en su mirada.

“Hmmm … me has convencido –la incandescencia se transforma en una multicolor- muy bien te daré tres ventajas.” Del lado izquierdo de la lúgubre sala del trono apareció una esfera amarillenta tremendamente luminosa, del interior apareció un hombre de cabello blancusco con una armadura singular, con varias líneas semejando venas la cual pulsaba con un poder tremendamente luminoso. Dionisios no pudo contener el aliento al observar aquella figura que viera desaparecer junto a Shaka de Virgo. “¡HELIOS! Pero ¿cómo es posible que estes vivo? Yo te vi desaparecer”

“¡SILENCIO!” exclamó el haz multicolor “Observa a tu lado derecho” el olimpiano volteó al otro extremo y un rayo muy poderoso cayó de repente hasta formar la materia en un objeto sumamente importante para el mas joven de los titanes.

”E..ESTE ES ...EL MEG ...”

“¿MEGAS-DEPRANÓN? Asi es, esta poderosa hoz es la souma de Kronos, la cual puede destruir INCLUSO A UN DIOS.”

Dionisios se acercó hasta la poderosa hoz y notó que una mano ensagrentada aun seguía sujetando fuertemente una de las empuñaduras.

“Tal parece que este ser –volteando donde el haz multicolor- ha extraido esta poderosa arma de una manera sumamente violenta –su mirada vuelve donde la hoz- tengo que tener mucho cuidado si quiero obtener la ventaja contra este individuo, no solo conoce nuestras fortalezas, sino también nuestras debilidades.” Dedujo Dionisios pensativo.

“¿Quién fue el antiguo portador de la hoz? Según tengo entendido la souma se encontraba perdida.” interrumpiendo Helios la conversación.

El bizarro ser reverberó su energía con intensidad y al cabo de unos segundos respondió “Esas trivialidades no tienen porque agobiarlos lo importante es, que la tienen en su poder.”

El dios del vino quedó sumergido en nuevos pensamientos, y su mirada se mantenía cautiva en aquella energía flotante, tratando de reconocer el cosmos del portador. “En cuanto tenga la oportunidad, cortaré a ese maldito Ares en dos partes, nunca le perdonaré haberme dejado al borde de la muerte. VOY A MATARTE ARES ¿ME ESCUCHASTE? Pero antes, tendré que buscar la manera de deshacerme de mi “nuevo amo”. Finalizó Dionisios meditabundo.

“Por último, para ir al inframundo les daré a un excelente guía. El será la luz que ilumine su camino”

Dionisios y Helios voltearon donde la sala del trono y detrás de la enorme cortina azulada apareció un hombre de 2 metros con una capucha e investido en una armadura azul metálica, la cual presentaba rasgos y características de la grecia mitológica, similar a las primeras armaduras que vistieran los dioses en su encuentro con los Titanes. El hombre bajó, y al estar cerca de sus compañeros se retira la capucha que cubría su rostro. La sorpresa no se deja esperar en los rostros de los “invitados”.

“NO PUEDO CREER LO QUE VEO” expresó Helios sorprendido.

“PROMETEO”

DENTRO DE LA ESFERA METÁLICA

El padre de todos los dioses se encontraba cruzado de brazos y con los ojos cerrados, aquella mujer que, aunque de edad avanzada, podía vérsele la tremenda fuerza en sus ojos y expresiones, se encontraba ataviada de un enorme vestido café claro largo y varias incrustaciones de roca en sus hombros. Sus ojos amielados aun expresaban sin palabras las penas y el sufrimiento de eras pasadas.

“¿Cómo TE ATREVES A VENIR EXIGIENDO LO QUE NO TE PERTENECE?”

Gea acercó el enorme báculo que centelleba en la punta una energía violeta que cambiaba de color según las emociones que expresaba la madre primordial de todos los dioses.

“Abuela, he venido a pedirtelo de la mejor manera posible, ya supe que fuiste tu quien envió a Tifón cual vil marioneta para que jugaras a tu antojo con todos nosotros, incluidos los humanos, los cuales han sufrido gravemente la devastación del planeta.”

“ESOS RIDICULOS INSECTOS TIENEN QUE SER EXTERMINADOS, a como dé lugar.”

Zeus se tocó la barbilla preocupado. “Abuela, he venido a decirtelo por primera y última vez, no te vuelvas a acercar a los dominios de los dioses, o te pesará.”

“Jajajajajajaja ¿Has recorrido todo este camino para prohibirme? ¿A mi?”

“Te tengo mucho respeto, sin embargo, no me ha gustado la manera de querer quitarme el poder, te lo digo de una vez para que te quede claro. NO HABRÁ CUARTO SOBERANO CELESTE. Y quien quiera arrancarme el poder PAGARÁ LAS CONSECUENCIAS.”

Gea incrustó su enorme báculo en el pecho de su nieto. “Nadie me va a decir que hacer ¿ME ESCUCHASTE? Yo soy el verdadero poder detrás de los dioses si yo ayudé a tu padre en el pasado fue PORQUE ASI CONVENÍAN A MIS INTERESES. Tu has defendido mas de la cuenta a esos seres que solo dedican sus esfuerzos a destruirme pero ESO SE ACABÓ, PONDRÉ FIN A TU REINADO EN ESTE MOMENTO.”

Zeus sintió como el poder del báculo golpeó fuertemente su pecho, Gea levantó su bastón violentamente hacia arriba y el padre se retorció de dolor una y otra vez hasta que su pecho comenzó a desgarrarse y emanar una cantidad incontrolable de líquido rojo. Dentro del pecho de Zeus, salió una enorme esfera de cristal con un cosmo incandescente tremendamente poderoso.

“Yo seré quien elija al nuevo soberano YA NO ME SIRVES” El cosmo de Gea explotó tremendamente hasta desaparecer en un destello blanquecino destruyendo la esfera que los contenía.

10MO TEMPLO DEL OLIMPO -TIEMPO ACTUAL-

Una enorme ciudad fortaleza se llergue soberbia en aquel lugar extremoso del Olimpo, contrastando el paisaje con los hermosos y exóticos escenarios visualizados con anterioridad. El suelo era desértico en su mayoría, el cielo se encontraba teñido de rojo, con un sol amarillento oscuro. Apagandose lentamente, como anunciando la inevitable catástrofe por venir. De entre las incontables montañas sobresalió humo que se convirtió en un estallido de lava proveniente de las puntas. Un verdadero escenario apocalíptico.

DENTRO DE LA FORTALEZA

“Señor, los caballeros dorados acaban de pasar el portal y vienen hacia este lado.”

El temible hombre de 3 metros de estatura podía verse aun mas grande investido en aquella espeluznante armadura de combate color carmesí. Su enorme pelambre aunado a su feroz faz lo convertían en una especie de tigre que esperaba a su presa cuidadosamente. De aquella monstruosa armadura se asomaban incontables puntas filosas. Y la parte que no se encontraba cubierta de su musculoso cuerpo sobresalía una tela oscura que emitía pequeños destellos de electricidad de vez en vez.

“Señor, los caballeros …”

“Te escuché perfectamente” volteando donde el soldado y acercándose lentamente a su cara.

“L..l..le ….le ruego me disculpe poderoso señor.”

El dios de la guerra, centró de nuevo su atención donde su poderosa armadura. “Si, jaajajajajaja puedo …SENTIR SU PODER” las vibraciones de la kamei divina hicieron expulsar un ligero impulso de ken que desintegró al soldado y cuarteó las paredes de la sala del trono.

De inmediato varios soldados entraron apurados. “Señor, ¿se encuentra bien? Sentimos un poderosisimo ki que provino de …. Oh no … por … por el gran …Zeus” El cosmos que sentían aquellos seres les hacía temblar la columna vertebral, quedaron inmóviles ante la terrible visión que estaban presenciando, Ares despedía incontables pulsos de ken que aumentaban su musculatura.

“SOLDADOS … NO SE QUEDEN AHÍ PARADOS E INVOQUEN A LOS BERSERKERS”

Los vasallos temblaron de las palabras de su amo. “QUE ESPERAAAN” Un rugido de ken resonó por toda la fortaleza, hasta hacer explotar terriblemente los volcanes que se encontraban en la lejanía, dejando sentir toda su furia en los cimientos circunvecinos.

“Dohko, ¿puedes sentir eso?”

El santo de Libra quedó sorprendido de las emanaciones de cosmos que se vibraban en el ambiente. Y no solo el, los demás caballeros quedaron mudos por aquel espectáculo aurico.

“Shion” El maestro de Aries volteó abruptamente donde su amigo de toda la vida.

“Es muy posible … que esta sea nuestra última batalla”.

“T..Th…THONG HU” miró melancólico el maestro Shion a su mejor amigo.

“No se que demonio o bestia nos esté esperando en esa enorme fortaleza que se iergue a la distancia, sin embargo, y dadas las circunstancias TENDREMOS QUE TOMAR MEDIDAS EXTREMAS.”

Todos los caballeros se sorprendieron al sentir el poderoso cosmo que dormía en el cuerpo del maestro de Libra. “ooooooooooOOOOOOOOOO KAAAAAAAAAAAA” de la explosión de energía surgieron seis pares de armas que acudieron de inmediato a las manos de los caballeros restantes.

“POR LA TIERRA, POR ATHENA Y POR LA HUMANIDAD” los gritos de coraje y valor reverberaron por aquella pequeña porción de tierra. Y en el acto, los 6 caballeros dorados restantes comenzaron a correr a toda velocidad rumbo a su cruel destino. “AAAAAAATHHHEEEEEEEEEEENAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”

CONTINUARA ……………

¿Qué habrá pasado entre Zeus y Gea? ¿Logrará el padre de todos los dioses librarse de su mas acérrimo enemigo? ¿Y Helios? ¿Cómo le hizo para sobrevivir al cataclismo donde supuestamente se hundió junto con Shaka? ¿Y ARES Y LOS CABALLEROS DORADOS? EL INEVITABLE ENFRENTAMIENTO ACABA DE COMENZAR.
Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Ya está el nuevo capítulo 22/Marzo/2007 - 21:34

Amigos, ya está posteado el nuevo capítulo, espero lo disfruten y chequen porque está muy pero muy bueno. Saludos, posteen dudas preguntas y demas. 

saludos !!

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 16 22/Marzo/2007 - 16:20

CAPÍTULO 16: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -6ta parte-

Hace dos semanas:

Monte Olimpo en la zona septentrional al noreste de Tesalia.

“Maldición, no funcionó AIOROS, ¡NO FUNCIONÓ!” ; “Kanon ¡OBSERVA!” el geminiano volteó al muro y este comenzó a agrietarse hasta destruirse por completo, cuando el humo hubo desaparecido, una enorme luz blanca se vislumbraba en aquella enorme pared, eclipsando todo, hasta las mas diminutas sombras, de repente y sintiendo una calidez profunda, Kanon caminó hasta el umbral, al observarlo comprobó que era la misma energía de Athena que había quedado atrapada, seguramente para impedir el acceso a cualquiera que hubiera destrozado el enorme muro.

Los demas quedaron atónitos hacia aquella luz que producía una enorme paz y tranquilidad, con firme decisión Kanon entró donde la luz, y por algun tiempo siguió lo que parecía un pequeño sol dentro de aquella hermosa luz que despedía sonidos y voces femeninas, una calidez y un encanto fabuloso con lo divino, de repente, algo se vislumbraba debajo de aquella hermosa luz, cuando Kanon lo observó, quedó perplejo, atónito un fuerte nudo quedó en su garganta, lo que veía simplemente no tenía nombre.

“Asi que …. Este es el famoso secreto que guarda Athena, nunca lo hubiera imaginado”

Los ojos de Kanon siguieron presenciando aquel objeto desapareciendo en el acto. Sin embargo, algo sucedió, miles de imágenes aparecieron dentro de la cabeza del geminiano.

“TU NO TE MERECES A ATHENA, NADIE SE LA MERECE, QUISIERON DEMOSTRARME AL PELEAR CONTRA MI CUANTO LA AMAN, PERO ES MENTIRA NADIE LA AMA COMO YO …. NADIE”

“Kryon …. YO TAMBIEN AMO A ATHENA … Y VOY A LUCHAR POR ELLA BRILLANTE ….. BRILLANTE MI COSMO …….. INCENDIATE ….ASCIENDEEEE … AL COSMO INFINITOOOOOO”

“NO ES POSIBLE, EL COSMO DE SEIYAAAA ….. EL COSMO DE SEIYAAAA …..AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH”

“KRYOOON ….. KRYOOOOOOOON”

“Milady? ……¿E … eres tu? ….MILAAADYYY”

“Athena ….yo solo …..yo solo quería tu amor ….. quería estar contigo, quería estar a tu lado y protegerte siempre, pero ahora ….. ahora no puedo ……no tengo fuerzas ….para continuar” ……”

“No te mueras Kryon ….. NO TE MUERAS POR FAVOR….. YO ….. TE AMO …. TE AMO CON TODAS MIS FUERZAS”.

“Princesa mía, no te preocupes por mi, yo estaré contigo siempre, nunca te abandonaré, no importa lo que suceda yo siempre estaré a tu lado en todo momento y cuando me necesites ….SIEMPRE …..MI QUERIDA ATHENA …. SIEMPRE ESTARE AHÍ PARA TI …….MILADY.”

Kanon que seguía contemplando aquellas imágenes, se separó de inmediato por el poderoso efecto del cosmo que había despertado al tocar aquel extraño cuerpo en estado fetal, donde sobresalían un hermoso par de alas energéticas que llamaron poderosamente su atención.

“Entonces …. EL OSCURO SECRETO DE ATHENA ES …. El legendario caballero que protegió a la princesa valiéntemente hasta el final hace 243 años ¡KRYON DE PEGASO!”

Acto seguido, la masa gelatinosa que cubría al cuerpo de Kryon comenzó a romperse hasta salir por completo del cascarón. Una poderosisima luz emanó del cuerpo del legendario caballero hasta caer suavemente al suelo, Kanon tomó al legendario pegaso por el hombro y comenzó a sacarlo lentamente hasta llegar al salón principal.

Aioros vió que de aquella luz tan poderosa surgieron dos sombras que comenzaron a tomar forma y cual sería su sorpresa al ver a la persona que acompañaba a Kanon.

“No puede ser, si no me equivoco aquella persona es EL LEGENDARIO PEGASO.”

Sorrento volteó extrañado y consternado de aquel descubrimiento.

“¿Has dicho … pegaso? Pero … no puede ser, el santo de Pegaso que conozco se encuentra prisionero en el Santuario ¿cierto?”

Aioros volteó donde Sorrento y sin decir mas corrió hasta donde se encontraba Kanon y juntos llevaron a Kryon cerca de la estatua de Athena. Lo soltaron muy suavemente y este al sentir el contacto con el piso comenzó a abrir lentamente sus ojos.

“Aioros, tengo que decirte algo”

El sagrado Patriarca volteó de reojo donde el caballero dorado de Géminis.

“Este no es el momento, tenemos que hablar con el, sino, las cosas se pondrán muy duras.”

Kanon lo sostuvo del hombro fuertemente.

“No, tu escuchame, este hombre ya estuvo aquí, en esta época.”

Aioros enarcó la ceja incrédulo.

“Cuando estuve ahí dentro, pude observar las últimas vivencias que tuvo antes de llegar a este lugar. Kryon se enfrentó contra Seiya y los otros santos de bronce.”

“Se…Seiya? …..seeIYAA?” susurró Kryon.

Los héroes contemplaron como el legendario Pegaso elevó en cuestión de segundos un cosmos tremendamente poderoso al escuchar aquel nombre.

“¿Qué ES ESTE COSMOS TAN PODEROSO?.” Exclamó Kanon sorprendido.

Aioros y los demás observaban con detenimiento como el legendario Pegaso iba levantándose con una furia tremenda que emanaba desde lo más profundo de su corazón.

“¿DONDE ESTA?”

Sorrento fue el primero en hablar

“¿Dónde está quién? ¿De que hablas?”

Kryon elevó mucho mas su cosmos haciendo temblar la sagrada mansión de cristal.

“¿Dónde ESTÁ SEIYA?”

“Kanon, de eso quería hablarte, Seiya y Kryon pelearon incansablemente hasta que el dio su vida por nuestra diosa.” Susurró el sagrado papa.

“¿Qué dijiste? Entonces …. Eso quiere decir que …”

“Efectivamente, Kryon no murió, Athena aparentemente le perdonó la vida y le hizo creer a los dioses que se había convertido en una constelación. Pues, según se Kryon fue amenazado en el pasado por varios dioses, debido a que este alcanzó a rasgar el poder de la gran voluntad. Al parecer Athena no quiso que Kryon llegara al Tártaro pues sabía que si el destino de su caballero reposaba en mansos de los dioses, estos no se tentarían el corazón y lo dejarían encerrado hasta el final de los tiempos al lado de los titanes.”

“Entonces …¿KRYON ES … UN DIOS? Ahora entiendo porque Athena lo ha dejado como último recurso.” Finalizó Kanon.

“TU … ¿Porque estas vestido como el patriarca? HABLA O SUFRE LAS CONSECUENCIAS”

“Kryon, espera, necesito que te tranquilices, has pasado por una experiencia traumática y te pido de favor que te calmes, nosotros somos caballeros de Athena.”

“¿Cómo puedo confiar en ustedes?”

Aioros levantó su brazo izquierdo señalando a la enorme estatua de Athena que se postraba cerca de el.

“M..MILADY” En el acto, el legendario Pegaso se inclinó sin siquiera ver los pies de su diosa. Y al cerrar sus ojos pudo sentir el cálido cosmos de Athena que inundaba el lugar. Embriagándolo con las hermosas melodías que solo la voz de la princesa podían proporcionar.

“KRYON … AYUDAME”  (Nota del autor: Si quieren saber mas acerca de Kryon, lean el fick de "Los Caballeros del Zodiaco Vs. Los Campeones de Grecia" altamente recomendado, saludos!!)

La imagen de la diosa había entrado en su cabeza y con horror se levantó desesperado.

“M..Milady …MILADY ESTÁ EN PROBLEMAS.”

“Kryon” Aioros lo toma del hombro “Precisamente por eso te hemos despertado, por eso hemos pasado por mil penurias, para que tu nos ayudes a salvar a nuestra diosa, que se encuentra en el peor de los escenarios jamas concebidos.”

“¿DE QUE HABLA NOBLE PATRIARCA?”

Kanon y Sorrento se voltearon a ver extrañados de la actitud tan voluble del legendario Pegaso.

“Athena ha sido derrotada por el dios del sol Apolo y por su hermana Artemisa, necesitamos ir al Santuario para ayudar no solo a nuestra diosa, sino también a todos sus caballeros que han sido encerrados en nombre del castigo divino y como antecedente de lo que le sucederá a la humanidad SINO HACEMOS ALGO.”

“Pero … no comprendo, hace unos instantes, yo estaba peleando fieramente contra el santo de Pegaso de esta época”

Los tres héroes escuchaban atentos a la conversación del legendario caballero.

“Recuerdo ….que yo vencí a Seiya y … -las imágenes vienen a su mente como si el evento acabara de suceder- por mi estupidez casi muere la diosa. Sentí la muerte muy cerca, hasta que el cálido cosmo de Athena me envolvió, después de eso, desperté aquí en este sitio.”

Los tres caballeros se habían quedado en silencio, para los héroes olvidados habían pasado meses desde el enfrentamiento entre Seiya y el, pero para Kryon tan solo un instante.

“Sagrado Patriarca ¿Qué es lo que debemos hacer?” exclamó Kryon ansioso.

“Es cierto, nos hemos retrazado demasiado, ya es tiempo de regresar al Santuario y terminar de una vez y para siempre la sombra siniestra que se cierne alrededor de la humanidad.¡CABALLEROS! Escuchen con atención.”

Kanon, Sorrento y Kryon escucharon detenidamente los planes del sagrado pontífice.

“Esta batalla será la mas difícil de todas, no solo enfrentaremos al dios del Sol sino a un innumerable ejército compuesto por lo mejor de los guerreros élite del Olimpo. Por lo que deseo que cada uno de ustedes escoga un arma de la habitación de la guerra prohibida de Athena.”

“Aioros, ¿llevaras el Cronologio?” adelantó Kanon

“Asi es, este artefacto tiene la habilidad de trasladarnos al pasado sin embargo, no me atrevo a realizar el viaje por no tener un conocimiento exacto de su poder. Temo que podamos viajar mucho mas atrás de lo debido y la energía que consume es de tal magnitud que tendriamos que esperar por lo menos unos 100 años para recargar su poder. Y como no soy un dios es limitado.”

“Pero, entonces Kryon podría usarlo” enuncia Sorrento.

“No, el Cronologio fue hecho para los dioses olímpicos, por eso aumenta el cosmos del portador. En cuanto a tu pregunta, presiento que Kryon está aquí porque Athena asi lo ha decidido, lo que significa que el es el mas indicado para llegar con ella y nosotros encargarnos del resto. No se preocupen, si algo llegara a suceder, tenemos una segunda oportunidad de vencer. Caballeros ¡ALISTENSE!

Los caballeros asintieron serenamente al Sagrado Patriarca y en el acto corrieron a la sala de armas donde estaban los objetos prohibidos de los dioses. Aioros tomó el antiguo escudo de Libra que se había quedado tirado al pie del enorme muro sagrado y sonrió al momento de sostenerlo “Maestro Dohko, me gustaría poder ver tu rostro al contemplar este poderoso escudo.”

En el acto siguió a los demas caballeros y ya dentro de la sala de armas vió como Kanon había cogido la souma de Kronos EL MEGAS-DEPRANÓN.

“Kanon ¿Estas seguro de poder utilizar esa hoz sagrada? Es muy peligroso tenerla a la vista, en el momento que te vean con ella, seras blanco facil para obtenerla. Y no podemos permitir POR NINGÚN MOTIVO que se apoderen de ninguna de estas poderosas armas celestiales.”

El geminiano volteó confiado y arqueando la ceja prosiguió “No se preocupe Sagrado Patriarca con esto en mi poder, haré que los dioses se arrepientan de habernos retado.”

Aioros giró su cabeza hasta posar su mirada en Sorrento de Sirena que tenía el TRIDENTE DE TRITÓN, el arma definitiva del general más temible de Poseidón. Finalmente llegó donde Kryon, sin embargo este seguía contemplando las armas extrañado. Levantó el mazo que tenía el símbolo de la guerra, seguramente una pertenencia de Ares, al observarlo detenídamente se dio cuenta que estaba ligeramente agrietado de uno de sus lados. Kryon pasó el dedo sobre aquella superficie sintiendo su porosidad y de repente, una imagen cruzó su mente, la de Ares golpeando el piso tirandolo a el e incontables caballeros de Athena al sentir la ferocidad de su poder. “Maldito Ares”

Aioros cortó el silencio de los pensamientos de este triste caballero “Kryon, escoge tu arma y vámonos”.

“No … No necesito ninguna de estas armas”.-soltando el mazo de la guerra-

“¿Estas seguro?”

“Si” afirmó Kryon decidido, sin embargo, al momento de voltear donde el antiguo santo de Sagitario, Kryon observó un objeto muy pequeño apenas visible a la mirada coloquial.

“Patriarca, ¿Qué es ese objeto?”

Aioros llevó su mirada donde aquel extraño artefacto, le puso la mano encima a lo que parecía un dedal y al instante se convirtió en un cetro de cristal, dentro del mismo tenía grabadas las siglas de ATHENA en griego pulsando con intensidad, al instante brilló intensamente hasta hacer que Aioros lo soltara de inmediato. Kryon fue por el “ESPERA KRYON NO LO TOQUES” sin embargo, el legendario Pegaso desobedeció las órdenes del sagrado Patriarca hasta tomar el hermoso cetro de cristal sin consecuencia alguna.

Aioros frunció el ceño y agudizó la mirada cuando contempló el extraño efecto de la calma y quietud en manos del legendario Pegaso.

“Teniendo tantos años en este lugar y nunca me había percatado de la existencia de ese cetro de cristal. No tengo idea de lo que pueda ser amigo, pero, algo es seguro, solo tu puedes sostenerlo. Seguramente te guiará donde Athena.”

Kryon colocó el cetro en su espalda y al estar todos listos salieron fuera del Monte Olimpo.

“Como ustedes saben, el Monte Olimpo solía ser la entrada a la morada de los dioses, sin embargo, desde que Athena inició el ciclo de re-encarnaciones con Poseidón y Hades el padre Zeus eliminó las puertas de la tierra elevando al Olimpo a otra dimensión y solo Athena tiene el poder de abrir esa entrada. Si nos aseguramos de rescatar a la diosa, no habrá manera de que ningún dios olímpico vuelva a pisar la tierra.” Explicó Aioros.

“Ahora entiendo porqué cuando llegamos hasta la cima no vimos ninguna entrada celestial, lo que significa que Athena resguarda incluso la antigua entrada en caso de visitas inesperadas” argumentó Kanon.

“Asi es, recuerden que solo confiando en nuestro poder y en todas las pruebas que nos han sido impuestas recuperaremos lo que se nos ha sido arrebatado, VAYAMOS PUES AL SANTUARIO Y SALVEMOS A ATHENA”

Los tres caballeros alzaron la mano gritando en son positivo. Acto seguido el sagrado patriarca emitió un destello oro-platinado saliendo disparado al cielo y sin quedarse atrás los demás calentaron su cosmos y siguieron la estela de luz que este había dejado atrás.

SANTUARIO DE ATHENA, GRECIA

Apolo se encontraba admirando las bellezas naturales que rodeaban el santuario, enormes cañadas forradas de innumerables flores exóticas con una hermosa cascada que bañaba parte de la zona. Cerca de ahí una hermosa cascada manaba las cristalinas aguas del lugar, en el centro estaba una figura de mármol de Athena que veía inquisidora los ojos de su poderoso hermano.

“No me mires asi hermanita, esto tenía que suceder por tu bien y el mio, las cosas se compondrán una vez que nuestro honorable padre regrese de su largo viaje. Y que mejor que darle de regalo de bienvenida a la tierra en bandeja de plata.”

De repente, un soldado Olímpico arribó donde el dios del sol.

“Mi señor, la edificación que usted había pedido ya ha sido establecida, encontramos la puerta justo detrás del último templo, tal como había predicho.”

“Ahh, es cierto, la puerta dimensional que unirá al Olimpo con la tierra, muy bien haré los honores.” El cosmo de Apolo se dejó sentir en la zona hasta hacer arder los cables de las imponentes puertas que al sentir el cosmos magnánimo crearon una puerta dimensional al instante.

“Ya está” el dios del sol fijó su mirada en aquel soldado “Trae a mis ángeles” el recluta palideció por unos momentos “Pe … pero Señor … los consagrados están aquí para ayudarlo en cualquier situación, además, ¿Quién podría oponérsele ahora que la diosa Athena ha sido …”

Apolo interrumpe abruptamente

“¿Te he tratado mal?”

El sujeto quedó titubeante y su nerviosismo comenzó a acrecentarse.

“¿He sido injusto o usado mi poder injustamente para castigarlos?”

“No señor por supuesto que no señor” –inclinándose sin voltear a verlo-

“¿Entonces porque me contradices? ¿Por qué eres rebelde?”

“No señor, disculpeme señor lo siento mucho su ilustrísima” el soldado se retiró corriendo buscando como loco a la guardia solar del dios sol.

“¿Quiere el todopoderoso que me deshaga de aquella basura para que no contamine el ambiente?” –Inclinándose respetuosamente muy cerca de Apolo-

Los ojos del sol voltearon a su lado derecho y quedó sorprendido de la velocidad de uno de sus más temidos guerreros. El cual medía 1.90 su armadura era dorada escarlata (acentuada mas en escarlata que dorada), con el cabello rojo muy largo, ojoz azules, recubierto en las partes donde no se posaba la armadura con una ropa interior color amarillola camisa y pantalón amarillo. En el mentón comienza su máscara pero al subir, una flama va creciendo y a medida que sube a los pómulos se alarga hasta combinarse con su cabellera pareciendo una enorme llama.

“Caronte, tan servicial como siempre” Apolo quedó meditativo por unos segundos y cuando el subordinado estuvo a punto de decir palabra alguna, la voz del sol se alzó de inmediato. “No es necesario que lo mates, el no tiene la culpa de pensar asi, la tenemos nosotros por haberle permitido a Athena seguir con esta situación, pero eso se acabó. La nueva era de los dioses en la tierra está muy cerca de consumarse, y estoy seguro que mi padre quedará sorprendido de ver el espléndido trabajo que he realizado.”

“Su ilustrísima, ¿Qué hacemos con la amazona y el angel que traicionó a su hermana? La señorita Artemisa insiste que se le perdone la vida.”

Apolo quedó en silencio y con tranquilidad abrió la mano izquierda y un agujero negro se abrió, con la otra metió la mano y de la misma sacó una hermosa lira dorada con incrustaciones de zafiros y rubies. Acto seguido comenzó a tocar la tonada. Caronte agachó la mirada al piso abriendo sus sentidos para admirar en todo su esplendor la tonada de Apolo. Después de varios minutos de tocar el instrumento Apolo terminó la tonada abruptamente cortando la hermosa melodía.

“Basura como esas deben ser castigadas y eliminadas, no me importa que diga o haga mi hermana, tu deber será eliminar a esos dos AHORA.”

Caronte asentuó con su cabeza y Apolo se quedó en silencio, admirando apaciblemente el agua que caia en la fuente donde aparecía una estatua de la diosa Athena.

“Mi señor … algo mas”

Apolo ni se inmutó de las palabras de su ángel que seguía contemplando con orgullo aquel brote.

“Ya salieron del Monte Olimpo y se dirigen para acá, seguramente para rescatar a su diosa y amigos.”

Apolo enarcó la ceja “Asi que, esa pequeña traviesa tenía un as oculto, no le servirá de nada, no mientras yo esté a cargo, por eso te mandé llamar especialmente a ti, tu tendrás la misión principal de custodiar el cuerpo de Athena. No quiero que, por ningún motivo se acerque NADIE. ¿Te quedó claro?”

“Si su ilustrísima”

Caronte desapareció al instante con una llamarada de fuego violeta morada

Apolo al quedarse a solas esbozó con tranquilidad una sonrisa. “Muy pronto, las cosas cambiarán.”

EL OLIMPO -TIEMPO ACTUAL-

“AAAAAAIOOOOORRRIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA”

Seiya estaba impactado totalmente por los últimos acontecimientos ocurridos entre los santos dorados de Leo y Tauro contra el invencible Hércules que habían desaparecido por completo de la tremenda explosión que había provocado los choques de poderes.

Seiya se acuclilló y puso las manos en el piso, intensas lágrimas brotaron de sus fanales que parecían apagarse por los eventos ocurridos. Sus pensamientos volvieron inconcientemente a los últimos momentos de Aioria en el fanes.

“SEIYA … QUE PASA SEIYAAAAAAAAAAA” Pegaso va a caer en el pecho de su hermano dorado, este lo toma antes y lo observa. “Seiya, ¿estas bien? Oh no, se ha desvanecido por completo”

El santo de Leo toma a Pegaso complétamente hasta cargarlo y llevarlo a la sombra. Aioria se le queda mirando por unos segundos.

“Seiya, quería contarte todo lo que ha significado para mi el conocerte, el vínculo que has tenido con mi hermano ha hecho que las esperanzas jamás se quiten de mi mente. Necesitaba decirte esto porque, cuando te veo a ti siento que me veo a mi mismo cuando mas joven. –esboza una sonrisa- No sabes cuantas veces fui un rebelde y no obedecía a Aioros porque quería demostrar que si podía ser igual de fuerte que el. Me siento responsable en este momento de ti, porque quiero que tengas una vida larga, llena de dicha y esperanza. Estoy seguro que eso es lo que mi hermano siempre quiso de mi y, ahora que no está conmigo quiero que tu tengas esa oportunidad que nunca me llegó.

Seiya … estoy seguro de que algún dia podremos reencontrarnos, y me gustaría que en la siguiente vida, estuviéramos los dos juntos siempre firmes como hermanos y enseñarte todo lo bueno que me ha dado mi hermano. Estoy agradecido con Athena y la vida de que, enfrente de mi tengo a la persona que también me ha enseñado a nunca darme por vencido, y te juro Seiya QUE NO ME DARÉ JAMAS POR VENCIDO. No importa quien sea mi oponente, -lo toma de la mano- haré mia tu fuerza y con tu ayuda podré trascender cualquier peligro, no importando cuan difícil sea. Nos vemos amigo, que Athena te ilumine”.

De repente Saori se percata de la condición de Pegaso.

“Seiya SEIYAAA” Aioria se levanta y la observa acercarse muy cálidamente

“Athena, no te preocupes, el estará bien, el es muy fuerte”

Saori le regresa el gesto con una sonrisa. “Gracias Aioria”

El santo de Leo sonríe y se aleja los demás caballeros de bronce llegan donde Seiya y tratan de reanimarlo sin éxito.

“Caballeros dorados ES HORA DE PARTIR” Todos alzan la mano con gritos eufóricos. Cuando todos entran al portal dimensional, Aioria es el último que se queda observando a Pegaso.

“Seiya, nos volveremos a encontrar LO JURO.” Y desaparece del fanes.

Los pensamientos de Pegaso vuelven a su presente y abre los ojos sorprendido.

“¿Cuando sucedió eso?” Se toca la cabeza y lentamente comienza a incorporarse, Shun estaba a su lado tratando de animarlo, pero, Seiya parecía no darle importancia.

“Aioria” cerró sus manos y comenzó a apretarlas fuertemente. “No lo voy a permitir” Los demás bronceados voltearon donde Pegaso, incluyendo Athena.

“¿Qué pasa Seiya?” Athena se acerca rápidamente donde su caballero.

“AIORIA” Las manos de Seiya se apretaron tan fuerte que la sangre comenzó a brotar de sus palmas, y nuevas lágrimas enturbiaron su rostro.

“No te preocupes amigo, todo va a estar bien. La tierra se va a salvar TE LO PROMETO”

La misma frase se repetía una y otra vez dentro de la mente de Pegaso, que veía al León dorado cada vez mas lejos hasta desaparecer en la distancia. Y de repente Seiya gritó con una rabia tremenda, el cosmo del caballero de Pegaso se encendió intempestivamente alejando a sus amigos.

“AAAAAIOOOOORRRIAAAAAAAAAA” Seiya salió como bólido fuera del templo de Athena.

“SEEEIYAAA ESPERA NO LO HAGAAAS” Pero las súplicas de Athena fueron deshechadas de la mente de Pegaso, en donde solo abundaba ira, coraje, y sobre todo frustración, por no estar al lado de su hermano dorado.

Los santos de bronce salieron enseguida detrás de Pegaso para detener su descolgada. De repente, cuando Seiya se encuentra fuera del templo de su diosa observa y contempla que uno de los portales olímpicos no está muy lejos de ahí y vuelve a correr.

“SEEIYAA POR FAVOR NO LO HAGAAAS” Fénix detuvo a la diosa

“Athena, ¿Por qué no nos dejas ir? Todos queremos luchar, queremos pelear al lado de los caballeros dorados y no nos importaría morir en el intento.”

“Ikki, ustedes nunca podrán hacerlo”

“¿CÓMO?” Los ojos del caballero miraron sorprendidos a su diosa.

“Le he pedido a mi padre que construyera una esfera energética alrededor del templo para asegurar su protección.”

“¿Qué DIJISTE? ¿Por qué? ¡PORQUE ATHENA! ¿Qué no entiendes nuestros sentimientos? ¿De que serviría sobrevivir a la catastrofe si nosotros sabemos que pudimos haber hecho una diferencia? En todo caso PREFERIRÍA MORIR junto a todos mis compañeros.”

“I …Ikki”

“Tu eres una diosa Athena, y finalmente tendrás que regresar algún dia a este lugar. Se que la mayoría de los humanos merecen ese castigo, pero todos creemos firmemente, que mientras exista la llama de la esperanza en una sola persona, ENTONCES AUN HAY POSIBILIDADES de que esta cambie, me niego a morir en este templo viviendo una vida feliz a tu lado a sabiendas de que no pudimos hacer nada. Y me parece que no soy el único que piensa de esa manera.”

Athena cerró los ojos y comenzó a llorar profundamente.

“He … sido una egoísta, por supuesto que me preocupa la tierra, pero, esta es una batalla IMPOSIBLE DE GANAR.”

Ikki con ojos benevolentes toma a Saori de los hombros.

“Athena, NOSOTROS SOMOS LOS CABALLEROS DE LA ESPERANZA, no importa si las posibilidades son pocas o nulas, si sabemos QUE LAS HAY, nunca nos daremos por vencido, igual que nuestros hermanos dorados que han peleado valientemente, y que nos han inspirado a tomar esta decisión. Tu mejor que nadie sabe que cualquier cosa ES POSIBLE MIENTRAS ARDA LA LLAMA DE LA ESPERANZA EN NUESTRO INTERIOR. Eso tu me lo enseñaste en Elysion.”

Athena se quedó paralizada y se quedó con la mirada perdida por unos momentos al observar a Fénix, corrió a su lado.

“Ikki, ALCANZEMOS A SEIYA”

Los ojos del Fénix se abrieron grandemente y con una sonrisa presiguieron el rastro de Pegaso.

“Dioses del Olimpo PREPÁRENSE A COMBATIR CONTRA LOS CABALLEROS DE LA ESPERANZA”.Finalizó mentalmente el Fénix.

CONTINUARA …………………….

¿Qué sucedió con Seiya? ¿Logró llegar al portal dimensional? Los caballeros de bronce HAN DECIDIDO ENTRAR A LA PELEA AL LADO DE LA DIOSA ATHENA. ¿Qué complicaciones tendrá la diosa con Zeus y el resto de su familia olímpica? Y ¿Qué pasó con Ares y el resto de caballeros dorados? MUY PRONTO LO SABREMOS.
Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 15 16/Marzo/2007 - 00:48

Saludos !! Les dejo el siguiente capítulo, les advierto que este especialmente SACA CHISPAS Y ADRENALINA POR DOQUIER, pónganse cómodos porque está TREMENDO garantizado.

 

CAPÍTULO 15: HERCULES, EL CAMPEÓN MAS GRANDE DE GRECIA (2NDA PARTE)

-ANFITEATRO-

El humo comienza a despejarse y de entre la arena sale una imponente figura, lentamente comienza a quitarse el polvo de la misma y sus ojos aun deslumbrados por la imponente luz espera unos segundos hasta que recupera su vista completamente.

“ALDEBARAAAAAN” La vista del fornido guerrero se gira donde los gritos al despejarse perfectamente el vaho. Hércules observa al santo de Leo buscando a su hermano dorado, sin embargo, era tanta la arena que les había caido por el choque de poderes que esta había sepultado los restos del coliseo.

El campeón contempla como de los ojos de Aioria salían incontables lágrimas, “Caballero, retirate ahora y llora la muerte de tu amigo, consideralo un regalo de mi parte.” Hércules comenzó a alejarse “Aunque no lo comprendas te he salvado, era preferible quedarse aquí a ser aniquilado despiadadamente por ese monstruo.” Pensó reflexivo el campeón. “¿A dónde CREES QUE VAS?” Los ojos de Hércules se abrieron al escuchar a su espalda la voz desesperada de su oponente. “Me voy, muy lejos de aquí caballero, y le ruego a los dioses que estos me perdonen.” La furia de Aioria creció con intensidad al escuchar aquellas palabras.

“DE NINGUNA MANERA VOY A DEJARTE IR, ¿crees que voy a hacerlo después de lo que has hecho?” El aire jugueteó con los mechones de la frente de Hércules, un aire de melancolía recorría sus fibras más íntimas. “Caballero, te entiendo perfectamente y si lo que tu deseas es terminar este combate, entonces lo haré. Sin embargo, ¿estas seguro de lo que haces? Esta pelea no la podrás ganar nunca” ; “¿Qué?” ; “La armadura que traigo puesta fue confeccionada por Hefestos directamente de la piel del León de Nemea, aquella que portaba en tiempos mitológicos la cual me hacía prácticamente invulnerable a cualquier ataque. En otras palabras … SOY INVENCIBLE.”

Aioria emana gotas de sudor por toda su faz, recordó que en las leyendas de este musculoso sujeto nunca hubo nadie que pudiera eclipsar su poder, equiparable solo con el del gran Zeus. De ser asi, no habría manera de vencer, no con la ayuda de esa poderosa armadura, sin embargo recordó por unos instantes a los caballeros de bronce, los cuales eran capaces de realizar cualquier milagro, no importando lo difícil o imposible que resultara la situación.

“Tengo que lograrlo, tengo que hacerlo, estoy seguro que Seiya nunca se daría por vencido, o cualquiera de sus amigos, ESTOY SEGURO DE ELLO.” Las manos del león dorado se apretaron fuertemente, de inmediato señala con el dedo índice al campeón. “No me importa si para vencerte tengo que morir, VAS A CAER ASI SEA LO ÚLTIMO QUE HAGA.”

La expresión de Hércules cambió drásticamente, la fiereza del rostro y cosmos del león dorado, lo tomaron por sorpresa, un acto que solo pocos eran capaces de realizar.

“Estoy sorprendido, veo que no tienes temor a nada, y esos son los caballeros mas difíciles, porque no se rendirán jamás para vencer. Tendré que ser muy cauteloso para derrotarte caballero, por el bien de la tierra.”

“HIPÓCRITA, deja de decir estupideces y siente el PODER DEL LEÓN DORADO”

Hércules observa perfectamente la técnica de Aioria “RELÁMPAGO DE VOLTAJEEE” y antes de que el hombro derecho del caballero reluciera por completo, Hércules lo sofoca abriendo su mano derecha para atrapar el puño de Aioria, el relámpago explota pero, es el León dorado quién recibe el daño al no poder salir su ken por completo. Miles de relámpagos chocan con el caballero durante la descolgada, Hercules lo alcanza y embiste mandándolo mucho mas lejos, estrellándose en varios pilares maltrechos.

Hércules crea varias esferas de energía azul-verdosas y las tira sin piedad donde Aioria. Estas explotan sin piedad al contacto con el santo de Leo, sin embargo, durante el estallido, Aioria grita intensamente con una fuerza descomunal, su cosmo se ha elevado tremendamente al infinito y del humo que ha quedado corre velozmente rumbo al campeón de Grecia, el cual se encuentra atónito al contemplar la voluntad que ha desplegado su oponente.

Aioria corre tan rápido que Hércules no logra ver el poderosísimo puñetazo que choca en su rostro, se eleva por los aires gira hacia atrás dando una marometa, cae de pie y dispara acto seguido varias esferas de energía, Aioria camina lentamente donde las mismas pero estas SE DESVÍAN AL CONTACTO CON SU COSMOS.

“IM … ¡IMPOSIBLE!” Hércules eleva su cosmos y forma una sola de enormes proporciones en dirección al león dorado. Antes de llegar a su destino Aioria se lanza fúrico donde el Campeón y antes de que estas salgan de las manos de Hércules, el leon pone la mano derecha donde las mismas deteniendolas hasta hacerlas explotar.

Hércules sale volando varios metros, pero, logra recuperar nuevamente su estabilidad y al tocar tierra siente como una luz llega en su pecho y luego un brazo que se hunde hasta el fondo. Los ojos de Aioria se encienden al ritmo que grita “PLASMA DE RELÁMPAGOOOOOOOO” una luz dorada cubrió el espacio destruyendo todo a su alrededor dejando un enorme surco a la lejanía.

Aioria se acerca velozmente a una velocidad ligeramente elevada a la de la luz, Hércules que seguía de pie a pesar del tremendo choque de poder del león. Este último siente un golpe de martillo en todo su rostro, luego entonces incontables golpes en el pecho a una velocidad tremenda y Aioria termina gritando “RELÁMPAGO DE VOLTAJEEEEE” primero con su brazo derecho, luego con su brazo izquierdo y al final justo cuando el Campeón vuela por los aires energiza su cosmo a una potencia gigante hasta hacerla explotar con el “PLASMA DE RELÁMPAGOOOOOOOOO” Las nubes se abren y parte de la protección que cubre al templo se destruye, Aioria comienza a hundirse en la tierra hasta formar un enorme cráter del tremendo cosmo generado por sus kens. El panorama se emblanquece cegando todo por unos segundos.

Hércules va cayendo como fardo a lo lejos, como un punto en el horizonte, mientras que Aioria exhala e inhala aire de forma presurosa, incontables gotas de sudor salen de todo su cuerpo, que siente estallar del tremendo poder generado. E inmediatamente cae de rodillas hasta quitarse la tiara de Leo. De repente, una sombra cubre su cuerpo por completo, sube intempestivamente la mirada donde aquella silueta que lo ha envuelto. Lo que contempla le hiela la sangre por completo, ERA HÉRCULES cruzado de brazos y observándolo detenidamente.

“¿Este es el límite de un caballero dorado?” Aioria sintió como un nudo se había formado en su garganta, las manos le temblaban, Ni en la lucha contra los Titanes había sentido tanto temor como en ese momento. Hércules había resistido todos los embates de su ken disparados incluso mas allá de sus propias capacidades. No había forma de vencerlo, inmediatamente una linea cruzó su cabeza y su mente viajó rápidamente a una parte de su vida.

“AIORIAAAA ¿estas bien hermano?” El santo de Leo había caido gravemente al suelo con diversas quemaduras en todo su cuerpo. Aioros contemplaba con asombro el poder que había alcanzado su hermano. “Aioria, AIORIAAA” el santo de Sagitario meneaba fuertemente la cabeza de su hermano, de inmeditado lo levanta con cuidado hasta llevarlo a la sombra de un árbol. Aioros entró en pánico al comprobar que el corazón de su hermano se había detenido.

“NO NO AIORIA NOO POR FAVOOR” el santo de Sagitario tranquilizó su mente lo mas que pudo y al serenarse comenzó a dejar fluir el poder dorado, su cosmo se encendió de tal manera que lo concentró en su palma derecha que se encontraba a escasos centímetros del pecho del joven león. Después de varios segundos Aioria comenzó a toser y sus ojos se abrieron débilmente. “¿A..ioros?” ; “Shhh silencio hermano, no te muevas” la energía del futuro Patriarca renovó por completo las fuerzas de Aioria.

“Hermano ¿estas bien?, me tenías muy preocupado” ; “¿Qué pasó Aioros? ¿Por qué me sucedió esto? Hubo un instante donde me sentí morir”. El santo de Sagitario lo vió a los ojos y con un poco de nerviosismo contestó: “Usaste tu poder traspasando el umbral de tu propia resistencia hermano. La explosión fotónica es demasiado poderosa incluso para ti”. ; “E..entonces, eso significa que…” ; “Que nunca podrás usarla, ni aunque te encuentres en el peor de los peligros, si la llegaras a utilizar nuevamente MORIRÁS.”

Las imágenes avanzan hasta el momento donde el león dorado lanza su poderosa técnica en su enfrentamiento contra los titanes.

“Esa vez apenas si pude sobrevivir de milagro, en verdad no quiero utilizar esta técnica, pero, si tengo que vencer a un dios invencible para ayudar a mis amigos y salvar a la tierra lo haré asi ME CUESTE LA VIDA.”

Aioria comienza a elevar su cosmo a niveles insospechados, Hércules parece darse cuenta de lo ocurrido y observa con detenimiento los movimientos de su oponente.

“Nunca podrás lanzar esa técnica a tiempo” ; “¿QUÉ HAS DICHO?” exclama Aioria claramente confundido. “Por tus movimientos y la energía a la que te has elevado, es claro que necesitas de un tiempo determinado para disparar tu ken a un nivel deseado. Sin embargo, no voy a consentirla, pero lo que en verdad me preocupa es tu clara obstinación a seguir peleando. Vete de aquí y llora a tu amigo, se que muy profundamente en tu corazón tienes la necesidad de aflorar esos sentimientos.”

“¿Y TU QUE SABES DE ELLO? Vives con los dioses, ¿hace cuanto que has bajado a la tierra para contemplarla? Ustedes dioses quieren destruir la tierra, sin embargo, no la han vivido, ni llorado o sangrado. Están aquí arriba sentados y meditando con frialdad su próximo paso.”

Hércules se queda en silencio pero, después de un momento responde: “Tienes toda la razón caballero, nos ha faltado humildad, no solo con ustedes sino con los habitantes de la tierra, creeme que ganas no me faltan para ayudarlos en su empresa, sin embargo, tengo fé en la sabiduría de mi padre y si el considera que los tiempos serán mejores aunque en este momento empeoren. Las cosas sucederan por una buena razón.”

“¿Y como sabes que será asi? Se nos ha contado que, desde tiempos inmemoriales han acontecido ciertos cataclismos donde el hombre sucumbió al poder de los dioses, no sobrevivió y formaron una nueva era, que es la que ha llegado a su fin con este tiempo. ¿Y sabes que? Los dioses han vuelto a fracasar.”

“¡CALLATE!” las manos de Hércules se cerraron violentamente, todo lo que Aioria decía era exactamente lo que el había pensado desde hacía mucho tiempo, y que fue precísamente aquella causa lo que casi le cuesta su lugar divino.

TEMPLO DEL FANES EN EL OLIMPO – 25,000 años antes de Cristo

“Padre, ¿Cómo puedes dejarte seducir de esta manera? Los dioses no han resuelto el problema que aqueja al hombre. Destruir a esta civilización que con tanta sangre y sudor nos ha costado construir solo empeorará las cosas.”

“Cierra la boca criadete, ¿Quién te dio permiso de hablar ante esta mesa?”

“NO ME LEVANTES LA VOZ ARES, ¿Crees que tus sucias artimañas me espantan?”

Ares se levanta fúrico y con agresividad levanta la mesa toma a Hércules del cuello y lo estampa en la pared.

“VOY A MATARTE”

Hércules hunde su puño en el estómago del dios de la guerra haciéndolo retroceder algunos metros. El campeón se lanza y logra conectar un golpe de derecha en el rostro del olimpiano, Ares gira y golpea brutalmente a Hércules en la sien con su codo derecho.

Los dioses ahí presentes quedaron conmocionados por lo que estaba sucediendo, hasta que un cosmo ultrapoderoso que inundó por completo el sagrado templo detuvo las acciones al instante. “BASTA YA”

Zeus cuando quería imponía órden en el acto, su voz se había confundido con el estallido del potentisimo rayo que permanecía silenciado dentro de su mano derecha. Los 10 olímpicos observaron con furia a los dos combatientes.
“SON UNA DESHONRA no solo para mi, SINO PARA TODOS LOS PRESENTES”

“Padre yo”

“CÁLLATE ARES, no quiero escuchar NI UNA SOLA PALABRA, lo único que sabes hacer es pelear sin descanso, ¿Qué NO TIENES UN POCO DE CONCIENCIA?”

Zeus giró de inmediato donde el Campeón griego.

“Y tu, el mas grande de todos los campeones que ha conocido la tierra, DEGENERADO por no usar correctamente la cabeza, DEJARTE INFLUENCIAR por tonterías personales, me has decepcionado enormemente Hércules, esperaba mucho mas de ti.”

“Pero .. es que”

“¡CALLATE! No quiero escuchar nada mas, les prohibo poner un pie en este templo, no quiero verlos, y si esto trasciende fuera de estas paredes y lo llevan afuera, les juro por estigia que no me tentaré el corazón y los mandaré directo al Tártaro.”

Todos los olímpicos quedaron sorprendidos por la decisión tan brusca del todopoderoso.

“¿HAN ENTENDIDO?”

“Si padre” adelantó Ares rápidamente agachando la cabeza aceptando las leyes de su ilustrisima.

“¿Hércules?” El campeón no había respondido en absoluto sentía un coraje que estaba transpirando por todos los poros de su poderosa piel.

“¡HERCULES!” el campeón abrió las manos y al agachar la cabeza finalmente contesta. “S..Si padre”.

“FUERA DE MI VISTA” los dos dioses se alejaron del templo del fanes y con furia Hércules regresa y al hacerlo estalla: “NOSOTROS LOS HUMANOS NO NECESITAMOS A LOS DIOSES, FRACASARÁN IGUAL QUE EN TIEMPOS PASADOS. ¿Vas a repetir el mismo error padre? ¿Destruir para construir para nuevamente destruir?”

“¡INSOLENTE!” Apolo se levantó de inmediato “Yo no seré tan benevolente como Ares”

Del cosmo de Zeus surgió un potentísimo rayo que castigó severamente el cuerpo del Campeón. El rayo era tan potente que arrojó al olimpiano por todos los templos del Olimpo recorriendo gran parte de las dimensiones creadas hasta llegar a la parte inferior del mismo, donde se encontraban las prisiones para todos los renegados que habían servido a los dioses en el pasado. El campeón se levantó lenta y pesádamente, su cuerpo se encontraba lleno de quemaduras y bastante sangre corría entre sus ropas. “C..creo, que esta ves si te hice enojar”

Numerosos guardias olimpianos llegaron al lugar donde se encontraba el Campeón y sin oponer fuerza fue engrilletado hasta quedar cubierto por completo de cadenas que cubrían todo su cuerpo. Las mismas cobraron vida y se insertaron dentro de una gran roca. Ares había aparecido al instante. “¿Vienes a darme el pésame?” El dios de la guerra comenzó a reir estridentemente.

“No criadete, vengo a avisarte que, el dia que salgas de esta pocilga voy a matarte, no importando las consecuencias”.

“¿Tanto me odias Ares?”

La mirada del dios de la guerra se desvía de los ojos del campeón “¿Odiarte? No, TE ABORREZCO, desde que llegaste a este lugar, nuestro padre siempre te ha dado un lugar privilegiado dentro de los 12 olímpicos y eso, no puedo permitirlo no cuando a todos nos ha costado mucho poder llegar a la cima. Y no pienso darte ninguna oportunidad, no me importa si por ello mi padre me destierra del Olimpo, obtendré mi satisfacción completa en el momento en que estes MUERTO.”

Ares hizo un gesto y varios soldados olímpicos levantaron una enorme cubierta que fue puesta encima del campeón quedando atrapado en una eterna oscuridad, la roca salió disparada a una dimensión sin rumbo fijo, donde Hércules vagaría eternamente o hasta que el padre lo decidiera.

“Y asi fue como fui encerrado y condenado injustamente por muchos años debido a mi impetuosidad. Pero, ese constante silencio logró que mi actitud cambiara, me volviera mas sereno, agudizando mis sentidos y esperando el momento preciso para ayudar a las personas que siempre confiaron en mi, a la gente que siempre se apoyó en mi hombro, y juré en ese momento, que nunca mas volvería a fallarles, no después de esa injusticia, no después de ver a mi padre, drásticamente cambiado por temores infundados y leyendas sobre su posible derrocamiento. Y ahora, justo en este momento sentía un enorme deseo de ayudar a sus amigos.”

Los ojos de Hércules estaban distanciados de la batalla y no observa que el león dorado había aprovechado la distracción del campeón para subir por el montículo generado y correr donde la estatua de arena de Aldebarán que aun seguía en una posición bastante peculiar.

“Padre, ¿Por qué padre? ¿Porque te has vuelto tan distante y frio?” El campeón cierra los ojos y de inmediato los abre al sentir el cosmos llameante dentro de la estatua de arena.

“E..el santo de Tauro ….” Voltea donde sus oponentes y a lo lejos contempla como la efigie vibra intensamente. “No lo permitiré YA NO PERMITIRÉ QUE ESTO CONTINÚE le pondré fin a esta situación asi tenga que pelear en serio para lograrlo.”

Hércules crea diversas esferas de energía y las dispara rumbo a la estatua de Tauro. “NOOOOOOO ALDEBARÁAAAAN” –grita Aioria de impotencia- las esferas caen en la arena destruyendo todo a su paso, la explosión es tan grande que el santo de Leo vuela impotente por los aires. Varios árboles y y partes del templo que quedaban aun en pie son desintegrados de inmediato por el sofocante poder de aquellas esferas.

“Aldebarán, ALDEBARAAAAAN” sin importar las consecuencias Aioria corrió donde la estela de polvo que había quedado, Hércules caminó a esa dirección y con voz firme agregó. “Caballero, ríndete ahora o sufre las consecuencias” El santo de Leo clavó su mirada donde Hércules y explotó con un cosmo dorado tremendamente reluciente “AHORA SENTIRÁS MI ÚLTIMO PODER … EXPLOSIÓN FOTÓ …”antes de que las esferas salieran de la mano del caballero un poderosísimo cosmo se estrelló en la humanidad de Aioria cayendo pesádamente al suelo.

“Adios caballero … DE LEO” Aioria -que estaba sangrando de la boca- volteó hacia arriba y contempló como Hércules bajaba rápidamente del brinco que había realizado, concentrando parte de su poder en el puño derecho. El santo de Leo trató de moverse pero los músculos de la pierna se le habían atrofiado.

De repente se escuchó una poderosísima explosión que inundó el ambiente, Aioria NO PODÍA VER lo que observaban sus ojos. Aldebarán de Tauro había detenido la caida del campeón con su puño derecho y con el cual estaba cargando todo el peso del campeón. Hércules gritó del dolor Aldebarán saltó y en el aire giró su cuerpo poniendo el del campeón debajo de el. Al caer todo el peso de Aldebarán cae en Hércules y toda la tierra se cimbró del choque.

Aldebarán tomó el cuerpo aparentemente inerte del campeón y lo lanzó al aire. “EMBESTIDA DEL GRAN TORO” antes de caer al suelo, Alde pasó encima del campeón y un enorme remolino se creó a partir del tremendo choque. Hércules fué elevado a los cielos. Aldebarán corrío donde el epicentro del remolino junto sus manos las elevó al cielo y una enorme esfera se creo para salir disparada sin piedad quedando el campeón atrapado en la embestida, el cielo tronó con la intensidad de varios soles ennegreciendo el lugar.

Aioria se había quedado pasmado del poder que había desplegado su amigo, y corrió donde el Toro dorado.

“A…Aldebarán ¿estas bien?”

“Si Aioria, no te preocupes, la fuerza del ken me había dejado inconciente pero, cuando Hércules lanzó las esferas en mi contra desperté recordando nuestra misión principal.”

El santo de Leo estaba mas tranquilo de ver a su compañero de armas, y con gran decisión recorrieron el lugar.

“Hércules desapareció, vencido por esa increíble técnica que nunca había visto.” Aldebarán sonreía de las palabras de su amigo, la embestida no la había realizado con anterioridad por no considerarlo conveniente, sin embargo, Hércules parecía sorprenderlos con su enorme resistencia que hasta ese momento había presentado.

“Se me hace difícil creer que lo hemos derrotado, de hecho, siento como si todo el tiempo hubiera estado jugando con nosotros, no creo que ese sea todo su poder.”

“¿CÓMO?” El toro dorado se sacudió de nervios al escuchar a su compañero.

“¿Eso quiere decir que …?”

“¿Que esta vivo? Por supuesto” contestó Aioria

Los dos caballeros comenzaron a voltear en todas direcciones, la negrura del cielo comenzó a abrirse lentamente al bañar el lugar los primeros rayos del sol. De repente, un tremendo cosmo se sintió en todo el lugar, su poder era tal que la misma tierra comenzó a cimbrarse hasta que varias griteas comenzaron a romperla.

“De …¿DE QUIEN ES ESTE COSMOS?”

“Aldebarán, ALLÁ”

Aioria señaló un punto en el cielo, que, de repente se transformó en un pequeño sol, el cual estaba produciendo esas enormes vibraciones. Una tensión recorría el lugar, Aldebarán y Aioria estaban sudando de la frente, tal parecía que Hércules iba a arremeter con todo en esta ocasión.

“RINDANSE AHORA, NO ESTOY JUGANDO”

Aioria enarcó la ceja, “NOSOTROS TAMPOCO, NO VAMOS A RENDIRNOS JAMÁS, SOMOS SANTOS DE ATHENA Y VAMOS A SALVAR A LA TIERRA”.

Por unos segundos el silencio abrumador cubrió el lugar, sin embargo, este fue interrumpido por una voz bastante gruesa.

“NO LO VOLVERÉ A REPETIR, RINDANSE AHORA O …”

“¿O QUE?” Exclamó Tauro.

Aldebarán y Aioria encendieron su cosmos al máximo.

“Aldebarán, necesito que lo distraigas, tengo que elevar mi cosmos a un nivel jamas alcanzado, solo de esa manera podremos derrotarlo. ¿Crees poder hacerlo amigo?”

Aldebarán cerró la mano y levantó el pulgar “Déjamelo a mi”. El toro dorado elevó mas y mas su cosmos hasta incendiarlo a su máxima potencia. “Aioria” el santo contempla los ojos de su amigo “Ha sido un gran honor pelear a tu lado” el león dorado gesticuló un ruido, pero, no pudo salir de su garganta, ya que un nudo se había apoderado de ella.

“Maldición” Aioria estaba furioso y siguió elevando mas y mas su cosmos. “Tenemos que hacerlo, debemos ganarle a este rival”.

De repente un cosmo blanquecino se apoderó de la escena, y el pequeño solo comenzó a engrandecerse a tamaños impresionantes, semejando a la luna de la tierra con el poder incandescente del mismo sol.

“POR … POR LOS DIOSES” Aldebarán estaba anonadado de contemplar tan espectacular despliegue de poder un cosmo 100 veces mas poderoso que el de la misma Athena.

La esfera cubre todo el lugar en repetidas ocasiones dejandose ver los diferentes espectros de luz. Hércules extiende el dedo y salen pequeñas esferas de energía que, al caer producen una explosión mucho mas grande y devastadora que las anteriores. Aldebarán trata de evitarlas, pero, es envuelto en una de ellas volando por los aires.

Al caer, Alde rueda por el suelo, y de repente siente una presión tremenda que viene de los cielos, era Hércules que estaba estirando su mano y el cosmo que emanaba de su palma llegaba con intensidad y fuerza donde el Toro dorado, la presión era tal que Alde comenzó a gritar agudamente. Poco a poco la armadura divina dorada comenzó a resquebrajarse del tremendo poder del campeón.

“No … tengo que evitarlo, TENGO QUE DETENERLO, pero, aun no estoy a mi máximo poder, AUN NO PUEDO LANZAR MI EXPLOSIÓN ….pero, si no lo hago, Aldebarán, VA A MORIR.”

Aioria está a punto de explotar su ken cuando de repente:

“NNNOOOO …. NO LO HAGAS ….. NO TE PREOCUPES POR MI.”

Aioria estaba totalmente aterrorizado, el corazón le latía fuertemente y sabía que en cualquier momento la poderosa armadura divina dorada se destruiría en mil pedazos, y en ese momento, sería el fin del santo de Tauro.

Sin embargo y pese a las diferencias de poder, Aldebarán encendió su cosmos tan alto com pudo, y con enormes esfueros empezó a levantarse. Tanto Aioria como Hércules, estaban sorprendidos de la tremenda fuerza de voluntad que estaba mostrando el Toro dorado, y al estar totalmente de pie gritó con todas sus fuerzas.

“AAAAAAAAAAAATHEEEEENAAAAAAAAAAAAAAAAAA”

Una efigie de la diosa de la guerra se postró detrás de su caballero dorado divino, el campeón de Grecia contempló maravillado como la diosa de Grecia, aquella por la que había peleado gran parte de su vida, se encontraba ayudando a uno de sus caballeros, un momento de debilidad se apoderaron del campeón que se sintió miserable al estar utilizando su poder divino y con el tormento de las palabras de Aioria. Sabía que todo lo que sucedía estaba mal, pero, quería creer en su padre, quería creer en las palabras del todo poderoso.

Ese fue el tiempo suficiente para que Aldebarán energizara todo el poder de su cosmo elevándolo a niveles insospechados y con una tremenda furía saltó con increíble fuerza provocando un cráter por el salto y al llegar al cielo donde estaba levitando Hércules, este último sintió un choque tan poderoso que explotó agrietando las montañas que adornaban el templo.

Al caer, el toro dorado arremetió sin piedad al Campeón en diversas ocasiones con su “EMBESTIDA DEL GRAN TORO” cada vez que Hércules caía Aldebarán lo golpeaba una y otra vez hasta provocar un tornado de tal magnitud que destrozó gran parte de la tierra que estaba agrietada formando un crater gigantesco y del cielo comenzó a girar una nube negra que al tocar el ciclón sacó rayos en innumerables ocasiones, Aldebarán logra meterse al centro del tornado gigantesco, se ilumina por completo y forma una enorme esfera de energía que la estalla donde el campeón, sin embargo, antes de que toque a Hércules este explota con todo su poder sofocando el ken del tornado y deteniéndo con una mano la enorme esfera de energía.

Aldebarán eleva su cosmo a máxima capacidad sudando por toda su faz y Hércules comienza a ser empujado por la poderosa energía divina, pero grita con mucha fuerza hasta meter la mano dentro de la energía que comenzó a quemarlo tremendamente.

“No, no podré lograrlo, tendré que hacerlo, tendré que sacrificar todo por esta carta, el tiempo suficiente para que Aioria lo derrote. HÉRCULES CONTEMPLA EL KEN MAS GRANDE DEL TORO DORADOOOOO, EL KEN SECRETO LA FUERZA DEL DOBLE GRAN CUERNO”

Los puños del toro dorado se abrieron y del pecho de Aldebarán surgió una energia tan intensa que fue propulsada por las dos manos que la magnificaron exponencialmente envolviendo mas allá del cuerpo de Hércules, consumiendo todo, la esfera, el tornado, e inclusive gran parte del cielo, las rocas, las montañas se sacudieron violentamente agrietándose mas y el cielo se oscureció tremendamente al sentir el poder divino que había alcanzado el santo de tauro

Sin embargo, HERCULES SEGUÍA RESISTIENDO EL EMBATE CON UNA FIEREZA IMPRESIONANTE. Por primera vez se veían quemaduras en su piel. Sin embargo, Aldebarán estaba a punto de quedar sofocado.

“ALDE, NO TE DETENGAS”

El santo de Tauro escuchó como detrás de el se encontraba Aioria de Leo listo para lanzar toda la furia de su ken.

“A..AIORIA”

“Energiza tus últimas fuerzas amigo, DEMOSLE CON TODO”

“AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA EXPLOSIÓN FOTÓNICAAAAAAAAAA”

Alrededor de la batalla aparecieron diversas esferas de luz de distintos tamaños, formadas por el cosmos de Aioria, cuando este cierra su puño, las luces se meten al interior del campeón, haciendolo explotar desde adentro.

Hércules fue sacudido violentamente una y otra vez por las tremendas esferas que reventaban dentro de su cuerpo aunado al terrible rayo sofocante de Tauro fue consumido en una explosión tan violenta que hizo sacudir varios templos en la lejanía.

Pasaron varios segundos hasta que el lugar se despejó por completo, Aldebarán que estaba alejado se veía completamente agotado, su armadura estaba completamente destrozada, incontables quemaduras podían verse en su cuerpo. Pero, no había ningún rastro de su oponente. Aioria, que no había bajado la guardia, también se veía claramente exhausto y con su armadura divina dorada cuarteada por el tremendo cosmo que habían utilizado.

“Lo ….lo logramos … LO LOGRAMOS” Exclamó sonriente Aldebarán, estaba feliz de que aquel embate hubiera terminado, y corrió donde el león abrazándolo y sosteniéndolo en el aire.

“Ya, jajaja, tranquilo amigo, tranquilo”

De repente Aioria contempló algo que le heló la sangre, y Aldebarán al observar a su amigo, no pudo mas que voltear donde el León dorado, la escena fue inenarrable, el campeón de Grecia se encontraba a menos de 5 metros de ellos, había manchones de sangre mezclado con quemaduras en el cuerpo del campeón. Pero, lo que hacía temblar al equipo dorado, era el terrible cosmos que desplegaba Hércules, sus ojos destellaban fuerza y coraje. La siguiente escena ocurrió en cámara lenta el campeón pronuncia unas palabras en un lenguaje desconocido y una enorme energía del cielo y la tierra lo inundan, de repente, justo detrás de el aparece la figura de mármol de su padre Zeus. Junta sus dos manos tocando las llemas de los dedos al separarlas su cuerpo despide una energia blanquinegra que cubre el lugar por completo, y grita con todas sus fuerzas.

“PUUUUUÑOOOOO DE ZEEEEEUUUUUUUUS”

Aldebarán usa el tiempo suficiente para soltar a Aioria lo mas lejos que puede y recibe en el acto aquel terrible ken que destruyó todo a un radio de 100km a la redonda

“ALDEBARAAAAAAAAAAAAAAAN NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO”

“MALDICIÓN … MALDICIOON …..MALDICIOOOOOOOOOOON”

Aioria explotó con toda su furia agrietando cada vez más la poderosa armadura divina, Hércules se lanza energizando su puño derecho y lo explota en el pecho de Aioria, pero este logra agarrar la enorme tenaza y aferrarse de ella sintiendo como toda la armadura dorada divina se había destrozado casi por completo.

Aioria mira fijamente a los ojos de Hércules “NUNCA ME DARÉ POR VENCIDO”

Hércules se queda impactado del enorme poder que ha alcanzado el león dorado.
“E..en verdad … eres el león de NEMEA VUELTO A LA VIDA”.

Aioria golpea en incontables ocasiones el cuerpo del Campeón trazando rayos de energía eléctrica cada vez que impacta con su fisonomía. Sin embargo Hércules no se quedaba atrás e hizo exactamente lo mismo golpeándose los dos con todo su poder. Enormes cráteres se formaban cada vez que fallaban en sus intentos. En una de tantas Aioria logra esquivar uno de los poderosos golpes de Hércules y mete con toda su fuerza el puño derecho hundiéndolo en el pecho del Campeón.

Este retrocede pero Aioria, que estaba al fragor del combate enciende su cosmo tan alto como puede levanta su mano derecha y sangrando visiblemente por todos los poros debido al tremendo esfuerzo de la explosión grita finalmente: “EXPLOSIÓN FOTONICAAAAAAAAAAAAAAAAAA”.

Hércules enciende sus ojos y un cosmo tremendamente poderoso hace acto de presencia, llenando el lugar con una terrible sinfonía, las esferas fotónicas comienzan a ser destruidas al contacto del terrible y poderoso cosmos divino de Hércules.

“No puedo darme por vencido, todos … mis compañeros murieron creyendo que podríamos salvar al mundo. Que no le fallaríamos a la tierra, que, al menos uno llegaría al trono de Zeus. No puedo y menos que nunca fallarle a mis amigos, LOS SANTOS DE BRONCE. ¡SEIYA! EN ESTE MOMENTO TAN DIFICIL, BRÍNDAME EL MILAGRO QUE LOGRA VENCER CUALQUIER OBSTÁCULO, BRÍNDAME EL VALOR Y SOBRE TODO, ESE ESPÍRITU COMBATIVO QUE TE HEREDÓ MI HERMANO …. AIOROS, AHORA MAS QUE NUNCA TE NECESITO, AIOROS, AYUDAME …..AYUUUUUUDAMEEEEEEEEEEEEE.”

El cosmos de Aioria comenzó a elevarse hasta el límite las esferas de la explosión fotónica comenzaron a entrar en el cuerpo de Hércules, explotando una y otra vez con devastadoras consencuencias. “¿CÓMO?, ES … ¡IMPOSIBLE!”

Hércules estaba sangrando por el cuerpo y con una voluntad de acero comenzó a repeler el ataque elevando mas y mas su poderosisimo cosmo. Hércules comenzó a manifestar las energías del cielo y la tierra hasta convocar la estatua de Zeus detrás de su cuerpo. Aioria sabía perfectamente lo que venía a continuación, siguió sacando una cantidad inimaginable de esferas, pero acumulándolas en su cuerpo, los estallidos no se dejarón esperar y sangrando por todo su cuerpo elevó su cosmo AL MISMO NIVEL QUE EL CAMPEÓN.

Hércules se iluminó con una energía blanquinegra, las esferas aun seguían causandole daño y seguía explotando desde su interior, pero, sin importarle nada gritó con todas sus fuerzas. “PUUUUUUÑO DE ZEEEEEUSSSSS”

Aioria también estaba explotando por dentro debido a las esferas que había dejado meter. “EXPLOSIÓN FOTÓNICAAAAAAAAAAAAAAAAAA”

Aioria, al meter las esferas en su cuerpo le brindó un poder con una potencia equiparable al del poderosisismo puño invencible de Hércules, en ese instante los dos nudillos se impactan destrozando todo a su alrededor, arrasando las protecciones dimensionales y partiendo la tierra grotescamente. Un terrible aire comenzó a jalar todo dentro de la superdimensión que se veía a la lejanía.

“Te admiro santo de oro divino de la casa de Leo, eres el guerrero mas TENAZ al que me haya enfrentado jamás. Y también, el mas valiente, a pesar de conocer mi gran poder, decidiste retarme hasta el final, sin importarte las consecuencias con tal de lograr el mismo objetivo que yo también deseo. Estoy seguro, que algún dia nos volveremos a encontrar, y cuando eso suceda, tu y yo seremos amigos para siempre.”

Después de aquellas palabras, ya no se logra ver ninguna explosión, las caras y los cuerpos de Hércules y Aioria desaparecen en un blanco infinito desapareciendo el lugar por completo.

CONTINUARA …………………………………….

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Continuación del cap.14 09/Marzo/2007 - 02:03

Ups, parece que fué mucho choro, ok, para el que se haya quedado con la interrogación de donde está la siguiente parte del cap. 14 se las dejo. SALUDOS !!

 

“¿C..como? No Syd, no por favor, no de nuevo, no de nuevo hermano, NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO”

 

“Aha, entonces eran dos traidores” Los ojos de Bud se clavaron como una fiera herida en los de Sigfried. “MALDITO SEAS SIGRIED, si tan solo me hubieras escuchado, sino hubieras sido tan terco, te odio TE ODIO TE ODIOOOOOOOO.”

 

Gritando como un verdadero salvaje Bud enciende su cosmo al máximo y con una furia imparable salta recto donde el dios guerrero de Alpha cortándole finamente la cabeza con sus garras. Acto seguido un incontable número de guardias llegaron al instante y lo detuvieron de inmediato. “Maldición, he sido un estupido, un MALDITO ESTUPIDO. Syd, SYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYD”

 

Una oscuridad profunda ahoga al dios guerrero de Zeta hasta llevarlo a la inconciencia.

 

MANSION DE CRISTAL EN EL MONTE OLIMPO

 

“El …. El cronologio” Aioros escuchó los lamentos de Kanon al ver desvanecerse el último destello de luz de aquel artefacto y con el, la vida de Bud que ahora dormía eternamente al lado de su querido hermano. “MALDICIÓN … no lo logró, Bud, NO PUDO LOGRARLO”.

 

Los ojos de Aioros se abrían enormemente “Estaba … seguro de que lo lograría … no puedo creerlo.” Sorrento y Aioros estaban conmovidos, sin embargo, Kanon, que estaba fortalecido psicológicamente y sin voltear a verlos continúa. “Es mejor darnos prisa y seguir con nuestra misión. Aioros, ¿Cómo puedo obtener el secreto de Athena? lo necesitamos ¿cierto?.”

 

Aioros cerró los ojos se centró en la misión y con fuerza se incorpora hasta quedar al lado del santo de Géminis. “Asi es, tenemos una misión que cumplir, es hora de saber cual es ese oscuro secreto que guarda Athena”.

 

Kanon voltea donde Aioros, “No entiendo, ¿Cómo es que tu no sabes nada al respecto?” el santo Patriarca queda meditativo por unos segundos luego entonces contesta: “Me es imposible acercarme al muro sagrado, una poderosa energía me repele, seguramente Athena lo puso como precaución a cualquiera de los sagrados patriarca que quisieran saber o ser vencidos por la curiosidad. Pero, tu si puedes, al ser un caballero de Athena y haber pasado por esta poderosa prueba, eres candidato para demoler ese muro y descubrir el secreto que necesitamos para derrocar a Apolo”.

 

Acto seguido los tres caballeros llegaron a donde se encontraba el muro sagrado que estaba ubicado hasta el fondo de la cámara de las armas prohibidas. “Lo haré” una mano lo sujeto fuertemente “Espera Kanon, necesitarás esto” El geminiano al voltear observa aquel escudo de Libra con picos en toda su circunferencia.

 

“Esta es el arma mas poderosa que se ha concebido para el santo de Libra, su poder destructivo y tu cosmo aumentado deberá ser suficiente para partir ese enorme muro.” Kanon asintió con la cabeza, e inmediatamente Sorrento y Aioros se echaron hacia atrás para darle espacio a Kanon.

 

El geminiano energizó hasta el tope su cosmo que se contemplaba tan brillante como las luces del mismo sol. “Es … increíble el poder que ha generado su cosmo” Pensó Aioros al observar a su camarada.

 

“ATHENA …dame la fuerza para destrozar ese muro y poder acabar con este infierno, KIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA” Kanon tiró con toda su fuerza el escudo prohibido de Libra que centelleó fuertemente donde aquel infranqueable muro, el escudo regresó fuertemente clavandose en una de las columnas, pasaron algunos segundos y …. ¡NADA!.

 

“Maldición, no funcionó, AIOROS, ¡NO FUNCIONÓ!” ; “Kanon ¡OBSERVA!” el geminiano volteó al muro y este comenzó a agrietarse hasta destruirse por completo, cuando el humo hubo desaparecido, una enorme luz blanca se vislumbraba en aquella enorme pared, eclipsando todo, hasta las mas diminutas sombras, de repente y sintiendo una calidez profunda, Kanon caminó hasta el umbral, al observarlo comprobó que era la misma energía de Athena que había quedado atrapada seguramente para impedir el acceso a cualquiera que hubiera destrozado el enorme muro.

 

Los demas quedaron atónitos hacia aquella luz que producía una enorme paz y tranquilidad, con firme decisión Kanon entró donde la luz, y por algun tiempo siguió lo que parecía un pequeño sol dentro de aquella hermosa luz que despedía sonidos y voces femeninas, una calidez y un encanto fabuloso con lo divino, de repente, algo se vislumbraba debajo de aquella hermosa luz, cuando Kanon lo observó, quedó perplejo, atónito un fuerte nudo quedó en su garganta, lo que veía simplemente no tenía nombre.

 

“Asi que …. Este es el famoso secreto que guarda Athena, nunca lo hubiera imaginado”

 

Los ojos de Kanon siguieron presenciando aquel objeto desapareciendo en el acto.

 

CONTINUARA ………………………………..

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Capítulo 14 09/Marzo/2007 - 02:01

CAPÍTULO 14: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -5ta parte-

 

Hace dos semanas:

 

Monte Olimpo en la zona septentrional al noreste de Tesalia.

 

Aioros veía con desagrado como el poder del cronologio, estaba perdiendo potencia. Y de repente Incontables gotas de sudor emanaban de la frente del sagrado Patriarca y apretando los dientes observó a los tres caballeros que yacían inconcientes. “Kanon, Bud, Sorrento, ¿Que demonios se supone que están haciendo? Vamos amigos, DENSE PRISA.”

 

SANTUARIO DE GRECIA, ATHENAS

 

“He aquí el nuevo caballero dorado que se integra a la órden del zodiaco KANON DE GÉMINIS”. El patriarca Shion recibe con los brazos abiertos a su nuevo santo que ante la algarabía de cientos de espectadores corean su nombre con fuerza.

 

Kanon derramó un par de lágrimas, delante de si tenía el panorama que siempre había anhelado en su corazón, el saberse merecedor de la armadura dorada y tener la venía del patriarca habían sido imágenes que con el tiempo había abandonado para tomar un camino mucho mas sombrío y tortuoso.

 

“Kanon, me haces muy feliz, estoy seguro que tu nombre resonará en todas las partes de este santuario y tal vez, del mundo”. Las palabras del maestro Pollux hicieron que el nuevo caballero desviara la mirada, e incontables imágenes aparecieron en su mente desde el entrenamiento con Saga hasta la usurpación de Poseidón.

 

“Y pensar que las palabras del maestro fueron realidad, efectívamente mi nombre resonó en el santuario pero atrayendo maldad, tristeza y pena a este mundo” musitó el caballero en silencio. Pollux apoya sus manos en los hombros de su discípulo. “Kanon ALÉGRATE este es el dia que tanto esperabas, por esto entrenaste tan duro”

 

Los ojos del geminiano se posaron en los de su mentor “Maestro Pollux …” el antiguo caballero dorado lo observa alegre. “Dime Kanon, preguntame lo que desees” ; “¿Qué pensarías si te dijera que yo no soy el verdadero caballero de Géminis y que a través de mi nombre he causado desgracia, tristeza y pena no solo en el Santuario sino al resto del mundo. ¿Me perdonarías? ¿Tendrías el valor de disculparme a sabiendas de que he sido el arquitecto para desencadenar el mayor mal que ha sentido jamás el sagrado santuario?”

 

Los ojos de Pollux se abrieron grandemente y por unos momentos quedó pensativo, quitó sus brazos de los hombros de Kanon y se alejó unos instantes. Con cierta duda voltea de reojo y luego se acerca hasta verlo directamente a los ojos. “Kanon, si tu hubieras hecho eso, te pediría que te redimieras e hicieras todo lo posible por enmendar tus culpas, ser un caballero de Athena significa dar lo mejor de cada uno de nosotros no solo por la diosa, sino por las mismas personas que hemos jurado proteger. Y si tu duda incluye mi perdón, por supuesto que te perdonaría, no estaría de acuerdo con tus intenciones, pero indudablemente seguiría apoyándote, ayudándote a salir de ese oscuro agujero, juntos venceríamos ese mal que se habría apoderado de tu mente, en caso de que asi lo fuera.

 

Los ojos del nuevo portador desviaron su mirada donde la algarabía y escucha una frase que llevará Kanon siempre muy dentro de su corazón. “YO SIEMPRE ESTARÉ AHÍ PARA APOYARTE …. SIEMPRE”. Sin que volteara donde su maestro, Kanon siente como nuevas lágrimas empapan su rostro. Gira su cabeza donde su maestro y agachando la misma exalta unas palabras desde lo mas profundo de su ser. “¡GRACIAS MAESTRO! … ¡GRACIAS!” Pollux se acerca donde su discípulo y lo abraza con mucha ternura, al cabo de unos segundos lo aleja “Ánimo Kanon, tu camino comienza EN ESTE INSTANTE”

 

Las palabras de su maestro lo cimbraron de tal manera que el geminiano quedó mudo y con la mente en blanco. Varios caballeros se reunieron al lado del ahora santo de Géminis y uno de ellos posó su mano donde el hombro de Kanon “¿Estas preparado para cumplir tu destino? ¿Para lo que realmente te han enviado aquí?” al voltear su asombro crece mas al ver el rostro del jóven y futuro sagrado Patriarca “¡AIOROS!” Kanon sintió como una luz cruzaba su craneo y las palabras tanto de su maestro como las del joven caballero de Sagitario le sacudieron la mente. “Es cierto, me he olvidado por completo para que estoy aquí.”  

 

“Ya estoy impaciente porque el Patriarca nos ponga a trabajar, ¿no te parece?” finalizó el santo de Sagitario. Kanon cerró los ojos y soltó una risa sarcástica “Me parece muy bien, nos veremos pronto .. Aioros” El caballero de oro le respondió con una sonrisa honesta y los ojos completamente cerrados.

 

Los caballeros dorados se acercaron donde el geminiano. “Felicidades amigo, estabamos seguro de que lo lograrías”. Sin embargo la mente de Kanon se encontraba en un lugar muy especial y sin decir mas volteó y echó a correr con rumbo desconocido, “¿A dónde vas Kanon? Este es momento de celebrar” el geminiano voltea donde Shura “Lo sé, sin embargo necesito hacer algo antes de seguir esta hermosa celebración” Y siguió corriendo con todas sus fuerzas, de repente frena su impulso, regresa donde sus amigos e inclina su cabeza en son de agradecimiento. “Caballeros, gracias por este grato recibimiento, los tendré a todos muy dentro de mi corazón. ¡GRACIAS!” al levantarse observa los rostros tan sorprendidos de Aioros, Shaka, Kamus, Shura, Mu y Aldebarán.

 

Acto seguido, volvió a correr en la misma dirección dejando dudas entre sus compañeros. “Maestro Pollux” se acerca Aioros donde el mentor de Géminis “Siempre he visto a Kanon tan callado y reservado, en verdad me ha sorprendido este gesto.” Pollux lo mira de reojo y termina diciendo “No eres el único, a mi también me ha tomado por sorpresa” Los ojos del maestro de Kanon siguen a su discípulo que desaparece en el horizonte. “Kanon, enfrenta tus miedos y conviértete en el caballero que siempre debiste ser” finaliza diciendo mentalmente Pollux.

 

Celda mitológica, Cabo Sunion

 

“KAAAAAAANOOOOOOOOOOOOOOOOOOOON ven y pelea malnacido, ENFRÉNTAME AHORA que vistes la armadura dorada. No tendré piedad VOY A MATARTE, voy A SACARTE EL CORAZÓN y me uniré para siempre con la armadura de Géminis para destruir al santuario jajajaja, ¿me escuchaste? JAJAJAJAJAJA.”

 

Kanon observaba a aquel monstruo que destellaba rabia y furia por todo su ser, estaba viendo un fiel espejo de todo lo que había hecho en su vida. “Cuantas veces no desié estar precisamente en este punto viendo a Saga encerrado, y, sin embargo, estando en su misma posición viéndolo, enfrentándolo, un único sentimiento es el que me invade: La misericordia, la piedad, todos mis demonios serán sepultados en el momento en que enfrente y haga exactamente lo que debió pasar conmigo.”

 

“VAMOS QUE ESPERAS, ABRELA YA, DEMUÉSTRAME TU FUERZA” ; El cosmo de Kanon brilló intensamente como el sol, y la luz fué tan cegadora que los ojos de Saga no puedieron contemplar aquel espectacular brillo, definitivamente uno muy superior al de cualquier caballero dorado. Y de su mano derecha salió disparado un poderoso rayo energético que destruyó la celda.

 

“SAGA, ¿me quieres? AQUÍ ESTOY” Con un salto impresionante el gémelo llega al risco donde estaba parado Kanon. “No te voy a perdonar, ni siquiera por liberarme NUNCA LO HARÉ, te demostraré que SIEMPRE HE SIDO MUCHO MUY SUPERIOR A TI y finalmente tomaré esa armadura que SIEMPRE debió ser mia” ; “¡Saga! ¿Quiéres la armadura de Géminis? Tómala es tuya” Kanon se desprendió del poderoso ropaje dorado.

 

Saga quedó estupefacto por un momento y su mente se confundió ante aquella acción “E..eres .. UN ESTUPIDO me has hecho ganar, ¿CREES QUE TENDRÉ PIEDAD CONTIGO POR CEDERME LA ARMADURA? ¡NUNCA!” Saga brilla y la armadura de Géminis lo cubrió por completo. “Antes de ir al santuario VOY A DESTRUIRTE y usurparé tu lugar para crear un infierno tan grande que repudien  tu nombre por SIEMPRE.” Kanon sonrió sarcástico “No te preocupes, de eso ya me encargué, me he hundido en el fango mucho mas de lo que imaginas, si quieres ir al Santuario y arruinar mi nombre tendrás que pasar por encima de mi, ¿crees poder lograrlo?”

 

Saga comienza a reir desenfrenádamente hace brillar su cosmo y dispara con todas sus fuerzas el poder de su “EXPLOSIÓN DE GALAXIAAAAAS” Kanon no hace ningún intento por protegerse y recibe de lleno el impacto, provocando que los pequeños pilares que rodeaban la zona explotaran agresivamente. “JAJAJAJAJAJAJAJAJA, ¿Qué?” Al disiparse el humo Saga contempla que Kanon sigue INTACTO y mirándole fíjamente a los ojos. “Qué sucede Saga, pensé que querías derrotarme”

 

“¡NO ES POSIBLE! … ¿Co …COMO LO HAS HECHO?” De repente las preguntas del gemelo quedan contestadas al observar aquel brillo incandescente que despide su hermano, su sangre se hiela al sentir una cosmoenergía que rivalizaría con la del mismo Patriarca, o ¿era muy superior a la del santo Maestro? “Im .. IMPOSIBLE”

 

Saga mueve la cabeza como queriendose sacudir aquellas ideas y sin miramientos hace brillar su cosmo y dispara su otra técnica la de “A OTRA DIMENSIOOOON” Un enorme hoyo negro se abrió detrás de Kanon que intentaba engullirlo a como diera lugar, haciendo acopío de su gran fuerza de voluntad Kanon frenaba los intentos de aquella enorme dimensión por absorberlo. “IMBECIL, no importa cuan fuerte te resistas, la otra dimensión se encargará de absorberte aun cuando enciendas tu cosmo hasta el límite” Las palabras de Saga eran crueles y al mismo tiempo verdaderas, no había manera de detener aquella extensión de espacio-tiempo. “Kanon TU HORA HA LLEGADO” Los ojos del gemelo contemplaron como Saga disparaba sin piedad el poder de la “EXPLOSIÓN DE GALAXIAAAAAS” el geminiano recibió el poderoso impacto engulléndolo en aquella dimensión.

 

“JAJAJAJAJAJAJA LO HE LOGRADO, SOLO YO PERMANECERÉ EN ESTE LUGAR Y LUEGO, USURPARÉ AL MAESTRO PARA HACERME DEL PODER”

 

De repente, sucede algo inconcebible, de los pequeños fragmentos de dimensión unas poderosas manos comienzan a abrir aquel imposible hoyo, cuarteando la realidad con la de la otra dimensión. “NOO…. ES … INCONCEBIBLE” Los ojos atónitos de Saga no podían creer como aquella dimensión iba abriéndose lentamente hasta contemplar a un hombre que estaba desafiando al destino.

 

“SAAGAAAAAAAAAA” ; “Maldito, no lo permitiré NO VOY A DEJARTE IR” Saga disparó su ken y al salir Kanon del agujero hizo explotar su cosmo tan alto como pudo deshaciéndose de la otra dimensión y del poder de su hermano. Saga estaba pasmado, sus manos temblaban asi como su quijada que no podía pronunciar palabra alguna. Instintivamente se abalanzó desesperado sobre su hermano con una lluvia de golpes que Kanon detuvo hasta capturar los puños de su enloquecido gemelo.

 

“YA .. BASTA SAGA ¡BASTA!” ; “No, nunca lo haré, tienes que morir, tienes que caer.” Kanon se deshizo de los puños de su hermano y dejó que este entrara con fuerza, varios golpes cayeron en su rostro hasta que una patada voladora lo hizo caer estrepitosamente al suelo. Saga respiraba rápidamente, no podía controlar su respiración. Kanon se levantó muy tranquilo se limpió la sangre de la boca hasta mirar fíjamente a su hermano.

 

“¿De verdad quieres matarme Saga? ¿Matar a tu único hermano? Si es asi, entonces HAZLO, no voy a hacer nada para detenerte, si tanto quieres ser el caballero de Géminis te cedo la armadura, ya no la necesito, pero, quiero que medites muy bien la decisión que estas a punto de tomar ya que, de ella dependerá tu perdición el resto de tu vida.”

 

Saga vaciló por unos instantes, “LÁNZATE, VAMOS, ¿Qué ESPERAS SAGA?”. Los pensamientos del gemelo comenzaron a entrar en crisis, ¿Qué significaba todo esto? ¿Por qué le permitió tener la armadura a sabiendas de que es mucho mas fuerte que el? ¿Por qué? ¿POR QUE? …. ¿PORQUEEEEE?” Saga se lanzó con furia sin embargo el tiempo pareció detenerse ya que, a cada momento que se acercaba contemplaba los ojos de su hermano que contenían un gran poder espiritual, un poder único que solo podían acceder los defensores verdaderos de la diosa Athena.

 

Antes de llegar, Saga se desplomó, la vista tan fija de su hermano lo había dejado con un enorme remordimiento en lo más profundo de su alma. Y con claro nerviosismo acercó su mano junto a las de su hermano. “Kanon, perdóname, disculpame por todo lo que he hecho, he sido un estúpido.” ; “Shhh, calla hermano, ya todo pasó” Los ojos de Kanon enturviaron su rostro con diversas lágrimas y sintió perfectamente como la redención que tanto había buscado, finalmente había llegado, y estrujando fuertemente a su querido hermano todo a su alrededor se volvió un blanco intenso hasta ver una figura borrosa arriba de el.

 

“AH AH AH AH” Kanon se había despertado y seguía jalando aire fuertemente, todo su cuerpo estaba sudoroso y vió como el Sagrado Patriarca le extendía la mano. “Re….REGRESÉ”. Aioros asintió con la cabeza “Por un momento dudé de tu voluntad amigo, pero, me alegra que hayas regresado”. Kanon volteó de inmediato donde Syd y Bud. “¿He … sido el primero? ¡MALDICIÓN!”

 

Aioros estaba bastante preocupado, sabía que esta era de las pruebas más difíciles sin embargo, si ellos no tenían este entrenamiento, sería muy difícil asaltar el Santuario y ganarle a Apolo, era una cuestión psicológica de ganar o ganar. No existía otra manera. “Vamos …. Ya no tienen mucho tiempo” Kanon observó a Aioros que contemplaba el poder del Cronologio que reducía su luz cada vez mas.

 

“Aioros” El sagrado Patriarca volteó donde el Santo de Géminis “¿Qué sucedería si el poder del cronologio expira?” El santo papa dirige su mirada en otra dirección, luego entonces juega con la barbilla, se pone de pie, y al regresar, sin mirar a su amigo responde nervioso. “Quedarán atrapados para siempre sin tener posibilidad alguna de regresar”. Los ojos de Kanon se abrieron grandemente.

 

SUSTENTO PRINCIPAL, EN LOS RESTOS DE LA CIUDAD DE ATLANTIS.

 

Una silueta entró en silencio a la cámara principal donde el dios Poseidón declaraba su órden del dia. Sin embargo, desde la muerte de los caballeros Atlantis había suspendido las juntas diarias. La sombra pasó como bólido hasta llegar a la sala de trofeos, la puerta se abrió lentamente generando un chillido seguramente por el largo tiempo que tenía de puesta.

 

Al cerrarse lentamente, la sombra observó con asombro el cuerpo de la diosa “ATHENA” balbuceó Sorrento, sus manos se posaron encima del sarcófago y la miró con tristeza, la princesa se encontraba metida en un líquido, donde permanecía muerta conservando su belleza para siempre. Sin embargo, algo llamó poderosamente su atención, al parecer en los brazos de la princesa habían marcas de un objeto punzocortante, sus ojos se agudizaron y acercó mas su rostro al sarcófago transpatente. Acto seguido una luz atravezó su cráneo y pudo contemplar por unos segundos a la diosa “A…yudame … por …favor” El general de Sirena dio algunos pasos hacia atrás desconcertado por la rápida imagen que había visualizado. “¿Acaso una alucinación?” no podía saberlo con certeza, instintivamente sus manos regresaron donde el ataud cristalino y al posar sus manos su cosmo comenzó a emanar una luz azulosa.

 

“¡SORRENTO!” el general de Marina volteó intempestivamente donde aquella ronca voz. “Ka ..kanon … quiero decir …Dragón Marino”. Los ojos envidiosos del General del Atlántico Norte se posaron amenazantes en los de su congénere. “¿QUÉ DEMONIOS CREES QUE HACES?” ; “Lo siento mucho, es que, no sabía que tuvieran a la diosa Athena aquí y …” ; “Te hice una pregunta, PORQUE ESTAS AQUÍ.” ; “No lo sé, sentí la necesidad de entrar a este lugar, me sentía tan mal que, quise dar una vuelta y cuando me di cuenta terminé en este cuarto” Los ojos de Kanon se agudizaron retadores “¿Y terminaste en el recinto sagrado de nuestro señor Poseidón? Si el se llegara a enterar de este suceso TE CORTARÍA LA CABEZA sin pensarlo.”

 

Sorrento, agachó la cabeza en son de disculpa y se retiró del lugar, al irse, los ojos de Kanon no dejaban de investigarlo, sus planes de conquista podrían estar en peligro por culpa del General del Atlántico Sur. Antes de alejarse se escuchó nuevamente “SORRENTO” el general de Sirena quedó paralizado y sudando de la frente volteó de reojo donde Kanon “Si, dime” ; “¿De donde conoces a Aioros?” ; “No se de que estas hablando” Kanon llegó velozmente donde Sorrento y sujetándolo del peto de la armadura habló con furia “DEJA DE DECIR ESTUPIDECES Y DIME LA VERDAD”.

 

Sorrento vió que las manos de Dragón Marino contenían remembranzas de un fluido rojo, como si se hubiera lavado las manos después de estar en contacto con aquel extraño fluido. Después de este suceso, empujó fuertemente a Dragón Marino “¿Cuál verdad? ¿Aquella donde quieres destronar a nuestro dios?” Kanon abrió grandemente sus ojos “No se de que estas hablando, nunca haría nada en contra de mi señor” ; “¿No? Entonces porque no has despertado al dios Poseidón de su vasija como el te lo pidiera hace 13 años.” La mirada de Dragón Marino veía incrédulo, sus manos y su cuerpo denotaban un claro nerviosismo y balbuceante contestó “¿Quién eres?”.

 

“Se toda la verdad acerca de ti KANON DE GÉMINIS y en este preciso momento iré con nuestrio señor para que sepa toda la verdad.” Va en dirección de la puerta y al abrirla. “NUNCA TE LO PERMITIRÉ” Sorrento observa una técnica que ha visto con anterioridad, aquella que destrozara un ejército de olimpianos cuando fueron a ver a Bud en Valhalla la “EXPLOSIÓN DE GALAXIAAAAAAS”

 

Sorrento esquivó la técnica por muy poco sin embargo, parte de la ráfaga logró conectar con su cuerpo destrozando la pared de la sala, al escucharse el estallido, miles de guardias marinos aparecieron en cuestión de segundos.

 

“Guardias LLÉVENSE A ESTE TRAIDOR A INTENTADO MATAR A NUESTRO SEÑOR POSEIDÓN” ; “ESO NO ES CIERTO, el traidor es Dragón Marino, el estuvo antes en el Santuario, ES UNO DE LOS CABALLEROS DE ATHENA”

 

Los guardias marinos voltearon absortos ante las réplicas de los generales de Marina.

 

“¿Qué esperan para detenerlo? Ha entrado sin permiso a la cámara de nuestro señor”

 

Un silencio invadió la sala, todos sabían que la entrada a esa parte del templo estaba prohibído aun para un General de Marina.

 

“¿Es cierto eso?” Julián Solo se había presentado junto a Baian y Krishna que venían protegiéndolo. Los ojos del señor de los 7 mares se postraron en los de Sorrento de Sirena, una tristeza infinita se había apoderado del regente de Atlantis.

 

“Sorrento, ¿Por qué lo hiciste?” ; “Yo …” El general del Atlántico Sur agachó la cabeza guardando silencio”. “Comprendo” exclamó Poseidón. El señor de los 7 mares les dio a todos la espalda y finalizó diciendo “Sorrento de Sirena, serás ejecutado al amanecer por traición y transgredir la ley mas sagrada de este recinto.” ; “Pe .. pero Señor, yo” ; “¿Tu que? Lo vi todo Sorrento, vi como veías a Athena, intentaste abrir el ataud de cristal ¿Por qué? ¿Qué pretendias hacer? ¿Resucitarla? ¿Para acabar con nuestro imperio?” ; “Señor, eso quiere decir entonces que usted sabe que Dragón Marino es uno de los caballeros de Athena”

 

Poseidón meditó por unos segundos las palabras de su mas fiel sirviente, “Si, lo sé desde hace unos dias, el mismo Dragón me reveló su origen y matando a los caballeros y a su diosa ha probado su fidelidad hacia mi.” Los ojos de Sorrento se abrieron grandemente y trató de ir donde su señor, pero, era demasiado tarde varios guardianes lo tomaron prisionero. “Sorrento” volteando a verlo, “No hagas esto mas difícil de lo que ya es y muere con honor”.

 

El general de Sirena volteó donde Dragón Marino, este le regresó la mirada llena de maldad mostrando una sonrisa diabólica. Caballo Marino se aprestó a seguir a los guardias que llevaban prisionero a Sorrento.

 

“Fue una excelente idea de tu parte seguir a Sorrento Dragón Marino.” ; “Si su santidad, últimamente Sorrento se ha comportado de una manera extraña, era imperioso saber que es lo que tramaba y todo apuntaba a que, deseaba lastimarlo señor.” ; ¿Verdaderamente era eso? O ¿trataba de advertirme?”.

 

Kanon enarcó la ceja “¿Advertirle? ¿De que? Poseidón miró fijamente al general del Atlántico Norte y acto seguido se retira al lado de Krishna. “Es todo, vuelvan a sus puestos.” Dragón Marino se quedó solo y antes de retirarse pronuncia una maldición “ESTA NOCHE MORIRAS, JULIAN SOLO”.

 

Rumbo a la prisión Sorrento comenzó a dialogar internamente, ¿cuál era el propósito por el cual había regresado a ese tiempo? Las cosas podrían ser diferentes, el estaría reinando al lado de su señor sin embargo los últimos acontecimientos asi como la clara vitalidad de Athena le indican que algo extraño sucede y que todo apunta a que es Kanon quien intenta dar el golpe final antes de quedarse con el mundo entero.

 

Al llegar a la celda, comenzaron a preparar la cascada que ahogaría al General de Sirena, Caballo Marino le quitó su flauta y contempló que las cadenas que usarían para inmovilizarlo eran del mismo material de las escamas. Sorrento se dejó manipular para ser detenido con las cadenas, y su mente comenzó a vagar ¿Cuál era la razón para estar ahí? ¿Tenía que morir para pasar aquella difícil prueba? Y si no era asi, ¿Qué sucedería? Los nervios comenzaron a apoderarse de el y de repente un rayo cruzó su cabeza y recordó las imágenes donde veía las heridas que tenía la diosa Athena y de ahí saltó a las manos de Dragón Marino aparentemente habían manipulado un líquido rojizo.

 

“LA …. LA SANGRE DE ATHENA” Pensó “La sangre de Athena es lo único que podría matar al señor Julián, por eso Athena seguía con vida, aunque con dificultad, al parecer Dragón Marino había ideado alguna forma de mantenerla viva sin que el Señor Poseidón se diera cuenta, “TENGO QUE IR EN SU AYUDA.” Exclamó violento el general de Sirena.

 

Elevó su cosmo y se liberó de sus captores, acto seguido, extendió la mano donde su flauta y esta regresó a su mano de inmediato. “Sorrento, no me obligues a hacerte daño.” ; “Baian, creeme que entiendo tu postura, pero el señor Poseidón se encuentra en peligro de muerte y yo soy el único que puede detener a su verdugo”. ; “Basta Sorrento, no avances mas o tendré que lastimarte” ; “Baian dejame ir, por favor.” ; “No lo permitire, no permitiré que lastimes a nuestro Señor Poseidón porque TU ERES EL TRAIDOR” ; “NO BAIAN DETENTEEEEE”. “VIENTOS HURACANADOOOS” ; “AAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH” Sorrento cae lastimoso al piso y con férrea voluntad se incorpora.

 

“N..no es posible, ni el santo de Pegaso con el que mantuve mi pelea mas férrea se levantó después de aplicarle este ken.” ; “Baian, por favor, dejame ir.” Sorrento sacaba sangre por la boca, y su armadura se había agrietado ligeramente.

 

“Sorrento, perdóname, de verdad lo siento pero, no puedo dejarte ir, no entiendo porque estas haciendo esto, pero, ni tu mismo podrás levantarte después de aplicarte mi técnica con TODO MI PODER.”

 

“Baian, esta es la última advertencia, dejame ir o sufre las consecuencias” ; “El que se irá al Hades serás tu … TRAIDOR.” Sorrento entristeció su rostro al ver los movimientos de Caballo Marino para realizar la técnica de su “GOD BREATH” (Vientos Huracanados)

 

Sorrento usó todo su cosmo para detener la enorme presión y lentamente llevó sus manos a la flauta. “No, no es posible, esta deteniendo mis vientos ¿CÓMO?” ; Con férrea voluntad Sorrento toca la flauta y al hacerlo, los vientos desaparecen de inmediato para dar paso a la “SINFONIA DE MUERTE FINAAAAAL” los sonidos de la flauta penetran en el cerebro de Caballo Marino, las hermosas ninfas lo llaman alejandolo de Sorrento para seguir su cruel destino. Al llegar donde aquellas hermosas criaturas un rayo de energía lo impacta cayendo fulminado al suelo.

 

“So … Sorrento” El general de Sirena llega donde su compañero, lo toma del pelo luego entonces baja suavemente su mano donde su rostro. “Perdoname” Se incorpora y corre velozmente hasta la cámara principal del señor Julian, su corazón late fuertemente, un extraño presentimiento sale de sus instintos. “Tengo que darme prisa, su ilustrísima puede estar en un grave peligro.” Los pasos del General de Sirena hacían eco en todo el recinto sagrado, y de la nada varios guardias marinos salieron para evitar la descolgada del General, varios habían alertado a los demás después de que Sorrento derrumbara a Caballo Marino.

 

“No puedo entretenerme con esto, es vital llegar con Poseidón debo estar ahí a como dé lugar”. Sorrento salta y pasa por arriba de los guardias, el vuelo es espectacular, los brillos de la armadura de sirena se muestran majestuosos asi como las pequeñas alas que parecen más grandes al extenderse. Al llegar al otro lado Sorrento corre velozmente evitando nuevos guardias que le salían por las cavidades de los pilares. Al doblar una de las esquinas se resguarda en la oscuridad y evita el paso de cientos de guardias.

 

Con mucho sigilo llega hasta la cámara de Julián, en la puerta observa a Krishna y a Eo volteando constantemente por los pasillos. Sorrento suda por la frente, ya que, era muy difícil pasar a traves de esa pared sin una confrontación directa con sus amigos y sabía que no podría contra dos generales, no en esa condición. De repente, como si la suerte le sonriera uno de los guardias llega corriendo donde los Generales. “Señor, disculpe la intromisión” -dirigiéndose donde Krishna- “El señor Sorrento, ha escapado” Eo voltea donde Krishna “Quédate aquí, iré tras ese traidor” Krishna lo toma de la mano izquierda. “No Eo, quedate tu al frente, yo lo encontraré, no te preocupes.” El general del Océano Pacífico Sur asienta con la cabeza.

 

Y Krishna se pierde en el horizonte, cuando todo a quedado en completo silencio, Sorrento está a punto de salir cuando de repente, un hoyo negro aparece detrás de Eo “¿Qué … demonios?” Y con una velocidad extraordinaria un sujeto golpea su pecho hasta quedar encerrado en aquella oscura dimensión ahogando los gritos del General de Scylla. Sorrento miraba anonadado aquella fria expresión de Dragón Marino que se acercaba a la puerta sagrada donde reposaba el dios Poseidón. El general del Atlántico Norte abrió aquella enorme puerta entrecerrándola. Sorrento lo siguió con sigilo e hizo lo mismo. Al entrar sintió un fortisimo puñetazo en el rostro enterrándolo en una de las paredes.

 

Al instante Julián se levantó y contempló a su querido general cayendo lentamente de la pared. “Sorrento QUE HACES AQUÍ”, al instante Dragón Marino salió de entre las sombras. “Su ilustrísima he venido para detener a este traidor de cometer el mismo error”. “Sorrento, ¿Por qué DIME PORQUE?” ; “Señor, le juro que no soy un traidor, Dragón Marino, es quien quiere quedarse con el poder” Poseidón sin hacer caso le dá la espalda a Kanon y no observa cuando este saca un envase con un líquido rojizo, energiza su cosmo y al sentirlo Poseidón voltea, pero, demasiado tarde, al instante el señor de los 7 mares que aun no había despertado por completo sintió como la sangre de Athena lo quemaba, era tal el efecto que el espíritu de Poseidón despertó lastimosamente queriendo salir de su cuerpo huésped.

 

“AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARGH” El dolor que sentía Julián era como el de cientos de agujas picando su delicada piel. Kanon, al contemplar como aquel espíritu se iba desvaneciendo agigantó su cosmo y desprendió con todo su poder la técnica de la “EXPLOSION DE GALAXIAAAAAAAAAS”. “NO LO PERMITIRÉEEE” Sorrento saltó con toda su fuerza y recibió en su cuerpo el ken de Kanon destrozando por completo la armadura de Sirena.

 

Kanon energizó su cuerpo y reincidió nuevamente al ver impotentes a su antiguo dios convertido en simple humano y a su caido general. “EXPLOSION DE GALA..” De repente, un haz de luz cortó el aire y de paso el brazo derecho de Kanon, que voló violentamente por el cuarto sacando una bruma de sangre por la parte del codo, el antiguo general de marina gritó con gran fuerza y sus ojos se posaron impotentes en los de “KRISHNA”, inmediatamente de hacer su aparición el general del Océano Índico apareció detrás de el Isaac de Kraken, que, sin misericordia lanzó con todas sus fuerzas la fabulosa técnica de la  “AURORA BOREAAAAAAAAAL”

 

Aquel estallido de ken fue suficiente para que Dragón Marino rompiera varias paredes y cayera como fardo inconciente, varios guardias marinos lo sujetaron y se lo llevaron prisionero. Sin embargo, Sorrento que se encontraba a los pies de su dios y amigo, estaba desvaneciéndose al sentir el furioso ataque de Kanon. “Señor Ju..lian” ; “No hables Sorrento, no hables por favor, he sido un estupido al pensar que me traicionarías, no sabes cuanto lo siento” Varias lágrimas cayeron de los ojos de Julián un dolor muy fuerte estaba sintiendo en su pecho al comprender su grave error.

 

“Lord Posei..don, yo …siempre … le seré fiel …. Siemp…pr …” ; “SORRREEEENTOOOOOOOO”

 

Una luz cegadora envuelve al general del Atlántico Sur, que despierta como loco y sudando por todos los poros “SEÑOR POSEIDOOOOOON” al instante, lo primero que vé Sorrento es la cara de Kanon de Géminis extendiéndole la mano. “Hola” ; “ERES UN BASTARDO, VOY A MATARTE” Sorrento se le echó sin compasión y conectó un fuerte golpe en el rostro del geminiano para seguir con la paliza, Aioros se interpuso entre los dos hasta que logró inutilizar al furioso general de Marina. “BASTA SORRENTO, BASTAAAA”

 

“Respira profundo, ya todo pasó” Sorrento comenzó a jadear hasta encontrar su respiración y al instante comprendió que todo lo que había pasado no era mas que la última prueba antes de ir al Santuario. “Por … por un momento …. Pensé que había …” ; “Ni lo digas amigo, me alegra verte bien” exclamó Kanon, sin embargo, Sorrento se sentía muy confundido y desconfiado, no le había agradado tener a Kanon de enemigo y ahora de amigo, después de unos instantes la confusión se alejó al comprender que en verdad esta había sido una de las pruebas mas difíciles.

 

Al estar todos mas tranquilos Aioros no pudo evitar observar el cronologio, y de repente su mirada se posó en Bud, que con cada momento su tez iba tornandose pálida. “VAMOS BUD, TU PUEDES”

 

SUBURBIOS DE VALHALLA AL NORTE DE EUROPA

 

Bud caminaba tranquilamente por el verde follaje que se visualizaba en el horizonte, después de haber pasado por lo menos una semana en aquel territorio se había acostumbrado rápidamente al cálido recibimiento, a las hermosas palabras y caricias de sus padres asi como la enorme amistad que había entre el y su hermano. Sin embargo, esa felicidad iba a ser rota muy pronto.

 

“Hermano” Bud volteó donde aquella dulce voz que reconoció de inmediato, “SYD” sin embargo sus ojos se horrorizaron de inmediato. “¡SYD!, QUE TE SUCEDIÓ HERMANO, ¿QUIEN TE HIZO ESTO? ; “No te preocupes Bud, creo que me merecía esta paliza” ; “¿CÓMO? Dime quien ha sido el desgraciado, LE SACARÉ EL CORAZÓN”. Syd a veces se asustaba del temple tan fuerte de su hermano, últimamente actuaba como otra persona, mucho mas recia y dura, totalmente diferente al hermano dulce y tierno que recordaba.

 

“Ya Bud, en serio que estoy bien” Syd había entrado al ejército de la señorita Hilda en busca de una plaza para convertirse en dios guerrero, sin embargo, los entrenamientos eran muy fuertes y Syd se sentía morir en ciertas ocasiones, pero, la frustración de su hermano lo animaban a levantarse y darle como regalo algún dia, la preciada armadura divina símbolo de un verdadero dios guerrero.

 

“Hermano, quiero seguir entrenando, para hacerme mas fuerte” Bud enarcó la ceja, durante todo el tiempo que había convivido con Syd nunca habían luchado, y no tenía la menor intención de hacerlo, no cuando sus recuerdos aun no se acostumbraban a la realidad que estaba viviendo.

 

“¿Quieres … entrenar? ¿Acaso lo hacíamos? ; “¿Qué te sucede Bud? Como siempre has deseado ser un dios guerrero has practicado toda clase de movimientos desde niño, eres realmente bueno, y me gustaría aprender de ti para que dejen de golpearme”. Bud no estaba muy convencido, ya que, el nivel de pelea que tenía en ese momento era tan alto que podría lastimar a su hermano de manera fatal. “No hermano, estoy muy cansado, mejor otro dia” ; “Vamos Bud, ¿Qué pasa? Nunca has rehusado un combate” ; “He dicho que no” Syd, se lanza con una patada voladora donde su hermano “Syd, que dem…. OH!” Al instante Bud esquiva la patada y lo empuja. “Te dije que no” ; “Está bien, no te enojes, no se que tengas pero, tu mal carácter empeora cada vez que quiero entrenar contigo”.

 

Bud, no le quitaba la mirada hasta que llegaron juntos a su hogar. Sin embargo escucharon un grito espantoso a la distancia, los gemelos se observaron “MAMA” y corrieron con todas sus fuerzas, Bud llegó primero y contempló como cerca de su casa un enorme oso había lastimado gravemente a su padre, la mamá estaba escondida y el oso estaba destrozándolo todo. “No lo permitiré, NO PERMITIRÉ QUE DESTRUYAS MI SUEÑO …..AAAAAAAAA GARRA DE TIGRE DE LA SOMBRA DEL VIKINGOOOOOOOOOO” Varios cortes destrozaron limpiamente la garganta de aquel ser, que, después de volarle la carne del cuello y salpicarle por todo el torso cayó como fardo sin poder moverse.

 

Después de esto, Syd llegó y vió como su hermano aun se encontraba en posición de ataque, no podía creer la velocidad con la que se había movido Bud. “Es … es muy fuerte”. Al instante Bud corrió donde sus padres a rescatarlos, “Syd, ayudame con papá” el gemelo fue donde el padre y corrió dentro de la casa para poder improvisar un vendaje. “Muy bien Syd, ahora quédate con mamá voy al médico para ayudar a nuestro padre”. “Ss..si” Y entró impactado de la proeza de su hermano.

 

Ya en la clínica, “Los arañazos han cortado varias arterias, sino hacemos algo, su padre morirá.” ; “NO Doc, haga lo posible por salvarlo POR FAVOR” ; “De acuerdo, tendrá que firmar unos papeles y decirme la forma de pago” ; “Co …¿Cómo?” ; “Tiene algún seguro su padre?” ; “No, ninguno ; “Me temo que no podremos hacer nada” ; “No doc, espere, opérelo y ya veré de que manera puedo conseguir ese dinero, por favor AYÚDELO”

 

El doctor sintió como las enormes manos de Bud lo sostenían fuertemente y mas por miedo que por intolerancia aceptó ayudar al padre del sujeto.

 

*Después de algunas horas.

 

“¿Qué pasó Doc, como se encuentra mi padre?” ; “Su padre se encuentra bien, pero, tiene que conseguir el dinero, ¿me escuchó?” Bud asintió de mala manera, minutos después su madre y hermano llegaron al hospital y Bud les explicó rápidamente la situación, sin decir mas el guerrero de Zeta salió corriendo en una dirección  sabía que no había forma de conseguir ese dinero, y como loco fue corriendo al único lugar donde podría conseguir la salvación de su familia: el Palacio de Valhalla.

 

Entró como loco al salón principal, sin embargo varios guardias lo fueron siguiendo, el los iba esquivando a una velocidad endemoniada, cerca de llegar a la sala del trono un fortisimo golpe chocó en su rostro y por instino se volteó y realizó una patada voladora de giro que tronó en el rostro de SIGFRIED. El caballero de Alpha tomó posición y elevando su cosmo iba a descargar su furia cuando de repente. “¡BASTA!”

 

“Se…señorita Hilda” Bud se inclinó totalmente, Sigfrid no pudo evitar enarcar la ceja de ver aquella reverencia, única de los dioses guerreros de Asgard. “Quién eres tu?” Hilda volteó donde el dios guerrero de Alpha y lo serenó poniéndole la mano encima. “Forastero, ¿Quién eres y como es que has logrado burlar la seguridad del palacio? Nunca nadie ha entrado en este recinto y tu has llegado como si lo conocieras ¿te hemos visto antes?.”

 

“S.si Señorita, yo fui un aspirante a dios guerrero, pero, por mi condición nunca me dejaron entrar.” Hilda sorprendida interrumpió  “¿De que condición hablas?” ; “Tengo un gemelo y según las leyes de este pais no pueden vivir, mis padres decidieron autoexiliarse, sin embargo mi padre se encuentra muy grave de salud, un oso lo a atacado y necesitamos el dinero para pagar las curaciones.”

 

Hilda caminó por unos instantes y después dijo “No te preocupes, quiero que traigas a tu padre, yo misma lo curaré, pero, con una condición” ; “LA QUE SEA” ; “Quiero que entres a la convocatoria de dioses guerreros, me han sorprendido tus habilidades, de hecho eres el primero en tocar a Sigfrid y no cualquiera puede presumir de haber hecho algo asi y seguir viviendo.” El dios guerrero de Alpha pareció enfadado con la respuesta de Hilda.

 

VARIOS DIAS DESPUES:

 

“¿Quién lo hubiera creido?, tener que aspirar al manto de Mizar, debe ser nuestro destino” Sin embargo, no quiero que nadie me reconozca, no quiero exponer a mi familia” Y asi, el aspirante al manto de Mizar ocultaba su rostro bajo una máscara metálica y seguía los recios entrenamientos que para Bud parecían un leve calentamiento. Todos los dias iba y venía a su casa donde su hermano y madre lo esperaban, creyendo siempre que Bud había conseguido un trabajo. La recuperación de su padre fue lenta al principio, pero, con cada curación de la señorita Hilda iba fortaleciendose cada vez mas. Pero, para la regente de Valhalla Bud iba ganando confianza a pasos agigantados, desplazando lentamente a su querido caballero de Alpha.

 

Bud contemplaba como Sigfrid no le quitaba la vista cada que podía, parecía no gustarle la idea de que hubiera alguien igual de fuerte que el, la señorita Hilda lo favorecía muchísimo, pero, los celos lo invadían cada vez que Bud vencía sin complicaciones a sus adversarios.

 

Hasta que un dia: “Hey tu” Bud detuvo su camino, iba a quitarse la máscara pero, se la dejó y al voltear comprobó que era uno de los amigos de su hermano Syd cuando el fuera dios guerrero de Mizar. “SIGFRID, me alegra verte, ¿en que puedo ayudarte?” ; “No te hagas el bueno conmigo forastero, conozco a los de tu clase, eres algún espía o algún enemigo del santuario que quiere infiltrarse para ganar la confianza de la señorita Hilda y MATARLA”.

 

“Sigfrid, estas en un error, nunca haría algo para dañarla, la señorita Hilda es una persona tan buena que siempre me ha considerado en sus deseos.” ; “¿COMO TE ATREVES A BLASFEMAR EN EL NOMBRE DE LA PRINCESA? La señorita tan solo te ha dado una oportunidad, ¿en donde están tus pretenciones de ser considerado como afortunado en sus deseos?” ; “Sigfrid, lo que quise decir es que” ; “Basta de tonterías, voy a desenmascararte y demostrarle a la señorita Hilda la BASURA QUE ERES”.

 

“No Sigfrid ESPERA” ; “ESPADA ODIIIIN” el ken produce un golpe que rodea a Bud antes de descargar su poder, impulsándolo junto con los fragmentos del suelo hacia arriba con gran fuerza.

 

El aspirante a Mizar cae adolorido de sentir por vez primera el ken del que fuera su compañero de armas. “Levántate soldado o ¿ES TODO LO QUE TIENES?” ; “Sigfrid, no quiero pelear contra ti, por favor, solo necesito que me escuches” ; “¿Escuchar que? ¿Qué quieres lastimar a la señorita Hilda, DESCONFIO TOTALMENTE DE TI”. “Solo déjame hablar, es todo lo que te pido” ; “De ninguna manera, desde que llegaste te has ganado la confianza de la gente, pero, yo puedo ver por encima de esa mascara.”

 

“Sigfrid por favor razona, hubo un tiempo donde no solo te conocía a ti, sino también a Hagen y a Fenrir”. El dios guerrero de Alpha abre la boca sorprendido ¿Cómo es que conoces al nuevo caballero de Epsilon? Eso solo lo sabemos la señorita Hilda y yo” Bud comenzó a caminar hacia atrás.

 

“Lo sabía, LO SABÍA, ERES UN ESPIA, no tendré misericordia, NO TENDRÉ PIEDAD” ; “Espera Sigfrid, NO LO HAGAS” ; “VENTISCA DEL DRAGÓOOOON” Bud no pudo moverse adecuadamente por la presión del hielo, sin embargo, antes de que ese poderoso golpe chocara con el pecho de Bud, una persona se interpuso entre el y Sigfrid, recibiendo todo el ken en su pecho descubierto, hiriéndolo mortalmente de gravedad.

 

Bud, al observar aquella escena, contempla que, quien lo ha salvado, no a sido otro mas que “SYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYD, oh no ,no NOOOOOOO SYYYYYD NOOOOOOOOO” ; “Her … mano” ; “Syd, no entiendo, ¿Cómo es posible, como supiste que yo estaba aquí? ; “Yo .. también estaba … en secreto … entrenando … para … convertirme …. En dios guerrero … quería …. Ganar …. La armadura …. Para ti. Y cuando …. Te vi …. En peligro … no dudé y … quise salvarte …. Tal como tu lo hicieras …. Antes.” ; “No hables hermano, la señorita Hilda va a salvarte.” ; “Her … mano …. Cuida … a nuestros …. Padres … te quiero hermano …. No sabes cuanto … te he admirado.” Las manos de Syd caen de las de Bud, desvaneciendo ese hermoso brillo de sus ojos.

 

“¿C..como? No Syd, no por favor, no de nuevo, no de nuevo hermano, NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO”

 

“Aha, entonces eran dos traidores” Los ojos de Bud se clavaron como una fiera herida en los de Sigfried. “MALDITO SEAS SIGRIED, si tan solo me hubieras escuchado, sino hubieras sido tan terco, te odio TE ODIO TE ODIOOOOOOOO.”

 

Gritando como un verdadero salvaje Bud enciende su cosmo al máximo y con una furia imparable salta recto donde el dios guerrero de Alpha cortándole finame

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 13 01/Marzo/2007 - 17:42

SALUDOS A TODOS !! Paso a postear la continuación.

CAPÍTULO 13: HÉRCULES, EL CAMPEÓN MAS GRANDE DE GRECIA.

 

Un hombre de 2.10 metros de estatura se encontraba meditabundo regresando en el tiempo aquella conversación con su ilustrísima a la entrada de un enorme coliseo, puesto en medio del camino entre los demás templos del olimpo en señal de aprobación. El dios supremo cuando quería ejercer su voluntad la hacía a costa de la de los demás olímpicos que veían con desaprobación aquella “suave” advertencia. Un claro síntoma de “debilidad” ya que, de todos los enemigos que enfrentaron los santos de oro, Hércules era el menos indicado para pelear con ellos. “Un humano” decía Hefestos “Su humanidad será su perdición” sin embargo, el padre era terco y mas cuando se trataba de su hija mas querida: Athena, no quería dejar aquella masacre en manos de Ares, mucho menos después de que le pidiera los anillos de su abuelo, un desacato UNA ESTUPIDEZ.

 

Hércules no paraba de recordar aquella “pelea” verbal entre Hefestos y el padre, desde que llegó al Olimpo siempre sintió hostilidades por parte del panteón, solo Hermes le profesaba un cierto cariño que se acentuó con el paso del tiempo. “He pasado mil penalidades y ¿todo para que?” exclamó Hércules al aire, estaba ensimismado y cruzado de brazos, de pie, esperando a sus rivales. Haría lo mejor que estuviera en sus manos por hacer lo mas indolora la muerte de los caballeros, pero, muy dentro de si mismo sabía que no lo lograría. No era un asesino aun cuando el mismo Zeus se lo pidiera. Pero, conocía el temple de ese tipo de hombres “Nunca se rendirán” se decía, y eso lo agobiaba aun mas.

 

De repente, enormes pisadas retumbaron en el coliseo, al subir la mirada, Hércules quedó perplejo ante aquella visión, POR … POR TODOS LOS DIOSES” Algo enorme había tapado la luz del sol, y de entre aquella monstruosidad cayó un hombre muy conocido por el campeón, entre los dos había nacido una rivalidad que provenía desde los tiempos míticos, pero que se había recalcado desde que llegó al Olimpo.

 

“Hey, criadete” subrayó Ares gesticulando una mueca de burla. Hércules lo contempló sin temor alguno, aun a pesar de contar con la ayuda de aquel goliat, el campeón jamás se amilanó. Aun el mismo Ares tenía que reconocer que aquel humano tenía muchas agallas para devolverle la mirada de manera desafiante.

 

“¿Que es lo que trae por aquí al Señor de la guerra?” Ares comenzó a reír frenéticamente de aquella frase. “Déjate de ridiculeces pequeño, y escucha con atención, ya que, no pienso repetirlo dos veces” La voz tan gruesa de Ares producía un escalosfrio en la parte trasera del cuello, algo había en esa montaña de músculos que provocaba un cierto temor, aunque Hércules era 90 centímetros mas pequeño, siempre le impresionaba contemplar aquella enorme caja torácica que despedía aquel animal. Era cuestión de tiempo para que los dos se enfrascaran en una terrible batalla, cosa que el padre jamás permitiría. Ya que Hércules contaba con la aprobación de su ilustrísima y eso aumentaba la tensión además de las incontables envidias profesadas por la mayoría del panteón.

 

“Habla ya Señor de la guerra, o tendré que correrte” Ares había enarcado la ceja y sin contemplaciones caminó hasta posar su pecho encima del de Hércules y acercó muy lentamente su rostro al del campeón, hasta quedar escasos centímetros de distancia.  “Mucho cuidado niño, no siempre tendrás la venia de mi padre, algún día tendrá que cansarse de ti, y créeme pequeño que en ese momento voy a destazarte y sacar tu diminuto corazón para después devorarlo como muestra de mi gran poder sobre el tuyo. Muchos han osado advertir que somos iguales, pero, no te confundas, tú jamás podrás compararte conmigo.”

 

Los ojos de Hércules veían asombrados aquellos extraños ojos purpúreos que por momentos cambiaban sus tonalidades a la de un gris platinado. El iris del dios de la guerra se adelgazaba hasta parecer los de un felino, demasiado bizarro incluso para un dios.

 

“No te atrevas a amenazarme dios de la guerra, porque esa pelea que tanto buscas puedes encontrarla aquí, en este momento.” ; “Jajajajajaja, si por mi fuera esperaría aquí mismo a todos los caballeros de oro y los destruiría contigo sin pensarlo.” ; “¿Entonces porque no lo haces, haz a un lado el combate con ellos y pelea conmigo, tu y tu mascota pueden hacerlo, me gusta que mi enemigo tenga ventaja para que, al ser derrotado no pueda tener ninguna excusa en su mente.”

 

Ares se enojó tanto que soltó un gruñido casi innatural, y su enorme manaza hizo una cachetada invertida en la mejilla del Campeón haciéndolo caer de rodillas. Y señalandolo Ares conjura una maldición “No me tientes cachorro, he jurado por estigia no hacerte ningún daño, pero, si repites esta insolencia no me importará que el padre me encierre por toda la eternidad.”

 

El campeón se levanta y con respeto agacha la cabeza al tiempo que pronuncia las palabras. “¿Que puedo hacer por mi señor?” ; “Asi me gusta criadete, que te dobles ante mi poder” Hércules no respondió a la ofensa y siguió agachado sin mirarle a los ojos. Ares le dio la espalda y dijo “No quiero que acabes con los mozos de Athena, con uno bastará, asi tendrás excusa para con el padre y demostrarle que tu poder fue insuficiente para contenerlos a todos.” ; “¿Y los otros mi señor? ¿Los dejo pasar libremente?” ; “Asi es cachorro, yo los estaré esperando mas adelante, tengo absoluta autoridad en esta batalla, y yo mismo los haré pedazos. ¿Está claro?”

 

Hércules respondió con una nueva caravana sin pronunciar palabra alguna, Ares dio un enorme salto donde aquella monstruosidad y agarrándolo de unas enormes cadenas que rodeaban ese grueso y grotesco cuello se alejó de un brinco perdiéndose en el horizonte.

 

“¿Cómo es posible que el padre le haya permitido tal blasfemia? Los caballeros de Athena librarán la más terrible de las batallas, espero que la diosa les dé fuerza, fuerza y coraje para vencer.”

 

-Templo de Athena-

 

“Vaya, por un momento pensé que nuestros hermanos dorados estarían vencidos pero, al ver ese ridículo nivel de pelea de Dionisios sigo preguntándome como es que tiene una silla en la mesa del consejo.” Athena volteó donde el Fénix y se acercó lentamente.

“No subestimes a mi hermanastro Ikki” El santo del Fénix arqueo la ceja en señal de incredulidad. “Lo venció la desesperación y la soberbia, si el hubiera sido letal y sin dejarse con rodeos los santos de oro hubieran perecido. Me tranquiliza saber que han ganado contra uno de los dioses mas tramposos y peligrosos de todos.”

 

Los demás caballeros estaban sorprendidos de aquella respuesta. “Pero … Saori, tu viste que fue vencido muy fácilmente” exclamó Shiryu algo agitado. “No caballeros, la realidad es muy diferente y rezo porque no tengamos que volver a enfrentarlo.” Todos los santos se voltean a ver entre si claramente confundidos.

 

-8VO TEMPLO DEL OLIMPO-

 

“Hemos pasado tres templos desde la batalla con Dionisios, ¿Qué sucede? ¿Por qué los dioses olímpicos no salen a recibirnos?” comenta Máscara, los demás caballeros que seguían corriendo, se detienen a una órden del maestro Dohko.

 

“Es verdad, creo que todos estamos algo extrañados por esta nueva postura que han tomado.” Responde Shion. “¿Tendrán miedo?” adelanta Aldebarán. “¡NO! Es muy posible que estén tramando algo, estamos muy cerca de llegar a la sala del trono, es posible que tengan una estrategia, o algo parecido, no me aventuraría a decir que no nos enfrentan debido al miedo, es algo mas.”    

 

Saga observa algo que le quita el aliento “Caballeros, observen” Todos voltean y sus ojos se abren enormes al contemplar la majestuosidad y colosidad del coliseo que estaba en medio del camino. “Por los dioses, ¿no me digas que hasta una arena hicieron especialmente para nuestro fin? Es ¡UNA LOCURA!” comenta Kamus alterado.

 

Los ojos de Shion se agudizan “Percibo un cosmo no veo nada mas allá después del coliseo, no, esperen.” Los dorados fijan su mirada donde el antiguo patriarca. “¿Qué sucede Shion?” Los ojos del antiguo santo de Aries se abren grandemente, la impresión es tan fuerte que lo hace tambalearse. Dohko logra sostenerlo de los hombros. “Hermano ¿Qué TIENES? ¿Qué VISTE?” ; “No fue nada Thong Hu percibí las estrellas que están muy cerca de los templos, es todo.” El maestro de Libra enarcó la ceja y mordiéndose el labio, alzó el brazo. “Caballeros, ¡SIGAMOS ADELANTE!”

 

Los santos dorados adelantaron su camino menos Shion y Dohko “Dime, ¿Qué demonios fue lo que viste?” el santo de Aries no podía apartar aquella escena de su mente “Es … terrible Thong Hu TERRIBLE PARA TODOS NOSOTROS.” Dohko subió la mirada y veía como sus compañeros estaban cerca de entrar al coliseo, mordiéndose el labio finalizó diciendo “Vamos, no tenemos tiempo que perder”. Acto seguido corrieron velozmente para alcanzar a sus hermanos.

 

Justo en la entrada se podía vislumbrar una enorme estatua de un hombre recubierta de bronce, la cual estaba inclinada ante un enorme rayo. “¿Un dios humilde?” expresó Saga en un tono sarcástico. “O el mas fiel” sugirió Kamus.

“¿El mas fiel? Tengo curiosidad por conocer a ese dios” expuso Afrodita tocando los pétalos de una rosa roja. “Caballeros, no debemos seguir perdiendo el tiempo, hay que continuar” les recordó Dohko algo exaltado.

 

Los santos recorrieron la enorme explanada de aquella monumental arena y al llegar al final advirtieron la presencia de un enorme y musculoso sujeto de largos cabellos color café castaño con una abundante capa blanca que les daba la espalda.

 

Al llegar Dohko alzó la mano y todos detuvieron el paso. El sujeto se volvió hacia sus oponentes. “Saludos caballeros de Athena, sean ustedes bienvenidos a este sagrado recinto” inclinando su cabeza y poniéndo su mano derecha de forma extendida cerca del corazón con mucho respeto.

 

“¿Este sujeto es … un dios?” susurró Máscara incrédulo. “¿No será un mozo que han enviado para llevarnos a donde nos espera el siguiente dios?” intervino Afrodita con pequeñas carcajadas casi inmutables, pero suficientes para ser escuchadas por su compañero de Cáncer.

 

Dohko volteó de reojo donde Afrodita y Máscara y al momento estos últimos guardaron compostura. “En nombre de los santos de Athena te doy las gracias por este recibimiento caballero, probablemente el primero desde que salimos del templo de nuestra diosa.”

 

“Lo imagino, disculpen la descortesía de los olimpianos sucede que no están acostumbrados a recibir a tan venerables personas y menos si han desacatado su voz de mando”.

 

Saga agudizó la mirada al escuchar las palabras del fornido sujeto, insistió con la mirada y posarla sobre todas las indumentarias de aquel hombre. Sus hombros estaban cubiertos por dos cabezas de leones brillantes como el sol y su pecho en su mayoría descubierto, pasaban tres líneas conectadas entre si por tres enormes círculos que formaban una i griega dos cerca de los pechos y el último terminaba en el ombligo. Debajo de si le cubría una pequeña falda pero, suficiente para esconder sus partes nobles.

 

Y al final dos enormes botas recubiertas por un material que parecía la combinación del oro con la plata. “Debe medir arriba de los dos metros” pensó Saga, y le sorprendió aquella portentosa musculatura esto no era común ni normal en un mozo, y por alguna extraña razón tanta amabilidad le hacía recordar la estatua del principío. Y eso le hizo que un rayo le cruzara por el cerebro. “¿Acaso era …. Aquel legendario campeón?” su frente dejó entrever su nerviosismo al cruzar varias gotas de sudor.

 

“Dime noble caballero” El fornido sujeto volteó donde el santo de Géminis “¿Acaso tu nombre será por mera casualidad el de Hércules?” ; El robusto ser agachó la mirada por un momento y con una mueca de desaprobación contestó “Asi es, ese es mi nombre.” Todos los caballeros excepto Shion y Dohko se pusieron en posición de combate. Hércules sin hacer caso de aquel movimiento cierra sus ojos “No puedo dejarlos pasar de este lugar, regresen con su diosa y esperen su final con honor.” ; “¿Qué? Es el poderoso y legendario Hércules el que ha dicho eso?” exclamó Aioria muy acalorado. El campeón abrió los ojos y los desvió al hermoso cielo estrellado donde titilaban incontables número de estrellas que se reflejaban en su iris. “Se los pido como un favor, vayanse y esperen el destino que les tiene preparado el padre.”

 

Aioria iba a lanzar su plasma cuando Saga lo detiene de inmediato, el santo de Leo voltea a mirarlo “¿Qué demonios crees que haces?” el santo de Géminis sin decir nada le hace una señal con la mano de esperar. “Hércules, somos caballeros de Athena, pero, en esta ocasión hemos venido con la única consigna de llegar con el todopoderoso y pedirle el perdón es todo lo que queremos.” ; “Lo sé, pero, no puedo dejarlos pasar lo siento, trato de evitar a toda costa una confrontación”.

 

Aldebarán, excitado por la acción de Aioria salta de entre todos los dorados y sujeta fuertemente a Hércules que le pasaba en tamaño. “VAMOS CABALLEROS, CRUCEN AHORA” Shion dudó por unos segundos pero, fue el primero en atravezar la salida, los demás caballeros emularon la acción del antiguo patriarca. “He dicho, que no los dejaré pasar” y con un impulso de su cosmo alejó de inmediato a Aldebarán que se suelta de la terrible presión que siente.

 

El campeón corre a toda velocidad donde los caballeros, pero, el santo de Tauro que estaba medio aturdido lo logra sujetar de las piernas tirándolo. “ALDEBARAAAAAAN” Aioria veía impasible como su hermano de oro sentía los estragos de aquel coloso que se deshizo de su adversario con un terrible codazo en el pecho. Saga contempló a Aioria que seguía viendo las acciones y sin decir nada continuó su camino, sabía que el león dorado era testarudo y si su corazón le indicaba quedarse, entonces nada de lo que dijera lo haría seguir. “Aioria, usa todo tu poder, y no dudes, este adversario será difícil”.

 

El león dorado escuchó las palabras de Saga y asintiendo con la cabeza se lanzó rápidamente donde su gallardo oponente descargando su “RELÁMPAGO DE VOLTAJE”. El campeón sin moverse, recibe el impacto de lleno, sin embargo algo sucede segundos antes que el ken de Aioria lo conecte, es tan rápida la velocidad de Hércules que logra contemplar perfectamente la geometría que este ataque forma en el aire. Y maravillado lo contempla detenídamente.

 

“Asi que, este es el relámpago del león dorado, una técnica sumamente interesante” El campeón se percata una fracción de segundo antes que Aldebarán de Tauro estaba en el aire muy cerca de embestirlo. Hércules frunce el ceño y con una velocidad un poco mas elevada que la de la luz arremete con un golpe fortísimo directo al rostro del santo, el casco de Aldebarán SE DESTRUYE DEL TREMENDO IMPACTO.

 

“ALDEBARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN” grita Aioria angustiado, una fracción de segundo después, ocurre una tremenda explosión, Hércules había sido engullido por completo dentro del relámpago de Aioria.

 

Del humo que se había formado sale disparado Hércules rumbo al santo de Leo y antes de que Aioria pudiera siquiera respirar siente como un grueso puño se hunde profundamente en su pecho, saliendo disparado rumbo a las gradas del Coliseo, al incrustarse en las mismas un rojo líquido sale de su boca.

 

Aioria se incorpora lastimosamente, quita las gradas y de un salto vuelve al interior de la arena. El santo de Leo exhala rápidamente aire y con una mano se limpia la sangre de su boca. Y con cierto coraje mira al campeón de grecia. “SANTO DE LEO, no me veas de esa manera, ustedes comenzaron esta pelea sin sentido, detenla antes de que sea demasiado tarde.

 

Aioria sin responder palabra alguna le hace un señalamiento con el dedo índice indicando que fuera hacia el. Hércules agudizó la vista. “Muy bien, santo de oro, si asi lo haz decidido” Y como bólido corre donde Aioria, el Santo de Leo concentra todos sus sentidos y al sentir venir el enorme puño del campeón logra esquivarlo por milímetros, de hecho su barbilla siente el ligero rozón de la piel del campeón. Y energizando su puño derecho le mete una contra estallando en la cara de Hércules que vá cayendo pesada e irremediablemente al suelo.

 

Aioria retrocede unos metros concentra rápidamente su cosmo y vuelve a gritar con todas sus fuerzas “RELÁMPAGO DE VOLTAAAAJEEEEEE” Hércules es engullido por incontables haces de luz que van golpeandolo incesantemente, y haciéndolo volar varios metros en el aire. Un fuerte tronido se escucha al caer el corpulento hombre al suelo.

 

Aioria corre en dirección de Aldebarán que se encontraba aturdido. “Alde ¿Estas bien?” El santo de Tauro no alcanza a responder cuando sus ojos se abren completamente al ver a Hércules exactamente detrás de Leo. Aioria comprende todo al ver a su amigo y encendiendo su cosmo al máximo dispara detrás de si su “RELÁMPAGO DE VOLTAJEEE” pero, el campeón al intuir cualquier ataque, lo esquiva con mucha habilidad, se acerca donde Leo y acerca su mano con una esfera azulada creada en su palma que choca en el pecho del caballero, alejándolo varios metros.

 

Hércules baja la mirada donde Aldebarán “¿Quiero pensar que este es el poder de los caballeros dorados tratando de salvar a la tierra? Estoy decepcionado si me lo preguntas. ¿En donde está ese enorme espíritu de lucha que demostraron en la batalla contra Hades?”   

 

Aldebaran se incorpora rápidamente y con gran coraje tira su puño derecho “AQUÍ ESTÁ EL ESPÍRITU DE LUCHA DE LOS SANTOS DE ORO” Sin pestañear Hércules intercepta el puño del caballero de Tauro. Inmediatamente cierra los ojos al tiempo que dice “Comprendo, si es asi no tienen nada que hacer en este lugar.”

Aldebarán hace explotar grandemente su cosmo y con gran fuerza eleva su puño JUNTO A HÉRCULES que seguía agarrado al de Tauro por arriba de su cabeza dejando suspendido al asombrado Campeón. “No … tenía idea de la enorme fuerza de este caballero” el fuerte brazo derecho de Aldebarán que seguía sosteniendo a Hércules en el aire comenzó a flaquear ligeramente.

 

“HERCULEEEES” el campeón miró fijamente a su adversario como este iba bajando rápidamente su brazo hasta hacerlo explotar en el piso. La espalda del campeón tocó bruscamente el suelo que se fue abriendo grandemente por el poderoso puñetazo que Alde había hecho.

 

Hércules soltó como reflejo el puño de su adversario. Alde retrocedió un par de metros y energizando grandemente su cosmo disparó a toda intensidad el “GRAAAAN CUEEERNOOO” el haz de luz se impactó poderosamente en todo su ser haciéndolo volar y estrellándolo en algunas columnas que eran parte del cimiento del enorme coliseo.

 

Hércules abrió los ojos sin mirar fíjamente, al hacerlo un borrón dorado lo tacleó salvajemente llevándose mas columnas y paredes del extraordinario anfiteatro. Aldebarán volvió a lanzarse sin compasión, Hércules al semi recuperarse contempló las acciones de su oponente y sin mas hizo a un lado las piezas que le estorbaban y se lanzó con la misma postura de su contrincante.

 

Ambos bólidos chocaron fuertemente hombro con hombro saliéndo despedido el santo de Tauro por los aires. Hércules corrió velozmente hasta alcanzar la trayectoria del caballero con la parte del antebrazo lo tomó del cuello y se lo llevó asi hasta estrellarlo con otro par de columnas para finalmente cruzar una gruesa capa de pared. El santo de Tauro cayó sin remedio pero, con estoica defensa se levantó casi de inmediato lanzando un furioso puñetazo en dirección del rostro de Hércules.

 

El campeón logra evitarlo ligeramente y hunde su puño derecho en el estómago del caballero y con muchísima fuerza lo golpea haciéndolo viajar una larga distancia. Hércules concentra su energía en la palma semi-cerrada de su mano y al aparecer una burbuja azulosa la dispara sin contemplaciones donde el caballero y al tocarlo ésta explota grandemente engullendo a Alde dentro de la misma.

 

Aioria observa todo esto después de recuperarse de los golpes y observa como Hércules va en busca de su hermano de Tauro. El santo de Leo corre a toda velocidad e intercepta al Campeón a mitad del camino. Hércules siente el cosmo de su adversario y sin miramientos lanza todo su peso hacia delante para barrerlo.

 

El santo de Leo se sujeta fuertemente de los hombros del Campeón y lentamente va frenando la descolgada del coloso. Hércules está atonito a la proeza del caballero y antes de que pueda reaccionar, Aioria mete un rodillazo al plexo del campeón doblándolo. Aioria ilumina su hombro, pero Hércules hace un super esfuerzo se lanza donde el santo e intercepta el ken poniendo su antebrazo entre el de Aioria despidiéndolo por los aires. Hércules corre a toda velocidad energizando su puño derecho para rematar al caballero. Cuando este toca el piso se descuelga tirando su “RELÁMPAGO DE VOLTAJEEEE” Hércules vá esquivando los miles de rayos y al estar cerca de Aioria va a engullirlo con un fortísimo golpe, pero Aioria se agacha a tiempo y al ver pasar el puño arriba de el salta ascendentemente pegándole a Hércules en la barbilla y parte del pecho.

 

El campeón sale volando varios metros, Aioria eleva su cosmo y vuelve a disparar su “LIGHTNIIIING VOOOOOOOOLT” Hércules se menea hacia su izquierda, salta y al llegar a tierra ejecuta una marometa, flexiona sus piernas y vuelve a la carga. Aioria trata de iluminar su hombro nuevamente, pero Hércules energiza su palma derecha proyectándola en el pecho del caballero una poderosísima explosión color azulada se produce y Aioria cae irremediablemente al piso.

 

“HÉRCULES” el campeón voltea detrás de si, y miles de golpes a la velocidad de la luz comienzan a lacerar su cuerpo. El campeón espera a que Aldebarán descarge toda su furia y al lanzar el último golpe los ojos de Hércules brillan se abalanza sobre su adversario agachadamente y mete toda la extensión de su brazo, el puñetazo es tan furioso que explota salvajemente en el pecho del santo de Tauro llevándose varias columnas y paredes en el trayecto.

 

Hércules forma una esfera pequeña, pero cuando este hace brillar sus ojos la bola se engrandece cada vez mas hasta ponerse del tamaño del campeón. Hercules brinca y en el aire dispara sin piedad donde el santo de Tauro. Aldebarán observa esto pero, ya era demasiado tarde, la esfera comienza a engullirlo todo. Aioria que estaba aun atontado por el poder observa como su amigo está muy cerca de conocer su final. “No .. tengo que .. ayudarlo” se levanta pero cae sin fuerzas rodando por las gradas. “Nnno … Aldebarán …… ALDEBARAAAAAAAN”

 

La energía va consumiendo todo a su paso y el santo de Tauro detiene con sus dos enormes brazos el trayecto de la enorme esfera, pero, es tan poderosa que lentamente vá arrastrándolo. “Oh no, tengo … que hacer algo y rápido” Las manos del santo de Tauro comienzan a quemarse por la intensidad de la energía y al tiempo que Alde lo sigue arrastrando la esfera su mente rápidamente evoca un momento en el tiempo.

 

Unas enormes manos se acercan hasta el hombro de un caballero que tiene el pelo largo color lila. Al voltear se encuentra con la sorpresa de que es “ALDEBARÁN” el enorme sujeto se acerca hasta quedar al lado de su compañero, los dos observan las hermosas estrellas que cruzan el fanes. “Tenía muchas ganas de hablarte .. MU” los ojos del santo de Aries voltean extrañados donde su compañero de muchos años.

 

“Hemos estado tanto tiempo juntos y al mismo tiempo separados, que gran ironía ¿no te parece?” El santo de aries gesticula una sonrisa e inmediatamente su faz parece interrogante. “¿Por qué dices eso Alde? ¿Será por todo el tiempo que pasé cerca del maestro de Libra?”

“No Mu, tuviste la decisión y el valor de irte del santuario, algo que muy pocos dorados pueden presumir. Las órdenes de Arles era todo, pero, aun a pesar de que muy dentro de mi sentía esa inquietud acerca de sus verdaderos motivos tu no dudaste y te alejaste sin chistar, ocasionandote un sin fin de problemas al volver como caballero defensor de la primera casa”.

 

El santo de Aries pone su mano arriba de las de Alde “¿Qué pasa amigo? ¿Me tienes rencor por no ser mas honesto y abrirme sobre la situación del santuario? Si es asi, no quería meterte en problemas. Sabes que te respeto mucho y que muy interiormente tienes unos sentimientos muy bellos”

 

El santo de Tauro se toca la mejilla con uno de sus dedos se rie de nerviosismo y prosigue. “No Mu, lo que quiero decir con todo esto es, que te admiro como persona y como caballero, has tenido una vida muy difícil, desde que llegaste a la primera casa me jactaba de ser mayor que tu en el ámbito caballeril, pero, conforme pasó el tiempo descubrí a una persona con un gran sentido del honor, y creeme que para esta difícil batalla me gustaría que me brindaras un poco de esa fuerza y pasión por Athena.”

 

Mu no sabía que decir, estaba sorprendido por las palabras de su amigo. “Alde” apoyando su mano en el hombro del santo de Tauro. “Te agradezco esas maravillosas palabras, me haces muy feliz, pero mucho mas de que un caballero del mismo rango RECONOZCA la valía de otro. Por eso te estimo tanto amigo, y quiero decirte que, todo lo que has visto en mi es solo un espejo de lo que tu eres en realidad. Si tu viste valor y coraje para enfrentar las cosas, tu mismo tienes ese mismo sentimiento, solo tienes que dar un paso mas para lograrlo amigo, es todo.

 

Eres grande Aldebarán, tienes unos sentimientos maravillosos y me alegro de ser tu amigo, quiero que sepas que siempre estaré contigo en todo momento, cuando te sientas desfallecer piensa en este momento, porque juntos podremos vencer cualquier obstáculo que se nos presente, NO LO OLVIDES.”

 

Mu toma de la mano a Alde y una energía dorada aparece, cuando la quita Alde observa como unos hermosos cristales flotan en su mano. “E..es hermoso Mu” los ojos del caballero de Tauro brillan intensamente con las luces que se posan en medio de los cristales y enseguida cierra su mano.

 

Los recuerdos se van borrando hasta volver a la escena de la tremenda esfera de energía que insistía en engullir al santo de Tauro. Y en medio de aquel monstruo unos bellos cristales surcaron cerca de la batalla, el brillo es tan intenso que Aldebarán los contempla de reojo. “M..MU” e inconcientemente recuerda aquella terrible explosión en el primer templo donde el santo de Aries desapareció.

 

Los ojos de Aldebarán comienzan a bañarse de lágrimas y dentro de los cristales que flotaban el santo de Aries aparece recordándole a su amigo aquellas hermosas palabras “….porque juntos podremos vencer cualquier obstáculo que se nos presente, NO LO OLVIDES.”

 

“MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU” el cosmo de Aldebarán arde gigantescamente y comienza a caminar en contra de la dirección de la esfera energética. Hércules abre grandemente los ojos al contemplar aquella escena. “No debería sorprenderme este acto lleno de valor, yo se perfectamente que los humanos tenemos el poder de producir cualquier milagro, pero verlo desde esta perspectiva es … sumamente INCREIBLE contemplarlo.” Finaliza el campeón al observar las acciones desde lejos.

 

Aldebaran sigue empujando lentamente quemandose las manos terriblemente. “Tu gran valor me ha encendido caballero” Hércules explota su cosmo y de su mano dispara un enorme rayo que cae en la esfera que va empujando nuevamente al santo de Tauro.

 

“No … no puedo darme por vencido, estoy seguro que Mu está ayudandome en estos momentos tan difíciles, Mu, cuando muera estoy seguro que mi alma se irá junto a la tuya. Pero no en este momento, Y NO DE ESTA MANERAAAAA” La cosmo energía de Aldebarán vuelve a crecer equilibrando la balanza. Hércules arquea la ceja y aumenta la intensidad del rayo.

 

Las manos de Aldebaran comienzan a temblar del terrible esfuerzo y concentrándose en un solo punto un estallido invisible aleja por una fracción de segundo aquella podersa esfera, el suficiente para que Alde explote todo el poder de su “GRAAAAAAAAAAAAN CUEEEEEEEEEEEEEERNOOOOOOOOOO” el haz de luz choca con la esfera y esta queda en medio, Hércules mira los sucesos con asombro y haciendo acopio de su gran fuerza de voluntad vuelve a mover a la esfera.

 

Dentro de la cabeza del santo de Tauro giraban incansable las imágenes y palabras de su amigo dorado, hasta seguir escuchando la explosión que lo mató en el primer templo, las lágrimas y la rabia por no poder ayudarlo se acentuaron terriblemente “MUUUUUUU” de repente un haz blanco comenzó a cubrirlo todo, la cosmoenergía de Aldebaran

 

“ES …. ES INCREIBLE” finaliza el campeón griego al ser engullido en una terrible explosión que destruye por completo el coliseo griego.

 

-TEMPLO DE ATHENA-

 

“Es … impresionante” manifiesta Seiya boquiabierto “Jamas hubiera pensado que Aldebarán tuviera tanto poder, aun recuerdo la batalla en las doce casas y me atrevo a decir que, si cualquiera de los caballeros dorados que han estado peleando con tanto ahínco nos hubieran enfrentado con esa fiereza, jamas habríamos pasado NI DE LA PRIMERA CASA.”

 

Ikki que estaba dandole la espalda a sus amigos, alcanzó a escuchar las palabras de Pegaso, y sin decir nada dibujó una sonrisa sarcástica al tiempo que cierra sus ojos. “Me cuesta admitirlo” declara Hyoga “pero temo que Seiya tiene mucha razón, esta confrontación ha sido de un nivel impensable, no estoy seguro de poder igualarme al lado de mi maestro o a los otros caballeros”. Athena se acercó donde el Cisne y manifestando una sonrisa bella y tierna le contesta. “Hyoga, no digas eso nunca” Los ojos del caballero se cruzan intempestivamente con los de la diosa.

 

“Ustedes han hecho un sacrificio increíble jamás dudaría de su capacidad, lo que pasa es que, los caballeros dorados están presionados porque no han podido brillar como en otras guerras sagradas, pero creanme cuando les digo que todos ustedes son muy valiosos y que se cual es su capacidad, no quiero que vuelvas a dudar de ella, porque es por ustedes que yo siga aquí, ¡GRACIAS CABALLEROS!

 

Ikki siguió riendo, no despectivo, sino entendiendo todas las palabras de la diosa. Muy dentro de si el Fénix se sentía impotente por no poder compartir la batalla con sus hermanos de oro, la muerte de Shaka le había dejado una espina clavada en el corazón y lo único que pensaba era en salir corriendo e ir a ayudar a sus compañeros. Tanta rabia e impotencia, tendría que calmarse ya que, las posibilidades de que sus hermanos lograran lo imposible eran aparentemente altas.

 

Shun se acercó al lado del fénix “Tranquilo hermano, ya verás que todo saldrá bien, los caballeros dorados lograrán salvar a la tierra.” Fénix no respondió se limitó a cruzarse de brazos y cerrar sus ojos. Antes de que Shun se fuera, Fénix lo detuvo del brazo. “Shun, gracias” Andrómeda le regresó el gesto dibujando una hermosa sonrisa.

 

“Aun no se logra despejar el humo de la batalla” ¿estará bien Aioria? Adelantó Seiya. “Vamos, me prometiste que saldrías avante amigo, no abandones tu palabra, aioria, AIORIAAAAAA” Los gritos de Seiya se pierden en la vastedad del universo.

 

CONTINUARA .................................

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Hola Kegago 01/Marzo/2007 - 17:41

Que tal como estas?

Mira, no se a que fanfic te refieras al respecto, este que lees es de mi completa autoría, yo soy el escritor de este fic, y me agrada que te agrade. Sobre todo porque yo también he vislumbrado una batalla contra los Olímpicos pero con la participación de todos los caballeros, solo que siempre de los siempres hacen a un lado a los caballeros de oro. Y quiero redimirlos con esta visión al respecto.

Espero seguirte viendo por acá y dejando comentarios al respecto, SALUDOS Y GRACIAS POR LEER !!

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Saludos Miguel Angel 01/Marzo/2007 - 17:35

Hola que tal !!! 

Que bueno que te esté agradando tanto este fic, espero que lo sigas leyendo y me des opiniones al respecto. GRACIAS POR TUS COMENTARIOS y GRACIAS POR SEGUIR LEYENDO.

kegago
 
Mensajes: 1
Registrado: Febrero/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: CAPÍTULO 12 27/Febrero/2007 - 17:47

Excelente, solo un par de preguntas, ¿quien escribió esto?, ya que yo leí otra versión en la cual Atena y el nuevo patriarca escogían a los nuevos caballeros dorados, y en lo personal me gusto mas esta versión que estas transcribiendo ya que es lo que muchos fans hemos querido: ver a los dorados usando todos sus poderes y habilidades. Y la otra pregunta es, de casualidad alguien sabe ¿para cuando saldrán los últimos episodios de la saga de hades (batalla en los campos Eliseos)?

 

Gracias por emitir este espacio y felicidades

 

Atte. Kegago

miguel angel
 
Mensajes: 2
Registrado: Febrero/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Capítulo 6 27/Febrero/2007 - 01:36

esta buenisimo lo que he leido espero que sigas adelante

con estos capitulos

 

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 12 22/Febrero/2007 - 01:34

Saludos !! Les dejo el siguiente capítulo, espero les agrade, es algo asi como Prince of Persia del Zodiaco jajajajaja, ya saben posteen sus dudas, quejas y sugerencias.

¡GRACIAS POR LEER!

CAPITULO 12: DIONISIOS, DIOS DEL VINO

 

El dios del vino se encontraba plácidamente acomodado en su trono, contemplando como los caballeros dorados iban cayendo, a veces reía, en otras se quejaba, pero el resultado siempre era el mismo. La prueba final para salir de aquel tenebroso lugar dictaba una pregunta moral, o mas bien dicho una situación muy peculiar y aquellos ingenuos salvadores de la humanidad habían fallado estúpidamente.

 

Sin embargo, este último caballero era diferente, temerario, agresivo, y ¡malévolo! Lo transpiraba en su piel, este tipo de personas ya las había conocido en el pasado, “muy peligrosas” decía Dionisios, como para haberlo dejado hasta el final. A pesar de todo, no debía mostrarse intranquilo, si era diferente a los otros caballeros haría cualquier cosa para lidiar con el. Además, los 7 anteriores habían perdido de una manera similar, solo era cuestión de tiempo para que llegara a esa parte y sus alivios llenaran su ser.

 

“Zeus me hará EL MAS IMPORTANTE, si antes logré quitarle el trono a Hestia PORQUE NO HE DE HACERLO CON APOLO O … ARES” Sus ojos se iluminaron demasiado cuando su mente divagó hasta los asientos de Hades y Poseidón. “Están completamente solos” se repetía el dios del vino, como si la mera insistencia de la palabra pudiera cambiar de alguna forma su destino. “Si, PUEDO LOGRARLO SOY EL MEJOR, esos brutos han usado sus fuerzas en vano.” De repente, como si el destino presintiera sus diabólicos planes una fuerza impresionante llama a su puerta.

 

Los ojos del dios se clavaron en una de las rocas que servían de imágenes para observar no solo a todos sus “invitados” sino también a los que desearan entrar a su morada. Sus ojos se hincharon al contemplar al dios de la guerra insistiendo detrás de su puerta. “Pero .. ¿Qué demonios querrá ese entrometido?” Sus cuencas oculares voltearon de improviso a la imagen donde se encontraban atrapados todos los santos de oro. “ESE MALNACIDO, quiere todo en bandeja de plata. DE NINGUNA MANERA”.

 

Con una furia inusitada la enorme pared de la puerta que debía medir por lo menos 30 centímetros de espesor cayó sin remedio ante la portentosa fuerza del musculoso dios. “NOOOO, pe … pe … pero HEFESTO DIJO QUE ERA VIRTUALMENTE IMPOSIBLE DE TIRAR” De entre la penumbra de aquel pasadizo secreto. Un enorme coloso de tres metros de alto, con enorme barba negra y pelaje tan grande como el de un león, varias líneas blancas cruzaban su gruesa melena como las de un feroz tigre. Sus facciones eran realmente grotescas, sus ojos contrastaban con los de su cabellera, de un color purpúreo oscuro y una enorme cicatriz cruzaba su pómulo izquierdo, seguramente hecha en una de sus tantas batallas.

 

Su torso era de proporciones descomunales, en varias ocasiones había platicado con Hefesto y comparado su complexión con la del todopoderoso. Cuando Zeus abrazó al temible Ares luego de una cruenta batalla en aquellos tiempos cuando pisaban la tierra, los brazos de su ilustrísima no alcanzaron a rodear aquella montaña de músculos. Inclusive Hércules que era el humano mas parecido físicamente al padre no se comparaba al dios de la guerra.

 

El solo hecho de estar cerca de aquella monstruosidad causaba miedo y respeto, una combinación única para un ser que tenía una mirada penetrante, los ojos de Ares en ciertas ocasiones adquirían propiedades felinas, tal vez por sus incontables combates, no lo sabía con certeza, pero, esas características reunidas provocaban pánico incluso a un dios. Y Dionisios no estaba muy seguro de poder lidiar con aquella mole en un plano físico o energético.

 

Solía ser demasiado testarudo y obtuso, cuando una idea se le metía en la cabeza NO HABÍA PODER EN ESTE MUNDO O EN EL OTRO que lo contuviera, solo la voz del omnipotente padre. Es por ello que las preocupaciones que sentía el dios del vino no pasaban en valde.

 

“¿Porqué no atendiste a mi llamado copero?” ; “¿Copero? Ese malnacido osaba compararlo con un criadete cualquiera, solo comparado con los caballeros que tenía prisioneros. Un insulto que acostumbraba hacerlo el dios de la guerra cuando no se encontraba de buen humor. De hecho, ahora que Dionisios lo meditaba NUNCA HABÍA VISTO a Ares de buen humor.

 

“¿En que te puedo ayudar querido hermanastro?” Los ojos de Ares se fijaron en los de Dionisios, al parecer el dios de la guerra carecía de un buen sentido del humor, y vaya que le hacía falta adquirir uno. “Déjate de estupideces, ya sabes a que he venido”. El dios del vino no pudo soportar aquella respuesta, sabía que la victoria se le estaba escapando.

 

“Disculpa mi torpeza querido hermanastro pero, no tengo ni idea, ¿podrías refrescarme la memoria” Ares no pudo soportar soltar una carcajada, los hombros del dios del vino se habían encogido por completo, aquella voz sonaba demasiado macabra para salir de un olimpiano, demasiado se repetía. “Con mucho gusto querido hermanastro” después del sarcasmo Ares sacó un enorme mazo, demasiado grande, sin embargo lo suficiente para acabar con un ejercito de un solo golpe.

 

“Es… espera ¿no iras a atacarme?” ; “¿Por qué habría de hacerlo querido hermanastro? No has hecho nada … AUN”. La frente de Dionisos comenzó a gotear frenéticamente en cuanto sintió la presencia de aquel monstruo enfrente de el. Había bastado un paso de aquella abominación para acercársele lo suficiente como para causarle un problema.

 

“¿Quieres a los criadetes de Athena, cierto?” ; “Si no me los das en 3 segundos vas a sentir mi furia copero”. MALDICIÖN, pensaba el inventor del vino, se encontraba en una de las peores posiciones. Pero, enfrentar la furia de aquella fiera era peor que la derrota parcial a manos de aquellos criadetes.

 

“Esta bien, relájate, déjame abrir las compuertas de las celdas y darle al último criado un golpe que lo inmovilice.” ; “Tienes 1 minuto coperito, 1 minuto, sino, serás el primer dios que desolle”. Las manos del dios comenzaron a sudar incontrolablemente. “Por los dioses .. ¿Qué va a QUE?” de un movimiento de su mano una consola luminosa apareció de entre las piedras. Varias joyas de distintos colores parecían cumplir diferentes órdenes para cada sala del laberinto. Sin embargo, al contemplar la pantalla para ver al santo de Cáncer, comprobó que una de las celdas que había construido Hefestos y supervisado por el –obviamente- comprobó una recubierta en su totalidad con una piedra forjada en las entrañas de la misma Gea, revestida del mismo material para detener a los dioses de la antigüedad LOS TITANES.

 

Ni siquiera el poderoso Ares podría siquiera abollar aquello, los ojos de Dionisios comenzaron a brillar intensamente y su mente seguía embobada en las sillas de Poseidón y Hades “¡SI! Yo seré quien me siente A LA DIESTRA DEL PADRE, seré la autoridad máxima después de su ilustrísima.” Dionisios comprobó que su hermanastro comenzó a impacientarse y como presintiendo el peligro, Ares se acercó hasta quedar a espaldas del olimpiano.

 

“Tu tiempo terminó coperito, TE LO ADVERTÍ” Esa fue la señal y Dionisos apretó la joya mas alejada y luminosa, Ares manifestó una sonrisa de agrado, sin embargo aquella manifestación se fue en el momento que unas enormes tenazas lo sujetaban por completo. “¿Qué ESTAS HACIENDO?” ; “Le estoy haciendo un favor al Olimpo … querido hermanastro.” Los fanales de Ares se abrieron enormes al escuchar aquellas palabras. “TE VAS A ARREPENTIR COPERITO, VOY A DESTAZARTE Y NO QUEDARA NADA DE TIIIIIIIIIIIiiiiiiiiiiiiiiii………..” los gritos de Ares aun retumbaban a pesar de la distancia, las enormes manazas lo habían lanzado directamente a aquella inexpugnable prisión de donde no saldría NUNCA.

 

“Jajajajajaja, HE VENCIDO INCLUSO AL PODEROSO ARES, yo seré merecedor de convertirme EN LA DIESTRA DEL PADRE. Nadie me quitará mi victoria ¡NADIE!” La ambición del olimpiano se hizo a un lado en cuanto recordó a su victima que, andaba perdida en la parte mas alejada del misterio. “POR LOS DIOSES” su vista la fijo en aquella enorme pantalla luminosa. Después de unos segundos, se sintió mas aliviado. “Jajajajaja, todo sigue en orden, muy bien, veamos de que es capaz este criadete.”

 

Las imágenes cambian a la realidad, Máscara estaba muy lejos de aquellas enormes esferas de fuego, una enorme cuerda estaba en la lejanía y con ella había evitado la catástrofe hasta quedar en otra sala mucho mas silenciosa y oscura, las paredes escasamente podían visualizarse, el santo de Cáncer apenas si podía ver el camino gracias a los glifos que emitían un destello dorado.

 

La penumbra se cerraba aun mas hasta que, los ojos de Máscara se iluminaron al ver un soplido de fuego emanando de rostros gargolescos semejando a una quimera. Las llamas encendían prácticamente el resto de la sala indicando la salida al otro extremo en la parte derecha.

 

Después de unos segundos el fuego se sofocó de inmediato. “Muy bien, ahora tengo que contar el tiempo que se quedan apagados” pensó el santo de Cáncer. Sin embargo, el tiempo pasó y el fuego jamás se presentó. “Que pasa, ya debería haberse activado” los segundos seguían pasando y de repente, detrás de Máscara la pared comenzó a moverse en su dirección. “¿CÓMO?”.

 

Máscara comprobó que la pared se movía velozmente en su dirección y sin tener la certeza del fuego que salían de aquellas cabezas, se arrojó al vacío sin pensar, al momento de tocar la suela de la bota con el piso, las cabezas de esa línea se activaron sin piedad.

 

Máscara se dejó caer al suelo y el fuego de las siguientes hileras se activaron, Cáncer rodó lateralmente hasta que alcanzó un momento donde se impulsó con toda su fuerza rumbo a la salida, al final una explosión calorífica inundó el lugar engullendo al santo.

De repente, de la oscuridad de la otra sala un cuerpo cae fuertemente, rodando aun por la gravedad del impulso. La sala se ilumina y al mirar al techo Máscara se pone en guardia. Mira en todas direcciones, y lo único que abunda es un silencio abrumador.

 

El santo de Cáncer que aun transpiraba vapor corporal exhala de tranquilidad, pero, al escuchar un sonido oculto, el lugar engendró de las paredes filamentos alargados y con una reacción impresionante, el caballero esquivó de lado y de forma horizontal aquella red que podía haberlo convertido en rodajas.

 

Al caer al suelo, enormes objetos punzocortantes, algunos en forma de hachas y otros con acabados de serrucho y machete inundaron las paredes. Máscara no lo pensó mas y comenzó a zigzaguear de un lado a otro. Después de evadir la última hacha, se encontró con otra que había llegado a velocidad frenética alcanzando su pierna y una delgada línea roja cayó al suelo, un leve rozón, pensó el caballero al seguir el movimiento.

 

Máscara apoyó mal su pie debido a la cortada y cae de rodillas, aquella última arma que salió de improviso le recordó con horror que debía despertar del dolor. Y antes de alcanzarle el rostro, logró evitarla por muy poca saltando con una marometa hacia atrás. De entre el piso varias sierras comenzaron a triturarlo de forma rectangular.

 

El santo de Cáncer se movía en diversas ocasiones para no ser alcanzado por aquellas sierras que cortaban el suelo y las enormes y poderosas hachas que intentaban alcanzarlo y provocarle el respiro final. Máscara puso toda su atención en el camino que faltaba hasta llegar al siguiente extremo y juntando su energía lo atravesó acrobáticamente con dos giros y una vuelta de carro.

 

Al llegar al umbral de la puerta, empujó con todas sus fuerzas, y como respuesta una explosión lo sacudió llevándose a la puerta consigo, y eso no era todo, el piso maléfico de armas se desbarató por completo tragándoselo en un hoyo aparentemente sin final.

 

Durante el viaje de caída, Máscara evitaba todos los objetos filosos que abundaban. En su desesperación por salir puso sus manos en la parte lateral de sus piernas, las cuales ahora se encontraban arriba y su cabeza abajo hiendo en caída libre.

 

Antes de caer observó varios cables, se sujetó del primero que encontró y sobrepuso sus muñecas en la cuerda para evitar la fricción con sus manos.  De ahí fue guiado  hasta otra enorme sala. Al introducirse en la misma, contempló los millares de armas como iban cayendo sin rumbo fijo, y dando un vistazo al vacío comprobó con horror que era posible quedar suspendido en una oscuridad eterna, semejante a la que se contaba que existía en el Inframundo de Hades.

 

“Vaya, pero que viaje me he aventado, ¿A dónde me guiará esta vez ese miserable? No me importa si es muy poderoso, le voy a hacer pagar esta afrenta.” De repente la puerta que estaba detrás de el, se abrió con un chirrido macabro.

“Hey CRIADETE, si quieres enfrentarte a mi, cruza este misterio, yo que tu sería menos impetuoso al hacer las cosas, recuerda que eres EL ÚLTIMO QUE QUEDA” Los ojos del santo dorado se agudizaron en cuanto escuchó aquella inconfundible voz venida de algún lado desconocido, su mente estaba elucubrando una manera sádica de muerte. Pero, no tenía tiempo que desperdiciar, la vida de sus amigos estaba en juego, y si lo que decía aquel tramposo era cierto, NO PODÍA PERDER la esperanza de salvar a la tierra.

 

“Tengo que lograrlo NO IMPORTA EL COSTO” se decía mentalmente, y curiosamente después de aquella frase su mente divagó inconscientemente a los momentos finales de paz y tranquilidad en el fanes que vivió con su compañero Afrodita de Piscis. El puño de Cáncer chocó violentamente con uno de los muros del sagrado recinto.

 

“¿Qué te sucede cangrejito? No me digas que estas nervioso por esta tonta peleíta.” Máscara miró de reojo a Afrodita que se encontraba oliendo una rosa blanca y con los dientes iba arrancando gentilmente los pétalos para después tirarlos en la vastedad del espacio hiperdimensional.

 

“¿No te das cuenta?” Afrodita se le quedó mirando por unos momentos y sin tomarlo en cuenta siguió quitando los pétalos. “Lo único que hemos hecho es ESTORBAR a nuestros hermanos. Todavía recuerdo la vergonzosa batalla con Radamanthys.”

 

“Ay cangrejito, ¿Qué no sabes que había un escudo que nos quitaba la mayoría de nuestro poder? De seguro se te olvidó.” Máscara se frustra al seguir viendo a Piscis muy tranquilo deshojando la rosa. Y con furia lo agarra de los hombros “¿Qué no lo entiendes?” sus ojos se clavan en aquellas cuencas azul cielo. “NO HEMOS HECHO NADA POR ATHENA, le hemos fallado miserablemente, QUIERO SENTIRME ÚTIL, no quiero permanecer a la sombra de todos mis hermanos, MUCHO MENOS de esos niños de bronce. Es increíble, cualquiera de ellos ha hecho mucho mas que nosotros dos juntos.”

 

Afrodita quedó mudo, sin embargo, la idea la venía planteando en su cabeza como intentando razonar las palabras de su amigo, al deshojar por completo aquella rosa blanca, la volteó y juegueteó con la base de la misma en sus labios, su mirada se había perdido por un instante y los ojos de Máscara parecieron salir de sus cuencas al contemplar aquella indiferencia.

 

“No tiene caso, NO TIENES REMEDIO” Antes de continuar su camino, el santo de Cáncer se voltea explosivo señalando a su hermano. “NADIE TE INTERESA MAS QUE A TI MISMO, eres un EGOISTA, un NARCISO MEDIOCRE.” Los ojos de Afrodita se clavaron en los de Cáncer y con una velocidad endiablada juntó su cuerpo al de Máscara y rozó la punta de la rosa blanca en el cuello de su amigo.

 

“Cangrejito cangrejito, como se ve que no me conoces, por supuesto que estoy preocupado, solo que, no me dejo llevar por mis sentimientos, entiendo como te sientes, pero, esto es algo inevitable. Lo mejor que podemos hacer es darlo todo en el momento indicado. Nunca antes ni después, si estamos en una situación compleja y mi vida quedara en tus manos, estoy seguro que recordarías esta conversación y lograrías tu cometido. O ¿me equivoco?

 

Los ojos de Máscara seguían constantemente la punta de la rosa que seguía rozando su cuello, y sin miramientos la quita de su vista. Se va sin darle importancia a lo dicho por Afrodita. Pero, antes de alejarse las cálidas manos de su hermano de Piscis se asientan en su hombro. “No te atosigues ni castigues por algo que ya sucedió. ¿Hiciste todo lo que estuvo en tus manos para hacer alguna diferencia?” Máscara quedó en silencio. “Si no fue asi, DEMUÉSTRALO en esta batalla, no te cierres ni claudiques mi amigo, si tienes que morir contra los dioses HAZLO a tu estilo, pero nunca temblando ni sintiendo lástima por ti sino erguido y con la frente en alto, NO LO OLVIDES”.

 

Afrodita se despidió arrojando varias rosas rojas, con profunda calma y tranquilidad. Máscara se quedó inmóvil por un rato, hasta que, sintió el impulso de recoger aquellas hermosas rosas. Al sostenerlas, contempló que una fragancia maravillosa emanaba de las mismas y una profunda tranquilidad recorrió su cuerpo. “No te fallaré amigo”.

 

Las imágenes van regresando al presente, al laberinto dionisiaco en donde se encontraba atrapado el santo de Cáncer. “Muy bien, hagámoslo” y con firme decisión cruzó aquel umbral iluminado débilmente por los glifos griegos que adornaban las paredes de cristal. La penumbra terminaba en una luz incandescente que se veía al final del camino.

 

Máscara corrió fuertemente y al llegar al umbral, se detuvo de inmediato al ver una pileta enorme llena de lava, y varios puentes abajo, en medio y arriba. Aquello era una especie de torre que terminaba en un domo de cristal. Pero, los puentes estaban conectados en una base giratoria, en realidad eran dos en una base pero, daba la apariencia de que eran cuatro, porque cruzaba completamente. Estaban en forma de cruz. En total eran 16 plataformas hasta llegar a la cima, un camino aparentemente corto.

 

Los puentes se encontraban tan pegados los de arriba con los de abajo, que, fácilmente se podía brincar de la plataforma de abajo a la de arriba y así hasta llegar al domo de cristal. “Hmmm …. Una trampa demasiado sencilla para un caballero” Máscara esperó el momento preciso de saltar a uno de los puentes, y comenzó a girar, cuando vio la base del otro arriba de el, no lo dudó mas y saltó hasta quedar de pie.

 

Máscara se encontraba en la 3era plataforma y visualizó uno de los extremos del otro puente que iba en su dirección y al estar los dos extremos casi juntos, el santo de Cáncer volvió a brincar hasta quedar de pie. “Ja, esto no tiene ningún reto”. De repente se sintió un temblor y Cáncer se acostó hasta quedar totalmente pegado. Cuando asomó su cara, contempló el error de sus palabras, LA LAVA COMENZABA A SUBIR FRENÉTICAMENTE quemando las plataformas. “MALDICIÖN”. La vuelta que daba la base era muy lenta, así que, Máscara se fue corriendo al otro lado y al estar cerca de la base de la 4ta plataforma saltó hasta encontrarse con ella.

 

La lava cada vez subía mas y mas rápido, Cáncer imposibilitado con el poder de su cosmo hacía las cosas mas lentas, su velocidad era la de un atleta olímpico. Saltó 15 veces seguidas hasta llegar a la cima donde lo esperaba el domo de cristal, lo único que le faltaba era llegar al extremo de alguno de los puentes y saltar a una puerta improvisada que mas bien parecía un hoyo en la pared, perfectamente delineado como una entrada.

 

La lava se encontraba muy cerca de cocinarlo, corrió con todas sus fuerzas e hizo el prodigioso salto. “Ja, todo ha sido muy pero muy fácil” La pared COMENZÓ A MOVERSE en dirección contraria a Máscara. “¡NO! ¡NO! ¡NOOOOOOOOO!” Mascara alcanzó a tocar el borde de la entrada pero su mano resbaló hasta ir rasguñando aquella traicionera pared.

 

Su caída era inminente hasta que clavó una de sus garras que tenía en el puño de la armadura. “E…ee…estuvo …cerca” De repente un calor insoportable se sintió a pocos metros de donde se encontraba empotrado. “¡OH NOO!” y con un esfuerzo sobrehumano consiguió clavar los garfios de su otro puño. Pero, la lava iba mas rápido que el, Máscara tuvo que superar sus límites haciéndolo dinámico y sintiendo la presión debajo de el, cualquier error LE COSTARÍA LA VIDA.

 

Cerca del borde, clavó su garra y balanceando su cuerpo lo metió en aquella entrada. Pero, no podía darse el lujo de quedarse a respirar, tuvo que correr con todas sus fuerzas, ya que, la lava seguía persiguiéndole como lo hiciera el agua. Al llegar al otro extremo, comprobó que había un enorme vació, las paredes estaban recubiertas de un líquido verde. Y casi al centro una cuerda. El santo de Cáncer se concentró todo lo que pudo y al llegar al umbral se impulsó con todas sus fuerzas haciendo quemar su extinto cosmo, gritando con todas sus fuerzas.

 

El destello dorado APARECIÓ y Máscara sostuvo la cuerda que lo llevó al otro lado sano y salvo. Al caer estrepitosamente al suelo, comprobó que la lava destruyó aquella pequeña entrada y cayó al aparente vació. Respiraba y exhalaba fuertemente, definitivamente un milagro que se hubiera encendido su cosmo. ¿Inconsciente? O ¿fuerza de voluntad? Trató de activar su aura sin resultado alguno, por lo menos la armadura sagrada seguía protegiéndolo.

 

Pasaron varios segundos y Máscara cerró los ojos, quería recuperarse de tanto brinqueteo, cuando fue interrumpido por un grito de auxilio. Máscara volteo donde el sonido y arqueo una ceja, así lentamente fue incorporándose y con mucho sigilo siguió el sonido, parecía provenir de una mujer.

 

De repente la imagen de Máscara se alejó hasta convertirse en la pantalla improvisada de aquel salón de vigilancia. Dionisios parecía disgustado “MALDICIÓN” chocando su puño con la consola multicolor “Todos los caballeros pasaron sin problemas las pruebas físicas, no importando el camino que tomasen, siempre lograban sobrevivir, pero, la prueba final será tu caída sin duda alguna, nadie ha logrado superar esta prueba JAJAJAJAJAJAJA.” Apretó un botón que estaba muy cerca de su mano para seguir supervisando a su hermanastro que seguía golpeando aquella pared de manera incansable.

 

“Ya ríndete bruto, ¿Qué no vez que nunca podrás tumbarla? No se como nuestro padre ha confiado en esa bestia.” Y volvió donde la imagen del Santo de Cáncer, la misma se transformó en la escena donde estaba Máscara buscando con mucha cautela el sonido de aquella desgarradora voz.

 

Al doblar la esquina de aquellas hermosas paredes cristalinas comprobó que una mujer estaba encerrada en una prisión. “Ayúdeme señor caballero, SE LO RUEGO” ; “Que hace una mujer como tu en este lugar?” ; “Mi señor Dionisios me ha encerrado en este lugar por tirar la bandeja de la ambrosia en su ropa, se enojó tanto que me ha encerrado aquí, pero le juro que FUE UN ACCIDENTE”.

 

Los ojos de Máscara veían con desconfianza a esa inocente mujer, “Los dioses son bastante caprichosos, veo que esa actitud aun se conserva” pensó el santo de Cáncer. “¿Has visto a mas personas vestidos como yo pasar por aquí?” ; “Si mi señor, parece que les causé desconfianza y nunca me llevaron con ellos. Tal vez porque serví al maestro Dionisios pensaron que no era de fiar.”

 

 “Aléjate de la puerta” la joven retrocedió algunos metros y chocando fuertemente su hombro con aquella entrada metálica la tiró de inmediato.

 

“Vámonos” le indicó el caballero a la dama, y tomándola de las manos comenzaron su fuga hasta la última explanada del misterio. “Espérame aquí” la joven asintió y cuando Máscara llegó a la mitad de la misma un sonido espantoso le causó escalosfrios en su espalda. “¡CUIDADO!” el caballero escuchó los gritos de la joven y de repente un enorme mazo lo golpeó proyectándolo varios metros.

 

Al alzar la vista, comprobó que ERA UN GIGANTE DE PIEDRA, uno de los hijos de los quince, enormes gigantes que habitaron el mundo antiguo los cuales llegaban a medir mas de veinte metros. El sujeto que estaba enfrentando Máscara  era uno de los críos de tan solo 2 y medio metros, a pesar de ello su piel estaba completamente blindada por piedra y eran mucho más fuertes que los hombres.

 

Máscara supo de inmediato, que sin su poder cósmico estaba perdido ante aquella visión anti-natural. Por lo que debía tomar todas las precauciones posibles. Aquel tanque se le abalanzó sin miramientos, Cáncer se arrojó a su izquierda y en reflejo pegó un rodillazo a la mano del coloso, este tiró su mazo y con furia descargó su puño izquierdo en el rostro de máscara, tirándole la tiara.

 

El pie de aquel mastodonte se hundió en el piso, Máscara se había hecho a un lado rápidamente antes de quedar aplastado por el peso de aquella aberración. Sabía que esta batalla no la iba a soportar mucho tiempo, por lo que decidió ser rápido. Y correr con todas sus fuerzas al otro extremo de la puerta, pero, el gigante al contemplar aquello alcanzó al caballero en tres pasos, y al cerrarle el camino, hundió su puño en el estómago del santo arrojándolo 10 metros.

 

Máscara cayó pesadamente al suelo el gigante le había sacado el aire por completo, estaba indefenso y difícilmente podría vencerlo, no sin su cosmo-energía.

 

“Jajajajajaja” Máscara volteó en todas direcciones pero no veía al portador de aquella carcajada. “Deja de luchar caballerito, esta prueba es la mas difícil de todas, ninguno de tus amigos pudieron derrotar a este gigante, tus técnicas y fuerza son insuficientes para dañarlo.” ; “No, me niego a aceptarlo, debe haber una forma DEBE EXISTIR”.

 

Y sin miramientos, el santo de Cáncer volvió a arrojarse al fragor del combate, usando sus mejores técnicas de patadas y golpes, todas inútiles en contra de aquella coraza de metal. Finalmente el gigante devolvió uno de los golpes con una cachetada invertida en el mentón del caballero haciéndolo caer dolorosamente. Sus brazos y pies temblaban del esfuerzo, sentía todos sus músculos y huesos a punto de estallarle por el enorme esfuerzo de chocar la piel con metal.

 

“Caballero, ríndete ahora y le daré a ti y a tus amigos una muerte piadosa” ; “Nnn…NO ….JAMAS” El santo de Cáncer se incorporó lentamente viendo como su vista comenzaba a nublarse. “¿Cuál es la solución? ¿Cómo puedo vencer a este tipo y salvar a mis amigos? Debe haberla DEBE EXISTIR, todos han hecho lo mismo y sucumbieron, ¿Qué podría hacer la diferente? ¿QUÉ?”

 

De repente la mente de máscara contempló con horror una idea, al voltear observa a la chica que se encontraba mirando los sucesos. “Esto quiere decir que ellos nunca regresaron por ella, quisieron saltear el peligro para no arriesgarla, comprendo”.

 

Máscara regresó rápidamente por la damisela, “Vámonos, tenemos que cruzar, pero tienes que correr lo mas fuerte posible” ; La mujer miró con horror al caballero esa idea no le parecía muy efectiva, no después de ver lo que sucediera con el santo de oro después de escabullirse. “No, no quiero, es muy peligroso, no podremos pasarlo.”

 

Máscara la miró a los ojos, “No te preocupes por nada, debes confiar en mi, yo te protegeré LO PROMETO”. Cuando la chica asintió lo primero que vio fue la horrenda cara deforme de aquella cosa que estaba a punto de asesinar al caballero, Máscara logró ladearse a uno de sus costados, tomar a la chica y salir corriendo del lugar.

 

“Corre, lo mas rápido que puedas” Máscara iba agarrando a la joven de las manos, cuando de repente, el gigante les cerró el paso, los ojos de Máscara brillaron triunfales “¡PERFECTO!” sin miramientos y con decisión tomó fuertemente la mano de la joven y la arrojó directo donde el gigante.

 

“No … espera …. ESPERA …. ¡NOOOOOOOO!”

 

El cuerpo de aquella sirvienta había sido triturado por completo por las toscas manos del gigante al sentirse intimidado. “Ahh, que hermoso sonido, jajajaja lástima que no he sido yo” pensó el santo dorado. El gigante comprendió el engaño y con fuerza corrió donde el caballero que le llevaba una enorme ventaja.

 

“No no NOOOOOOOOO, ese ESE MALDITO CABALLERO, lo sabía LO SABÍA voy a destrozarlo VOY A ELIMINARLOOO” Dionisios estaba hecho una fiera y con una sed incontrolable por la sangre, apretó varios botones con mucha desesperación.

 

La explanada comenzó a vibrar y el piso empezó a fragmentarse y diversas cuchillas enormes salieron de los costados, Máscara seguía corriendo a toda velocidad, seguido de cerca por aquella mole que estaba muy cerca de eliminarlo. Al voltear de reojo para saber la proximidad de su atacante comprobó con horror que estaba A PUNTO DE SER GOLPEADO por el goliat.

 

En ese momento, una enorme cuchilla engulló al titán y otro mas pasó cerca del caballero, el piso se desmoronó desde el centro hasta la orilla y antes de caer por completo, Máscara saltó de una piedra a otra para tratar de llegar al extremo.

 

El santo de Cáncer grita y salta con furia a sabiendas de que se encontraba algo lejos de la orilla pero, INCREIBLEMENTE concentró todo su poder en el brinco Y SU COSMO BRILLÓ INTENSAMENTE hasta meterlo a la boca de aquel último umbral.

 

Al pasar el extremo de la puerta, Dionisios se incorporó gravemente exaltado y excitado por el suceso. Su irritación fue mayor al ver que el mecanismo de todas las prisiones de sus cautivos se había destruido, aunque ellos no lo supieran, en cualquier momento que se dieran cuenta saldrían libres. Y rápidamente enfocó la imagen donde tenía cautivo a Ares, y su tranquilidad regresó al comprobar que el dios de la guerra seguía golpeando la pared sin cesar.

 

De repente la puerta de su sala de operaciones explotó sin piedad y miró fijamente al santo de Cáncer. “¿Có …como lo hiciste? ¿Por qué tu no? ¿Por qué no caíste en la trampa? SE SUPONE QUE ERES UN CABALLERO DE ATHENA. fiel protector de la humanidad”. Máscara comenzó a reír hasta que sus carcajadas sonaron macabras y malévolas.

 

Dionisios abrió grandemente los ojos y en ese momento descubrió el secreto que guardaba ese siniestro caballero. “Yo fui un asesino, no siento remordimiento por mis actos HE MATADO A MUCHA GENTE en el pasado ¿pensabas que una dulce y linda doncella iba a detener mi objetivo? En algo no te has equivocado diosecillo SOY UN CABALLERO DE ATHENA y voy a salvar a mis amigos, NO IMPORTANDO EL PRECIO.”

 

“NO TE LO VOY A PERMITIR CRIADETE” El cosmo de Dionisios se ilumina tremendamente y dispara un enorme rayo que impacta en la humanidad de Máscara. “Mmm … mi cosmo … tengo que lograrlo aunque mi cosmo no pueda prenderse, NO IMPORTA QUE ME CUESTE LA VIDA”.

 

“¿Así que vas a seguir arriesgando tu asqueroso pellejo? En esas condiciones es materialmente imposible que puedas VENCER A UN DIOS.” Máscara enojado y furioso por aquella afrenta lo señala. “RECORDARAS ESTE DIA SIEMPRE … DIOS DEL VINO” Dionisios volvió a disparar sus letales rayos energéticos y Máscara los recibió todos sin piedad, sin embargo, en esta ocasión los detuvo y aunque el impulso lo hacía moverse hacia atrás, con férrea voluntad seguía de píe.

 

“A…ATHENA …. Dame el valor, dame la fuerza, dame el poder que necesito para salvar y ayudar a mis amigos, a toda la gente que vive en la tierra, AYUDAME POR FAVOR …. AAAAAAAAATHEEEEEEENAAAAAAAAAAAAAAA!!!”

 

El cosmo de Máscara surgió mas fuerte que nunca, por un momento igual al de un dios. “Nnnooo, esto no es posible, es increíble el poder que siento dentro de este pequeño microbio, no lo permitiré ¡NUNCA!” Alejó su cuerpo y de entre las entrañas surgió una energía morada que iba intensificando su poder hasta unirse con sus dos manos. “SIENTE MI PODER CUCARACHA, EL PODER DE UN DIOS MISTERIO DIONISIACCOOOO”

 

Descarga con toda su furia aquella burbuja de energía, y Máscara enciende todo lo que puede su cosmo explotándolo al Máximo. “DIONISIOS … SIENTE LA FURIA DE LOS CABALLEROS DORADOS Y QUE EL HADES SEA TU TUMBA ….. ONDAAAAAS INFERNAAALEEEEEES.

 

Las ondas van destrozando el poder del misterio hasta encontrarse muy cerca de engullir a Dionisios.

 

“NUNCA LO PERMITIRÉ, NINGÚN MORTAL TIENE EL DERECHO DE VENCER A UN DIOS, ES IMPOSIBLE, Y TE LO VOY A DEMOSTRAR”

 

Dionisios aumenta su terrible y poderoso cosmo purpúreo que engulle todo el poder de Máscara de Muerte. El tiempo se detiene para el santo dorado, es posible que haya pasado un segundo, pero que, contemplado perfectamente su duración haya sido el de toda una eternidad.

 

“He … fallado, la tierra será destuida, el poder de los caballeros dorados no parece ser … suficiente, siento, siento que nunca podré traspasar la barrera, que no puedo subir al nivel de mis hermanos mas experimentados, ¿será este el fin? ¿el fin de todos? ¿El fin del mundo por mi enorme debilidad?”

 

El poder del misterio va acercándose rápidamente hasta colocarse centímetros del cuerpo de Máscara a punto de ser engullido por aquella poderosa energía. Sin embargo, antes de que el poder engulla a Máscara una enorme figura se posa enfrente de los dos combatientes tronando el misterio como si este no existiera.

 

“DIOOOONIIIIISIOOOOOOOOOOOOS”

 

Tanto Máscara como Ares quedan boquiabiertos al contemplar aquella montaña de músculos, la voz tan rasposa y cavernosa como siempre, no podía ser de otra mas que de:

 

“ARES” Los ojos sorprendidos del dios del vino parecían desorbitarse de sus cuencas. “Es … imposible, esa prisión no puede … ser destruida … ¿COMO LO HAS HECHO?”

 

“Jajajajajaja, ahora poseo un poder mucho mas grande que el mismo Olimpo” tanto Máscara como Dionisios quedaron petrificados con tal aseveración. “Este objeto puede INCLUSO  DESTRUIR A UN DIOS Y AHORA … SENTIRÁS EN CARNE PROPIA SU FURIA.”

 

Ares se lanza agresivamente y Dionisios va controlando su avance mediante su cosmo y ken, pero, la explosión que se produce es tan grande que van cayendo pesádamente por los pasillos misteriosos del laberinto dionisiaco desapareciendo en el infinito.

 

Cerca de ahí, Máscara contempla un boquete que se había formado de aquella confrontación la cual lo llevó hasta las prisiones que tenía el dios del vino y el santo de Cáncer abrió las puertas con un botón secundario. “Máscara”, “Amigo” todos rodearon al santo de Cáncer, estaban maravillados que su compañero hubiera logrado su objetivo, instintivamente volteó donde Afrodita y este le regaló un guiño.

 

“Enhorabuena Máscara”, “Muy bien hecho amigo”, “Lograste lo que ninguno pudo” las risas fueron interrumpidas por un sonido grueso detrás de aquellas paredes. “¿Qué rayos fue eso?” dijo Aldebarán. “Sonó como si un toro se hubiera salido de su jaula”. Agregó Aioria.

 

Cáncer, pensando que aquello fuera uno de los quince, y apresurando el paso dice “Vámonos, luego les explico, no podemos quedarnos aquí” y salieron corriendo a toda velocidad.

 

10 MINUTOS DESPUÉS:

 

Los ojos de Dionisios iban abriéndose lentamente sea lo que fuere, sentía que la cabeza iba a reventarle, parecido a aquellos banquetes que solía hacer con los humanos y quedaba totalmente incapacitado de sus facultades, sin embargo ese día NO HABÍA TOMADO VINO “Inconcebible” se decía, no podía dejar pasar un día sin aquel líquido vital que lo animaba.

 

Pero, sus recuerdos regresaron de inmediato al contemplar su lugar de operaciones destrozado “¡Oh NO!” Entró con desesperación a la cámara de las prisiones y descubrió con enojo que los santos ya no se encontraban. “Maldito caballero, ESE MALDITO ARES me las va a pagar, VOY A HACERLE PAGAR ESTA AFRENTA, todos los golpes los va a cobrar EN SANGRE”.

 

Antes de continuar, una pared se interpuso entre el y la salida y al voltear hacia arriba, contempló una imagen QUE LE HELÓ por completo la sangre. “A..a…aa.aaa” ; “Asi es coperito, el mismo que va a desollar tu hermosa piel envinada” ; “No … espera, ESPERA POR FAVOR …. Te daré todo el vino y las joyas que tengo en mi templo, no, es mas, TE CEDO MI TEMPLO … Y ..Y ..Y MI SILLA EN EL FANES. Te la regalo, es tuya, haz lo que quieras con ella.”

 

De la grotesca mano del dios de la guerra surgió una esfera incandescente que se iluminó por completo sujetando con aquella poderosa energía el cuello del olimpiano “Este día, LO RECORDARAS POR SIEMPRE”. El anillo comienza a brillar de manera incandescente “NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO” el lugar se ilumina por completo hasta desaparecer todo a su paso.

 

¿Que habrá pasado con Dionisios? Parece que el final le ha llegado de la peor manera. Y ¿Ares? ¿QUE PLANEA HACERLE A LOS CABALLEROS DORADOS? ¿PODRÁN LOS CABALLEROS DORADOS LOGRAR EL MILAGRO DEFINITIVO? Y ¿Seiya y los demás?

 

CONTINUARA …………………

 

 

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 11 15/Febrero/2007 - 02:44

SALUDOS !!!! Paso a postear la continuación del fic, espero sus valiosos comentarios al respecto.

 

CAPÍTULO 11: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -4ta parte-

 

Hace dos semanas:

 

Monte Olimpo en la zona septentrional al noreste de Tesalia.

 

La mano derecha de Aioros que contenía el brazalete va apagándose rápidamente. “Descuiden, no tienen porqué temer, este artefacto es EL CRONOLOGIO una de los objetos mas temibles que, junto a la souma de Kronos lo hacen un arma infalible. Caballeros PREPÁRENSE, esta prueba será la mas difícil para ustedes, deben de superarla sino, la tierra estará condenada”.

 

“¿Qué prueba hay que pasar? No entiendo, pensé que, teniendo el oscuro secreto de Athena era suficiente para ir a salvarla.” Aioros agudizó la mirada al ver a Sorrento. “Cierto, con el Megas podremos derrotar a cualquier dios, nadie supo donde había quedado la souma de Kronos al derrotar a los Titanes supongo que fue un secreto difícil de ocultar, incluso para Athena” La mirada de Aioros brinca a los de Kanon y después de un momento de silencio. “Yo digo que vayamos al Santuario y nos deshagamos de todo lo que se encuentre a nuestro paso”. El santo de Sagitario brinca su mirada a los de Bud y acto seguido mueve su cabeza en son de desacuerdo.

 

“¿Ustedes creían que sería tan fácil obtener el oscuro secreto de Athena? Para empezar, esta sala de armas son artilugios que la diosa ha confiscado a través de los tiempos para evitar su caída en manos mortales. No pretende compartir esto con nadie porque han sido un error desde su concepción. El hecho que usemos la hoz de Kronos no nos hace mejores caballeros, deberemos tener mucho cuidado ya que, sino lo tenemos podríamos causar mas líos de los que ya existen.

 

“Segundo, ¿En que momento les he dicho que estos instrumentos bélicos fueran el oscuro secreto de la diosa? Ni yo mismo sé cual es ese secreto.” Los tres caballeros se quedan atónitos a la respuesta del santo platinado de Sagitario. “PE..PERO … ¿Cómo? No entiendo” la duda de Kanon hicieron que Aioros evitara su mirada, la cual había estado recorriendo las paredes de esa enorme sala llena de armas secretas usadas por los dioses y sus ejércitos. La mente del sagrado Patriarca divagó a otro tiempo, donde la princesa se encontraba dando su vida por el mundo.

 

“Aioros” el sagrado Patriarca inclinó su presencia al sentir el cosmo de la diosa “Princesa Athena, estoy a sus órdenes.” ; “Aioros, los dioses han llegado por fin a la tierra” El sagrado papa voltea sorprendido donde la imagen de Saori “¿Se encuentra bien? ¿Necesita mi ayuda? ; “No Aioros, por el momento no, sin embargo, temo por la vida de mis caballeros, no se que puedan hacer Apolo o Artemisa y se que Seiya podría hacer el milagro, sin embargo, ante un dios como mi hermano, temo que sea demasiado. Además Seiya se encuentra maldecido por la espada de Hades, dudo que pueda vencerlo en esa condición.” ; “Mi señora, aun tengo contacto con la que fuera mi anterior armadura, sabe que la he mandado en antaño bajo cualquier circunstancia y no dudaría en enviarla el día de hoy para que ayude a los caballeros.” ; “Aioros, te lo agradezco, sin embargo, presiento que en esta ocasión necesitaremos mas que las armaduras para vencer a mis hermanos conozco una manera y estoy segura que lo podré lograr. Pero, si algo llegara a sucederme quiero que destruyas la enorme pared que se encuentra al final de la mansión de cristal, ahí se encuentra un secreto que nadie mas puede saber NI LOS MISMOS DIOSES.”

 

Los recuerdos de Aioros regresan a la realidad “Aioros, ¿Qué es lo que debemos hacer?” la mirada del sagrado Papa se coloca donde Kanon y levantando lentamente su mano derecha un poderoso objeto sobresalía del antebrazo “EL CRONOLOGIO” exaltó Bud de Alcor, pero, antes de que sucediera otra cosa, el cronologio comenzó a emitir unos sonidos muy agudos. “Aioros ¿Qué PASA? ¿Qué ESTAS HACIENDO? La mirada amenazadora del Santo de Géminis comenzó a nublarse hasta dejar noqueados a los tres caballeros.

 

Los ojos de Aioros se posaron en los tres hombres que yacían aparentemente inconscientes. “No pueden fallar, le pido a la diosa que les dé fuerzas para sobrevivir.” Las imágenes se van enturbiando como el agua de un río al ser alterada por una piedra  al caer.

 

SANTUARIO DE GRECIA, ATHENAS

 

Momentos después los ojos de Kanon se van aclarando lentamente hasta contemplar un lugar conocido por el. “EL … ¿EL SANTUARIO? Pero ¿CÓMO?” sus ojos no podían creer lo que veían, delante de si se encontraba el Patriarca Shion hablando con una persona que el reconoció de inmediato, muy alto casi tanto como el Patriarca, su pelo largo y ojos negro azabache, con su característica cicatriz que le recorría media cara, un recuerdo seguramente de alguna feroz batalla. Su piel totalmente bronceada y con una mirada tan cálida pero tan certera que podía incluso a atinar los pensamientos algo escabroso sino se le conocía.  Al principio, Kanon sintió nerviosismo, pero conforme pasó el tiempo fue acercándose cada vez mas rápido hasta que, intempestivamente lo volteó bruscamente.

 

“Kanon ¿Qué crees que estas haciendo?” El patriarca y el sujeto voltearon donde el santo de Géminis y al comprobarlo, los ojos de Kanon se enturbiaron con hermosos zafiros blancos, sus ojos no dejaban de lagrimear, un profundo sentimiento lo invadió y controlando sus emociones inclinó su cabeza donde su maestro “POLLUX DE GÉMINIS”.

 

“Kanon, ¿Te encuentras bien? Sabía que estabas contento pero, no pensé a que grado.” El geminiano levantó su espalda y al secarse las lágrimas, comprobó que lo que veía NO ERA ILUSIÓN era su maestro POLLUX. El maestro geminiano posó su mano izquierda en el hombro de Kanon y al verse mutuamente a los ojos Pollux le regaló una sonrisa. “Es curioso, de ti le estaba hablando al patriarca” El discípulo de Géminis no comprendió las palabras de su maestro. “Pero, maestro, no entiendo que pude haber hecho al respecto, no he sido un buen alumno y Saga siempre me supera por mas que me esfuerce. A pesar de que casi tenemos el mismo poder, lo has preferido siempre a el, es por ello que no entiendo de que le podrías hablar al patriarca que te enorgullezca.” Tanto Shion como Pollux voltean a verse incrédulos ante las palabras del discípulo.

 

“Pero ¿De que estas hablando? He venido a platicar con el patriarca para que me dé su autorización de entregarte la armadura de Géminis” ; “¿QUE?” Kanon no podía creer lo que escuchaban sus oídos, ni en toda su vida de caballero pensó oír esas palabras de labios de su sabio y gran maestro. “Maestro, debe haber algún error, Saga es quién me ha ganado justamente” baja su vista al suelo “aunque me cueste admitirlo”.

 

El patriarca se acercó lentamente donde Kanon y lo tomó de los hombros. “Kanon, me honra decirte que, de los 12 caballeros tu eres el mas bondadoso y noble, Aioros también lo es, pero, tu dedicación y esfuerzo me han admirado. Quiero que escuches a tu maestro y dejes esas tonterías figurativas tuyas a un lado que a nadie le está haciendo ningún bien. ¡CONTRÓLATE!”

 

“Pe .. pero” El maestro de Géminis interrumpió abruptamente “Kanon, no debí adelantarte la noticia, quería hacerlo a solas y con la compañía de Saga. Necesito que ayudes mucho a tu hermano de ahora en adelante. TE VA A NECESITAR COMO NUNCA.” Las palabras quedaron clavadas como daga en la mente de Kanon que, seguía sin poder digerir todos los acontecimientos. Rumbo a la casa de Géminis se pellizcó en diversas ocasiones TODO ERA REAL. No era ningún sueño, ¿Qué es lo que había hecho Aioros? Y la gran pregunta ¿Cuál ERA LA DIFICIL PRUEBA QUE TENDRÍA QUE PASAR? Siendo que todo el suceso era ya, de por si delicado.

 

De entre las penumbras saltó un hombre donde Kanon gritando de furia, el geminiano trato de evadirlo pero, sin éxito, aquel fúrico ser comenzó a golpear violentamente a Kanon. Este último sujetó el brazo derecho de su agresor y lo colocó fuertemente detrás de su espalda, una perfecta llave de inmovilización. ¿Quién eres maldito? ¡CONTESTA! … AHH ….SA … ¡SAGA!” El rostro encolerizado de su hermano espantó por completo a Kanon, soltándolo de inmediato.

 

“TE ODIO, TE ODIO COMO NUNCA ANTES HE ODIADO EN MI VIDA” ; “Saga, déjame explicarte” ; “No quiero que me expliques nada, ERES UN FARSANTE, ¿crees poder engañar a todos con esa imagen bondadosa? CLARO QUE NO. El maestro Pollux no me prefirió porque sabe que soy superior a ti y a el. Tu no mereces la túnica dorada YO SOY QUIEN VERDADERAMENTE LA MERECE. Voy a matarte Y QUEDARME CON ELLA.”

 

Saga se abalanzó sobre su hermano cayendo encima de el y comenzó a ahorcarlo de inmediato. “Saga, POR FAVOR, REACCIONA” Sin embargo los ojos de furia habían transformado al gemelo de géminis. “Por todos los cielos” El maestro Pollux contempló horrorizado aquella escena y tomando por el cuello a su discípulo lo alejó de inmediato de Kanon. “Quítate bastardo VAS A MORIR, LOS DOS VAN A MORIR” Pollux no tuvo otro remedio que quitarle los sentidos y Saga cayo al suelo como fardo.

 

“Kanon, ayúdame por favor necesito llevar a tu hermano muy lejos de aquí. Sabía que esto iba a suceder, no me queda otro remedio que aprisionarlo.” Las palabras de Kanon petrificaron su sangre, contempló perfectamente como estaba viviendo su vida con los papeles intercambiados, jamás había pasado por su mente que es lo que había sentido Saga al ganar la armadura de oro. Y con esta visión el horror se acrecentaba mas y mas en su mente.

 

SUSTENTO PRINCIPAL, EN LOS RESTOS DE LA CIUDAD DE ATLANTIS.

 

“¿Dónde estoy? POR LOS DIOSES, este es el sustento principal, y … NO ESTA … DESTRUIDO ¿CÓMO?” Sorrento se encontraba estupefacto de encontrar el templo de Poseidón en perfecto estado, como si la pasada guerra con Athena no hubiera surtido efecto. Algo muy extraño estaba sucediendo en ese lugar e iba averiguar la forma de salir de ahí a como diera lugar.

 

“Lord Sorrento, lo hemos buscado por todas partes” El general volteó donde aquella gentil voz femenina y asombrosa fue su expresión al contemplar a Thetys con su armadura de bronce. “Thetys ¿Qué esta pasando aquí? ¿Por qué el sustento no está destruido? ¿Qué fue lo que sucedió?” Sorrento no se había percatado que sus manos estaban apretando fuertemente a la marina de bronce.

 

“Lord … me está … lastimando” Sorrento la suelta como reflejo, sin embargo sus ojos estaban atemorizados y perplejos. “CONTÉSTAME” Thetys no pudo evitar soltar un grito de temor ante la ansiedad de su general. “Esta bien, esta bien, no entiendo porque me pregunta esto pero, se lo diré. Poseidón lo mandó llamar a usted y los otros 6 generales para honrarlos con el máximo galardón”

 

Sorrento la soltó intempestivamente y su mente trató de recordar algo similar durante su estancia en Atlantis, sin embargo algo sucedía que no lograba encontrar explicación alguna en su memoria. “¿Galardón de que o porque?” Thetys no pudo mas que esbozar conmoción en su faz, algo le había sucedido al general de marina y los nervios comenzaron a traicionarle “Señor, parece que la pelea con el caballero de Andrómeda lo dejó muy herido” ; “¿Pelea? ¿Caballero Andrómeda? No es posible, la pelea con los caballeros de Athena terminó hace mucho tiempo. Fuimos derrotados, el sustento se destruyó y …” ; “Lord Sorrento, pero ¿Qué disparates está diciendo? NOSOTROS GANAMOS LA PELEA, vencimos a Athena.”

 

Los ojos del general de Marina se abrieron grandemente esbozando una semblante aterrada. “No, algo no está bien, no lo creo, NO TE PUEDO CREER” Sorrento atrapó a Thetys y comenzó a menearla con gran intensidad. “TU TE FUISTE DE ATLANTIS y yo me quedé con Poseidón porque Athena encerró su esencia en la vasija sagrada, TODOS LOS DEMAS MURIERON Y ATLANTIS SE DESTRUYÓ POR COMPLETO, DEJA YA DE MENTIR MALDITA. No se quien seas pero no permitiré QUE TE BURLES DE MI.”

 

Antes de continuar un fortízimo golpe hundió a Sorrento en la inconciencia y su mente se oscureció por completo. Después de un rato sus ojos comenzaron a clarearse hasta ver la figura de: “¡KANON! Que susto me has dado, por un momento llegué a pensar que me estaba volviendo loco, pero, me doy cuenta que todo ha sido un sueño orquestrado por Aioros” Los ojos de Dragón Marino se agudizaron por completo. “¿Tu … conociste a …. AIOROS? ¿DE DONDE?”

 

Sorrento recorrió el lugar donde estaba y descubrió con horror que Kanon traía puesta la armadura de Dragón Marino. “Kanon, por favor, ya no me hagas esta broma siento que estoy enloqueciendo no entiendo que es lo que pasa aquí”. El general del pacífico norte no dejaba de quitarle la vista “A pesar de que somos compañeros nunca he permitido que me llamen de esa manera NO QUIERO QUE VUELVAS A HACERLO y necesito que contestes mi pregunta ¿DE DONDE CONOCES A AIOROS? ¡HABLA!

 

En ese instante Julián Solo entró en la habitación “Dragón Marino, te pido de favor que nunca vuelvas a gritarle a Sorrento” Kanon soltó intempestivamente las vestiduras del General de Sirena al tiempo que inclinaba la cabeza. “Si mi señor” Acto seguido volteó donde Sorrento y con una mirada fría se despidió del cuarto poniéndose el casco.

 

“Sorrento ¿Qué tienes? Sabes que eres la persona de mi mayor confianza y cuando escuché tus disparates no pude evitar sentir pena por ti.” Sorrento había enmudecido Julián se había mostrado amable con el desde siempre, sin embargo nunca había sentido la calidez de su palabra como hasta ese momento. “Quiero entregarte la máxima presea de Atlántis, el hipocampo de oro.” Sorrento no cabía de la sorpresa, dicha presea era entregada al mejor guerrero por destacar en combate y llevar a su equipo a la victoria.

 

“No se que te suceda, seguramente un mal golpe por aquella cruenta batalla que tuvieron con los santos de Athena.” Sorrento se acercó donde su santidad “Digame señor, ¿Qué pasó? ¿Es cierto que ganamos?” El dios del mar asintió con la cabeza. “Todos ellos han muerto, no pudieron salvar a su diosa” El general de Sirena sintió un rayo de electricidad en la parte trasera de su cráneo. “¿Y Athena?” Julián suspiró hondamente sus ojos se habían internado en la inmensidad del cuarto. “Mi señor, ¿se encuentra bien?” Poseidón volteó asintiendo con su mano izquierda y cuando tomó fuerzas exclamó “Me duele decirlo, porque a nadie se lo he confesado, pero, albergaba la posibilidad de salvar a Athena, deshacerme de sus caballeros y quedarme con ella. Pero no, desgraciadamente para mi ella murió en el sustento principal. Ahora mismo la han puesto en un sarcófago acuático con aguas de la misma Atlántis para preservar su forma eternamente.”

 

El corazón de Sorrento estaba desbocándose, aquellas negras noticias solo podían significar una cosa …. Se encontraba EN UNA DIMENSIÓN PARALELA a la suya. Y había recordado las palabras de Aioros: “… esta prueba será la mas difícil para ustedes, deben de superarla sino, la tierra estará condenada.” Los ojos de Sorrento se fueron perdiendo en la inmensidad de la cámara principal.

 

SUBURBIOS DE VALHALLA AL NORTE DE EUROPA

 

La montaña comenzó a eructar incontables trozos de roca, que al chocar con la nieve provocó una poderosa avalancha en las faldas de Asgard. Bud, que yacía sumergido en sus pensamientos observando su alrededor, no pudo evitar escuchar el rugido que se cernía a sus pies, muy cerca de eliminarlo.

 

“CUIDADO” Alguien tomó a Bud de los hombros y logró evitar milagrosamente que el caballero de Zeta quedara sepultado para siempre en un hermoso tapete blanco que lo cubrió todo a la distancia. Después de varios minutos de silencio y cuando la falda de la nieve hubiere acallado su cruel grito. Una mano salió intempestiva de entre la espesura.

 

Inmediatamente asomó una cabeza luego el torso hasta terminar con sus piernas, las manazas cargaban un ser muy valioso para el, lo sacó totalmente de la nieve y lo puso boca arriba. Bud primero veía borrones y una conocida voz sin embargo, no alcanzaba a distinguir nada ¿Quién lo había salvado? Y lo más importante ¿Dónde estaba?

 

Pasaron nuevos minutos y ya repuesto comprobó con miedo y sintiendo hielo en la sangre que su salvador no había sido otro que: “SYD” los ojos de Bud brillaron intensamente al reconocer a su hermano, inmediatamente su cabeza recordó en fracciones de segundo incontables imágenes de la pelea de Asgard contra el santuario. Los recuerdos se agolparon tan de repente que Bud comenzó a respirar hondamente.

 

“Hermano ¿Qué pasa? ¿Te encuentras bien?” Bud no lo podía creer, era SU VERDADERO HERMANO quien estaba enfrente pero ¿Por qué? ¿CÓMO? Algo inexplicable, se supone que Aioros lo había encomendado a una misión, sin embargo no veía a Kanon o a Sorrento a la distancia.

 

“Syd … ¿ERES REALMENTE TU?” Las tenazas de Bud sostuvieron los hombros de su hermano gemelo que ante la respuesta agudizó la mirada. “Hermano ¿Te hiciste daño?” Las manos de Syd tocaron levemente la frente de Bud. “TE HICE UNA PREGUNTA” Los ojos de Syd se clavaron en los de su allegado que estaba sorprendido y al mismo tiempo atemorizado, nunca había visto esa furia en su camarada.

 

“Por supuesto que soy yo ¿NO LO VEZ? Hermano, regresemos a la casa, hemos tenido suficiente por el día de hoy.” Bud sintió que se quebraba en mil pedazos al sentir la sinceridad de su hermano, sin embargo algo lo hacía sentirse desfasado y fuera de lugar. “Syd” Bud tomó a su compañero del pecho, arrugando su camisola, “Vine con otras dos personas, ¿las has visto?” Los ojos azules como el cielo de Syd se abrieron grandemente. “Hermano, cuando venimos a cazar lo hacemos solo tu y yo, nadie jamás viene con nosotros y eso lo sabes perfectamente”. Las manos de Bud comenzaron a temblar fuertemente, lo que sea que estuviera sucediendo había cambiado los planes tan certeros que hasta ese momento tenía contemplados.

 

“Ven hermano, tal parece que el golpe te ha afectado, regresemos a casa”. Durante todo el recorrido el nuevo dios guerrero de Zeta había quedado en silencio, tan solo escuchaba a su hermano hablar de cosas totalmente desconocidas para el. Una vida que jamás tuvo, pero que, soñaba por las noches.

 

“Hemos llegado” Syd abrió la puerta de la choza y al entrar sus ojos se enturbiaron por completo al observar a sus padres. “¿PA..PADRE …M MMM MADRE?” Los dos abrazaron fuertemente al dios guerrero y sus ojos lagrimearon sin cesar, y sin pensarlo apretó fuertemente a sus progenitores. “Bud ¿Qué tienes que te pasa?” Syd estaba contrariado sabía que su hermano era muy fuerte y muy pocas veces mostraba ese lado tan noble.

 

“A andado así desde que nos pasó la avalancha, me parece que se golpeó la cabeza.” Su madre, tan preocupona como cualquiera secó las heridas de su hijo y lo llevó cerca del fuego para cerciorarse que estuviera bien. Su padre acercó cálidamente su mano al hombro de Bud. “No te preocupes hijo, todo estará bien”. Sin embargo, Bud no pudo contener sus emociones “Esperen, ESTO NO PUEDE SER REAL” ;  “¿Qué tienes Bud, qué pasa?” ; “Esto es una mentira, USTEDES NO PUEDEN ESTAR VIVOS” Syd se acerca rápidamente donde Bud. “Bud ¿Cómo PUEDES DECIR ESO? El dios guerrero de Zeta voltea donde su hermano “¿Qué NO RECUERDAS SYD? Somos dioses guerreros, sirviendo a la señorita Hilda de Polaris, nuestros padres siempre te dieron todo, y a mi me abandonaron a mi suerte por esa maldita ley de los gemelos, mamá no tuvo opción y me escogieron a mi, A MI Y A TI SIEMPRE TE DIERON TODO … ¡TODO!”

 

Su padre, encolerizado se acercó donde su primogénito “Bud ¿QUE LOCURA ES ESA? No se de donde has sacado esas tonterías, pero, fue por esa ley que nos alejamos de Asgard y nos arriesgamos a vivir a las afueras de Valhalla y seguir nuestro camino, tu madre JAMAS permitió que sucediera eso y desde entonces, a pesar de que nos es difícil sobrevivir NUNCA hemos lamentado esa decisión NUNCA. No se que es lo que te está pasando PERO NOS ESTAS LASTIMANDO.”

 

El rostro de Bud se encontraba aterrorizado completamente, se acuclilló hasta hacerse una pequeña bolita y miles de lágrimas salieron nuevamente de su fino rostro. De repente, una cara conocida se acercó hasta el. “Hermano, sé que tu querías ser dios guerrero, tu mas que nadie quería ese honor, debes de aceptar tu destino. Por mas que lo intentes la señorita Hilda nunca te hará uno, hemos sido castigados para siempre y nuestros derechos como ciudadanos se canceló. Te he escuchado en las noches como sueñas con tener ese honor, y aunque me duela en el alma tengo que hacerte recapacitar, OLVIDA ESA IDEA nunca vas a ser dios guerrero, ¿me escuchaste? ¡NUNCA!”

 

Los ojos de Bud se clavaron en los de su hermano y al verlos, recordó las palabras de Aioros: “… esta prueba será la mas difícil para ustedes, deben de superarla sino, la tierra estará condenada.” Los ojos de Bud estallaron nuevamente “No puedo, no puedo Aioros, NO PUEDO” La madre de Bud se acercó donde su hijo y llorando al unísono lo abrazó fuertemente “¿Qué tienes mi chiquito? No queremos verte así, por favor no nos hagas esto te amamos demasiado.” ; “Hermano, somos tu familia, sabes que puedes contar con nosotros, te vamos a ayudar SIEMPRE”.

 

De repente una enorme mano se acerco donde Bud, “PA .. PADRE” Ven Bud, vamos a platicar, la enorme manaza irguió al dios guerrero de inmediato. “No nos esperen” y salió con el. La señora quedó consternada por ver asi a su hijo. Syd por el otro lado sabía que la noticia de Asgard de impedir cualquier reconciliación con su familia y el deseo de su hermano de convertirse en heraldo de Hilda lo habían consumido. Quería hacer algo por su hermano ¿Qué? No lo sabía con certeza, pero, iba a lograr como fuera la felicidad de su propia sangre.

 

EL OLIMPO –TIEMPO ACTUAL- (2 semanas después de los sucesos de Kanon, Aioros y los otros héroes contra Apolo)

 

Una conocida figura, investido con la armadura de Cáncer despierta de su letargo “¿Qué demonios? ..” al observar en todas direcciones contempla algo que lo deja sin aliento, enormes paredes de cristal transparente con glifos griegos (nota del escritor: Muy parecidos a los del templo del sagrado patriarca) recorrían la enorme galería que se cernía a sus pies.

 

Máscara se acerca donde la pared de cristal y al tocarla siente un leve toque eléctrico, la energía se sentía en las paredes y los glifos brillaban intensamente con un resplandor dorado. El santo de Cáncer corrió en la dirección que le parecía la salida pero, se estampa con una pared invisible y una sacudida eléctrica lo envuelve para hacerlo caer fuertemente.

 

Acto seguido y ciertamente enfurecido hace estallar una enorme bola de energía que al estrellarse la pared absorbe de inmediato. Dejando a Máscara incrédulo por el acto. “Muy bien, si eso es lo que quieren LES DARÉ LO QUE PIDEN ONDAAAAS INFERNALEEEEES”

 

Pero, ante los atónitos ojos del santo de Cáncer, las poderosas ondas energéticas, desaparecieron al contacto con el cristalino muro. “No … NO ES POSIBLE” Al instante una lúgubre voz se dejó escuchar. “JAJAJAJAJAJA ¿Qué sucede caballero? ¿No estas cómodo? No parecías tan enojado cuando bebiste la ambrosía” Los ojos de Máscara trataban de descifrar la voz que se escuchaba lejana pero, lo suficientemente fuerte para ser escuchada.

“¿DIONISIOS?” ; “Bingo” ; “Maldito VEN Y PELEA” ; “Jajajajjajajaja, veo que estas muy deseoso de enfrentarme, muy bien, te voy a dar la oportunidad como a tus amigos, que, han fallado gravemente en todos sus intentos. Eres el último que quedas. ¿Podrás hacerlo? ¿Podrás lograr el milagro?”  Máscara estaba realmente enfurecido y los nervios se le crisparon al escuchar esas palabras. “¿De que demonios hablas?” ; “Jajajajaja, es muy fácil, lo único que tienes que hacer, es recorrer el MISTERIO DIONISIACO, es un laberinto muy sencillo lo único que tienes que hacer es llegar a la salida. Si lo consigues, tus amigos vivirán sino ESTE SERÁ SU FIN JAJAJAJAJAJAJAJAJA” ; “MALDITO BASTARDO” ; “Jajaja reserva tus energías mi amigo, las vas a necesitar”

 

De entre las paredes de cristal comenzaron a abrirse incontables pilares hasta acomodarse perfectamente. Máscara quedó inmóvil por el suceso. “Tu final comienza ¡AHORA!” Máscara voltea en todas direcciones y de la pared trasera contempla como enormes bolas de fuego comienzan a salir en su búsqueda. Acto seguido invoca el poder de las olas infernales pero, al hacerlo CONTEMPLA QUE SU COSMO SE HA DESVANECIDO POR COMPLETO.

 

“Jajajajajaja, se me olvidó un pequeño detalle mi amigo, tus PODEROSAS habilidades no serán necesarias en este evento, tendrás que cruzar este misterio con tu ingenio y recursos JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”. “MALDICIÓN”

 

Máscara comienza a correr a toda velocidad sin embargo, contempla que, metros delante de el hay un enorme precipicio dispuesto a engullirlo. Se detiene en el borde y observa que las enormes esferas están muy cerca de engullirlo.

 

¿LOGRARÁ MÁSCARA EVITAR LA TRAGEDIA Y SALVAR A SUS COMPAÑEROS DEL INEVITABLE FINAL? ¿DIONISIOS LOGRARÁ LO QUE NINGÚN DIOS PUDO? Esto y mas, mucho mas en el próximo capitulo.

 

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Capítulo 5 15/Febrero/2007 - 02:41

SALUDOS CARLOS !!!!

Eres el primero en responder este fic, veo que muchos lo leen pero nadie dice nada. Me agradó sobremanera que por lo menos alguien expresara su sentir al respecto. Te agradezco las flores que le echas a mi fic y yo también espero que Kurumada nos regale una saga del Olimpo super fregonsisima jejejeje. Espero seguirte viendo en el fic y des impresiones del mismo. Te repito AGRADEZCO TU INTERES y tus comentarios SALUDOS Y GRACIAS POR LEER !!!

carlos
 
Mensajes: 1
Registrado: Febrero/2007
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Capítulo 5 14/Febrero/2007 - 20:57

esta muy buena tu historia ojala la serie original sea tan buena como la que estas diciendo. sigue escribiendo más me interesó
Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPÍTULO 10 08/Febrero/2007 - 00:15

SALUDOS A TODOS Y GRACIAS POR SEGUIR LEYENDO, posteo el siguiente capítulo, espero comentarios de su parte aunque sea para decir que está feo.

 

CAPITULO 10: LA REUNIÓN DE LOS DIOSES

 

Templo del fanes en el centro del olimpo.

 

“¿Aun no llega el padre? ¿En donde se ha metido?” Un ser ataviado con una enorme capa blanca de seda con atuendos marrones en su interior y un hermoso pectoral metálico de color dorado que hacía juego con su tiara, realzaban el fino semblante griego que lo caracterizaban. Era sin duda de los mas bellos del olimpo, con una hermosa piel bronceada y ojos tan azules como el mar pisaba el recinto mas sagrado de los dioses “Apolo NO PODEMOS EMPEZAR SIN TI, ¿en donde estabas?” ; El dios del sol y las artes entra decidido sin dar explicaciones al respecto. Con un silencio abrumador asienta sus posaderas en un asiento de oro macizo con esmeraldas y rubíes en los descansos y una hermosa perla al centro. “¿Todos los dioses han llegado?” El soberano solar volteó a su derecha y contempló en un leve movimiento hacia la izquierda los siguientes representantes.

 

El trono de Zeus, se hallaba situado en la gran sala del Consejo. Era de mármol negro pulido con incrustaciones de oro. Siete escalones llegaban hasta el gran asiento, cada uno era de un color del Arco Iris. Sobre uno de los brazos del trono, se posaba un águila de oro con un rubí en cada ojo. Con una de sus garras apresaba los mortíferos rayos de Zeus, regalo de los cíclopes, sus aliados, en la guerra contra Cronos y los suyos, durante la conquista del Olimpo. La reina Hera, eternamente joven y hermosa protectora del matrimonio, se sentaba en un trono de marfil.

 

Los dos tronos presidían la gran mesa del Consejo. En el lado de Hera, se sentaban cinco diosas y los cinco dioses lo hacían en el de Zeus. El trono de Poseidón dios de las aguas, se ubicaba en la segunda posición de mayor tamaño estaba decorado con animales del mar. De Poseidón dependían los ríos, las Náyades que estaban a cargo de las fuentes y manantiales, las Nereidas y las Sirenas.

 

Enfrente del asiento de Poseidón, se sentaba Démeter, diosa de la agricultura y la ley sagrada. Junto al trono de Poseidón se sentaba Hefesto, hijo de Zeus y Hera, era el dios de los oficios. Su trono era giratorio y articulado.

 

Frente a Hefesto, se encontraba el trono de Atenea, la diosa de la sabiduría. Al lado de Atenea, se sentaba Afrodita diosa del amor y la belleza, Enfrente de Afrodita, se sentaba el violento y cruel dios Ares, hijo de Zeus y hermano de Hefesto, era el dios de la guerra. Coqueteaba continuamente con Afrodita, para desesperación del herrero. El trono de Ares era de bronce tapizado con piel humana y decorado con calaveras en relieve. Junto a Ares, se sentaba Apolo, dios de la música, de la medicina, del tiro con arco y de los hombres jóvenes y solteros. Era hijo de Zeus y Leto, una diosa menor.

 

Artemisa diosa de la caza y de las chicas solteras, se sentaba enfrente de Apolo. Odiaba la idea del matrimonio, le gustaba nadar desnuda a la luz de la luna y si algún mortal caía en la tentación de observarla, le convertía en ciervo y lo cazaba después.

 

El último asiento del lado de los dioses correspondía a Hermes, hijo de Zeus y de Maya, otra diosa menor que dio el nombre al mes de Mayo. Hermes era el dios de los banqueros, los comerciantes, los ladrones, los adivinos y los heraldos o mensajeros.

 

Hestia, diosa del hogar, ocupaba el último asiento del lado de las diosas. Era la más pacífica de los doce dioses del Olimpo. Pero Zeus incorporó al Consejo a Dionisios, como premio por haber inventado el vino y Hestia tuvo que ceder su puesto para no ser trece. Una situación que dejaba a las diosas en minoría a la hora de votar.

 

Una vez que Apolo recorriera con la mirada la mesa del consejo un ensordecedor ruido inundó el ambiente y varias ráfagas se propagaron en el recinto. “Dioses, les pido su atención, hace su arribo al fanes su ilustrísima el todo poderoso Zeus” Hermes se inclina después de presentar al padre y un potentísimo rayo se deja escuchar en todo el Olimpo. Del vaho que se va esparciendo aparece un hombre de 2.10 metros de estatura, corpulento y musculoso con amplia barba blanca. El padre de los dioses se acercó lentamente al consejo y con la mirada serena recorrió a sus invitados “Gracias por atender mi llamado en este momento tan especial” Zeus no había alcanzado su silla cuando los ánimos comenzaron a elevarse. “¿Momento especial? ¿Así le llamas ahora a los caprichos de esa malcriada?” ; “¡APOLO!” Hera calla a su hijo con una mirada fulminante, sin embargo éste parecía molesto por todo lo que había acontecido en los últimos días.

 

Zeus sin decir palabra alguna se sentó en su trono majestuoso y al hacerlo una enorme luz blanca inundó el ambiente provocando paz y tranquilidad en todo el panteón. Hermes tomó asiento después de su padre.

 

“Los he reunido porque necesitamos hablar de este acontecimiento que parece marchitar la poca comunicación que de por si ya existía en este lugar”. El silencio no se dejó esperar y al cabo de unos segundos el padre prosiguió con su relato. “Durante el largo tiempo que anduve fuera del Olimpo me ha servido para contemplar el futuro no solo de los dioses sino también de todos los seres vivientes. Me he topado con una dificultad que ya se veía venir desde la época antigua: Los humanos.”

 

La conversación fue interrumpida por murmuraciones de parte del panteón Olímpico que, al escuchar aquella palabra provocó irritación y fastidio en las mentes de los demás dioses. Los hombres, creados a imagen y semejanza de los olímpicos. Zeus había decidido desde hace mucho tiempo favorecerlos porque parecían la raza más débil de todas. Pero luego, al crecer en número como las arenas de la playa y volverse fuertes, se habían hecho insolentes. Atenea los amaba mucho, sin embargo no podía negar que su desmesurada ambición comenzaba a ser un problema muy grave. Zeus alzó la mano y el cuchicheo cesó de inmediato.

 

“Como todos saben, existe una profecía hecha por mi abuelo Urano donde se habla de la caída de los dioses. Y esta enuncia el final de los tiempos cuando los dioses peleen entre si por el poder, la supremacía y … el control de la tierra. Desde que consentí la llegada de los humanos al lado de Athena a este sagrado recinto y permitir esta blasfemia, condené a este panteón a dicha profecía.” Hermes se levanta intempestivamente “Padre, yo te advertí a buen tiempo, sino hubieras escuchado las súplicas de Apolo ESTO NO ESTARÍA SUCEDIENDO.” El dios de Sol lo mira con desprecio e interrumpe la conversación. “¿Súplicas? ¿Sugieres entonces quedarnos inmóviles ante las claras intenciones de Athena por manipular al hombre para gobernar la tierra? ¿De que otra manera llamas el matar a Hades y encerrar por siempre a Poseidón? Si no hubieras intervenido en aquel momento LA TIERRA YA SERÍA DE NUEVO DE LOS DIOSES.” Hermes se exaspera y como nunca arremete contra su hermano “¿Qué DICES? DE NO SER POR MI YA ESTARÍAS MUERTO A MANO DE ESOS INUTILES HUMANOS QUE TENÍA ATHENA ESCONDIDOS.” Apolo se levanta y su cosmo hierve como nunca, las lenguas de fuego de su cabello iban de un lado a otro azoradas y su mirada se tornó roja como la lava de un volcán. “Pequeño cobarde nunca mas te atrevas a alzarme la voz”. El cosmo de Hermes se calentó intensamente.

“BASTA” pronunció el padre de los dioses con una voz de trueno que inmovilizó en el acto la rencilla de sus hijos. “Padre, por culpa de Apolo estamos viviendo el final de nuestros días”. “HE DICHO QUE BASTA” Los dos olimpianos tomaron asiento hasta quedar en silencio bastante molestos.

 

“Como les iba diciendo he condenado gravemente a este Panteón, sin embargo y a sabiendas de todo esto, he decidido continuar con este enfrentamiento. Si el final de la era de los dioses está cerca, es preferible encararlo de frente. Esto lo aprendí de mi padre y abuelo. Los dos estuvieron siempre evitando su cruel destino hasta que fueron derrotados sencillamente por no estar preparados a enfrentarlo. Quiero estar listo a todos los acontecimientos que con ello convenga y si para tal hecho necesito traer a mis enemigos al corazón del Olimpo, con gusto lo haré. El futuro puede cambiarse si tenemos la voluntad de hacerlo, y me parece que esa profecía bien puede estar siendo malinterpretada, aún así continuaremos con esta farsa hasta que el verdadero enemigo se revele ¿Está claro?

 

La mayoría de los dioses asintió sin objeción, sin embargo, el dios del Sol que aún parecía molesto interrumpió al todopoderoso. “Si es para quejarte sobre el disgusto que me acabas de provocar hace un momento puedes olvidarte de opinar” ; “No padre, no quiero contrariarte con estupideces” Hermes frunce el ceño y aprieta el puño. “Estoy molesto por la decisión que tomaste sin siquiera consultarme” Zeus acerca su mano derecha a su barbilla y toca la suave y blanca mecha que de ella se desprendía. “¿Te refieres a Helios?” ; “Así es padre, ¿Por qué mandaste a un Titán a mi templo? Yo hubiera podido destruir a esos ineptos en un segundo y me gustaría saber la razón por la cual me impediste actuar.”

 

Zeus se dio cuenta como había madurado su hijo, recordó que hace algunos milenios era de las personas más tranquilas y pacíficas, siempre con un aire de melancolía. El único dolor de cabeza en ese tiempo había sido Ares, sin embargo al paso del tiempo el dios Sol parecía cada vez mas ansioso en dar órdenes y seguir los pasos del todopoderoso. “¿Será el?” Se preguntaba silenciosamente “¿Apolo seguirá mis pasos como yo lo hice para deshacerme de mi padre? ¿Es el de quien tengo que cuidarme según la profecía?” Zeus seguía tocándose nerviosamente la barbilla. “¿Padre?” Las palabras de su hijo más bello lo regresaron a la realidad. “Los Titanes que me juraron fidelidad se quedaron bajo mi cuidado” ; “Si lo sé muy bien, pero aun sigo sin entender porqué dejaste a ese impostor pelear mi batalla” ; “Si mal no recuerdo tuviste una disputa con Helios..” ; “..La cual terminó en su derrota, su Sol Invencible nunca fue un reto para mis llamas sagradas, es por ello que sellaste su poder y en castigo cambiaste su elemento al agua jajajajaja que tonto” Apolo calla su regocijo y reincide en lo mismo “Si, todo eso lo sé padre, pero aun no contestas mi pregunta” ; “Al vencer a Helios te convertiste en el poseedor del título de dios Sol, desafortunadamente, no todos quedaron convencidos” Apolo respinga  “especialmente a aquel que derrotaste, una vez terminada la batalla, Helios sostuvo conmigo una larga charla acerca de su lealtad con los dioses, sin embargo me insistió una y otra vez sostener una nueva batalla contigo” Apolo se paró de inmediato, parecía molesto de aquel comentario. “Y lo hubiera vuelto a derrotar, ¿por eso lo mandaste a el a la batalla?” Zeus cerró los ojos “No, le prometí tu título” ; “¿QUÉ?” Los dioses volvieron a cuchichear la decisión del padre.

 

Zeus volvió a levantar la mano y los susurros terminaron en silencio. “Sabía que no podría con semejante proeza, no sin el poder de sus llamas que, sin embargo logró desatar al final de la pelea, aun no sé como lo hizo, pero afortunadamente para ti no logró su cometido.” ; Hermes se pone de pie y corta abruptamente la conversación “Padre de eso quería hablarte” el mensajero inclinó la cabeza al dirigirse a Zeus “Helios ha sido borrado de la existencia, quise entrar al templo y me encontré que inclusive las puertas hiperdimensionales estaban echas pedazos, chamuscadas totalmente por el enorme poder del Sol que dormía en las entrañas de Helios.” Apolo sonrió maliciosamente.

 

“Por todos los cielos” Zeus cerró los ojos y armonizó el todo en su interior, hasta manifestar un cosmos universal que al elevarse formó nuevas puertas dimensionales conectando el olimpo con el tercer templo. “Hermes, quiero que vayas de nuevo al templo de Apolo y busques muy bien ya sea en esta dimensión o en las otras.” ; “Si padre” El mensajero se disponía a correr a toda velocidad cuando “Espera” Hermes voltea donde Zeus y este parece indeciso de la orden enunciada. “Quiero que revises exhaustivamente el inframundo de mi hermano, necesito saber si Helios está allá. Y de paso checa que la puerta que detiene a mi padre siga cerrada.” ; “Pero padre, después del desastre que causó Athena, yo mismo me aseguré de que los Titanes siguieran encerrados.” ; “Lo sé, sin embargo no debemos fiarnos y no quiero que Helios sea el detonante, no estoy muy seguro de su extraña desaparición a manos de ese caballero.” Dicho esto, el mensajero del Olimpo corrió tan rápido que desapareció al instante.

 

“Creo que esta conversación ya terminó ¿cierto?” Dionisios dios del vino que se encontraba muy atento a toda la conversación soltó una risa burlona al terminar de hablar. Zeus volteó a verlo y sin agradarle la actitud con que había insinuado la pregunta contestó. “No, aun no, se por comentarios de mis heraldos que algunos de ustedes se han negado a pelear con esos caballeros. Por lo tanto me he tomado la libertad de llamar a uno en particular que me es totalmente fiel y que sin chistar hará lo que le pido.” Hefestos se levanta muy enojado “Padre ¿MANDASTE A HÉRCULES?, ¿A ESE ASQUEROSO HUMANO?”, Apolo acompaña la moción del herrero “¿Cómo? NO PUEDE SER repruebo esa decisión”, Artemisa se incorpora de igual manera “No estoy de acuerdo padre”  Zeus voltea molesto y con mucha calma continua “No les he pedido su opinión, algunos de ustedes se oponen porque no saben obedecer órdenes, se encaprichan con ellos y quieren protegerlos o bien exigen destrozarlos sin sentido del honor sin embargo, Hércules siempre hace exactamente lo que yo le pido además recuerden que es el CAMPEÓN MAS GRANDE QUE HAYA TENIDO GRECIA.” Todos los dioses voltean a verse en un claro plan de desaprobación. “¡SILENCIO! La sesión ha terminado, pueden retirarse.” ; “PERO PADRE..” Zeus se alza silenciosamente y sale claramente molesto del fanes. Antes de seguir su camino Ares se acerca donde el todopoderoso.

“Padre, quiero que me concedas total autoridad de la batalla, sé que le tienes mucha confianza a Hércules, sin embargo pienso que su percepción y sentido de honor le nuble la vista para contrarrestar el poder de estos caballeros. La mayoría son tramposos y temo que puedan confundirlo por lo tanto conozco la manera perfecta de deshacerme de ellos.” El padre quedó meditativo por unos segundos, y temió por la vida de los sirvientes de su hija, quería acabar con todos ellos pero, no de una manera tan cruel, o por lo menos no quería dejar intervenir a su hijo que era un monstruo y sádico al ser partícipe de una batalla. Sin embargo, no podía arriesgarse y como bien lo había constatado a base de relatos, esos caballeros tenían la facultad de realizar “milagros” impensables incluso de acabar con dioses lo que generaba un mayor conflicto en su interior. “Está bien, te doy total autoridad, ahora serás el responsable de frustrar los planes de Athena, y por tu propio bien no te atrevas a tocarle ni un pelo a ella”. ; “Despreocúpate que mi objetivo son esos primitivos”

 

El padre se alejó algunos metros y la voz rasposa de su hijo volvió a tronar a su espalda. “Necesito que me prestes los anillos de mi abuelo” Zeus se detuvo y al instante volteó donde su enorme y musculoso hijo “¿QUÉ? ¿Te has VUELTO LOCO? No puedo consentirte tal poder, ¿Qué piensas hacer? ¿DESTRUIR EL OLIMPO?” Ares ríe profundamente y al terminar observa la cólera de su omnipotente señor “Padre, necesito que confíes en mi ¿Cuándo te he quedado mal? La mayoría de las batallas que me has concedido las he ganado, y nunca chistaste de los soldados o armas que utilizara” ; “Si, pero los anillos de Urano no me parecen apropiados para enfrentar a simples mortales”. ; “Padre, necesito hacerlo para deshacerme de ellos, sino, no podré controlarlo” Zeus agudizó la vista, al parecer su hijo ya había planeado una gran estrategia. “¿En quien estas pensando? NO ME DIGAS QUE …” ; “Jajajajaja así es, el mismo, por eso necesito que me prestes esos anillos, sino será muy difícil manejar la situación.” Zeus se mordió el labio y se tocó la barba en incontables ocasiones, la idea no parecía descabellada, sin embargo, el método era lo que le preocupaba. “Tienes una sola oportunidad si fallas, tendrás que regresarme esos anillos y desaparecer de mi presencia PARA SIEMPRE.” Ares asintió inclinando su cabeza en son de reverencia. Zeus desapareció engullido por varios rayos que cayeron del cielo. “Esos criadetes nunca sabrán que les pasó JAJAJAJAJAJAJAJAJA”

 

Una figura oscura se encontraba muy cerca del lugar espiando desde unos arbustos la conversación del padre y Ares. Al término de la plática, la sombra desaparece del lugar.

 

EN OTRA PARTE DEL OLIMPO:

 

Los truenos de Zeus volvieron a caer, esta vez dentro de la sala del trono, la cual se encontraba ubicada en el centro y en la parte más alta de la órbita de los palacios que conformaban el Olimpo. Ahí, cerca de la sala se situaba la enorme atalaya,  al padre de los dioses le gustaba observar a través de ella todos los acontecimientos de la humanidad. Hacía bastante tiempo que no la contemplaba, no desde que se marchó del olimpo al final de los tiempos mitológicos, con el único propósito de encarar aquella profecía.

 

Sin embargo, al regresar, tristemente se dio cuenta del mal uso que sus hijos y seres queridos habían arremetido con la tierra. Pero, no había dejado al planeta a su suerte. Su hija Athenea se había encargado de protegerla de cualquier intromisión injusta por parte de los Olimpianos. La soberbia decía, la soberbia y el orgullo ponían en riesgo la línea que el quería imponer. Sin embargo, después de la confrontación con los caballeros, sabría la respuesta a su pregunta.

 

“Su ilustrísima, aquí estoy como usted ha ordenado”. El extraño ser se encontraba ataviado de una hermosa túnica blanca que cubría todo su cuerpo, incluyendo su rostro. El padre que seguía contemplando las estrellas volteó de reojo donde su heraldo. “Necesito que me des un informe completo de las acciones de mi hija”. ; “Si mi señor”. Se levanta y al salir el padre vuelve a tronar su voz, pero, esta vez sin voltearlo a ver. “ESPERA” El heraldo vuelve a inclinarse sin levantar la vista. “Quiero que me digas todo lo que sabes de los caballeros mas allegados a Athena, los llamados SANTOS DE BRONCE. Quiero saber porque causan tanta molestia e irritabilidad en este sagrado recinto.” El heraldo levanta suavemente la voz. “Mas que odiarlos, les temen mi señor, su poder a aumentado a niveles jamás imaginados, especialmente el Santo de Pegaso.” Zeus hace una larga pausa y con cierto nerviosismo se toca en diversas ocasiones su suave y blanca barba. De repente, voltea de reojo. “Recaba toda la información que te pedí y nos vemos dentro de 1 hora.” ; “Si mi señor” el heraldo salió rápidamente dejando a Zeus en la inmensidad de su pensamiento. “Santos de bronce –esboza una ligera risa sarcástica- … si tan solo supieran … si tan solo supieran los dioses ….” La mirada del padre se pierde en las estrellas de la bóveda celeste.

 

SANTUARIO DE ATHENA, OLIMPO

 

La pantalla se encontraba oscura, ha permanecido de esa manera después del conflicto de Shaka contra Helios. Los caballeros, algo ansiosos por la situación en la que se encontraban, habían salido a contemplar la belleza del paraíso de su diosa. Uno de ellos estaba bastante alejado del grupo, apoyado en el tronco de un enorme árbol, contemplaba el horizonte en busca de respuestas. “Shaka, no puedo creer que hayas muerto, tu, que fuiste el primero en entrar al mundo de la muerte y el primero en lograr la divinidad absoluta no puede estar sepultado o muerto. Algo debió pasarle, algo o ALGUIEN. Estoy completamente seguro que alguien manipuló el fuego de Helios.” Las imágenes de la batalla vuelven a reproducirse en la mente de Ikki y cada vez que lo hacía podía observar una débil cosmoenergía muy especial alrededor del santo de Virgo, quedando inmovilizado por completo. Sostuvo el debate en compañía de la misma Athena y sus amigos, sin embargo ni SAORI pudo percatarse de aquello ¿Por qué? ¿Qué truco estaba utilizando aquel ser que los demás no percibían? ¿Shaka habrá sentido esa fuerza al usar su técnica más poderosa? No lo sabía con certeza, sin embargo algo en el ambiente no le agradaba del todo.

Los pensamientos del Fénix fueron interrumpidos por una cálida mano en su hombro. Al voltear, pensó que era su querido hermano. “ATHENA” los ojos de Saori seguían el profundo dolor que le había dejado la muerte del santo de Virgo.

 

“Después de aquella batalla en las doce casas, entablaste mayor acercamiento con el ¿cierto?” Las manos de Ikki se movían nerviosas cuando se tocaba la barbilla inmediatamente estas se extendieron hasta tocas con las llemas varias partes de su cara. “Shaka me enseñó a volar nuevamente Saori” Las palabras del fénix le causaron una sorpresa inusual, ella sabía que, de los cinco era el mas reservado y para haber escuchado tal confesión, en verdad quería decir que su muerte le había afligido.

 

Los recuerdos del fénix lo llevaron a ese momento, horas antes del conflicto final. Ikki se encontraba solo a las afueras del fanes y hastiado de tanta compañía curiosamente observó que, delante de si estaba una persona muy especial, con los ojos cerrados y en flor de loto “¡SHAKA!” el cosmo del santo de Virgo se había camuflajeado con el ambiente era como si no existiera en un solo punto, sino en todos. Fénix pasó largo rato observando como su cosmo iba entrando en comunión con el todo. Pasado unos minutos contempló que el santo de oro se encontraba DENTRO DE EL. ¿CÓMO? Podía escuchar su armonía, su tranquilidad, humildad, fuerza y amor. El fénix jamás había experimentado tanta dicha en tan poco tiempo, el cual se le había hecho eterno.

 

Al voltear observa algo que lo paraliza, todo el lugar había desaparecido, se encontraba rodeado de galaxias y planetas, como si estuviera vagando a la deriva en una dimensión similar a la otra dimensión de Saga. “¿Qué SUCEDE?” por un momento la angustia se apoderó de su corazón, pero, algo había en el ambiente que acallaba las súplicas de sufrimiento. El mismo lugar respiraba una paz eterna y una luz dorada lo iluminó por completo. “Ikki, éste es mi regalo de despedida, estaba buscando a la persona idónea para hacerlo, y de todos los caballeros tu fuiste quién notó mi presencia. Libérate de ese odio que aun guarda tu corazón, el poder del fénix renació en ti no por el odio, sino por tu fuerza de voluntad, tu incansable espíritu de lucha, conserva esa fuerza que te hace invencible y vive, VIVE todos los momentos, no cortes la felicidad que llega a tu corazón.”

 

La luz dorada siguió rodeándolo hasta que sus ojos se abrieron intempestivamente, “¡SHAKA!” los ojos de Fénix recorrieron el fanes inútilmente en búsqueda del caballero. Atenea se acercó donde su caballero “¿Te sucede algo Ikki?” ; “SI ¿Dónde está Shaka?”; “Se han ido, todos los caballeros dorados han partido desde hace una hora” ; “¿Cómo? NO PUEDE SER” Saori lo tomó de la mano “Vamonos, directo a mi templo, quiero ver si Seiya se encuentra bien parece que aun no se recupera de la batalla con Hades” Antes de continuar Fénix volteó al cielo y ESA ENERGÍA VOLVÍA a cimbrar su corazón. “¡SHAKA!”

 

Los recuerdos se van nublando hasta regresar al tiempo actual. “Ahora entiendo” Fénix voltea confundido donde Athena. “Ahora entiendo porque te alteraste tanto cuando Shaka se fue, sin embargo no pude percibir nada, tal vez, después de aquella experiencia algo sucedió que quedaste unido con el, y por eso viste lo que viste”. Fénix quedó callado iba a continuar hablando pero, su garganta no pudo emitir palabra alguna, muy dentro de si sentía un gran dolor, un sentimiento noble que le había regalado su hermano de oro.

 

CUARTO TEMPLO DEL OLIMPO

 

Los santos de oro continúan su travesía incansables, mirando hacia el frente, evitando por todos los medios de regresar la mirada, era un lujo que no podían darse en esos momentos tan extremos y llenos de un profundo dolor. De repente contemplan un hermoso templo clásico períptero* hexastilo** en la base de una amurallada montaña llena de verdes árboles, los pajarillos cantaban alegres seguidos por los cánticos de 3 hermosas musas al pie de la entrada del templo.

 

Antes de proseguir Dohko levantó la mano a la altura de su cintura pero posicionada vertical y cerca de los caballeros, manifestando aguardar. “Maestro ¿Por qué detienes el paso?” exclamó Aldebarán de Tauro, “Aquí sucede algo raro ¿no lo sienten en el ambiente?” Agregó Saga de Géminis. Los ojos de Dohko brillaron por un momento, y después de unos segundos. “O esto es una trampa o” ; “¿O que Thong Hu?” Solo el antiguo Patriarca era el único que le llamaba de esa manera en son de cariño y respeto al maestro de Libra, que tenían muchos años de conocerse. “No lo sé, solo que las cosas no son como parecen” ; “Maestro, debemos seguir avanzando, no podemos desperdiciar el tiempo” Aioria estaba algo irritado por los últimos acontecimientos y su carácter tan impetuoso provocaban juicios precipitados.

 

El caballero Shion al no ver reacción de su amigo ordenó al equipo de caballeros continuar el camino. Al llegar las musas detuvieron su canto. “Adelante, el señor los está esperando.” Los ojos de Dohko y Shion se agudizaron, los demás dorados intercambiaron miradas y siguieron adentrándose al templo.

 

El templo estaba forrado de una hermosa alfombra púrpura y de los lados pendían distintos tipos de plantas, cerca de ellos algunos jarrones de cerámica con diferentes escenarios de la era mitológica. Uno de ellos le había interesado a Saga que contempló en el ícono la primera caída de Poseidón a manos de Athena. Al fondo del lugar había una mesa de mármol con hermosas incrustaciones de rubíes a los cuatro costados.

 

Dentro de la mesa había un sinnúmero de comida, fruta y demás delicias. Sin embargo una jarra transparente llamó poderosamente la atención de Kamus “Este líquido .. ¿es ambrosia?” la hermosa agua brillaba como el oro iluminando gran parte del lugar e hipnotizando a cualquiera que osara contemplarla. Las bellas musas se acercaron donde los dorados “Si caballero, ese líquido es la fuerza vital de los dioses, rejuvenece tu cuerpo y fortalece tus energías.” ; “¿Puedo tomarlo?” la musa asintió donde el santo de Acuario “De hecho, este festín es para ustedes el señor Dionisios nos lo encargó como recompensa de haber llegado hasta acá. El sabe que han peleado muy duro y quiere que esto sea un intermedio”. Los caballeros miraron entre si desconfiados. Sin embargo, el líquido dorado seguía mareando al caballero de Acuario, que, con mucha decisión ingirió el líquido dorado. Shion al contemplar esto, quiso detener a su hermano “KAMUS … NO LO BEBAS”.

 

Demasiado tarde, el noble caballero había bebido el dorado líquido y una fuerza dorada comenzó a iluminarlo. “Me siento .. MAS FUERTE QUE NUNCA” los otros caballeros al observarlo no lo dudaron y bebieron de aquel hermoso líquido. Shion y Dohko miraron agudamente aquellas acciones. Una de las musas se acercó donde los dos caballeros antiguos. “Señor caballero, le aseguro que estos regalos han sido hechos de buena fé, algunos dioses no se encuentran de acuerdo con los designios del padre. Le pido que tome la ambrosia para recobrar sus fuerzas y sentirse en paz. Shion y Dohko tocaron las copas y después de un rato, las chocaron para desearse buena fe y en el acto engulleron el hermoso líquido.

 

Los caballeros de oro se sentaron y comieron y bebieron el gran banquete que Dionisios había preparado para ellos. Sin embargo “Kamus, ¿que tienes?” El santo de Acuario tosía incontrolablemente como si algo se le hubiera atorado en la garganta y abruptamente cayó como fardo al suelo. Shion y Dohko vieron las bebidas que estaban tomando y tiraron las copas al suelo. Mascara de Muerte sujetó a una de las musas “¿Qué nos has dado desgraciada? HABLA SI QUIERES CONSERVAR LA VIDA” ; “Angelo ¡SUELTALA!, SUELTA A ESA MUSA” la voz autoritaria de Shion bajó la guardia del caballero que estaba claramente atemorizado. “Nos engañaron, estas arpías NOS HAN ENGAÑADO”

 

Inmediatamente Saga, Aioria, Afrodita, Aldebarán y por supuesto Mascara cayeron como fulminados por un rayo. Shion y Dohko estaban atemorizados y al ir por sus amigos, dos enormes manazas detuvieron en seco a los santos y sin darles chance de reaccionar chocó ambas cabezas dejandolos inconcientes.

 

“Jajajajaja Qué fácil ha sido vencerlos, he triunfado donde la fuerza a menguado YO DIONISIOS HE VENCIDO FINALMENTE A LOS CABALLEROS DE ATHENA”.

 

CONTINUARA ………………

 

¿Este será el final para los caballeros? ¿Podrán vencer la maldición que les ha echado Dionisios? ¿Qué son los anillos de Urano? ¿Algún día sabremos que les pasó a Kanon y Aioros? ¿Qué tanto sabe Zeus acerca de los caballeros de bronce? Esto y mas MUCHO MAS EN EL PRÓXIMO CAPITULO A LA MISMA SAINT HORA Y POR EL MISMO SAINT CANAL.

 

*Circular.

 

**6 pilares alrededor del templo.

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Capítulo 9 25/Enero/2007 - 19:45

SALUDOS A TODOS Y GRACIAS POR LEER, les dejo el siguiente chapter de esta titánica saga.

 

CAPÍTULO 9: LA LEYENDA DE LOS HÉROES OLVIDADOS -3era parte-

 

Hace dos semanas y media:

 

Monte Olimpo en la zona septentrional al noreste de Tesalia.

 

“No has cambiado para nada mi amigo, sigues igual de agresivo que siempre, es verdad, tu conducta ha progresado pero la maldad continúa dentro de tu corazón.” ; “¿Acaso me juzgas? Tu que has sido considerado como el mas calificado para dirigir el santuario, condenado al exilio y al mancillamiento de tu nombre, que fue aborrecido por quince largos años, y que, finalmente dio su vida por salvar a la diosa que juramos proteger. TU … AIOROS DE SAGITARIO. “

 

“¿Un caballero dorado? ¡COMO!” Bud y Sorrento llegan donde Kanon y al observar al misterioso individuo que se encontraba investido de blancos ropajes, contemplan como lentamente este se quita la terrible máscara de estilo gargolezca para descubrir un rostro que Kanon no veía desde hace 15 largos años. “Así es, yo fui el primero en darme cuenta de la traición de tu hermano, sin embargo no les guardo rencor, he sabido recientemente que tu y Saga enmendaron sus errores ayudándole a Athena al luchar contra Hades.” ; “Es curioso, mientras los demás se encontraban luchando con todas sus fuerzas tu jamás te presentaste en ningún momento” Aioros frunce el ceño y sin dejarle de quitar la vista al geminiano continua su relato. “Todo sucedió después de que explotaste con Radamanthys” Kanon arquea la ceja. “Desde esta parte tan alta la meditación y percepción de las cosas cambia considerablemente, y cuando sentí el poder de mi antigua armadura me comuniqué con todos mis hermanos mandando mi alma hasta el mismo infierno ayudándoles no solo a ellos sino también a los caballeros de bronce abriendo el poderoso muro de las lamentaciones.” Kanon le quita la vista y contempla las hermosas estrellas de la bóveda celeste. “¿Cómo es que sigues con vida? ¿No se suponía que habías muerto hace 15 largos años?” concluye volteando de reojo donde el sagrado Patriarca. Aioros regresa el saludo esbozando una sonrisa franca “Vivo, gracias a Athena” el antiguo santo de Sagitario camina lentamente por el área mientras hermosos recuerdos vienen a su mente.

 

“¿En donde estoy? ¡HOOOOLAA! ¿Hay alguien aquí? ¡HOOOOOLAAAAAA!” Aioros no veía absolutamente nada, se encontraba rodeado de un oscuro vacío. “¿Esta es la muerte? ¿El final de todo? Un …. Oscuro y negro vacío …. Athena ¿Dónde estas? …..AAAATHEEEEENAAAAAAAAA.” En ese momento una luz blanca se apareció al final de aquella penumbra, Aioros corrió con todas sus fuerzas a ese lugar, y al llegar una luz incandescente lo inundó todo hasta deslumbrarlo por completo. Lentamente va recuperándose hasta mejorar la visibilidad de su entorno. “¿En donde estoy? ¡QUE ES ESTE LUGAR!” ; “AIOROS” el santo de sagitario voltea en múltiples direcciones sin encontrar respuesta. “AIOROS” al volver a escuchar su nombre, ubica perfectamente la fuente de aquella hermosa melodía. Sin embargo, al encontrarla, su cuerpo se entumece al descubrir la enorme estatua de Athena rodeada por varios cuarzos hablando directamente a su cosmo. “¿Aa…Athena? ¿Eres tu? Pero ¿Cómo?” ; “Aioros, escúchame bien, solo tengo unos minutos para hablarte, ya que, aun no he desarrollado el máximo de mis fuerzas, porque como ya lo sabrás mi cuerpo huésped es el de una pequeña cría y lo que tengo que decirte es de suma importancia” ; “Adelante mi señora, te escucho” ; “El padre de los dioses me ha concedido el regalo de escoger en todas mis encarnaciones a la persona que será mi caballero mas importante en los momentos mas desesperados del santuario. Te he salvado la vida, porque tu lo has hecho con la mía y demostraste tu enorme valor de sacrificio y lealtad hacia la diosa que has jurado proteger. Por ello, quiero investirte con este gran honor, que es el de adquirir el título y poder del Sagrado Patriarca, portador  único de las armas y objetos especiales que se han confiscado a los dioses en épocas pasadas.” Aioros exaltó su vista al saberse galardonado con tan honroso título “Y eso no es todo, en la antiguedad algunas guerras santas se perdieron porque algunos dioses lograron mi muerte, pero estas mismas fueron ganadas al final por las cartas que siempre tengo ocultas, y esas fueron personas como tu, mi caballero mas valioso, Aioros de Sagitario, y para tal efecto te imbuyo con la armadura divina de tu constelación que logrará fortalecerte física y espiritualmente. Llegarás a ser mucho mas poderoso que cualquier caballero dorado.” Aioros observa como la armadura de platino de Sagitario bajaba lentamente al suelo. “Tendrás que entrenar mucho para ser merecedor de esta armadura, y confió en Nike que nunca tenga que solicitar tu auxilio.” El cosmo de la diosa desaparece dejando al caballero con más incertidumbres que respuestas, las imágenes se disuelven hasta regresarnos al tiempo actual.

 

“Así que, fue la diosa quién te imbuyó con estos poderes para asegurar la victoria del santuario.” Kanon le quita la vista para mirar el hermoso cielo estrellado, “Así es, sin embargo, ustedes no están aquí para escuchar historias de resurrecciones sino que han venido por algo muy celoso por nuestra diosa ¿cierto?” tanto el geminiano como el general de marina y el dios guerrero observaron fijamente al antiguo caballero de Sagitario. “Correcto, hemos venido por la clave para derrotar no solo al dios Apolo sino a cualquiera que ose interponerse en nuestro camino y el de Athena.” Aioros les da la espalda camina algunos metros y voltea de reojo “Es una pena, pero ustedes nunca podrán lograrlo” ; “¿¡QUÉ!?” gritan exaltados los tres. Aioros se toma su tiempo y se acerca de nuevo a sus compañeros les clava la vista y antes de decir nada determina cerrar sus ojos. “Ustedes no tienen el poder para lograr semejante objetivo, mucho menos para llegar donde se guarda el secreto de Athena.” Aioros mueve su mano izquierda y del fondo del enorme lugar una enorme cortina se recorre lo suficiente para descubrir una inmensa pared de color blanco impregnado con el cosmo de Athena que resonaba en la zona. Los caballeros observaron sorprendidos como ese hermoso y armónico cosmo tocaba las fibras mas íntimas de su ser.

 

Kanon al contemplar la oportunidad movió bruscamente la cabeza y con gran decisión incendió su cosmo tan alto como pudo. “No te atrevas a hacerlo, será inútil” Kanon observa de reojo a Aioros y, sin importarle las consecuencias dispara intensamente el enorme ken de la “EXPLOSIÓN DE GALAXIAS” el poderoso ataque choca con el gigantesco muro pero ESTE SE REFLEJA Y RECAE en el santo de Géminis el cual vuela por los aires cayendo lastimosamente al suelo. “KANON” Sorrento y Bud llegan donde su compañero, Aioros observa la escena, voltea y ocultando sus ojos susurra unas palabras “Te dije que era inútil” Kanon se irrita de escuchar a su hermano de oro y evitando las manos de sus compañeros que buscaban auxiliarlo se reincorpora y con gran decisión vuelve a quemar su energía.

 

Aioros al contemplar aquella escena se mueve rápidamente y se interpone en el camino. “Quitate Aioros, o tendré que lastimarte” el antiguo santo de Sagitario esboza una sonrisa “Inténtalo, si es que puedes” los tres guerreros quedan pasmados por aquella respuesta. Acto seguido y sin importarle las consecuencias Kanon explota nuevamente su poderoso ken “GALAXIAN EXPLOSION” los enormes planetas llegan donde Aioros y este DETIENE TODO EL PODER DEL ATAQUE con la palma de una mano. “¡IMPOSIBLE!” los tres caballeros quedan boquiabiertos de aquella escena.

 

Aioros que estaba con los ojos cerrados va abriéndolos lentamente, “¿En verdad creyeron que podrían hacerle frente al dios Apolo con ese nivel tan bajo? El podría lastimarlos fácilmente DE ESTA MANERA” Los 3 caballeros se levantan y antes de tirar sus poderosas técnicas son envueltos en una luz platinada que los hace volar por los aires estrellándose en varias paredes del enorme templo. Finalmente caen como fardos sin manera de levantarse. “Pensé que querían obtener el secreto de Athena, y no veo ese poderoso espíritu de pelea para lograr el milagro.” Los 3 caballeros abren grandemente sus ojos y van re-incorporándose lentamente. “Si quieren pasar la primera prueba primero tendrán que ser merecedores de ella” de las columnas de la enorme mansión 3 armaduras platinadas cobran vida. “Las…las armaduras” ; “Así es, esas armaduras que pertenecieron a los guerreros del pasado y que lucharon incansablemente contra las huestes de Hades, Poseidón y Ares son apenas el comienzo”.

 

Kanon aguza la mirada y observa como la armadura de Leo toma forma humanoide y estimulada por la energía de la propia Athena se deja ir con todo donde el geminiano, lo mismo sucede con Sorrento y Bud que enfrentaban las armaduras de Cáncer y Escorpión. Kanon lanza un feroz rayo de energía, sin embargo contempla algo que lo deja atónito, la energía se disuelve ANTES DE LLEGAR A SU DESTINO. La faz incrédula del geminiano cobra su cuota al sentir un terrible golpe en su semblante. El santo de oro sigue la trayectoria de su rostro y gira su cuerpo 360° tirando un potente golpe energizado que choca con el semblante sin vida del humanoide de Leo. Éste se mueve mas rápido que Kanon y dispara con todas sus fuerzas el “RÚGIDO DE LEÓN” un poderoso golpe que deja semi-noqueado al oponente y remata con otro ascendente. Kanon vuela por los cielos y sin misericordia, el humanoide de Leo remata con un tremendo rayo de energía que explota en el pecho de la armadura destruyéndola.

    

Sorrento toca su flauta sin embargo el santo humanoide de Cáncer tira varios rayos. El general de marina dibuja rápidamente un escudo protector con el suave movimiento de su flauta y los grotescos rayos logran cuartear el poderoso escudo. Sorrento trata desesperadamente de escapar pero el humanoide de Cáncer le cierra el paso, el general vuelve a tocar su flauta, las ondas que se forman desaparecen al llegar cerca del bizarro ser. Éste corre directamente donde Sorrento disparándole las “TENAZA DE CANGREJO” técnica que lo noquea por completo.

 

Bud iba por la misma situación, ya había intentado todo al lanzar su “Sombra de Tigre Vikingo” pero, al llegar cerca de su verdugo, el ken DESAPARECÍA por completo. Evita todos los embates del rápido caballero de Escorpión que al señalar con su dedo anular un fuerte impacto se dejaba sentir en las sagradas paredes de la mansión que permanecían intactas, siempre protegidas por el cosmo sagrado de Athena. Bud fue esquivando uno a uno los movimientos, hasta que, en un descuido el humanoide de Escorpión se alenta y Bud se tira con una patada voladora de giro a la cabeza. El golpe es tan fuerte que la cabeza del escorpión se sacude violentamente. Bud se agacha y tira con todo su poder la “NUEVA SOMBRA DEL TIGRE VIKINGO” que constaba de desgarres horizontales y verticales. El humanoide logra irse de espaldas y al sentir la agresividad del ataque final por parte de Bud, espera hasta el último minuto para señalar con su dedo el pecho del asgardiano hasta incendiarlo por completo y hacerlo estallar junto a la poderosa armadura de dios que truena por completo.

 

Los 3 caballeros se quedaron tirados por unos momentos, Aioros levanta la mano y los humanoides se alejan de inmediato. Acerca sus pasos donde los caballeros y los contempla “¿DE ESE TAMAÑO ES SU COMPROMISO?, TU, juraste lealtad a Athena, pasaste por un mar de penurias para llegar a la cima del olimpo y ¿TE RINDES TAN FACIL? Me pregunto que diría Saga si te viera derrotado y utilizando esa armadura dorada de Géminis.” Los ojos de Kanon se abren grandemente y uno de sus puños se cierra con fuerza dejando escapar un crujido. “TU, le juraste lealtad y fidelidad a Poseidón, debería dejarte morir porque no le interesas a Athena y los propósitos del dios del mar es de exterminarnos al menor intento sin piedad, sin embargo, he quedado desilusionado, ya que, los grandes y poderosos generales de marina que han forjado su leyenda al construir la enorme y grandiosa Atlantis estarían decepcionados de conocer su descendencia que no tiene las agallas y poder suficientes para ayudar a Poseidón. Y finalmente TU dios guerrero de Asgard, ¿Qué diría Hylda de Polaris que confió SU ÚNICO GUARDIÁN a la diosa Athena? El mejor de todos sus guerreros para cumplir tal ¿proeza? Es evidente que ninguno tiene los suficientes recursos para blandir el arma definitiva que puede acabar INCLUSO CON UN DIOS.”

 

Los tres caballeros se incorporan lentamente “N..no voy … a permitir … que me sigas hablando … de esa manera. TE VOY A DEMOSTRAR PORQUE HE SIDO ESCOGIDO POR ATHENA PARA ESTA MISIÓN” Aioros voltea donde Kanon y contempla el maravilloso cosmo que ha desplegado. “Ka …KANON” el impulso del geminiano se refleja en sus otros dos compañeros que hacen lo mismo al levantarse y encender mucho mas alto su cosmo. “Sorrento, ¡BUD!” Los ojos de Aioros se agudizan, los humanoides sienten las vibraciones cósmicas de sus adversarios y se lanzan sin piedad al contraataque. Pero, algo increíble sucede, los humanoides NO PUEDEN LLEGAR DONDE LOS 3 CABALLEROS, el altísimo cosmo que estaban generando les impedía continuar. Bud es el primero en disparar su ken. “ESPEREN” todos los combatientes se detienen al escuchar la voz de autoridad del sagrado pontífice. “Estos humanoides ya cumplieron la tarea a la que fueron encomendada, y por lo que siento en estos momentos el resultado es mas que claro.” Kanon arquea la ceja “Eso significa que ..” ; “…hemos pasado la prueba” responden Sorrento y Bud animados “¡NO! La primera prueba está a punto de comenzar” La vista de los 3 caballeros parecen salirse de sus cuencas en el momento en que Aioros se quita el blanco ropaje de Sagrado Patriarca dejando ver debajo suyo, la poderosa ARMADURA DIVINA DE SAGITARIO. “Si quieren seguir en esta misión, tendrán que derrotarme CON TODAS SUS FUERZAS”.

 

Los 3 caballeros se paralizan por un momento, sin embargo Kanon es quien da el primer paso. “Tenemos que vencerlo,  el destino de la tierra está en juego” Bud y Sorrento tensan sus cuerpos, se encuentran atentos a cualquier movimiento de Kanon, la respiración de los tres comienza a relajar el cuerpo hasta que, intempestivamente Aioros reacciona primero derribando de un solo golpe a Kanon en el plexo solar. Acto seguido Bud y Sorrento responden en acto reflejo y golpean a la velocidad de la luz a su oponente. Aioros resiste todos los embates de los dos caballeros y en un descuido Aioros esquiva sus golpes, se agacha y al levantarse enciende su cosmo golpeándolos con la ráfaga que suelta su energía. Kanon viene cayendo del aire y al golpear el suelo, el sagrado patriarca gira acrobáticamente hacia atrás. Frena con la suela de sus botas y vuelve a la carga, Kanon se levanta y choca con los puños de Aioros, la energía generada los va arrastrando hacia atrás, sin embargo retoman el combate y vuelven a chocar los puños solo que, en esta ocasión resbalan y se siguen con la inercia. Aioros frena voltea su cuerpo 180° y se lanza furioso donde el Geminiano. Kanon detiene su impulso y al flexionar su pierna izquierda, se arroja de espaldas en dirección del sagrado pontífice. En el aire gira y detiene el puñetazo de Aioros con su brazo izquierdo y mete la cadera con toda su fuerza reflejándose en la pierna derecha de manera circular, explotándole en la cara. Al caer se agacha para absorber el impacto del brinco y milésimas de segundo después se propulsa directamente donde Aioros, lo golpea en el pecho alza sus manos y las vuelve a extender activando en el proceso dos rayos de energía que colisionan fieramente en la humanidad del Patriarca.

 

Kanon energiza su cosmo a tope y con una velocidad inusitada dispara su “GALAXIAN EXPLOSION” sin embargo, antes de poder extender su mano para liberar el poder de los planetas Aioros junta mucha energía en su puño y la lanza a modo de un rayo muy poderoso “TRUENO ATÓMICO” despedazando lo que quedaba de la armadura dorada de Géminis en el proceso.

 

Sorrento salta lanzando una patada voladora de frente, Aioros logra detenerla y contraataca girando su cuerpo y sacando por detrás una patada circular a la cabeza, el talón estalla en el rostro del general. Bud entra con una fiereza sin igual golpeando violentamente en varias ocasiones la semblante de Aioros. El dios guerrero finaliza agachando su cuerpo y al impulsarse donde Aioros clava su puño izquierdo en su estómago la violencia del golpe es tremenda y el sagrado papa rompe varias columnas de la hermosa mansión hasta chocar con una pared. Bud corre velozmente y dispara la “LA GARRA DE LA SOMBRA DE TIGRE VIKINGO” Aioros siente como varios cortes van desgarrando su piel con un intenso frío. Bud está a escasos centímetros de rematar a su presa cuando ésta se encuentra esperando el momento preciso y en el momento indicado, se impulsa de un pie y choca su rodilla con la mandíbula del dios guerrero y en el aire a merced de su presa Bud contempla venir un poderoso puño que descarga el “TRUENO ATÓMICOOOO” destrozando por completo las vestiduras de Odin.

 

Sorrento que se encontraba elevando su cosmo comienza a tocar su flauta, sin embargo, las ondas que desplegaba el canto NO ALCANZABAN SU DESTINO y Aioros caminó tranquilamente presentando un cosmo dorado platinado. Las pequeñas hadas que llegaban se desintegraban por completo. Sorrento siente un aumento en el cosmo de Aioros “Va a atacarme” y de inmediato incendia su cosmo al máximo tratando de ir mas arriba. El antiguo santo de Sagitario prepara su puño y al lanzarlo SE PARALIZA POR COMPLETO. “So …. SORRENTO” el santo papa contempla un poderosísimo cosmo rodeando al general de Sirena. Aioros enciende su cosmo quitándose el efecto de la flauta y se lanza a toda velocidad donde su oponente con el “TRUENO ATÓMICO” ; “Puedo verlo, PUEDO VER ESE KEN” Sorrento logra evadir con una tremenda agilidad el disparo del Patriarca y quedando muy cerca de el vuelve a tocar su flauta paralizándolo instantáneamente. Aioros no puede moverse y al ver a Sorrento, contempla como éste se dirige rápidamente a el lanzando una enfurecida bola de energía que se topa en todo su ser.

 

Aioros sale volando pero logra recuperarse en el aire cayendo en una columna, de donde se impulsa para contraatacar, Sorrento trata de emitir un sonido, sin embargo es demasiado tarde ya que, el sagrado papa dispone de la flauta con una patada de giro con la pierna derecha, y siguiendo la inercia gira su cadera metiendo la izquierda tumbando a Sorrento pesadamente al suelo.

 

“GARRA DE TIGRE DE LA SOMBRA DEL VIKINGOOOOO” las feroces garras caen como agujas, sin embargo Aioros esquiva TODOS LOS EMBATES, en el último momento Bud alcanza a rozar el rostro del sagrado patriarca donde finas gotas de sangre brotan de su bronceada faz, la escena ocurre en cámara lenta “NOOOO, logró … logró esquivar mi ken ¿CÓMO?” ; “Es impresionante la velocidad abrumadora de esas garras, estuve a punto de perder la cabeza con ese último ataque”. La acción continúa Aioros gira su cuerpo y conecta con el brazo derecho un golpe de revés al rostro del asgardiano, este va cayendo al suelo sin embargo logra detener su caída con las manos, alza la pierna y la planta de la bota le entra directo a la mandíbula del antiguo santo de sagitario. Bud se recupera y trata de rematar a su oponente pero, su puño no alcanza su objetivo, el impulso es frenado por una patada ascendente en forma de media luna, Aioros alcanza a girar su cuerpo completamente y Bud cae aparatosamente al suelo. Kanon sale de la nada, y taclea al santísimo papa hasta estrellarlo en una gruesa pared, Aioros se recupera y como fiera herida se lanza donde su oponente, Kanon espera hasta el último segundo y al tener el puño centímetros de su cara se agacha gira su cadera y al saltar brinca con una patada voladora ascendente en un ángulo de 45° gira y mete una segunda, vuelve a girar la cadera y mete una tercera, la última cae en las facciones del sumo sacerdote. Kanon cae primero al suelo y al observar a su víctima cayendo sin remedio remata con un fuertízimo golpe energizado que explota en todo el cuerpo de su santidad. El geminiano agiganta su cosmo y antes de disparar nota que su hermano de oro andaba acumulando el suyo. “Muy bien, siempre he querido medir mi ataque contra el tuyo” piensa Kanon en las profundidades de su pensamiento. Al caer, Aioros no lo piensa mas y dispara toda la furia del “INFINITY BREEEEEEEEAK”, Kanon espera y observa los miles de rayos que se han generado y sin miramientos corresponde con su “GALAXIAN EXPLOSIOOOOON”

 

Ambos poderes se encuentran y las ondas energéticas son tan bruscas que resuenan en toda la mansión haciéndola vibrar. Ambos contendientes elevan su cosmo a nuevas dimensiones y sin embargo el tremendo poder queda estático en un punto medio sin decidir a un ganador. De repente Kanon grita con todas sus fuerzas y la potencia de la explosión sacude al infinity de Aioros. “Es … increíble, su cosmo …. Su cosmo se ha elevado hasta el nivel mas alto” el sagrado patriarca va perdiendo la batalla, y al ver de cerca al tremendo ken salta hacia un lado y las enormes paredes reciben el aplastante choque que las envuelve y al rugir estallan sin piedad destruyendo medio templo en el proceso.

 

Los 3 caballeros se levantan y encienden al unísono su cosmo. Aioros queda mudo del escalosfrio que le sube por la espina. Y por un momento sigue contemplando el desastre que se ha suscitado en la mansión de cristal. “Si ellos han podido incluso fracturar este lugar, significa que han logrado su objetivo” Kanon observa la tranquilidad que presenta el cosmos de Aioros y apaga de inmediato su espíritu. “Kanon ¿Qué haces?” el geminiano voltea donde Bud “Tranquilo, ya hemos pasado la prueba” Sorrento y Bud miran donde el Papa y se dan cuenta que este va en dirección opuesta a ellos. Aioros cierra sus ojos y de su enorme cosmo que se genera, todas las piezas que habían sido objeto de la destrucción vuelven a sus lugares originales hasta quedar exactamente como al principio. “¿Cómo lo hiciste?” El antiguo santo de oro voltea donde Bud “He dedicado parte de mi vida y cosmo a este templo, así como lo han hecho otros en el pasado.” Kanon agudiza la mirada, Aioros ilumina el dedo índice de su mano derecha y la investidura de santo Patriarca lo envuelve ocultando la maravillosa armadura platinada de Sagitario.

 

“Muy bien caballeros, han logrado la primera fase de la prueba, ahora viene la mas compleja de todas” ; “¿De que se trata?” ; “¿Que cosa podría ser mas complicada que ganar una batalla contra un semi-dios?” Aioros voltea donde Bud y Sorrento “Ustedes mismos” ; “¿QUÉ?” ; “Así es, pero antes, necesito que me traigan todos los pedazos de sus lastimadas armaduras”. Los 3 recogen lo que queda de sus ropajes, y los colocan en una pila por separado. “Athena ha depositado parte de su sangre en esta vasija durante cientos de generaciones. Varios maestros lemurianos han esparcido en ella el polvo cósmico que repara al instante las armaduras, lo único que necesitan hacer es incendiar al máximo su cosmo como lo hicieron en la batalla, si no lo hacen así, su armadura JAMAS REVIVIRÁ.” ; “Así que, por eso tuvimos que enfrentarte, para llegar a ese nivel” ; Aioros asintió y comenzó a verter la sangre en las 3 armaduras. “Bud, Sorrento, ustedes tendrán que derramar un tercio de su sangre para que la armadura siga vibrando en la frecuencia de sus constelaciones, -Escamas y armadura de dios-  ya que, al no ser caballeros de Athena los ropajes podrían mudar de constelación o convertirse en un objeto bizarro y sin forma” Acto seguido sella la vasija y los 3 caballeros se ponen enfrente de las mismas, después de que Bud y Sorrento combinan su sangre con la de Athena comienzan hacer arder su cosmo. Casi de inmediato los 3 ropajes vibran intensos y la sagrada sangre de la diosa junto al polvo de estrellas produce el milagro al REPARARSE POR COMPLETO. Son las armaduras divinas de Géminis, Sirena, y Zeta.

 

“La …armadura … brilla con una intensidad … inigualable” ; “Siento un gran poder fluir por todo mi cuerpo” Kanon queda mudo al maravillarse del eterno resplandor de su armadura. “CABALLEROS” Los 3 voltean donde el santo Patriarca y este abre una puerta que estaba oculta, al acercarse observan que hay un considerable número de escalinatas que los conducía a una sala muy especial. El aliento se les había escapado una vez dentro ya que, todo a su alrededor estaba cubierto de armas, algunas pertenecientes al dios del mar y otras de Ares, incluso había un escudo al parecer de Libra con filos en los bordes, tal vez de las primeras armas que portaría el caballero de ese signo siendo confiscado por la diosa seguramente por su alto poder destructivo. Sin embargo, el arma que había llamado poderosamente la atención de los tres, era aquella que se postraba al centro, el brillo de su filo resplandecía con las pequeñas luces que adornaban el lugar. Esa era el arma definitiva para derrotar a un dios, la gran hoz de Kronos, EL MEGAS-DEPRANÓN. “Caballeros, si quieren blandir la souma del antiguo padre de los dioses, tendrán que pasar la segunda prueba” Aioros toma un brazalete que se encontraba junto a la gran hoz y al ponérselo surge un cosmos divino que solo podría pertenecer al de un dios. Los 3 caballeros retroceden “¿Co.. como es posible? Este cosmos es 100 veces mas poderoso que el de Athena ¿PORQUÉ?” La mano derecha de Aioros que contenía el brazalete va apagándose rápidamente. “Descuiden, no tienen porqué temer, este brazalete es EL CRONOLOGIO uno de los artefactos mas temibles que, junto a la souma de Kronos lo hacen un arma infalible. Caballeros PREPÁRENSE, esta prueba será la mas difícil para ustedes, deben de superarla sino, la tierra estará condenada”.

 

TERCER TEMPLO DEL OLIMPO  -Tiempo actual-

 

Shaka se está enfrentando al mayor reto de su vida, por un lado varias esferas de energía están siendo repelidas por varios escudos de cuarzo, y por el otro, un gigante de agua está a punto de aplastar al caballero con un enérgico aplauso. Sin embargo el santo de oro está resistiendo la presión con el poder del “OM”. “Confieso que ha sido divertido, y espero en verdad que puedas salir de este dilema, demuéstrame que los humanos son capaces de lograr cualquier milagro JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”.

 

El santo de Virgo arquea la ceja y grita con todas sus fuerzas “KAAAAAAAAN” alza su brazo derecho y un poderoso rayo de energía se precipita por los cielos, y al bajar tomar una fuerza tal, que al llegar a tierra choca con el enorme gigante de agua que aplasta brutalmente produciendo una explosión terrible. Dentro de la misma Shaka vuelve a gritar con todas sus fuerzas y las esferas van desapareciendo por la fuerza de su cosmo. “NO, esto … es ¡ABSURDO!, ¡ILÓGICO!, ¡IMPROBABLE!” Las manos del dios se aprietan fuertemente y un gesto de angustia y nerviosismo se presenta en su faz. “¿Qué me pasa? Siento … mucho calor” Sin que Helios se diera cuenta el aire que respiraba se estaba acelerando, el bochorno recorría sus mejillas y su pecho, terminando con un leve escalosfrio que recorría su columna hasta la nuca.

 

“Se ha .. deshecho de mis artimañas, ¡no lo comprendo! Mi poder está muy por encima de cualquiera de ellos, sin embargo, este caballero está logrando lo irrealizable con suma facilidad. Esto debería ser un juego risible, pero, me parece que las cosas necesitan una mayor seriedad de mi parte. Muy bien caballero el juego se ha terminado.” Helios enciende sus azules zafiros que resplandecen intensamente. Una enorme ola de 30 metros se forma como respuesta a la energía del olimpiano y la tira sin piedad donde Shaka que aun se encontraba levitando en flor de loto. El santo de oro vocifera intensamente “OOOMM” y la inmensa ola se parte exactamente al llegar donde Shaka. Helios se ilumina por completo y varias líneas delgadas y pequeñas de un color azul fosforescente recorren como venas su armadura y al llegar al puño derecho se acumula hasta explotar con un rugido que resuena por todo el lugar. El rayo energético se impacta donde el santo de Virgo arrastrándolo salvajemente al fondo de la laguna, antes de que este tocara el suelo, Helios centellea sus ojos y se produce una poderosísima explosión que destruye el templo, los puentes y la hermosa vegetación que se encontraba en el lugar.

 

A la distancia el caballero dorado iba cayendo rápidamente al agua originado un camino dentro de la misma por la tremenda velocidad como consecuencia del choque. Helios alza su brazo y un enorme tornado de agua sale veloz como serpiente alcanzando al santo y engulléndolo dentro del mismo a las profundidades del lago. Helios vuelve a centellear sus ojos y el clima a su alrededor cambia hasta transformar el agua en hielo. “Eso es, relájate y contempla tu hermoso final, como tributo llamaré a las musas para que puedan tocar un dulce réquiem en tu honor.” Helios camina sobre el aire en dirección opuesta sin embargo una vibración permea el lugar, el olimpiano voltea molesto y de entre el duro hielo, se escucha “RIKUDO RINNE” (viaje a los 6 mundos) Helios observa como un haz de luz lo atrapa y de inmediato es transportado a los 6 mundos, en cada uno varias ondas energéticas van oprimiéndolo intensamente, como si la misma presión estuviera aplastándolo. Al final cae vertiginosamente del cielo envuelto en un radiante cosmo que choca duramente con el suelo rugiendo con la misma intensidad del trueno.

 

Helios incendia su cosmo y el agua se aleja varios metros de el, alza sus brazos y varios témpanos de hielo chocan donde Shaka, que, al verse rodeado exalta fuertemente “KAAAAAHN” pero, “No, no de nuevo” el hielo parece no obedecerlo y tan solo una delgada capa energética lo separa. Helios comienza a aplaudir “Muy bien muy bien caballero, no dejas de sorprenderme ¿de donde sacas esa enorme fuerza? No lo sé, pero, créeme cuando te digo que, no voy a quedarme mas tiempo a indagarlo” Con una velocidad inusitada Helios dispara un poderoso rayo de energía azulada y al contemplar esto, Shaka hace un enorme esfuerzo enciende su cosmo al máximo y destruye los témpanos, un segundo después el rayo le cae de lleno, el cual va frenando con la mano izquierda, rápidamente aleja la derecha emitiendo rayos dorados y antes de continuar la trayectoria extiende la mano derecha justo donde el rayo explotando una poderosa energía que va devorando la de Helios.

 

El rostro inverosímil del olimpiano crece mas a medida que el rayo está muy cerca de engullirlo. Y con una rapidez impensable aparece varios metros arriba del suelo, la explosión que se produce va comiendo los pocos vestigios de templo que quedaban. Shaka dispara de nueva cuenta un rayo energético, sin embargo antes de que éste toque al dios SE DESINTEGRA POR COMPLETO. “AAH” el santo de Virgo paraliza sus movimientos en el momento que siente un cosmo gigantesco alrededor de su oponente. Helios observa su reacción y sonríe “Caballero, no quería hacerlo, de verdad que no. Pero, no tengo remedio. Nunca creerías la alegría que invade mi corazón, el sentimiento es tal que quiero otorgártelo, necesito que lo veas y seas testigo de su magnificencia. Voy a obsequiarte el regalo final, que solo un dios puede ofrecer”.

 

Shaka siente como todos los pelos se le erizan al instante, su corazón palpita aceleradamente y varias gotas de sudor recorren su frente al contemplar la majestuosidad y poder de un cosmos divino. La armadura azulada de Helios cambia su tonalidad a blanca. Hermosas luces doradas cruzaban su armadura en forma de venas lumínicas, permeando su faz bronceada a una blanquecina incrementando su herencia celestial.

 

Los ojos de Helios resplandecen como diamantes y de la nada varias ondas energéticas van entrando al cuerpo del caballero. El primero alza lentamente su mano “Humano, regocíjate del regalo mas preciado que un dios pueda darle a un mortal … el CASTIGO DIVINO” de la misma surge una fuerte energía y del interior de Shaka se va liberando una luz potentísima. “Al principio pensé en darte el mismo regalo que Apolo, sin embargo, sería necio de mi parte repetir el mismo error, por eso, no quedará nada de tu cuerpo y espíritu”.

 

Shaka sentía como su cuerpo y espíritu estaban fragmentándose en las furiosas vibraciones lumínicas. La mente de Shaka evoca sus últimos pensamientos antes de fundirse con el infinito. “Y cuando por la rectitud de tu vida hayas eliminado el remordimiento de tu conciencia, entonces, y solamente entonces, habrás alcanzado el estado de beatitud.” La imagen cambia rápidamente. “No nos daremos por vencido, ahora es cuando mas fuertes somos, cuando mas podemos hacer por el mundo.” ; “ESO ES”  Las palabras de Buda y Saga le abren la puerta dentro de su mente y al contemplarla, Shaka es bañado en una luz incandescente que lo hace explotar por completo. La furia del estruendo provoca que esa parte del olimpo se cimbre y se ilumine por completo. La emisión logra verse en un cuarto del planeta. Los vapores generados se desaparecen rápidamente en el instante en que Helios chasquea sus dedos, todo su templo vuelve a aparecer exactamente igual que antes de comenzada la batalla. Los hermosos palacios y templos que se vislumbraban en la lejanía estaban ahí sin ningún rasguño así como la enorme laguna que fluía hermosa y cristalina en el puente de arcoiris reflejando la belleza y majestuosidad divina.

 

“Me he divertido bastante, una experiencia inolvidable, sin embargo, siento tristeza y congoja por no volver a sentir esta sensación de vivacidad, todos estos sentimientos que me has vuelto a recordar son un alivio que extrañaré hasta que la confrontación vuelva a repetirse. Que aburrido, esta vida en verdad es deprimente.”

 

De repente una pulsación muy débil inunda el ambiente, Helios lentamente voltea donde la misma, y su corazón aunque lento comienza a acelerarse y cuando ve crecer la energía, su entusiasmo y su emoción aumenta indefinidamente. De repente una gigantesca luz aparece de la nada. “Que … que majestuoso es su brillo, muy pocas veces he tenido la oportunidad de contemplar tan cerca el nacimiento de un nuevo miembro …. UN NUEVO DIOS.”

 

Shaka se encontraba radiante su armadura se había pulverizado por completo, estaba rodeado de una túnica blanca con decorativos dorados en sus muñecas y caracteres búdicos en su pecho. Así como una falda dorada en la cintura cubriendo parte de sus piernas. Su cosmo inspiraba una profunda armonía.

 

A pesar de sentir tanta emoción Helios sintió un nudo que le recorrió la garganta. “Ahora que has llegado a este nivel, no puedo dejarte ir, serás consumido por las llamas sagradas que se encontraban selladas en mi interior, ningún dios excepto Apolo ha podido con este ataque, es una pena en verdad pero tu nacimiento será prematuro.” Shaka no dijo nada y contempló el brillo estelar que cubría el cosmo del olimpiano “Caballero, fue un placer luchar contigo hasta el final, ¡ILUMINATE CONMIGO! SOLUS INVICTUS (sol invencible)” Helios desaparece en la luz y todo lo va consumiendo en el fuertísimo calor que ha emitido en escasos segundos, el templo mismo se desintegra de inmediato por su intermitencia y las llamas son tan poderosas que invade a las mismas puertas de la hiper-dimensión. Shaka extiende sus brazos y piernas, enciende su cosmo celestial hacia el infinito deteniendo por muy poco el poder intenso del máximo sol. El santo de Virgo grita con furia y en el punto máximo ABRE LOS OJOS. En ese instante el tiempo mismo se detiene, Helios se encuentra totalmente paralizado, y las llamas del sol pierden intensidad rápidamente. Hasta que el caballero se encuentra de frente con el olimpiano. “Helios, gracias a tu soberbia pude tocar el noveno sentido, lo que me dará la oportunidad de alcanzar a mis amigos y ayudarlos a lograr el milagro. La era de los dioses acaba de terminar.”

 

“No estés tan SEGURO” Helios fortalece el poder del sol y Shaka exalta a todo pulmón “EL TESORO DEL CIELOOOO”, Helios siente el crujir de todos sus huesos. “Uno a uno iras perdiendo los sentidos hasta quedar como una cáscara viviente por los siglos venideros ESE SERÁ TU CASTIGO”, así, el olimpíano va perdiendo todos sus sentidos rápidamente y una oscuridad nubla su mente, el paisaje se transforma en una imagen de varios budas, tapizando el lugar hasta quedar encerrados en una dimensión creada por el supremo ken de Shaka. “ESTE SERÁ TU FIN TEN BU HOOORIIIN” un ataque defensivo ofensivo explota en todo el lugar destruyendo la armadura de Helios “Tonto, las llamas que habitan dentro de mi interior SERÁN TU MUERTE, NUNCA SOBREVIVIRAS A ELLAS JAJAJAJAJAJAJA” y al desintegrarse el cuerpo del olimpiano una enorme luz se agiganta en todo el lugar y Shaka al mirar el peligro trata de escapar PERO, ALGO SE LO IMPIDE. UNA FUERZA EXTERNA LE IMPIDE MOVERSE DE LA ZONA. “Debo, zafarme de esto, salir de aquí”, tensa sus músculos al máximo sin resultado alguno “QUE SUCEDE, QUE SUCEDEEEEEE” Shaka intensifica el poder de su cosmo al máximo creando enormes escudos de cuarzo que van frenando la intensidad de la explosión celestial aumentada por el SOL INVICTUS pero ES INUTIL, el poder de Helios se magnifica exponencialmente atrapando e inmovilizando al  santo de Virgo desintegrándose en la explosión, la potencia de la energía es tal, que los portales de las hiperdimensiones se cierran destruyendo la dimensión misma del tercer templo del olimpo hasta quedar en una oscuridad eterna.

 

CONTINUARA ..................................

Jeczman
 
Mensajes: 84
Registrado: Agosto/2006
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  CAPITULO 8 15/Enero/2007 - 17:09

Saludos a todos y muchas gracias por leer, espero comentarios al respecto. 

 

CAPÍTULO 8: HELIOS ¿EL DIOS SOL?

 

Los caballeros de bronce contemplan consternados la pantalla que les daba acceso completo a la batalla entre los caballeros de Escorpión y Capricornio contra el mensajero de los dioses. Las luces estroboscopicas aun resonaban en las caras de los presentes y solo se podía escuchar un silencio tan grande que después de unos segundos fue cortado intempestivamente. “No puedo creer que los caballeros de oro estén siendo derrotados.” Saori se acerca hasta sus caballeros luego de escuchar a Seiya. “Caballeros, debemos tener fe y esperanza de que los santos dorados puedan lograr esta enorme proeza. Los dioses del Olimpo son muy poderosos, pero, tengo la plena convicción que llegarán hasta el trono de Zeus y pedirán al padre todo poderoso el perdón. Es en este momento donde debemos estar unidos y esperar a que se cumpla el milagro.” ; “Discúlpame Saori, no quise ser pesimista, pero, es en estos momentos en que no puedo aguantar las ganas de salir a ayudar a mis compañeros de oro. Tal vez no logre nada, pero por lo menos les haría ganar tiempo.” Los caballeros de bronce al escuchar las palabras de Seiya voltean donde su diosa, la cual contempla en sus ojos el fuego de la lucha. “Athena, déjanos salir a combatir, queremos ir al lado de nuestros hermanos de oro, preferimos morir con ellos sabiendo de que la tierra tiene una oportunidad que estar aquí contemplando inútil esta batalla.” Al escuchar las palabras de Hyoga, los demás caballeros comienzan a murmurar y pedirle a Athena les cumpla su deseo.

 

“Caballeros, entiendo que se encuentren desesperados, y sé que harían todo lo que fuera posible por lograr el milagro. Pero, quiero que entiendan la decisión de sus hermanos de oro, no he sido yo la que lo ha impuesto sino que todos ellos me han pedido de rodillas que no los dejara pelear. Quiero respetar esa decisión por muy difícil que esta sea. Créanme que yo también he dudado de hacerlo, pero, al ver la desesperación en sus rostros, no me quedó otra alternativa que aceptar su voluntad.” Seiya apretó fuertemente su puño, no podía dejar de ver a Aioria en su mente. De repente una mano cálida se posó en su hombro “Todo saldrá bien, ya lo verás” Al verla supo de inmediato que sus propias palabras solo continuaban atormentándolo. “Tienes razón Saori, hay que tener confianza”.

 

Hyoga aun no se reponía de la pérdida de su hermano Milo, con el cual había podido conversar horas antes del encuentro olímpico. Su mente comienza a divagar hasta llegar a ese momento. “Hyoga, me alegra verte, veo con agrado que muy pronto te convertirás en el futuro mago del hielo” ; “Jajajajaja no lo digas tan fuerte que mi maestro podría escucharte y no ser de su completo agrado” ; “Te equivocas mi amigo, Kamus habla mucho de ti, se encuentra admirado por todo lo que has progresado en este corto lapso de tiempo, y ha decir verdad yo también lo estoy”. El santo del cisne queda mudo por las palabras de Milo y la sinceridad con que dice las cosas. Aun recuerda como en épocas pasadas peleaban por la salvación de Athena y como es que las cosas se complicaron en las 12 casas. La pelea con Milo fue de las mas terribles para el, y ahora, después de tanta furia y enojo, es por vez primera que contempla una nobleza que no había podido admirar con anterioridad.

 

Por un momento siente como su mirada penetrante lo marea, esa mirada capaz de penetrar los mas oscuros pensamientos de su alma. “Hermano, ¿Qué pasa? Te has quedado sin palabras” ; “No discúlpame, es que, me he quedado mudo por tu respuesta” el santo de Escorpión no puede evitar soltar una sonrisa  “Hyoga, estoy seguro que rebasarás a Kamus, y no solo a el, a mi también” ; “No Milo, no digas eso, ustedes son los mas fuertes de la órden” ; “Eres humilde en tu respuesta, y no es para menos, muchos de nosotros nos hemos dado cuenta de la fuerza tan grande que tienen ahora, me siento feliz porque, se que ustedes dirigirán con honor el futuro de la tierra. Y es por ello que nosotros queremos ganar este combate.” ; “Milo, quiero estar contigo, pelear con mi maestro Kamus y tu, HOMBRO A HOMBRO. Ya he hablado con el al respecto pero, no quiere, se que seremos un estorbo pero, por lo menos les haremos ganar tiempo” Milo observa con ternura la expresión desafiante de su hermano de hielo, entiende sus sentimientos a la perfección, le recuerda a aquellos trágicos momentos cuando los santos de bronce decidieron jugarse la vida con Poseidón. Ese era exactamente el mismo impulso, o ¿frustración? por no poder pelear al lado de sus hermanos menores.

 

Estando expectantes por cualquier jugada de Hades. “Hyoga” tomándolo del hombro “Quiero que confíes en todos nosotros, ustedes tienen la misión mas importante de todas, resguardar a la tierra de cualquier cosa en nuestra ausencia.” ; “Pero, yo ..” ; “El tiempo de los caballeros dorados ha terminado, y todos hemos querido que sea de esta manera, peleando con honor hasta el final.” Hyoga alza la mirada triste. “Hyoga, cuídate mucho y sobre todo CUIDA A LA TIERRA” El santo de Escorpión se aleja de su hermano menor y el cisne no puede evitar sentir nostalgia al observar esa enorme capa blanca que cubre la armadura divina de escorpión. “Milo” Los ojos de Hyoga se tornan cristalinos y una tibia lágrima sale de ese hermoso rostro tan golpeado por el hielo. Las palabras de su hermano de oro resuenan en su cabeza hasta regresar a la pantalla donde seguían produciéndose luces estroboscópicas.

 

-Templo de Hermes-

 

Las luces terminan de sucederse una detrás de otra hasta quedar en una calma total. El orgulloso templo del dios más veloz del Olimpo así como sus alrededores habían culminado en un escenario apocalíptico. El mensajero que yacía tirado en el suelo, comienza a levantarse lentamente al quedar totalmente de pie un dolor agudo penetra en su vientre provocando que se arrodille de inmediato un fluido rojizo sale de su boca. Los ojos del mensajero veían con incredulidad sus hermosas manos bañadas en sangre, una visión tan increíble como asquerosa. “Me … me ha herido, una cucaracha … ha logrado herirme” al revisarse el abdomen contempla un fino punto rojizo que ha quedado impregnado, sin embargo en cuestión de segundos desaparece por completo.

 

El mensajero corre rápidamente donde un manantial con agua contaminada por la tierra, el horror del olimpiano era tal, que no reparó en las condiciones del oasis y comenzó a lavarse frenéticamente sus manos así como su boca. Después de un largo momento se quedó viendo el agua turbia que bailaba al unísono de las manos que le dieron vida segundos atrás. Cuando esta quedara tranquila y cristalina Hermes observó que no tenía ninguna herida física. “, “Los humanos ya nos han superado hermano, es tiempo de que nosotros sigamos nuestro propio camino” Las palabras de Hércules retumbaban una y otra vez en su cabeza y sus manos rasgaron la tierra con furia inusitada. De alguna manera la “aparente” victoria lo había dejado con un sabor amargo, y de repente un sentimiento que había olvidado desde hace mucho se había presentado nuevamente: La frustración.

 

Al cabo de un momento Hermes observó una imagen dentro del agua que lo hizo reaccionar intempestivamente. “E…eres tu” Hércules que había tapado el sol que brillaba hermoso detrás de su espalda extendía amigable su mano. En años anteriores hubiera rechazado el amigable gesto que le hiciera una y otra vez su bondadoso hermano, pero, esta ocasión era diferente, algo dentro de el se sentía vacío, indefenso. Al levantarlo el musculoso hombre se exaltó emocionado “Hermano, ¿te encuentras bien? Escuché el desenlace de la batalla y no pude evitar saber de ti, cuando llegué pensé que te habías lastimado de gravedad.” ; “No, me encuentro bien gracias” Y sin mencionar nuevas palabras, el mensajero se alejó del vigoroso hombre metido en sus pensamientos y por vez primera, caminando lento pero con paso firme, hasta perderse en el horizonte.

 

TERCER TEMPLO DEL OLIMPO

 

Los caballeros dorados habían caído pesadamente al suelo, en parte se debía al terrible cambio de dimensiones al pasar de un templo a otro, era exactamente igual como cuando los santos de bronce llegaron a Elysion, hermosas galaxias se vislumbraban en todo el horizonte hasta observar la pequeña luz, que, al entrar dentro de la misma aparecían en otro nuevo templo, el cual se contaba distinto de los demás. De hecho, una enorme porción de agua se podía notar a lo lejos ¿tal vez un río? Sin embargo era demasiado extenso y la única manera de cruzarlo era mediante un angosto camino de piedra.

 

“Caballeros, sigamos adelante, no podemos perder mas tiempo” la respuesta es un silencio abrumador que, minutos antes habían sentido la pérdida de dos camaradas la cual, sumada con la de Mu eran tres en total. Dohko se voltea y observa una mirada triste generalizada. “Caballeros, si comenzamos con sentimentalismos no llegaremos al trono de Zeus, debemos continuar” ; “Lo sé, sin embargo siento que debí quedarme con ellos” ; “Aioria, nuestro destino no es pelear con los dioses, sino llegar con el padre y hacerle saber que, a pesar de todos los obstáculos pudimos ganarnos el derecho de ser libres y que la mano de los dioses nunca mas vuelva a interrumpir a la tierra” ; “Si maestro Shion” ; “Ya llegará tu turno de demostrar tu valía, mientras tanto crucemos este templo.” Al finalizar las palabras Dohko comenzó a correr al lado de Shion junto con el resto de los caballeros por detrás.

 

El camino de piedra era muy angosto y cruzaba el río que mas bien parecía laguna. Al llegar al centro quedaron boquiabiertos de la belleza del 3er templo. El piso estaba forrado de losa sin embargo estaba recubierta de una delgada capa de agua que reflejaba intensamente al radiante sol. A los lados se encontraban 6 pares de estatuas de ninfas con un cántaro, algunas sobre el hombro y otras por delante suyo, del interior del objeto salía una delgada capa fina del cristalino líquido.

 

Unos peldaños se asomaban a la distancia los cuales recorrían circularmente el hermoso templo. Encima del último escalón el piso estaba forrado de mármol blanco y varias columnas se manifestaban al azar sin una configuración perfecta. Exactamente en medio se atisbaba la entrada al templo recubierta de oro en los bordes y en las orillas de los escalones que dirigían su atención a la puerta. Una muralla de piedra recubría el horizonte impidiendo la vista al fondo. Hasta arriba del templo se asomaba la estatua de un hombre sereno que miraba hacia el cielo, exactamente donde el sol pegaba.

 

Los caballeros dorados quedaron atónitos al festín visual y como si una fuerza sobrenatural estuviera observándolos la puerta de la entrada se abrió de repente. Los santos aguardaron unos segundos alertas de cualquier suceso hasta que después de un momento Shion decidido caminó hasta el borde y al ver todo tranquilo, enfilaron rumbo a su destino.

 

El camino angosto se alejaba un par de metros, hasta que al final desembocó en un puente con arcos dorados que brillaban intensos a los lados brotaban furiosas cascadas que chocaban bruscamente con la roca y el musgo que se formaba. Shion observó el fondo y se dio cuenta con sorpresa que se veía profundo, al parecer esa parte del olimpo contenía una enorme laguna que parecía no tener final. Sin embargo no parecía haber forma de seguir el camino mas que tirándose al enorme lago. Los dorados enfrentaban el primer gran problema de su larga travesía.

 

“Ni la pared de cristal o el fino hielo de Kamus nos podría ayudar en esta situación” ; “No te preocupes mi amigo si no hay otra forma pasaremos esta parte nadando suceda lo que suceda” Shion miró muy decidido a su hermano de Libra y devolviéndole la sonrisa asintió con la cabeza y justo al momento de voltear con los santos dorados un milagro sucedió. “Observen” Todos voltearon donde Máscara Mortal había señalado, y cual sería su sorpresa que un hermoso camino de arcoiris se había formado de la bruma del agua con los rayos del sol. La vereda se extendía exactamente al final del lago. Shion con paso firme inició la descolgada cuando una enorme tenaza lo tomó del hombro “Espera, déjame hacerlo en esta ocasión” Shion asintió y el maestro de Libra llegó hasta el brillante camino al pisarlo se dio cuenta que estaba totalmente sólido, caminó 10 metros y comprobó que no existía problema alguno. “ADELANTE” los 9 dorados enfilaron rumbo a lo desconocido.

 

Sin embargo, algo extraño comenzó a suceder, mientras mas se acercaban a la orilla, mas se oscurecía el cielo. Los dorados siguieron corriendo sin pensar en las consecuencias hasta que varios truenos y relámpagos aparecieron en el firmamento, el lago comenzó a enturbiarse hasta formar enormes tornados de agua que chocaban el uno con el otro. Los caballeros corrieron lo mas rápido que pudieron con tal de que los fenómenos naturales no los engullera dentro de la enorme laguna.

 

“CABALLEROS” una voz de mando les impidió seguir y enfrente de ellos a unos diez metros de distancia una enorme esfera de color azul oscuro hizo su aparición, de la misma salían los poderosos rayos que estaban causando el desorden. La esfera prometía explotar incandescente por la velocidad con que crecía. Shion no lo dudó mas y puso delante de todos su “CRYSTAL WAAAAALL” los caballeros estaban listos para la batalla, hasta que de repente una figura de una mano se dejo ver dentro de la esfera y eso acrecentó el fenómeno hasta dejarla imponente y furiosa Shion comprobó que tal cantidad de poder iba a ser indetenible “ATRÁS no podré soportarlo” ; “No te dejaré” ; “No te preocupes por mi Dohko, voy a hacerles ganar tiempo” la discusión iba en aumento hasta que, la misma mano que se posaba dentro de la esfera se cerró desapareciendo por completo el fenómeno natural.

 

Los santos observaron al cielo y todo había vuelto a ser soleado y brillante. “Pero .. QUE DEMONIOS?” Saga observó en todas direcciones sin respuestas lógicas. En ese momento una luz azulada muy intensa recorrió varias líneas geométricas hasta convertirlas en un hombre enfundado en una túnica blanca y un pelo azulado, su piel estaba bronceada pero destilaba una perfección soberbia llena de vigor y hermosura que transpiraba por sus poros, sus ojos destelleaban un fuego inusual. El ser estaba flotando a escasos centímetros del camino multicolor “¿Los santos de Athena?” ; “¿Quién eres?” el dios se dirigió al portador de la túnica de Libra. “Soy Helios” ; “¿Helios? El … dios sol? Pero … ¿no se supone que Apolo es quien ostenta ese título?” El poderoso ser ríe alegre “No entremos en detalles ya que, no me apetece hablar de ello” los dorados se tensan al ver al dios tan tranquilo y aparentemente amigable.

 

“¿En verdad son tan fuertes como dicen las leyendas? Todos en el Olimpo quieren saber de ustedes, me sorprende sobremanera lo que están haciendo. Espero puedan lograr su objetivo, en verdad se los deseo” Los caballeros abren cada vez mas los ojos incrédulos. En ese momento, el dios posa sus pies dentro del camino multicolor y este comienza a fragmentarse. “¿De donde radica su fuerza? ¿Por qué quieren pelear contra nosotros? Tan bien que nos hemos divertido en el pasado, siempre hermoso, siempre bello”. Cada pisada que daba crujía el camino. Dohko observaba el acontecimiento y no sabía lo que estaba pasando o de si Helios estaba haciendo todo de manera intencional. “Quiero santos como ustedes que me protejan, no me parece que Athena se lleve siempre lo mejor” De repente, el piso se rompe por completo y los 9 caballeros caen a las profundidades de la laguna.

 

“Qué frágiles son los humanos, como ese hermoso camino multicolor, NO DESESPEREN que los dioses somos benévolos.” Helios centellea sus ojos y al instante los 9 caballeros caen suavemente por los cielos, como si estos tuvieran alas. De repente un sonido ruge del interior de la laguna hasta aparecer un camino muy angosto donde los caballeros caen. De inmediato Helios desaparece y reaparece flotando por encima de los santos. “¿Se encuentran bien?” Hay un silencio muy notorio y sensaciones encontradas en la mirada de los caballeros.

 

“Ustedes lo que desean es llegar hasta la sala del trono ¿cierto? Muy bien, las cosas las pondré muy fáciles, se dice que ustedes viajan a la velocidad de la luz lo cual me parece ¡EXCELENTE! No muchos tienen ese don. Pues bien, lo único que tienen que hacer es llegar hasta la orilla.” Los 9 dorados voltean donde el final del camino una distancia aproximada de 10 kilómetros. “Pero, para hacer mas emocionantes las cosas …” Helios centellea sus ojos y el cielo vuelve a ennegrecerse asi como las incontables centellas que cruzan el firmamento, los gigantes tornados de agua aparecen y se encuentran muy cerca de golpear el camino de mármol.

 

Los 9 dorados comienzan a sudar adrenalina “Tienen solo 1 segundo ¿creen poder conseguirlo?” Los 9 dorados corren a toda velocidad y Helios observa como todo va alentándose y espera paciente el segundo. “Hmmm, si lo van a lograr, creo que fue muy fácil para ellos, ni hablar, tendré que complicar las cosas” los tornados se juntan y un chorro sobrenatural de agua amenaza con aplastar a los dorados que estaban a la mitad del camino hasta que “OOOOOM” Shaka CORTA LA TREMENDA FUERZA DEL AGUA hasta dejarla TOTALMENTE SEPARADA.

 

El resto de los caballeros sigue su camino hasta llegar a la orilla. Al final Aioria voltea desesperado “SHAKAAAAAA”  Aldebarán jala fuertemente al santo de Leo que no ve una enorme ola chocando con el borde, la velocidad del santo de Tauro es extrema y los salva de ser engullidos por la orilla del agua que logra introducirse a la planicie. “VÁMONOOS” los caballeros dorados corren a la orden de Shion elevándose por una colina hasta perderse en el horizonte. “Shaka estará bien, no te preocupes” Aioria escucha las palabras de Aldebarán que se clavan en su mente, una impotencia comienza a florecer en su corazón. “Shaka, ten cuidado”.

 

“¿Por qué dejaste ir a los demás? Era muy fácil para ti detenerlos o ¿me equivoco?” ; “Así es, sin embargo quiero compartir la alegría que siento en mi corazón con todos los dioses. Sería egoísta de mi parte acabarlos de inmediato.” Shaka que permanecía con los ojos cerrados frunce el ceño al escuchar las palabras de este dios. “¿Piensas que somos un juego? Los dioses siguen sin tomarnos en serio.” ; “No mi amigo, pero nunca nos entenderías, tu eres mortal y algún día morirás incluso puedes escoger el momento, como ahora por ejemplo. Los inmortales somos eternos y ocasiones como esta solo se presentan una vez en toda nuestra época. Al contrario de los demás estoy ansioso de ver ese brillo tan hermoso que despiden cuando saben que su fin está muy cerca.”

 

“Puedo decir con tranquilidad que me resultan enigmáticos, sigo insistiendo que fue una tontería por parte del padre alejarnos de la tierra, las cosas son tan aburridas ahora. Pues bien, dejemos las palabras a un lado y centremos nuestro objetivo en la batalla.” Helios centellea sus ojos y enormes bolas de energía salen de su cuerpo directo a donde se encontraba Shaka. Este vuelve a gritar con todas sus fuerzas “OOOOOOM” y las mismas cambian de dirección segundos antes de chocar contra el. “Muy interesante” las enormes bolas cambian de opinión al regresar a su dueño a toda velocidad. “Vaya vaya, los hijos de los humanos se han vuelto muy fuertes, veamos que haces ahora con este simple truco”

 

Los ojos de Helios emiten una luz y las esferas se detienen a la mitad, crecen mucho mas y enormes truenos salen de su interior, evitan su destino al hacer un movimiento ondular y regresan ferozmente donde el santo de Virgo. Shaka hace crecer su cosmo y grita con todas sus fuerzas “KAAAAAAAAAAN” las esferas colisionan con el cosmo de Shaka por unos segundos se quedan paralizadas y de inmediato REGRESAN DONDE SU DUEÑO. “¿Cómo? ES … IMPOSIBLE” La mirada incrédula de Helios lo dejó tan perplejo que las esferas chocaron fuertemente en su cuerpo provocando una terrible explosión que sacudió el cielo y el agua.

 

De entre la bruma surgen luces azuladas que recorren geométricamente el cuerpo de Helios, Shaka observa como de la túnica destrozada del dios se asomaba una poderosa armadura azul oscuro que, describía de vez en vez unas líneas azules de un color incandescente que recorrían su cuerpo entero. Sin embargo lo que mas le sorprendió es el hecho de que el olimpiano se quedara en esa posición, inmóvil COMO SI NADA HUBIERA SUCEDIDO.

“Ahora entiendo el porque de tanta desarmonía en este lugar, estas sombras nuestras se encuentran muy cerca de llegar al cosmos principal. Y hacerse del poder que tanto teme Apolo y Ares, sin embargo ¿Por qué el padre se encuentra tan tranquilo a pesar de esto? ¿No le interesa?” Helios sale de sus pensamientos al contemplar un enorme rayo de energía salido del pecho de Shaka. Y de inmediato se introduce dentro de la misma Y LA ATRAVIEZA POR COMPLETO.

 

Al llegar cerca de Shaka forma una bola del tamaño de su cuerpo y la impacta a escasos centímetros del caballero. Shaka sale volando con la esfera de energía, trata de detenerla con las manos pero, es imposible. Y vuelve a gritar con todas sus fuerzas “KAAAAAAN” la esfera retrocede unos centímetros pero como si tuviera vida propia regresa donde el caballero engulléndolo en la explosión.

 

La luz blanquecina ha quedado dispersada en el horizonte engullendo por completo al cielo y dejando todo en una profunda penumbra. Helios centellea sus ojos y la oscuridad se disuelve hasta iluminarse el lugar por completo. De repente la vista del olimpiano se agudiza “Este humano no pudo haber muerto con un ataque tan débil, me pregunto si …” Helios gira su cabeza instintivamente “..Ya veo, así que, de esa forma lo haces” el olimpiano relampaguea sus ojos y una tremenda explosión energética se suscita en uno de los pilares de la explanada. Shaka retrocede y apenas puede seguir en pie. Finalmente cae de rodillas “No lo comprendo .. ¿Cómo lo hizo?” Helios aparece al instante cerca del caballero de Virgo “Algunos dioses no ponen atención en su entorno como otros, pude ver desde un principio como todo tu cosmos armoniza tremendamente con el todo. Es asombroso, de hecho puedo ver con emoción que esa misma materia pretende fundirse con el universo y sin embargo hay algo que la obliga a quedarse. Que hermosa es la luz que emiten los humanos”

 

Helios se acerca tanto al caballero que no nota cuando Shaka se para intempestivamente y descarga feroz su “TENMA KOUFUKU” un fuerte rayo de energía explota del pecho del caballero deslumbrando y golpeando terriblemente la divinidad de Helios que sale disparado por los aires. Shaka ilumina sus ojos y concentrando un poderoso cosmo extiende su mano derecha y la coloca en dirección de la potente energía que había arrastrado al olimpiano “OOOOMMM” la tremenda energía parece cobrar vida y lo absorbe directo a la enorme laguna. Helios choca duramente con el agua y Shaka cierra su puño provocando una fuertísima explosión que abre grande y profundamente el enorme lago.

 

El santo de oro de Virgo baja la intensidad de su cosmo y comienza a recorrer el mismo camino que sus compañeros. Sin embargo, se detiene ocho metros después, al sentir un escalosfrío que le va recorriendo el cuerpo. Un leve nerviosismo recorre su cuerpo sin embargo, al voltear, comprueba que sus corazonadas eran acertadas. ENORMES REMOLINOS DE AGUA SURCABAN EL HORIZONTE CHOCANDO ENTRE SI.

 

“Santo de Virgo, aun no termina nuestra charla, la mejor parte de la plática viene a continuación”

Helios extiende sus dos brazos y los enormes tornados se acercan amenazadoramente hasta la pequeña explanada. Varias gotas de sudor cruzan las finas facciones del santo dorado que, sin miramientos enciende al máximo su cosmo y se lanza en dirección de los tornados. Al momento de correr afina su velocidad misma que cobra sus frutos al no hundirse al tocar levemente el agua. Y rápidamente esquiva zigzagueante los enormes tornados. “Impresionante, los humanos cada vez me asombran mas, sin embargo no llegarás a tu destino” Shaka observa como varios remolinos lo rodean “No, me están cerrando el camino” y con un fuertízimo impulso logra pasar estrechamente los enormes tornados que colisionan explotando con un rugido ensordecedor. Shaka cae al agua y trata de levantarse pero, es demasiado tarde ya que, comienza a hundirse. “No te preocupes mi amigo, voy a darte una mano” Helios forma alrededor del Santo de Virgo un aire ligero que comienza a girar velozmente hasta formar un enorme tornado que va engulléndolo sin piedad.

 

“Relájate y regocíjate del regalo divino” Helios extiende su brazo derecho el cual comienza a emitir pequeños rayos de electricidad hasta que, pasado unos segundos forma una tremenda esfera de energía azul oscuro que brillaba en su interior. Al lanzarla pequeñas partículas de energía van quedando sueltas en el aire y al impactarse en el tornado explota violentamente formando una luz blanquecina que ciega absolutamente todo a la redonda.

 

“Muy bien, me ha complacido sobremanera observar el enorme potencial que han desarrollado los hijos de los humanos. Sin embargo, aun les falta mucho para alcanzar nuestro nivel. Es una verdadera pena que no pueda acoger a uno para llevarlo a ese camino, los dioses no parecen comprender que el mundo de los humanos está despertando a la gran voluntad y solo es cosa de tiempo que lo inevitable suceda.” Helios se aleja lentamente hasta que, observa un fenómeno extraño en el cielo, “Que extraño, en ningún momento pensé que se nublara” centellea sus ojos y el cielo se esclarece, pero, pasado unos segundos vuelve a oscurecer.

 

“Pero … ¿Cómo? Nn..no comprendo” vuelve a intentarlo, sin embargo en esta ocasión el cielo ni siquiera se abrió a su señal. Los truenos resonaron en todo el templo y Helios observa en todas direcciones sin resultado alguno. “KAAAAAAAN” los ojos de Helios se inchan al escuchar la voz de Shaka a lo lejos. Y del cielo surge una enorme bocanada de agua energizada con el poder del Santo de Virgo. “Es … ¡IMPOSIBLE!” El monstruo de agua choca duramente con el olimpiano arrastrándolo al interior de la laguna. Al chocar con el fondo un enérgico bramido resuena por doquier abriendo un enorme cráter en la base del lago. Sin embargo ALGO SUCEDE, Helios se encuentra de pie tocando la base de la energía, resistiéndola con todas sus fuerzas. Shaka al darse cuenta de eso baja y al estar muy cerca junta sus dos manos al pecho y descarga toda la furia de su “TENMA-KOUFUKU”

 

Las dos energías cuelgan por un instante, por un lado Helios trata de aprisionar la energía de la esfera muy cerca de estallar y por el otro tratando de resistir el impacto energético de Shaka. “Muy bien caballero, me has puesto, en un gran aprieto. Sin embargo, será insuficiente contra lo que te espera.” Helios activa su altísimo cosmo y la pura onda energética aleja lo suficiente la enorme esfera, que le da el tiempo suficiente para alzar su brazo izquierdo y del mismo surgen pequeños rayos de electricidad que al ser emitidos por su mano forma pequeñas bolas de energía azul oscuro.

 

El brazo lo dirige al epicentro del choque y dispara sin piedad las pequeñas esferas que engullen no solo el poder de la enorme bola energética, sino que también el poderoso rayo de energía provocado por la técnica de Shaka. El santo de Virgo al contemplar aquella escena inenarrable cruzó sus piernas y aun flotando en el aire extendió sus dos brazos y de la nada surgen enormes escudos de cuarzo con pequeños emblemas de buda. Las esferas entonces, chocan terriblemente con aquella defensa. Las manos de Shaka comienzan a vibrar con el entorno y su mente se conecta en alguna parte de su reciente pasado.

 

El cosmo de Shaka se encuentra armonizando con el todo, dejándose fluir en aquella larga meditación que lo mantenía conectado con su ser interior. Shaka observa la enorme estatua del buda enfrente de el. “¿Qué sucede Shaka? Te encuentras muy nervioso, desde que despertaste de aquel castigo no has podido encontrar la paz” ; “Estoy … confundido, esta confrontación debería de hacerme mas fuerte, sin embargo hay un gran pesar en mi y es porque mientras no encuentre el elemento faltante dentro de mi vida, no podré despertar la gran voluntad que existe dentro de todos los seres vivientes, al principio confundí la extrema meditación y el ayuno con la constante de que lograría mi objetivo, sin embargo, concluí que ese no era el camino y equilibré mi principio por uno mas balanceado y menos estricto. Sin embargo aun con todo lo que he logrado en mi vida como caballero me siento ansioso por no despertar ese gran poder para ayudar a la sagrada diosa.

 

La enorme efigie quedó muda por unos segundos y llenando el ambiente de un enorme silencio, este fue interrumpido al sonar una voz gutural seguido de cánticos búdicos. "Sea cual fuere la opinión de Dios, el alma o el mundo, queda el hecho incontestable de que la vida humana está regida por el dolor desde su nacimiento hasta la vejez y la muerte. A ese sufrimiento se añaden muchos otros provocados por el mismo hombre. El ser se quiere a sí mismo por encima de todo y desea eliminar el dolor, mas, en su ignorancia, no se da cuenta de que, al buscar la felicidad deseando bienes materiales o espirituales, no hace sino aumentar el sufrimiento, convirtiéndose hasta el mismo deseo, en dolor. Cuando el hombre, por la meditación, haya disciplinado su voluntad y sus instintos, y no desee nada, será un ser totalmente satisfecho. Y cuando por la rectitud de su vida haya eliminado el remordimiento de su conciencia, entonces, y solamente entonces, habrá alcanzado el estado de beatitud."

 

El santo de Virgo recuerda su primera lección y un rayo  de claridad cruza su mente “Tanto tiempo pensando y meditando me ha olvidado de ese principio” La estatua de buda fue desapareciendo hasta quedarse el santo de Virgo en un vació atemporal.

 

“Te veo muy pensativo Shaka, de hecho, mas que absorto parecieras inquieto por algo. ¿Es por la pelea contra los dioses?” el santo de Virgo que se encontraba alejado de la reunión con los caballeros de bronce interrumpe su meditación  volteando donde Saga por unos segundos. Sin embargo y provocando un gran silencio su instinto lo llamó en otra dirección incorporándose y alejándose brevemente hacia uno de los balcones. “¿Observas las estrellas?” el santo de Géminis agudiza la mirada y con paso firme, acerca lentamente su presencia al lado de su hermano de oro. “Si, hacia mucho tiempo que no les prestaba atención, era tan bello desde StarHill, sin embargo la vista desde el Olimpo es COLOSAL. Al observarlas detenidamente observo que el futuro de la tierra es incierto, tal parece que las probabilidades de salvarla son mínimas”.

 

Shaka voltea por unos instantes donde Saga, sin embargo se da su tiempo y vuelve a contemplar las estrellas. “Eso no es del todo cierto mi amigo, ¿ya observaste las doce constelaciones del zodiaco?” Saga busca con ahínco los doce signos y al mirarlos sus ojos parecieran salirse de sus órbitas. “Así es, yo también me sorprendí, las estrellas se encuentran mas brillantes que nunca lo que significa que la vida de los caballeros dorados se encuentra muy cerca de terminar, pero, recordemos que, cuando una vela está muy cerca de concluir su vida ..” ; “…Su luz es la mas fuerte e iluminada de todas, si, lo sé muy bien.” Saga contempla los ojos cerrados de su hermano de Virgo. “No nos daremos por vencido” posa su mano sobre el hombro izquierdo de Shaka. “Ahora es cuando mas fuertes somos, cuando mas podemos hacer por el mundo.” Los dos se quedan mudos contemplando la bóveda celeste, y los recuerdos del caballero regresan nuevamente a la cruenta batalla que estaba gestándose.

 

El cosmo de Shaka comienza a elevarse mas y mas, Helios frunce el ceño al advertir la escena. “Veo que no es suficiente entretenerte con esta pequeñez ASI QUE TE DARÉ UN RETO MAYOR” Helios grita y su cosmo se incha descomunalmente, su vista se concentra en un punto de la laguna y al estirar la mano de entre el lago SURGE UN GIGANTE DE AGUA. Shaka voltea donde el coloso y varias gotas de sudor recorren su afilado semblante.

 

El coloso ruge con una furia inusitada, y se acerca peligrosamente donde el santo de Virgo. Shaka grita con todas sus fuerzas “OOOOMMM” y las bolas giran por unos instantes queriendo regresar a su dueño PERO LAS ESFERAS NO LO OBEDECEN. Sintiéndose desfallecer por la presión del coloso, grita de nuevo “KAAAAAAAN” y justo en ese momento el gigante aleja sus manos para luego cerrarlas a una velocidad increíble queriendo aplastar a Shaka en una especie de aplauso. Centímetros antes que las dos manos se juntaran el caballero forma una imagen del Om que detiene por unos instantes el recorrido de la bestia. “Confieso que ha sido divertido, y espero en verdad que puedas salir de este dilema, demuéstrame que los humanos son capaces de lograr cualquier milagro  JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA”.

 

CONTINUARA ...............................

1 2 >>

Usuarios activos
21 usuarios activos: 0 miembros y 21 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
puedes escribir nuevos temas
puedes responder a los temas
puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.