CRIMINOLOGIA CRITICA
Introduccion Critica a la Criminologia
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
 
Mensajes:
Registrado: Enero/1970
Estado: Off-line
Grupo:
 
 
  Re: Re: Re: Introduccion Critica a la Criminologia 07/Octubre/2008 - 22:48

ljmikhdjjfnnmmjf jjfkrjyyeifj

 
Mensajes:
Registrado: Enero/1970
Estado: Off-line
Grupo:
 
 
  Re: Re: Introduccion Critica a la Criminologia 07/Octubre/2008 - 22:46

que onda como la ves
Gonzalo Castañeda Quiroz
 
Mensajes: 2
Registrado: Febrero/2008
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Re: Introduccion Critica a la Criminologia 12/Junio/2008 - 08:03

que nadie va a responder?? no es acaso un foro de debate y discusion??
Gonzalo Castañeda Quiroz
 
Mensajes: 2
Registrado: Febrero/2008
Estado: Off-line
Grupo: Nuevo usuario
 
 
  Introduccion Critica a la Criminologia 16/Febrero/2008 - 04:53

I n t r o d u c c i ó n     C r í t i c a    a    l a                               C r i m i n o l o g í a

 

 

Maldigo la criminología concebida como un lujo cultural por los neutrales / que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. / Maldigo la criminología de quien no toma partido, / partido hasta mancharse.”  

 

 

   Actualmente la mayoría de gobiernos “democráticos” de Latinoamérica y del Mundo no orientan sus esfuerzos en procurar obtener los estudios necesarios para reconocer realmente lo que significa en todo su magnitud la cuestión criminal, todo vez que esta puede desenmascarar una política criminal que se inhibe de  remover las barreras sociales, económicas y culturales, que inciden en la criminalidad, que no hacen sino tener en vigencia plena y absoluto el llamado mito de la resocializacion del delincuente.

 

 Es así que, el papel de los abogados y criminólogos, principalmente, se hace tan fuerte como una roca, en razón de que la opinión y actividad de éstos, desde la creación, aplicación o cuestionamientos de los dispositivos legales, pueden hacer cambiar el éxito, cualitativamente, de alguna política criminal represiva. De forma tal que la interrelación entre abogados y criminólogos, se hace importante y significativos en estas circunstancias.

 

 Por ejemplo, en el caso de los compañeros, una vez graduados, quisieran ejercer la rama del derecho penal, los conocimientos criminológicos se hacen imprescindibles. ¿Como demostrar  al Juez las innumerables circunstancias del delito, del los hechos que la producen, los estados de animo, las causas sociales, económicas y culturales, familiares, etc, que inciden en el descendimiento de los mismos? Mas aun ¿como realizar una critica certera y realista, a la legislación penal, a los procedimientos judiciales, al sistema imitativo y destructor, como lo nombre un criminólogo, que es la maquinaria carcelaria; si no se tiene una formación criminológica?

 

 Es menester entonces hacer entender a nuestra Sistema Judicial Penal que son, precisamente, los estudios criminológicos los que ayudan a encontrar la verdad para así fundamentar objetivamente una sentencia justa y humana.

 

 Aun así, es alentador para nuestra ciencia, una opinión autorizada como la de compañero criminólogo Antonio Beristain: La investigación criminológica introduce una cosmovisión del mundo, de las transformaciones sociales, de las relaciones personales que avoca a programar políticas criminales que sometan al derecho penal a una suerte de revisión total o parcial.” Enseguida, advierte este mismo autor, que tenemos que superar la absurda creencia que tiene tantas personas para los cuales el Código Penal significa conservar las costumbres y los valores tradicionales”

 

Evidentemente, esta creencia encierra una trasfondo ideológico – consciente e inconsciente- de observar conductas normales comoanomarles  o peor aun como típicas – en el sentido de estas tipificadas en alguna normal penal-, y por lo tanto susceptibles de ser vilmente reprimidas con la máxima sanción que otorga el sistema jurídico a lo que se enfrentan a él: La Pena. Evidentemente, son personas que le temen a lo nuevo, que les desagrada todo lo que no signifique la tradición o lo que ellos  estipulan como normal;  son pues, personas que se opone al riesgo, a la novedad, a la discrepancia, y que por ende se oponen, a la libertad entendidaza en su máximo esplendor y grandeza humana, a la creatividad e incluso al arte. Vallejo alguna vez fue blanco de las más burdas y mediocres acusaciones por enfrentarse a la tradición conservadora literaria de su tiempo todo por traer a este rincón del mundo, una  nueva prosa, un nuevo tipo de arte literario, un nueva visión, real  y cruel, de lo que era – y es –  la vida de los que algunos llaman los nadies.

 

 

Ahora bien, la investigación criminológica nos hace ver cuan arbitraria e interesada puede ser una norma de derecho penal. Por ejemplo, tenemos que en la mayoría de Estado, los que promulgan las leyes – o sea, formalmente el Congreso- son en su casi totalidad provenientes de la clase dominante. Las leyes preparadas por esas personas buscan generalmente mantener el statu quo dominante; es decir, perennizar  la situación de privilegio y comunitaria que les beneficia a ellos a y a sus intereses de clase. Lamentablemente, en nuestra país, esta realidad es evidente y descarada, o sino preguntémosle al señor Presidente de la Republica qué pensaba y soñaba realizar cuando promulgada esos Decretos Legislativos (982, 983, etc) criminalizando la protesta social.

 

Se trata así, de buscar que el Código Penal, realice la labor  -junto a los otros controles sociales formales e informales- de guardián sin sensibilidad del sistema social y no del desarrollo progresivo de la persona y de la Humanidad, en general. De ahí pues, que se pronuncien muy pocas sentencias condenatorias contra miembros de la Policía, cuando abusan de su autoridad - y mas bien los premian con normales legales que lo inmunizan frente a que cualquier intento de responsabilizarlo penalmente por algún crimen- ; ni contra miembros cercanos de las cúpulas de poder de algún régimen nefasto (por ejemplo, hasta ahora la gente se pregunta porque no recibió ninguna sanción el señor Romero cuando se descubrió que era un asiduo visitante de la famosa salita del SIN, bueno pues, no es cualquier persona, es el dueño del BCP y de medio Perú)

 

 La criminología, como se podrá observar, ofrece una seria de posibilidades y alternativas de objetos de su estudio, claro está, podría decirse que existe una especial atención, en su vertiente critica porque a decir de Antonio Beristain: “la mayoría de figuras delictivas describen pequeños conflictos interpersonales pero prescinden de las injusticias graves y estructurales de una sociedad determinada.”  De manera que la comparación en importancia es abismal entre estudiar alguna normal penal y su eficacia en la sociedad, como lo hace la criminología clínica y la etiológica, tratando de buscar  las causas del delito, cual si la criminología fuera una ciencia  natural o positiva, dándole una realidad ontológica al delito, cuanto este es un concepto construido normativamente por el legislador y el Sistema Penal; o estudiar los procesos de creación de las normales penales, las conductas desviadas y en fin de los fundamentos del Sistema Penal, al fiel estilo de la Criminología Critica.

 

Quisiera recoger algunas palabras que dijera Elías Neuman,  en su libro Criminología y Dignidad Humana, sobre la importancia de estudiar la Criminología en las Facultades de Derecho, como la nuestra:

 

Las teorizaciones normativas colonizan la gimnasia mental del estudiante del estudiante a quien de esa manera se lo convierte en un técnico del derecho penal, y consecuentemente, deshumanizado en cuanto  a la cabal interpretación de ese hecho social que es el delito; ese hecho…que suele recoger todo el contexto político, histórico, económico de una sociedad en un tiempo dado.

 

    Estudiar la ley, y no la realidad donde aquella habrá de ser aplicada, es quedarse en los parámetros de lo fantástico, de lo surreal…

 

   Se trataría de no abrir los cauces del conocimiento para mantener el sistema clasista establecido. Es desconocer la problemática por la cual se producen los desajustes sociales…es hacer ciudadanos con graves y circunspectas anteojeras para con sus semejantes, pero a la vez, mantiene estructuras de un sistema social dado”

 

 

 

 

De seguro, para algunos compañeros, este sea un intento mas de los marxistas sobre la caducidad de la sociedad capitalista  y  de su superestructura jurídica y política; empero, lo cierto es que esto no lo afirma algún marxista, sino un estudioso de la criminología, y no precisamente marxista, sino tan solo realista con puntos de vistas  fuera de débiles prejuicios, o como el mismo dice sin circunspectas anteojeras para con sus semejantes.

 

Me causa impresión y decepción, de que a estas alturas de nuestra carrera profesional, todavía existan compañero que todavía crean, tal vez ingenuamente, que los controles sociales formales como el Sistema Penal, sean imparciales -como así lo dice la constitución política del Perú y el mismísimo código penal- y que surgen únicamente –y exclusivamente- porque la desviación y las conductas criminales así lo exigen; es decir, son el resultado de la desviación y de la delincuencia, de manera que la actividad de esos controles sociales es una reacción natural y “neutral” contra el crimen y el desorden nocivo al “bien común”. Como si las normas las crearan un grupo de robots, que no tienen intereses de clase o de cualquier índole en función a su posición socioeconómica, que piensan en el bien común. Vaya ni Platón, hubiera ida tan lejos, como si lo hacen algunos compañeros, que tal vez, bienintencionados, pero eso sí, faltos de dosis urgentes de realidad social.

 

Así pues, en estas circunstancias de creencias y mitos, el profesor antes citado, advierte oportunamente, que la ley es transmitida al alumno sin posibilidad de crítica, y por tanto de manera ahistórica.”

 

 

En tal sentido posibilitar lo estudios de criminología en las Facultades de Derecho, pero de forma seria y antidogmático, es decir no enclaustrada bajo  el análisis medico-forense y psiquiátrico del estudio del crimen, como se acostumbra  a hacer, sino mas bien abrir y conocer nuevas rutas y caminos para conocer la génesis del crimen; cuestionar la supuesta realidad ontológica del crimen, de forma tal que la Criminología con su visión sociopolítica, estilo Alessandro Baratta, haga su ingreso en nuestra Facultad sin algún “boicot” alguno u obstáculo tardío, es verdaderamente querer estudiar científico ese hecho complejo que es el delito, para poder vencerlo, atacándolo en sus fundamentos básicos y reales, desmantelando los intereses políticos y sociales que se esconden detrás de las normas penales y que se acomodan generosamente en alguna Política Criminal represiva e injusta . Solo así, y en esta parte soy parte del optimismo de muchos criminólogos críticos, se podrá democratizar y humanizar al máximo, dentro de las actuales circunstancias históricas y sociales, los Controles Sociales  como el Penal, dejando de la lado voces corrosivas y dañinas provenientes de las canteras de dogmáticos y normativitas a ultranza   – y no hablo, de los normativitas que idearon el concepto actual mas autorizado  y coherente de la Culpabilidad- o peor aun provenientes de sentimientos represivos obsesivos, como los de la octogenaria congresista Martha Hildebrandt.

 

 De manera que la importancia de la criminología esta garantizada, más aun, como anticipe arriba  todo este campo de acción y de visión crítica hacia las Normales Penales y el Sistema Penal, nos ofrece la criminología. Tal ves el dilema sea ahora, que versión de la criminología acoger, peri sin duda alguna, prefiero yo la critica, y no solo se trata de algún capricho intelectual o algo por el estilo  sino que es en razón de las investigaciones hechas por estos tipos de criminólogos – aquí, unos de los motivos de mi elección de estudio-  que la ciencia penal actualmente se ha dado cuenta de muchas de sus limitaciones, incluso ahora sufre graves desestabilizaciones en sus mismísimas bases dogmáticas, tan es así que actualmente el principio Societas delinquere non potest, se encuentra en grave crisis, toda vez que existen nuevos crímenes, como el de las grandes transnacionales y corporaciones financieras, que escapan al papel disuasivo de derecho administrativo sancionador, con todo su poder destructivo contaminante del medio ambiente, uno; y el otro, con toda su potencia desvastadota y ruin de alguna economía nacional.

 

De manera que algunos penalistas, de una vez por todas, deben quitarse ese sentimiento de superioridad sobre la criminología, ya que en razón de la situación descrita, ya no es un rumor el que la necesite, y mas que de lo se imaginan ellos. Para autorizar esta opinión cito al profesor Jeschek, quien resaltara, atinadamente, la necesidad para el derecho penal de fomentar el estudio y la investigación de la criminología en sentido meta y extrajurídico, en las Facultades de Derecho.

 

Quisiera terminar con este articulo, que como su nombre lo especifica, constituye una introducción critica a la criminología, toda vez que evidencia diversos campos de estudio  y sobre todos las posibilidades de apertura gnoseológica que trae la criminología para un estudiante o abogado que se digne en tener una visión critica del derecho penal, y en general del derecho y sus fundamentos teóricos e ideológicos; asimismo para todo quienes aspiramos a un sistema penal que respete la dignidad humana y la democracia con todas sus implicancias en esta sociedad descaradamente injusta, ya que seria poco humano rendirnos sin lucha ante la abrumadora congruencia de este mundo que nos toco vivir.

 

Así, termino, con unas palabras hondas y profundas que dijera Víctor Hugo, en su prólogo a su genial obra Los Miserables, que sin duda alguna erigen un exordio para el relato de la vida de algún “desgraciado” de esta parte del mundo:

 

 

Mientras a consecuencia de las leyes y las costumbres –dijo Víctor Hugo- exista exclusión social, creando artificialmente infiernos en plena civilización y complicando con una humana fatalidad el destino, que es divino; mientras los tres problemas del siglo – la degradación del hombre por el proletariado, la prostitución de la mujer por el hambre, y la atrofia de la niñez por la ignorancia – no fueren resueltos; mientras en ciertas regiones sea posible la asfixia social; en otros términos, y bajo un punto de vista más amplio, mientras haya ignorancia y miseria sobre la tierra, los libros como este no serán inútiles”

 

 

 


Usuarios activos
8 usuarios activos: 0 miembros y 8 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
puedes escribir nuevos temas
puedes responder a los temas
puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.

La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.