Create your own banner at mybannermaker.com!

hablemos de todo
MENCION DE HONOR. UCSP.
* E-mail:
* Password:
Registrarse Presentación Miembros Imágenes
¿Has olvidado tu Password?

Autor Mensaje
Admin.
 
Mensajes: 78
Registrado: Enero/2008
Estado: Off-line
Grupo: Administrador del foro
 
 
  MENCION DE HONOR. UCSP. 06/Junio/2008 - 08:00

UNIDAD CENTRAL DE SEGURIDAD PRIVADA Abril 2008 Número 7
MENCIÓN DE HONOR
Sólo tenía 19 segundos para salvar una vida y no dudó. Ni siquiera calibró
los riesgos; hubiera sido demasiado tarde. Es la historia de Jon San Emeterio
Cormezana, un vigilante de seguridad de Metro Bilbao de 22 años que el pasado
sábado (8 de marzo) volvió a nacer junto a un pasajero del suburbano. Eran las
nueve y cuarto de la noche cuando un joven entró al andén. Desde un extremo
de la estación, Jon observó algo extraño en la conducta del chico. «Yo estaba en
la entrada y vi que el chaval daba pasos inseguros, iba esquivando a la gente, su
actitud no era normal, así que me quedé pendiente de que se mantuviera separado
del andén». Jon no imaginaba que, instantes después, su mundo iba a dar un
vuelco.
Pasaban 19 segundos de las 21:25 horas y el panel del metro anunciaba
que faltaba menos de un minuto para la entrada del siguiente tren. «De repente,
el chico se escoró hacia la izquierda y ¡bum!, se cayó a las vías». Se trataba de
un vecino de Getxo de 32 años y, según Metro Bilbao, en la grabación de las cámaras
de seguridad se adivina que el joven iba ensimismado mirando su teléfono
móvil cuando se precipitó. El andén, lleno de gente, vivió un momento de histeria.
Jon, echó a correr. «Cruce toda la estación, bajé a la vía, le apoyé sobre el
andén y el señor más próximo le arrastró hacia adentro. Cogí impulso y subí yo
también. Cuatro segundos después, entró el tren». Pasaban 38 segundos de las
21.25 horas.
Entre todos, comprobaron el estado del joven. «Por suerte, cayó sobre una
mano. Mi temor era que se hubiera golpeado la cabeza, porque subir 70 ó 80 kilos
de peso muerto me habría costado bastante más de 19 segundos». De hecho, explica
que si llegó a tiempo es porque «le tenía calado desde que entró. Al estar
pendiente, reaccioné enseguida, si no...». El joven tenía dañada la mano, «pero se
negó a que llamáramos a una ambulancia, así que me dio las gracias y se marchó».
Hasta entonces, Jon ni siquiera había sido consciente de lo ocurrido. «Entre
todo el revuelo, empecé a andar de un lado para otro. A medida que iba dándole
vueltas a lo que había pasado se me empezó a acelerar el corazón una barbaridad.
Tenía las pulsaciones a mil y dicen que me quedé completamente amarillo». Le fue
calmando la sensación de satisfacción. «Por supuesto que volvería a hacerlo», responde
enérgico. «¿Qué iba a hacer? ¿Ver cómo le atropella delante de mí? ¡Ni
hablar!».
Pese a su rotundidad, lo cierto es que él fue el único que se lanzó desde el andén.
«Lo entiendo perfectamente. Quedaba menos de un minuto y, si hubiera habido
algún contratiempo al levantarlo, el tren nos habría arrollado a los dos».
El centro de control de Metro Bilbao alertó de lo sucedido al Área de Seguridad
y su máximo responsable felicitó a Jon personalmente pocos minutos después
del suceso. «Fue una actuación realmente eficaz», comentó el encargado del
área. «Del mismo modo que tratamos de corregir lo que se hace mal, hay que felicitar
a quien actúa de este modo. Desde luego, yo me lo hubiera pensado antes de
saltar porque, además, la de Algorta es una estación complicada, muy oscura».
Después de tranquilizarse, Jon continuó su jornada con normalidad, «pero no
paré de darle vueltas, porque normalmente trabajo de noche y justo cambié el turno
ese día». Está acostumbrado a lidiar con el turno de noche. De hecho, lo pidió él
mismo porque entre semana se prepara para opositar a la Ertzaintza. «Por la noche
pasa de todo y es muy difícil hacer entender a la gente que hay unas normas. Se te
ponen chulos, van muy pasados... En Las Arenas me han llegado a tirar botellas
sin mediar palabra», lamenta.
Su familia, aunque orgullosa, intentaba, el domingo siguiente, hacerle ver el
peligro que corrió. «'¡Te has jugado la vida!', me comentaban».
-Dicen que eres un héroe.
-Yo no me veo así. Hay muchísimos héroes por ahí: policías, bomberos, personal
sanitario... y nadie les da importancia.
Fuente e imagen “El Correo Digital”

Usuarios activos
15 usuarios activos: 0 miembros y 15 huespedes en el foro.
 Reglas de mensaje
puedes escribir nuevos temas
puedes responder a los temas
puedes adjuntar archivos
no puedes editar tus mensajes
Contactar con el Administrador del foro.



La utilización del servicio vendrá condicionada por la previa aceptación de las Condiciones Generales de Uso del Servicio.

Foro gratis creado en ForosWebGratis.com. Crea tu propio foro aquí.